dom. Ago 25th, 2019

Diario el Minuto

El delito de salvar vidas, el triste relato de Edgar Martínez.

Por: Oed Marcelo Bustamante... El día miércoles 03 de abril del 2019 cumplo 1.000 días en prisión por la elaboración de aceite de cannabis para uso medicinal lo cual distribuía de forma solidaria y gratuita entre personas enfermas y con necesidades urgentes de dicha medicina que en ocasiones acudían a mi ayuda y auxilio a sabiendas de mi experiencia y conocimiento con relación a la planta, motivo por el cual no podía negarme a ayudarlos ni a omitir ese auxilio

1.000 días por proveer en forma GRATUITA aceite medicinal a personas

enfermas y con necesidades urgentes que acudían la ayuda.

El día miércoles 03 de abril del 2019 cumplo 1.000 días en prisión por la elaboración de aceite de cannabis para uso medicinal lo cual distribuía de forma solidaria y gratuita entre personas enfermas y con necesidades urgentes de dicha medicina que en ocasiones acudían a mi ayuda y auxilio a sabiendas de mi experiencia y conocimiento con relación a la planta, motivo por el cual no podía negarme a ayudarlos ni a omitir ese auxilio ya que comprendo perfectamente todo el sufrimiento y la desesperación de las personas que tienen familiares enfermos y que pasan por esa situación debido a que en años anteriores yo he perdido a mi madre a consecuencia de un cáncer terminal.

Por: Oed Marcelo Bustamante

Edgar, no comenta a nuestro medio el Minuto, que dicha experiencia fue tan fuerte y marcante en mi vida que me hizo reflexionar muchísimo sobre varios aspectos de la vida  la existencia en sí, me sensibilizó tanto a tal punto de llenarme de valor incluso estando consciente del riego de sufrir las consecuencias por llevar a cabo dicha acción e ir preso por eso. Tomé la decisión de ayudar a otras personas para que puedan tener una despedida digna de sus seres queridos o en otros casos evitar un mal mayor o a mejorar su calidad de vida de una forma natural, eficiente, segura y accesible, recurriendo a la planta del cannabis para dicho fin.

Decidí correr ese riesgo hasta que el día 08 de julio del 2016 tras un allanamiento policial entraron en mi vivienda y encontraron unos 20 ml de aceite de cannabis para uso medicinal y unos 100 gramos de cannabis en proceso de extracción sumergidos en agua y congelados en la nevera de mi heladera, dentro de una bolsita plástica. (Que de la manera y el estado en que se encontraba ya no servía para uso recreativo o para fumar sino que solo servía para medicina). En fecha 01 de setiembre del 2017 se iniciaba mi primer juicio oral.

Luego de siete secciones y faltando solo una fecha para que culminara, ya en los primeros días de noviembre del mismo año se daba por invalidado dicho juicio oral,  por lo que tuve que ir a un segundo juicio oral que se inició en fecha 24 de noviembre del mismo año y culminó el día 27 de diciembre del 2017, coincídente – ese mismo día y un par de horas antes de que me sentenciaran, el Presidente de la República del Paraguay daba por promulgada la ley 6007. ( ley del cannabis medicinal en Paraguay).

Luego de permanecer un año y seis meses preso en la penitenciaría regional de ciudad del este, el día 29 de diciembre del 2017 me otorgaron la medida de prisión domiciliario (medida que he cumplido con mucha responsabilidad hasta la fecha).En los primeros días de enero del 2018 el fiscal de la causa Abg. Elvio Aguilera Vásque, -ha presentado una apelación en el tribunal de apelaciones de CDE 2da sala apelado a la medida de mi prisión domiciliaria pidiendo la revocación de  dicha medida solicitando que se me devuelva de nuevo a la cárcel alegando en dicho escrito de que hay peligro de fuga y que el 99% de los narcotraficantes se fugan en casos similares al mío (pese a que se ha probado sobradamente en el juicio oral cual era el fin de mi conducta, el fiscal de la causa Elvio Aguilera Vásquez si ninguna objetividad ni fundamento válido trato descabelladamente el caso como un caso de narcotráfico) también ha alegado en dicha apelación de que mi conducta es una conducta reprochable que amerita de 5 hasta 15 años de pena privativa de libertad.

Una de las tantas movilizaciones de Mamá Cultiva Paraguay.

En contrapartida mi defensa en su apelación presentada a la misma cámara de apelaciones pidió mi absolución.(que es lo que corresponde según creemos). Para sorpresa de todos, el día 02 de julio del 2018 el tribunal de apelaciones ha revocado la medida domiciliaria ordenando mi remisión a la cárcel y también ha inválido la sentencia del juicio oral anterior por lo cual tendría que ir a un nuevo juicio oral y público.

En respuesta de esa resolución mi defensa ha presentado un pedido de casación ante la Corte Suprema de justicia.Lo que yo no sabía que el pedido de casación normalmente suele demorar varios años hasta que sea resuelto, por lo cual he decidido desistir de dicha acción e ir lo más rápido posible a un nuevo juicio oral para así poder demostrar mi inocencia y obtener mi libertad.

El dia 27 de setiembre del 2018 la sala penal de la Corte Suprema de Justicia resolvió dar por desistido el pedido de casación.
Una semana antes del inicio del juicio oral hemos recusado al fiscal de la causa Abg. Elvio Aguilera Vásquez.

Se dio inicio a mi tercer juicio oral en fecha 13 de noviembre del 2018 teniendo como fiscal de la causa al Abg. Manuel Rojas Rodríguez. En fecha 04 de Diciembre del mismo año estaba previsto la culminación de mi juicio oral y nuevamente para nuestra sorpresa ya sobre la hora de inicio de juicio oral mi defensa recibe una notificación donde se le vuelve a confirmar al fiscal Elvio Aguilera Vásquez como fiscal de la causa.

El juicio oral fue suspendido y fue marcada una nueva fecha juicio oral para el día 11 de febrero del 2019 El día 12 de diciembre del 2018 presentamos un pedido de impugnación (apelación) ante la Corte Suprema de Justicia. Acción la cual aún no fue resuelta hasta la fecha.
Los primeros días de febrero del 2019 el fiscal Elvio Aguilera Vásquez ha pedido de nuevo la revocatoria de mi medida de prisión domiciliaria que aún está pendiente de resolución. Al presentarme en tribunales para la fecha fijada para juicio oral, el 11 de febrero del 2019 nos comunicaron que se había cambiado el tribunal, que el tribunal que estaba llevando el caso se había excusado y derivado mi caso a otro tribunal. Debido a esa acción el nuevo tribunal ha derivado a la cámara de apelaciones de ciudad del este mi caso para que decidan cuál será el tribunal que llevará mi caso.

Hasta la fecha de hoy no tengo tribunal ni fecha de reinicio de juicio oral. Tampoco no sé qué resultado podría darse en este nuevo juicio oral pero estoy seguro y convencido de que mi conducta no era y no es para nada reprochable así como lo entienden el fiscal de la causa y los jueces.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish