7 años de presidio a autores de trafico de drogas en plaza de peaje

El día 06 de mayo de 2018, alrededor de las 07:30 horas, personal de la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones de Valdivia sorprendió a los acusados Saúl Cartes Troncoso, Benjamín  Rebolledo Valenzuela y Víctor  Villarroel Flores transportando y en posesión de sustancias prohibidas de acuerdo a la Ley 20.000.

Las sustancias los acusados las traían hacia Valdivia desde la ciudad de Santiago, siendo fiscalizados por personal policial luego de traspasar las barreras de la plaza de peaje de Lanco, a bordo en un vehículo marco Toyota, modelo Prius, color azul, PPU DLSB-25, el cual corresponde a un taxi que los acusados contrataron en la ciudad de Temuco para ser trasladados a esta ciudad.

La droga encontrada en poder de los tres acusados corresponde a: Cinco contenedores de forma ovalada, confeccionada en cinta adhesivatransparente y uno envuelto en cinta adhesiva color café, que mantenía en su interior pasta base de cocaína que arrojó un peso bruto de 4.999,61 gramos.

Dos contenedores de forma rectangular confeccionados en cinta adhesiva transparente y uno de ellos a su vez envuelto en una bolsa de nylon color celeste, que mantenían en su interior cannabis sativa que arrojó un peso bruto de 1.163,60 gramos.

Un contenedor de forma ovalada envuelto en bolsa de nylon color celeste y cinta adhesiva transparente que mantenían en su interior clorhidrato de cocaína que arrojó un peso bruto de 114,38 gramos.

La droga incautada estaba destinada para ser comercializada en la ciudad de Valdivia, específicamente para ser entregada en la Población Norte Grande del sector de Las Ánimas de esta ciudad.

La droga incautada era guardada, poseída, transportada y comercializada por los acusados, sin la autorización competente y sin 2 que dicha droga estuviera destinada para el tratamiento médico, ni para el consumo personal exclusivo y próximo en el tiempo de éstos.

Saúl, dijo en su declaración que comenzó el 03 de mayo de 2018, se encontró con el “papa”, que es Benjamín en la población “Norte Grande” quien le dijo que tenía problemas de dinero frente a lo cual Benjamín le contó que le ofrecieron $600.000 por ir a buscar droga a Santiago.

Le invitó añadiendo que irían tres pues también estaba Víctor. Esa noche los tres abordaron un bus a Santiago. Fueron a una población en la comuna de La Pintana.

En una casa “un tipo” les dijo que en la mochila estaban las cosas. Ese mismo día se devolverían, pero de Valdivia les llamaron informándole que habían herido a Carlos Mejías.

Ahí supo que la droga era de Mejías.- Al otro día, el cinco, viajaron a Temuco. Los chicos le dijeron que debían tomar un radio taxi para llegar a Valdivia. Desde el Terminal de Nar bus se fueron al rodoviario de Temuco y contrataron a un taxista por $80.000 para el viaje a Valdivia.

El taxista les dijo que irían en un taxi híbrido más rápido y económico. Aceptaron y adelantaron $25.000. Cambiaron de auto. Pasado el peaje de Lanco estaba la PDI, le preguntaron al taxista de donde venía, si era particular o taxista. El PDI ordenó bajarse y fueron reducidos inmediatamente.

Revisaron dos mochilas, una traía su ropa y en la otra, una de color “plomo”, estaba la droga. Él no sabía el tipo y cantidad de droga que era. Al fiscal responde: Aquel que agredió a Carlos le dijo que sabía que ellos estaban en Santiago buscando droga 3 y eso podía significar que los podían delatar o quitarles la droga. No sabe quien
llamó a Benjamín, supone que fue Carlos.

Estando preso se enteró que la droga era de Carlos. No declaró antes, cuando quiso hacerlo ya estaba cerrada la investigación. Declaró para otros efectos. A su defensa contesta: No siempre estuvo con la defensoría pública, primero fue un abogado privado, luego le asignaron uno público.

Cuando habló con Benjamín este ya estaba de acuerdo con Víctor. Los $600.000 se repartirían por partes iguales. La mochila con la droga era de marca Adidas de color gris.

La otra mochila era de color azul, marca Nike, con su ropa. Benjamín revisó que la mochila gris guardase la droga. En el bus que tomaron para viajar a Temuco él no se registró con su nombre. Los otros dos se registraron con su nombre.

Flores: Con el “papa” estaban en la población“Norte Grande”, son amigos. Este le ofreció ir a buscar la droga a Santiago por $600.000 para los tres. Viajaron, llegaron a una casa de la población “El Castillo” de La Pintana.

No viajaron de vuelta por lo que pasó y que relató Saúl. Viajaron el 06, desde el paradero de Colón a Temuco. En esta ciudad abordaron el taxi que se cambió tal como se explicó. Él viajó con su mochila negra. En el peaje de Lanco fueron detenidos.

Ahí supo la cantidad de droga. No sabía para quien iba la droga,
pero igual conoce a Carlos Mejías. Al fiscal responde: el “papa” es Benjamín Rebolledo.

El viaje de vuelta se postergó por lo que le pasó a Carlos Mejías. No sabía que la droga era para Mejías. Supo esto de Carlos Mejías cuando se enteró que fue baleado en la pierna.

A su defensa responde: Él es primo de Carlos Mejías. Este no le pidió que fuera a buscar la droga. No tiene mucho acercamiento hacia él. Él tomó la decisión que viajasen primero a Temuco para que no fuese tan sospechoso.

Afuera del terminal tomaron el taxi, él conversó con el taxista quien sugirió un vehículo particular, sin dar razón específica. El no dio razones para cambiar el auto.

El no llamó a su primo ni este lo llamó a él. Ponderación: La declaración de ambos acusados se ajusta al tenor de los alegatos de apertura de sus respectivas defensas, en cuanto admiten abiertamente su intervención en actividades de transporte de aquello que genéricamente denominan “droga”.

El Inspector de la PDI Morineaud, entrega se declaración que horas de la madrugada del 06 de mayo de 2018 estaban en control de rutina antinarcóticos en plaza peaje de Lanco. Se inició desde las 04.00 am con el ingreso de los buses a Valdivia. Una llamada anónima a la guardia informó que una mujer daba cuenta que el día 05 y 06 dos sujetos el “papa” y “el ciego” regresaban con droga que sería comercializada en la población “Norte Grande” de Valdivia. La PDI conocía a estos sujetos, obtuvieron sus respectivas individualizaciones del sistema 4 biométrico.

Fiscalizaron un “Nar Bus” que venía de Santiago. Pidieron la planilla de pasajeros. El auxiliar les entrega la anterior indicando que en el asiento 25 viajaba Benjamín Rebolledo, “el papa” y en el n°41 lo hacía Víctor Villarroel Flores, “el ciego”. El personal del bus señaló que los sujetos se bajaron en el terminal deTemuco.

A eso de las 07.25 horas las personas de la barrera de la plaza de peaje de Lanco apuntan a un auto con dos de los tres sujetos: Benjamín Rebolledo y VíctorVillarroel.

Con estos indicios controlaron la identidad a los pasajeros del auto. El taxista explicó que en el terminal de buses fue abordado por tres sujetos para una carrera a Valdivia por $80.000.

Al momento de la fiscalización los sujetos llevabanuna mochila color gris encontrando cinco contenedores ovalados, dos rectangulares y una bolsa más pequeña. Los ovalados contenían cocaína base, 4999 gramos, los rectangulares Cannabis Sativa, 1164 gramos, y el más pequeño Cocaína Clorhidrato,114 gramos.

Todos positivos a las pruebas de campo. Los tres sujetos fueron
detenidos por infracción al artículo 3° de la ley 20.000. No quisieron declarar.

Tomaron fotografías del procedimiento: A la exhibición de un set de 15 imágenes responde: N°1 el auto fiscalizado patente DL SB 25, corresponde a un Toyota de color azul, n°3: el maletero con la mochila gris de la marca “adidas”; N°4: Los contenedores al interior de la mochila; n°5: la prueba de campo aplicada a un contenedor; n°6: los contenedores ovalados con Cocaína Base; n°7: los contenedores de Cannabis; n°8: el pesaje: 114 gramos de Cocaína; n°9 y 13: contenedores de Cocaína Base, n°s 14 y 15: cuatro contenedores de cannabis. La Cocaína Base estaba en estado húmedo.

La otra droga en estado seco. A la exhibición de un documento responde: es la nómina de pasajero que entregó el personal de Nar-Bus, en el asiento n°25 aparece Benjamín Rebolledo y en el n°41 se menciona a Víctor Villarroel.

A la defensa de Cartes Troncoso contesta: se trataba de un control rutinario. Había cuatro carros de la PDI. Salieron a eso de las cuatro de la mañana.

El oficial de guardia Gustavo Soto recibe la llamada anónima. Se sabía el nombre del “papa” y “el ciego”. La información de la guardia es recibida a eso de las seis y algo de la mañana. Antes de esta hora ya habían fiscalizado otros buses verificando las planillas.

El único vehículo particular fiscalizado fue aquel donde se trasladaban los detenidos. El Sub Comisario Rosas fiscalizó el móvil. A bordo del auto venían cuatro sujetos.

Todos estos fueron controlados en sus identidades. El conductor no fue detenido atendida su declaración. Fueron detenidos tres dado el cúmulo de antecedentes. El funcionario de la empresa de buses dijo que en el paradero Colón de Santiago se subieron tres y descendieron tres en Temuco.

Además el “más maceteado” fue quien trató con el taxista. Después  de la detención fue informado el fiscal. A la defensa de Villarroel responde: En la llamada que recibe Iván Gómez, PDI de guardia, no se especifica droga y desde donde provenía específicamente.

Aparte de la mochila gris que contenía la droga no había otro equipaje con droga. El taxista dijo que la mochila con droga la portaba Saúl Cartes. De la planilla se obtiene el nombre, el run y el domicilio.

No sabe si la patente corresponde a un vehículo particular o comercial. Aclarando los hechos temporalmente: 1°: el control rutinario que se inicia alrededor de las cuatro de la mañana; n°2: la llamada anónima a la 5 guardia; n°3: la información del PDI de guardia; n°4: el levantamiento de la información desde el sistema biométrico que permite identificar a “el papa” y “el ciego”; n°5: el control al Nar Bus donde obtienen la planilla con el nombre de estos dos sujetos; n°6: fiscalización del taxi identificados por personal PDI, Subcomisario Rosas; n°7: control de identidad, declaración del taxista, y descubrimiento de la droga.

Lo anterior explica la detención de los tres sujetos. Ponderación: El detective Garrido entrega una versión circunstanciada de su quehacer policial, en principio rutinario, que terminó con el hallazgo de las sustancias que precisa en poder de los dos acusados presentes en la audiencia convergiendo con estos en la actividad de transporte de lo que señalaron, genéricamente, como droga.

La extraordinaria coincidencia aparece respaldada y exitosamente concluida con una alerta anónima a la que se sumó una serie de diligencias que terminaron por corroborar la información. La declaración se ilustra coherentemente con las fotografías incorporadas y documento reconocido.

Con todos estos antecedentes el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia condenó a Saúl Andrés Cartes Troncoso y Víctor Adrián Villarroel Flores a penas efectivas de 7 años de presidio, como autores del delito consumado de tráfico de drogas. Ilícito perpetrado en mayo del año pasado, en la plaza de peaje de Lanco.

Apoya el periodismo Independiente