El Minuto

Noticiero

A Palabras Quechuas, Oídos Sordos

Por: Gary Ayala | Director de El Minuto, Perú

El Minuto | En Perú, los sectores históricamente vinculados al hegemonismo socioeconómico y político aun no terminan de digerir el triunfo del profesor rural, Pedro Castillo Terrones, sobre el colosal poder que constituyeron aquellos durante 200 años y que hizo de estas elecciones la mayor epopeya democrática en América Latina en los últimos 60 años. El Congreso de la República -de predominio opositor- aprobó al gabinete ministerial Bellido.

Por: Gary Ayala | Director de El Minuto, Perú

El presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido Ugarte, habló en quechua, fue su ariete para embestir a la cofradía vacantista cuya razón de ser fue negarle todo mérito al gabinete ministerial y hallarle pruebas de filiación marxista-leninista, comunista y terrorista. La táctica funcionó y la presidenta del Legislativo, María del Carmen Alva Prieto cayó en el ardid: “Que no sea tan larga su exposición en quechua porque los demás no entendemos…”. Consagró así al premier como defensor de los pueblos postergados y agendó a la discriminación y racismo como tema de coyuntura.

La exposición del representante del poder Ejecutivo ante el parlamento reveló una vez más la faceta histriónica del escenario político peruano. Los roles de la Mesa directiva parlamentaria, oficialismo, oposición -y cómo no, del trust periodístico anti gobierno- protagonizaron activamente aquello que se conoce como “Democracia”.

El modesto perfil de intelectualidad en el parlamento fue un indicador del nivel del “debate”. Voces alzadas, adjetivos, dobles sentidos y acusaciones suprimieron dicha carencia. De acuerdo a ley nadie puede exigir erudición, solvencia académica ni exquisita retórica para la función parlamentaria, de hecho, la racionalidad democrática reprueba dicha exigencia y demanda solo representatividad política, pero… ¡Cuánta diferencia hay con los cultivados socialcristianos, socialdemócratas y progresistas de la centuria pasada!

El otorgamiento final del voto de investidura al gabinete ministerial de parte del poder legislativo, le ha brindado al presidente Castillo un respiro momentáneo en su bombardeado gobierno de casi un mes de iniciado. Los 73 votos a favor de la confianza, 50 adversos y cero abstenciones de un parlamento de 130 miembros le han concedido una simbólica victoria en la última semana de agosto.

¿Por qué pareciera que -pese a la sostenida e intensa presión contra la gestión de Castillo- la aprobación del gabinete estaba prevista por ambos flancos?: El acomedido Congreso de la Republica evita ser cerrado ante la posibilidad de un segundo planteamiento de voto de confianza; y el nuevo gobierno continúa en ejercicio con la implementación de sus políticas de Estado. Cabe recordar que los congresistas que sí negaron la confianza han anunciado que de todos modos interpelarán individualmente a los ministros.

La situación no ha cambiado en el Perú. Hay una guerra fría abierta.

El Factor Quechua

La inteligente estrategia de utilizar el simbolismo del idioma quechua se convirtió en un marco conceptual para la jornada por el voto de confianza en el parlamento peruano, la reacción en cadena no se hizo esperar: Instituciones lingüísticas, institutos de investigación social, profesionales multidisciplinarios, colectivos ciudadanos y personas de a pie cuestionaron duramente a la presidenta del Congreso, Alva Prieto, por pedir a Bellido utilizar en adelante el idioma castellano durante su intervención.

El artículo 48° de la Constitución política peruana dice: “Son idiomas oficiales el castellano y, en las zonas donde predominen, también lo son el quechua, el aimara y las demás lenguas aborígenes, según la ley”. Su texto fue recordado y expuesto con un ánimo reivindicatorio, el premier testimonió además -con una fuerte carga emocional- que la comunicación con su madre la realizaba en ese idioma ancestral y que existe un compromiso con otros cuatro millones de peruanos que también lo practican junto a otras personas en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador hasta Brasil. Ganó la batalla.

El simbolismo tiene una poderosa influencia y puede motorizar con gran eficacia movilizaciones sociales. El idioma quechua está vinculado al mítico mundo incaico que reinó y dominó vastos territorios en Sudamérica y dejó monumentales obras de ingeniería, arte y ciencia, entre otros, pero que después de la presencia hispánica su descendencia fue sometida y postrada a la servidumbre. Por ello, las referencias que recuerdan dicha asimetría tocan una fibra muy sensitiva y promueven un gran impacto psicosocial.

A propósito, cabe citar al antropólogo norteamericano, Bruce Mannheim, quien luego de una década de investigación concluyó que el quechua está estructurado sobre una visión solidaria respecto al “otro”, contrario al idioma castellano que tiene una visión egocéntrica. Sostiene que la construcción de los significados hacen al quechua un idioma inclusivo, dulce y cortés donde la palabra “Hola” no existe, sino “Allillanchu” (¿Estás bien?) y la palabra “Adiós” tampoco existe sino: “Tinkunanchiskama” (Hasta que nos volvamos a ver).

Quizá, sea más serio de lo aparente y el Perú necesita refundar la práctica del idioma quechua como esperanza para construir una república íntegra y fraterna.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish