jue. Dic 5th, 2019

Adalberto Agozino y su lobby pro Marroquí en Argentina

En 2018 este Corresponsal junto al colega y amigo, también Corresponsal de Diario El Minuto, Lic. Felipe Rodríguez, estuvimos presentes en una conferencia dada por el Sr. Adalberto Agozino el 18 de octubre de 2018. Más allá de posturas personales que tenga el Sr. Agozino, la conferencia, más que un carácter académico, era un acto de propaganda, apoyado por el decano de la Facultad de Defensa Nacional. Mas allá de las inexactitudes y falta a la verdad histórica, consideramos realmente negativo el avance del lobby marroquí, en un contexto de silenciamiento a quienes apoyamos abiertamente la causa saharaui.

Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro, Director Diario El MINUTO para Argentina

Lo que realmente molestó es mostrar al Frente Polisario como organización terrorista, esto afecta a quienes apoyan el reclamo de la República Saharaui por su reconocimiento, como quienes de alguna u otra manera colaboran con los delegados de la República Saharaui que han venido a Buenos Aires, con la idea que su voz sea escuchada.

Esto motivó una Carta Abierta de quien escribe, dado que no existía intención por parte del Delegado del Frente Polisario en Buenos Aires de dar una respuesta a tantas inexactitudes y por intentar mostrar a quienes apoyamos el justo reclamo de la República Saharaui, como activistas, extremistas o personas adherentes a grupos antidemocráticos.

Adalberto Agozino y su lobby pro Marroqui.

La Carta nunca fue respondida, a pesar que este Corresponsal la dejó en Mesa de Entradas de la Facultad de Defensa Nacional. Realmente nos pareció grave que en un ámbito dedicado a formar especialistas civiles y militares en políticas de defensa, donde también están presentes tanto funcionarios del área como quienes aspiran a serlo, no hubiera nunca existido un espacio para que la otra parte, tuviera un espacio para refutar a la postura marroquí.

Tanto quien escribe como el Lic. Rodríguez, instamos tanto al Comité de Amistad Argentino Saharaui como al Delegado de aquel entonces adoptar medidas, pero finalmente no hicieron nada. La carta fue difundida en redes sociales, enviada al correo electrónico del Decanato de la citada Facultad, además de ser entregada en el citado instituto. El tiempo pasó y fue lanzado un Seminario extracurricular sobre el Sahara Sahel, donde una vez más se hace hincapié en el terrorismo del Frente Polisario y las falsedades históricas a las que nos tiene acostumbrados los lobbistas pro marroquíes.

Otro hecho llamativo, fue la censura del extraordinario documental Diáspora Saharaui, producido en Argentina, con apoyo del Instituto Nacional del Cine, pero que por presiones marroquíes, esta obra no pudo ser presentada en los cines del citado instituto, como en la plataforma CineAr.

Todo ello a instancias de los diplomáticos marroquíes que se entrometen en asuntos internos de un país, con el silencio cómplice de la Cancillería y autoridades de Cultura. Por un lado lamentamos estos hechos, que en Argentina, un país reconocido por la cuestión de derechos humanos, en un espacio dependiente del Estado, se haga apología de un hecho de ilegalidad internacional.

Mal que les pese, la Corte Internacional de Justicia, el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea, resoluciones de Naciones Unidas, han sido claro en relación al conflicto. La ocupación es un ACTO ILEGAL. NINGUN ESTADO DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL RECONOCE LA ANEXIÓN ILEGAL DE MARRUECOS.

Mientras el Polisario tiene una política de bajo perfil en Argentina y limitado a determinados grupos políticos, Marruecos hizo una fuerte apuesta y logró que representantes parlamentarios marroquíes se entrevisten con la vicepresidente Micchetti, además de viajar en su momento a Marruecos en una gira por el mundo árabe.

En la Facultad de Defensa Nacional existe un seminario permanente dedicado a Marruecos, además de un Observatorio de África del Norte, que no es más que una fachada para hacer propaganda. La relación con Marruecos puede tener ciertas ventajas comerciales, especialmente para la exportación de productos alimenticios, pero de escaso valor político, dado que Rabat no se ha pronunciado abiertamente NUNCA sobre la argentinidad de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, detentadas por el Reino Unido.

El Frente Polisario tampoco ha manifestado nada en concreto al respecto. Es de suma importancia para la Argentina ganar adhesiones a su justo reclamo de soberanía.

Los dirigentes de la República Saharaui, muchas veces con los ojos puestos en Europa o en acciones que pueda tomar la administración Trump, olvida América Latina, que podría tener un peso importante para apoyar resoluciones en el seno de la Asamblea General, que con impacto limitado en los hechos, puede tener un interés político de primer orden para poner el caso ante los ojos de la opinión global.

Entre 2011 a 2016, la delegación saharaui en Argentina, tuvo importantes éxitos, como la creación de la Cátedra Libre del Sahara Occidental en el marco del Instituto de Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de La Plata) en cooperación con la universidad saharaui de Tifariti. El tema llegó a medios nacionales, la publicación de un libro financiado por el Ejército Argentino (luego censurado a instancias de la embajada marroquí), observamos que mucha gente de buena voluntad estaba dispuesta apoyar y sumarse. En el plano político los avances fueron escasos, dado que a pesar que fueron enviados cartas a la entonces presidente de Argentina – Dra Fernández de Kichner – como al ministro de defensa del gobierno sucesor, ingeniero Martínez, invitándolo a los campos de refugiados. No cabe duda que hubo fallas de estrategia.

El proceso de crecimiento quedó en la nada cuando dicha delegación fue retirada. Quienes asumieron la responsabilidad, bajo una táctica poco entendible de bajo perfil, no ha podido o no tiene interés de retomar el camino perdido. Esto favorece para que el lobby marroquí avance con su discurso demonizando a la República Saharaui.

Se ha perdido tiempo valioso y ahora que el país está en elecciones, podría ser una oportunidad para dar a conocer el drama saharaui, a todos los grupos políticos, no a un sector. Es probable que estas palabras caigan antipáticas para muchos, pero si analizan fríamente es un llamado de atención para que la falsedad no se imponga, frente a un hecho evidente y objetivo, la violencia e ilegalidad perpetrada contra la nación saharaui desde 1975.

Desde que asumimos públicamente nuestro compromiso con la Justa Causa de la República Saharaui, mantenemos nuestras convicciones y apoyo desde este lugar y todo espacio que sea posible.

Abrir chat