elminuto

Noticias

Alemania: Promete aclarar matanza neonazi de Hanau

Compartir

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, se comprometió este viernes a aclarar las “preguntas abiertas” en la matanza perpetrada hace un año en Hanau, una ciudad ubicada cerca de Frankfurt, por un neonazi, identificado como Tobias R., que mató a nueve ciudadanos de origen extranjero, asesinó a su madre y finalmente se suicidó.


“El esclarecimiento no es una cuestión aleatoria. Es una obligación del Estado ante la opinión pública y ante quienes perdieron a sus seres queridos”, admitió Steinmeier, en presencia de familiares de esas víctimas, en el primer aniversario del atentado. El presidente reconoció los errores de las autoridades, señalando estar “profundamente conmocionado por el hecho de que nuestro Estado no haya sido capaz de cumplir su promesa de ofrecer protección, seguridad y libertad”.

Steinmeier pidió a la ciudadanía “no permitir que este acto de maldad nos divida”, y llamó a no pasar “por alto el mal que habita entre nosotros: el odio, la marginación, la indiferencia; al contrario, creamos en la fuerza de nuestra unidad”. La ceremonia, que se realizó con aforo reducido por las restricciones impuestas por la pandemia, estuvo marcada por los mensajes grabados de familiares de las víctimas.



Además, el atentado de Hanau se produjo unos meses después del ataque antisemita de Halle (este), cometido por otro ultraderechista quien, tras no lograr irrumpir en el templo judío, mató a una mujer que pasaba por la calle y a un cliente de una tienda de comida turca.

En junio de 2019, otro neonazi mató de un disparo al político conservador Walter Lübcke, también en el “Land” de Hesse, como Hanau. Lubcke estaba amenazado por la ultraderecha por respaldar la política migratoria de Merkel.

Estos casos desataron las críticas por supuestas negligencias en torno al seguimiento de esos neonazis. Unos años antes, en 2011, el proceder policial había quedado en entredicho al salir a relucir la existencia de un trío llamado “Clandestinidad Nacionalsocialista” (NSU), que entre 2000 y 2007 mató a nueve inmigrantes, siempre con la misma pistola.

El caso precipitó una serie de dimisiones entre los cuerpos de seguridad. Los tres neonazis estaban fichados; se reveló además que, pese a haber cometido sus asesinatos siempre con la misma pistola, sus crímenes se atribuyeron a ajustes de cuentas entre inmigrantes aislados y no se investigó una pista racista.