el minuto

Noticias

Argentina: inflación descontrolada y dilema político

El Minuto | ¿Qué esperar para los próximos meses en Argentina? Por lo pronto, incertidumbre. Hasta el momento, ninguna de las medidas económicas para paliar la grave situación ha surtido efecto alguno. Es más, podría decir que las medidas dispuestas por el ministro de Economía Sergio Massa no solo han generado mayor inestabilidad sino que se abre una nueva puerta que haría volar por los aires la ya frágil economía y la alianza gobernante. ¿Qué sucedería si Massa, agobiado por la situación financiera, decidiera renunciar a su puesto? Es una pregunta cuya respuesta nos retrotrae a los nefastos días de 2001, cuando Argentina colapsó económica, social e institucionalmente.

Por Agustín Dragonetti

Más allá de especulaciones factibles, lo cierto es que los números no cierran por ningún lado y los índices económicos y sociales (con la inflación a la cabeza) se derrumban día a día. Con este cuadro de situación, las aspiraciones políticas del ministro de Economía están seriamente comprometidas.

Medidas ya naufragadas, como el control de precios, ahora defendidas por el secretario de Comercio, Matías Tombolini, quien antes de ser funcionario decía que eran medidas llamadas al fracaso, trabas a las importaciones, buscar financiamiento externo, etc., no están dando los resultados esperados por el equipo económico. Para decirlo en buen criollo, nunca medidas ya usadas en distintos gobiernos y que no anduvieron, funcionaron cuando volvieron a ser implementadas.

Los datos económicos hablan por si solos. En tres de los primeros cuatro meses, las estadísticas del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INDEC, marcaron un fuerte déficit comercial. Lo mismo sucedió en el cuatrimestre siguiente. Si bien es cierto que impactó la sequía, también lo es  el hecho del conjunto de las trabas sempiternas que el Gobierno les pone a las importaciones.

Un claro ejemplo es la industria automotriz. Hasta 2021, los vehículos importados dominaron el mercado interno llegando a rondar el 70% de las ventas. Hoy la relación es del 50%, lo que significa en la práctica el cierre liso y llano al ingreso de autopartes por 75 días y la prohibición de importar automóviles.

A este panorama, ya se registran caídas en las exportaciones. Los datos del INDEC dicen que estamos 6% detrás de 2011.

En cuanto a la inflación -que saltó en abril al 8,4 %, siendo el más alto en 20 años-, el dato más dramático que surge de un trabajo hecho por el Centro RA de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, marca que las subas interanuales de alimentos y bebidas siguen liderando la dinámica inflacionaria: en marzo y abril promediaron el 9,5% mensual. En este sentido, anualizado el índice mensual, el resultado sería una inflación del 197% para los alimentos. El Centro de Almaceneros y Comerciantes Minoristas de Córdoba, que realiza una encuesta mensual sobre los métodos utilizados por los consumidores, observó que durante abril, el 46,2% de los consultados utilizaron la tarjeta de crédito para financiar alimentos. Otro 37,3% tiene cuenta en algún almacén y pide fiado y otro tanto, el 11,6%, tiene que pedir dinero prestado.

De los productos que están dentro de la canasta básica alimentaria, se presentaron aumentos fuertes en marzo en: frutas y verduras, azúcar (198,2%), el aceite (186%), fideos (152,9%), huevos (152,8%), cerveza (146,9%) y vino (133,2%). Hubo aumentos en línea con la inflación general en lácteos, gaseosas, galletitas, fiambres y embutidos, y carnes blancas. La manteca, el queso, y la yerba mate crecieron por debajo de la inflación, y las carnes rojas abajo también, cerca del 87% anual, contra un nivel general superior al 100%.

Pobreza e indigencia

El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza (LP) alcanzó el 29,6% donde reside el 39,2% de las personas en el segundo semestre de 2022.

Dentro de este conjunto, un 6,2% de hogares por debajo de la línea de indigencia (LI), que incluyen al 8,1% de las personas, de acuerdo con lo informado por el INDEC.

Esto implica que para el universo de los 31 aglomerados urbanos de la Encuesta Permanente de Hogares, por debajo de la LP se encuentran 2.928.152 hogares, que incluyen a 11.465.599 personas; y, dentro de ese conjunto, 614.043 hogares se encuentran por debajo de la LI, lo que representa 2.356.435 personas indigentes.

El impacto de la crisis economía se hace sentir fuerte en la clase media, el motor de la actividad económica argentina, que ha visto caer su poder adquisitivo de manera notable. Esto produjo que las familias utilicen con mayor frecuencia las tarjetas de crédito para adquirir productos de la canasta básica. Esto recorta el disponible para adquirir otros bienes financiados en cuotas a pesar de que el Gobierno amplió el techo para comprar en uno o varios pagos aunque lo definiría cada banco. Según un relevamiento de Consumidores Libres, la canasta básica de alimentos lleva una suba de precios acumulada del 46,25% en lo que va del año. Por eso, muchas familias deben acudir a diferentes tácticas para mantener el consumo en este rubro básico.

Seguir perteneciendo a la clase media en Argentina cada día se hace más difícil. En abril, para no ser pobre, solo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, una familia tipo necesitó ingresos por encima de los $ 119.742. Pero para poder ser de clase media tuvo que haber ganado un mínimo de $ 320.278,95.

Este valor es un 8,9% más alto que en marzo, sin contar con el pago del alquiler, que no bajan de los $ 80.000 mensuales para una familia en CABA. El instituto de estadística porteño toma como parámetro una pareja mujer y varón de 35 años, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años.

Por encima de la capan de la pobreza, están las familias que ganan entre $ 208.568 y $ 256.223, y representan el sector “no pobres vulnerables”, es decir, lo que supone que están a muy poco de pasar el límite que los mantiene separados de la pobreza.

Y, sobre este grupo, pero aún no clase media, están los hogares del “sector medio frágil”, con ingresos de entre $ 256.223 y $ 320.278.

La situación política

Mientras la situación económica se sigue deteriorando, la clase política argentina juega en la cubierta del Titanic. Existe una grotesca desconexión de la realidad en los dos principales espacios políticos. Tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio, las internas le ganan al análisis situacional del país. Ninguno de los posibles candidatos a la presidencia ha hecho públicas las plataformas para enfrentar la fenomenal crisis socioeconómica.

Por el lado del frente gobernante, la salida de Cristina Fernández de Kirchner de la pelea presidencial (quien sabe que las encuestas no le dan al Frente de Todos para hacerse con el sillón presidencial y no quiere ir pegada a una nueva derrota) ha disparado la pelea por la sucesión. Mientras el presidente Alberto Fernández es un pato rengo vacío de poder que tiene una agenda muy acotada, por no decir casi nula, por falta de interlocutores, los segundos buscan el aval de la “jefa” para lanzarse de lleno a la campaña. El ministro de Economía y jefe del Frente Renovador  Sergio Massa, el ministro de Interior Eduardo “Wado” de Pedro (que tiene el respaldo de La Cámpora, el grueso de gobernadores, intendentes, gremios y movimientos sociales que integran el Frente de Todos), el embajador en Brasil Daniel Scioli, y otros de menor envergadura dan pelea por posicionarse como los candidatos oficiales del kirchnerismo, primarias de por medio. Incluso hay quienes postulan al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para que sea el candidato del oficialismo, algo que resiste a toda costa. El problema con el que cuenta con el guiño de CFK, Wado de Pedro, es que no suma en las encuestas.  En un promedio de siete encuestas que publicó el periodista Eduardo Paladini en el diario Clarín, el ministro promedia 5,4% de intención de votos en una interna del FdT. En la que mejor se ubica ostenta 9,9%.

Y cuando se lo mide solo, sin rivales internos, suma apenas 14,3%. Es decir, es el que menos retiene los 25 y 30 puntos del espacio.

Por el lado de JxC, es un  aquelarre de internismos. Tras la bajada de Mauricio Macri de la carrera presidencial, Patricia Bullrich; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el radical Facundo Manes y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales se vienen sacando chispas mediáticas. La idea de sumar al gobernador cordobés Juan Schiaretti está a punto de dinamitar el espacio. Una jugada muy fuerte de Larreta para vencer en la interna a Bullrich que despertó la ira del fundador del PRO, Mauricio Macri.

Schiaretti se aboca desde hace meses al armado de un peronismo moderado, aspirando a fragmentar la preponderancia de las dos grandes fuerzas políticas.

Por su parte aparece Javier Milei, líder del partido liberal La Libertad Avanza, quien le sacaría votos a JxC por derecha y al oficialismo con los desencantados. Milei, un outsider que hizo una buena performance mediática, cautivando el voto joven, se perfila como el cisne negro de cara a las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias).

hecho, Milei, se refirió a la interna de Juntos por el Cambio y aseguró que “llamaría a Patricia Bullrich para una alianza de gobierno, porque a todos aquellos que están de acuerdo con la libertad, nosotros le abrimos las puertas”.

Los días venideros serán de gran efervescencia política en medio de la crisis económica más aguda de los últimos años.

Nacional

El Minuto | Dos ciudadanos extranjeros permanecerán en prisión preventiva después de que se ratificara…

 El Minuto | El Tribunal Regional del partido Convergencia Social ha recibido una denuncia contra…

El Minuto | La creciente preocupación por la seguridad ciudadana en Chile está generando importantes…

El Minuto | El Subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, ha anunciado la decisión del Gobierno…

El Minuto | Este fin de semana, Las Condes se vistió de luto al informarse…