Vie. Abr 3rd, 2020

elminuto

Prensa Social Internacional

Argentina perspectivas para este 2020

16 minutos de lectura

Juan Carlos Neves, Contralmirante retirado de la Armada Argentina, Veterano de la Guerra de Malvinas.


Por: Jorge Suárez Saponaro | Director del Minuto en Argentina.


Desde hace varios años es dirigente político en la compleja provincia de Buenos Aires. Su partido Nueva Unión Ciudadana ha estado presente en la política provincial desde más de diez años, como espacio de centro derecha. Conocemos a Neves hace varios años y siempre es interesante conocer sus reflexiones y pensamientos sobre política. En 2019 su partido participó en el Frente NOS, siendo candidato a la presidencia de dicha coalición el mayor retirado del Ejército, Juan José Gómez Centurión, también veterano de guerra.

El peronismo ha retornado al gobierno y pareciera que fantasmas del pasado regresaron con fuerza. Neves nos ayuda a reflexionar sobre el presente y futuro de Argentina., además de tocar temas de política internacional y por supuesto de su terruño, la Provincia de Buenos Aires.

La campaña presidencial de 2019 dejó a nuestro entender muchas reflexiones. Considero que quedaron reflejadas dos Argentinas. Una, la que llamaremos la “Argentina Moderna” donde especialmente sectores de la clase media, también sectores populares que rechazan el modelo de clientelismo y asistencialista, como de sectores productivos, sostienen valores republicanos, defensa de las instituciones, libertad de expresión, lucha contra la corrupción, reclamos por seguridad y una economía, donde el sector privado tenga protagonismo, por decirlo de alguna manera. Además de un país inserto en el mundo, con posturas cercanas a la Unión Europea y Estados Unidos.

Por otro lado, vemos una “Argentina Profunda”, donde el valor republicano, la libertad de expresión, pasa a segundo plano, y donde cobra relevancia un modelo de Estado paternalista, con gobiernos de sesgo populista, e incluso tendencias autoritarias, fuerte raigambre clientelar y una economía con una mirada puertas adentro. ¿Que opinión le merece esta visión?

Una simplificación conceptualmente clara pero que no representa fielmente el perfil de las dos fuerzas mayores en pugna. Cambiemos, que sería a grandes rasgos la Alianza representante de la “Argentina Moderna”, sostenía un modelo económico inviable basado en el endeudamiento permanente, una política exterior subordinada a intereses ajenos a la nación como en el tema Malvinas, el desprecio al desarrollo científico y tecnológico propio y con escasa atención a la problemática industrial. Todo ello condujo a un nivel de empobrecimiento y desocupación que empañaron los logros institucionales.

Entrevista a Juan Carlos Neves. Dirigente político argentino

Por eso el peronismo de la “Argentina Profunda” a pesar de sus pésimos antecedentes en materia de corrupción y transparencia, su política populista y sus rasgos autoritarios, ganó las elecciones. Nueva Unión Ciudadana, el partido que represento, participó de una tercera alianza que se denominó Frente Nos con la que se buscó infructuosamente, en esta oportunidad, romper la polarización entre dos opciones condenadas al fracaso. Nuestra idea era constituirnos en la “Argentina del Futuro”

Con respecto a la experiencia del Frente NOS, cuáles son las reflexiones, lecciones aprendidas.

Los ciudadanos y políticos que creemos que Argentina necesita una opción de centro derecha nos organizamos por primera vez para disputar una elección sin escondernos detrás de eufemismos políticamente correctos que no expresaran claramente nuestra ideología.

El primer espacio político que creamos fue ENCENDER (Encuentro de Centro Derecha) en el que tratamos de agrupar a todos los partidos políticos y demás organizaciones que se identificaban con esta línea de pensamiento y que no temían proclamar su ideología. Cabe acotar que en Argentina, en el período democrático que se inició luego del golpe militar de 1976 – 1983, no solo se demonizó a las Fuerzas Armadas sino a todo movimiento que se consideraba de “derecha”, fuera conservador, liberal o nacionalista. Por ello se requirió de mucho valor y de muchos debates para animarse a designar un espacio como de “centro derecha”.

La posterior irrupción en la escena política internacional de la derecha estadounidense encarnada por Donald Trump y el triunfo de Bolsonaro en Brasil facilitaron la aceptación de nuestra corriente ideológica.

Al llegar las elecciones, ENCENDER y los partidos que lo componían apoyaron al Frente NOS que técnicamente se constituyó a nivel nacional con el partido Conservador Popular y con Nueva Unión Ciudadana.

Aprendimos que hay que recorrer un largo camino para romper la polaridad entre las fuerzas populistas enraizadas en el justicialismo (nombre del partido que agrupa a los peronistas) y las fuerzas que se agrupan detrás de los intereses internacionales que pretenden imponer a la Argentina un rol de productor de materias primas, sin desarrollo científico ni industrial propio y propenso a resignar su soberanía territorial y económica.

Lo importante es que hemos dado el primer paso y ahora tenemos que crecer uniendo a los múltiples sectores que se identifican con nuestros ideales y que se encuentran desperdigados sin encontrar aun, el liderazgo y la fuerza política que los agrupe.

Alberto Fernández es presidente, luego de haber sido un crítico de Cristina Fernández de Kirchner. ¿Como piensa que evolucionará esta peculiar alianza?

Alberto Fernández criticó tan duramente y con tantos fundamentos a Cristina Fernández durante años, que su cambio de discurso carece de credibilidad. Es presumible que Cristina guarde un fuerte resentimiento y que Alberto no haya modificado sus opiniones por lo que esa alianza es absolutamente de conveniencia entre dos personas que piensan distinto y no se aprecian.

Dadas estas circunstancias es posible y muy probable que la alianza se deteriore y eso ya ha tenido manifestaciones en el breve tiempo del gobierno de Fernández.

Las primeras medidas del presidente Fernández, fueron una ley de emergencia económica, algo bastante usual en Argentina, pero una de las medidas más polémicas, fue el tema de las jubilaciones, donde se suspendió la movilidad prevista por la ley heredada de la gestión de Mauricio Macri. ¿Ajuste encubierto? Que piensa de las medidas tomadas.

El presidente Fernández ha lanzado un ajuste feroz que no tiene nada de encubierto excepto la burla de denominarlo “Ley de solidaridad social y reactivación productiva” cuando se trata de todo lo contrario.

Dentro de ese contexto la suspensión de la movilidad jubilatoria y su reemplazo por un incremento arbitrario que ahorra al Estado alrededor de 5000 millones de pesos que se sustraen de lo que correspondía pagar a jubilados y pensionados no solo incumple groseramente sus promesas de campaña sino que es susceptible de juicios y reclamos.

Lo más grave es que las medidas económicas anunciadas que aumentan la presión impositiva, sumadas a la ausencia de un plan económico coherente, alejan la posibilidad de una verdadera reactivación productiva que sería la única forma de superar el grave momento que vive la Argentina.

La seguridad ciudadana ha estado en la agenda desde hace mas de veinte años y la verdad que la situación parece ir en franco deterioro. ¿Cree que la nueva gestión seguirá la política que tuvo el kirchnerismo? ¿Cuáles son las prioridades que no son tomadas en cuenta?

La criminalidad en la Argentina es muy elevada. Los robos violentos y la forma en que la delincuencia se enseñorea de las calles por las noches, aun en zonas céntricas urbanas, atemoriza a la población en general. A esto debe sumarse la aparición de carteles de narcotraficantes que en algunas ciudades como Rosario compiten con las fuerzas policiales por el monopolio de la violencia.

No es un tema menor el pésimo ejemplo que da la justicia al permitir la impunidad de los políticos corruptos cuyos juicios nunca se terminan o como en el caso del senador Carlos Menem continúan en sus cargos a pesar de tener condenas firmes. También tenemos nada menos que a la vicepresidente de la Nación que arrastra múltiples procesos luego de haber presidido un gobierno con una corrupción flagrante, con funcionarios que llegaron al extremo de ser sorprendidos con bolsos con divisas mal habidas.

Al ciudadano común, en lo inmediato, lo que más lo afecta es la violencia y el delito cotidiano que podría controlarse si no existiera una combinación de complicidad, teorías abolicionistas propias de una ideología nefasta y cobardía política para imponer medidas firmes y duras contra la delincuencia.

La ministra Patricia Bullrich a pesar de la oposición que tenía dentro del propio gobierno de Macri, al cual pertenecía, logró al menos defender a las fuerzas de seguridad bajo su mando. La actual ministra, Sabina Federic, ha seguido un camino inverso, eliminando organismos significativos como la subsecretaría de lucha contra el narcotráfico y derogando protocolos que permitían a las fuerzas de seguridad desenvolverse con mayor cobertura jurídica y, por ende, con mayor eficacia. Estas actitudes conspiran contra los derechos de los ciudadanos honestos, víctimas de la inseguridad y señalan el predominio del kirchnerismo y las teorías abolicionistas en esta área del Gobierno.

El nuevo gobierno se ha distanciado del Grupo de Lima. Hay una suerte de acercamiento al régimen de Maduro, seguramente por cuestiones de la nueva coalición de gobierno. Que consecuencias traerá esta postura, especialmente con Estados Unidos y Brasil.

En materia internacional tanto Alberto como Cristina comparten posiciones, se apartan del grupo de Lima, tienen afinidad con el régimen de Maduro y falta agregar que adhieren al Foro de San Pablo y que el grupo de Puebla considera al presidente argentino como líder del giro progresista regional. Sin embargo, el presidente necesita del apoyo de EUA para negociar la postergación del pago de la deuda con el Fondo Monetario Internacional y como es pragmático, acomodaticio y relativista, modera sus posturas y hace concesiones impulsado por la necesidad.

Se puede decir, siendo benévolo, que pone su responsabilidad por encima de sus convicciones, pero eso solo en tanto necesite el apoyo para negociar, pues claramente su ideología lo ubica como parte de la izquierda latinoamericana.

Jair Bolsonaro, polémico presidente de Brasil, la aparición del general Manini Ríos en Uruguay y el retorno de dicho país un gobierno de centro derecha, parece ser una tendencia en la región Que pasa con la centro-derecha en Argentina? ¿Es posible una salida a la “uruguaya” con la llamada “coalición multicolor?

La aparición de una fuerza de centro derecha en Argentina más que necesaria es imprescindible para equilibrar el avance del progresismo impulsado por la izquierda, por la mayoría de los medios de comunicación y por una masa de dirigentes pusilánimes que pretenden ser políticamente correctos y “modernos” sin reparar en el daño que causan a la sociedad.

En el siglo pasado las posturas de centro derecha fueron parcialmente adoptadas por el justicialismo ortodoxo hasta que éste fue cooptado por la izquierda kirchnerista. Ahora la creación de una centro-derecha ideológicamente sólida y con identidad propia es el objetivo con el que creamos el espacio ENCENDER y que encabezamos desde Nueva Unión Ciudadana, el partido que presido.

El desafío es lograr que millones de ciudadanos que coinciden espiritual e ideológicamente con nuestros postulados dejen de seguir logos partidarios vacíos de contenido y se decidan a participar de un cambio de paradigmas políticos real y efectivo. Hemos vivido con pesar el fenómeno de escuchar a miles de compatriotas decirnos que estaban con nosotros pero que iban votar al Cambiemos de Macri para que no volviera el kirchnerismo al poder. Es decir que se votaba al “mal menor” y se votaba por temor. Un temor que fue exacerbado por los estrategas de campaña de Macri que propugnaban la polarización extrema, la que luego se volvió en su contra porque lograron unir a todos los sectores del peronismo, tanto a los “ortodoxos” como a los kirchneristas y fueron derrotados.

Nuestro desafío no es solo unir a los pequeños partidos que se declaran de centro derecha sino persuadir a un sector numeroso y sano de la ciudadanía que el futuro está en los valores que estos partidos representan.

Se viene el debate para despenalizar la marihuana? ¿Será una herramienta para distraer a la opinión pública ante un panorama nada halagüeño de la economía?

Es posible. Pero me inclino más por creer que es una concesión de los sectores del peronismo ortodoxo a sus socios de izquierda que siempre han tenido estas consignas aberrantes entre sus supuestas reivindicaciones, pretendiendo que intoxicarse con drogas es un “derecho” a defender sin considerar los costos sociales y lo duro y caro que es desintoxicar y sanar a los adictos. Lo grave es que sectores políticos que no responden a la izquierda se suman a estas campañas porque consideran que es una cuestión menor mientras se mantengan los planes de ajuste y se respete el pago de la deuda. Finalmente, no descartemos el interés económico de grupos de presión tales como las compañías tabacaleras que a medida que su negocio tiende a disminuir buscan imponer nuevas adicciones que tenga menor rechazo social. Desde

el espacio de centro derecha que represento vamos a plantear una firme oposición a esta despenalización en defensa principalmente de nuestra juventud que es el blanco principal de estas maniobras.

El tema del aborto, ha sido una de las banderas que sostuvo su partido, además del Frente NOS. Veremos otra vez escenas de plazas llenas de pañuelos de un color u otro?

No tenga dudas. En este tema el gobierno sufre las presiones de organismos internacionales que condicionan préstamos y fondos a la imposición del “derecho de matar” al hijo no deseado como parte de la supuesta reivindicación de la libertad individual de la mujer. A esto se suma la acción de los grupos locales pseudo “progresistas” y una cuestión adicional: el presidente Fernández siempre ha abogado por la legalización del aborto. Es uno de los pocos temas en que lamentablemente ha mantenido su postura a lo largo de los años y ni siquiera la buena relación que pretende mantener con el Papa Francisco lo han hecho modificar su posición en este tema.

Por el lado de los defensores de las dos vidas, estamos firmes y atentos y preparados para dar batalla. A nuestros seguidores de la centro-derecha nacional se suman los grupos religiosos católicos, evangélicos y de otras religiones monoteístas. Los movimientos por la vida son muy fuertes en las provincias del noreste, norte y noroeste de la Argentina y eso permite contar con el voto de los senadores que representan a esas provincias. El debate será muy duro y lo daremos tanto en el congreso como en los medios y en la calle.

El Reino Unido está fuera de la Unión Europea, esto tiene su impacto en territorios ultramarinos. ¿Es una oportunidad para redoblar la presión sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, detentadas por Londres?

Así es. El tema de la soberanía de Malvinas es uno de las pocas cuestiones en que coincidimos con la postura del actual gobierno nacional luego de la triste gestión diplomática del gobierno de Macri que privilegió las relaciones comerciales con Gran Bretaña por sobre los justos reclamos de nuestra causa soberana, facilitando la explotación de nuestros recursos naturales por parte de las empresas británicas y las comunicaciones aéreas con las islas, sin contraprestaciones.

La única arma que tiene Argentina en este momento para presionar a Gran Bretaña es el costo de mantener la guarnición de su enclave colonial y todo lo que tienda a disminuir ese esfuerzo económico beneficia al status quo británico.

Con esta lógica, los impuestos y cargas que impondrá estar fuera de la Unión Europea a los productos explotados en Malvinas, particularmente los pesqueros, favorece nuestra posición. A esto hay que sumar la esperada pérdida de apoyo diplomático de los países de la Unión Europea a los británicos en los foros internacionales.

Esperamos que el gobierno y la diplomacia argentina jueguen bien estas cartas y para esto tendrán todo nuestro apoyo porque los grandes intereses de la nación están por encima de cualquier consideración política.

La Provincia de Buenos Aires, tiene un nuevo gobernador. Axel Kicillof, como ve sus primeros días. El tema de la deuda externa provincial, la seguridad. Tiene una estrategia clara para solucionar los graves problemas de dicho estado?.

Hasta ahora la gestión de Kicillof solo ha sumado disgustos a los bonaerenses. Recibimos impuestos domiciliarios superiores al 75 por ciento que están por encima de la inflación y esa misma presión impositiva recae sobre las empresas productivas. A este mal comienzo se sumó la actitud ideológica del gobernador que escenifico una amenaza mal planeada de no pagar vencimientos de deuda externa y que ante el rechazo de su oferta por los acreedores tuvo que retroceder, pagar y reconocer que lo suyo no tenía sustento.

Al igual que en el nivel nacional los habitantes de la provincia desconocemos el plan económico, las soluciones a los problemas de infraestructura, salud, seguridad y la estrategia para el pago de las deudas.

Todo se reduce a anunciar que se combatirá el hambre y a denostar al gobierno saliente sin proponer soluciones, hasta el punto que se hace evidente la improvisación y el desconocimiento del gobernador de la problemática de la Provincia de Buenos Aires.

¿Cree que la Provincia de Buenos Aires, es un estado viable? Especialmente por las estructuras políticas clientelares del Gran Buenos Aires y la pesada herencia social que dejaron los gobiernos peronistas de 1987 a 2015.

La Provincia de Buenos Aires produce el 40 por ciento del producto bruto nacional y es por cierto la más viable de las provincias argentinas. Para gobernarla es necesario conocerla, amarla y estar dispuesto a enfrentar esas estructuras que usted menciona y las mafias enquistadas en ella. Esto solo puede lograrse con un cambio total de paradigmas, comenzando con el enfrentamiento frontal con la delincuencia organizada y el narcotráfico y cambiando la política de planes y subsidios que solo persiguen la subordinación política de buena parte de los habitantes del conurbano por trabajo en blanco y efectivo.

Es necesario modificar la presión impositiva sobre los sectores productivos, facilitar la tarea de los empresarios y emprendedores, los productores agropecuarios, grandes y pequeños, y realizar el ajuste en las estructuras políticas, disminuyendo los ministerios y secretarías que solo sirven para dar compensaciones y cargos a los socios políticos. Finalmente, también proponemos modificar un punto de la Constitución Provincial y pasar a una legislatura unicameral, disminuyendo drásticamente el gasto político y facilitando la gestión de las leyes.

La ex gobernadora Maria Eugenia Vidal. ¿Agravó los problemas heredados en la Provincia de Buenos Aires?

La gobernadora Vidal realizó una gestión muy superior a la de su antecesor justicialista, pero cometió el mismo error que sus correligionarios al nivel nacional utilizando el endeudamiento como herramienta de gestión lo que agravó la situación presupuestaria. No logró progresos en el área de seguridad por desconocimiento e inexperiencia en el tema, tanto de ella como de quien asumió la conducción política de esa área y se esforzó en gestionar la obra pública con transparencia lo que fue un logro de su gestión.

No tuvo independencia política del gobierno nacional y eso afectó su desempeño y la condicionó severamente.

Rossi es ministro de defensa. Hay muchas promesas. Submarinos de Noruega, reactivar lo que queda de las empresas de industria de defensa, un fondo especial para inversiones. ¿En que quedará todo esto?

Eso depende de la voluntad política del Gobierno que es quien asigna los fondos que administra el ministro. Si juzgamos por los antecedentes de la anterior gestión la esperanza de que las promesas se cumplan es baja, pero si hay un mínimo de criterio, sentido común y visión estratégica, el gobierno debería hacer un gran esfuerzo en la recuperación del sector militar para que esté en condiciones de cumplir su misión de defensa de la soberanía en un mundo en que sobran las amenazas convencionales y no convencionales a pesar de que políticos con visión muy corta opinen lo contrario.

Entre otros temas, no puede ignorarse que somos una nación que tiene una parte de su territorio ocupado por una potencia extranjera, una inmensa frontera y recursos naturales que actualmente no está en condiciones de proteger.

El Minuto es un medio de Chile. Dicho país atravesó una crisis sin precedentes. Que reflexiones le merecen. Puede Argentina terminar en una situación similar?

Los estallidos sociales cargados de violencia como se han visto en Chile y otros países de la región no son espontáneos. Siempre hay problemas e insatisfacciones en nuestras sociedades, pero en el marco de un sistema democrático no hay justificación para el nivel de violencia que hemos visto en las crisis recientes.

Ahora bien, en Argentina quienes podrían fogonear incidentes de ese nivel hoy son gobierno. Los principales líderes de los movimientos piqueteros tienen cargos públicos del nivel de subsecretario de Estado y en la medida en que puedan mantener el control de sus bases no hay riesgo inmediato de violencia callejera. Pero debemos tener en cuenta que las medidas económicas tomadas por el gobierno no son buenas, que no hay un plan confiable y que el presidente manifiesta que depende de que los deudores le otorguen tres años de gracia para no caer en default. Todo eso constituye

un serio riesgo en el mediano plazo que en un país signado por la impaciencia, como es la Argentina, podría ser menor al que indican los manuales.

¿Algún día saldremos del atolladero los argentinos?

Por supuesto que sí. La Argentina es un país con extraordinario potencial humano y enormes recursos naturales que padece de una crisis sistemática de gestión porque desde hace muchos años es gobernada por una dirigencia incompetente y en muchos casos corrupta, solo interesada en mantener el poder y satisfacer sus intereses sectoriales y personales.

Tan pronto podamos lograr que acceda al poder una generación con capacidad y voluntad para construir un futuro posible, la Argentina volverá a ser un gran país. Para eso estamos trabajando muy fuerte desde los espacios de centro derecha y espero que en pocos años se pueda ver el cambio.

Como hombre de fe confío en Dios a quien nuestra Constitución proclama como la fuente de toda razón y justicia. Con su ayuda y mucho trabajo todo es posible.

Gracias por esta entrevista.

Juan Carlos Neves, Gracias a usted por permitir esta libertad de expresión.

Fotos. Gentileza de Juan Carlos Neves, y de este Corresponsal, en la Feria del Libro junto al entrevistado.

es Spanish