El Minuto

Noticiero

Argentina un país que duele

Este ha sido un año cargado de crueldad, traición, tristeza, dolor y muertes. En verdad, no puedo dejar de mencionar que en 2020 no hay nada que celebrar. Duele el alma por los que se fueron en absoluta soledad y sin una caricia.

Este ha sido un año cargado de crueldad, traición, tristeza, dolor y muertes. En verdad, no puedo dejar de mencionar que en 2020 no hay nada que celebrar. Duele el alma por los que se fueron en absoluta soledad y sin una caricia.


Por: Mariana Cecilia Martinese | El Minuto en Argentina


Duelen las muertes, las ausencias y todas las demás pérdidas, las económicas, también duelen. Negocios familiares que tuvieron que cerrar sus puertas, tras años de extremo esfuerzo y sacrificio.

Empresas que se fueron del país porque la gestión actual desatendió la economía con el latiguillo #quedateencasa, mientras yo cobro el sueldo y vos te cagás de hambre. Duelen los horrorosos desaciertos en materia de política epidemiológica, lo que nos llevó a vivir confinados durante casi 10 meses y nos fundimos.

Los presos afuera, los trabajadores detrás de las rejas. Duele la improvisación, la ineptitud y la falta de sentido común.

Porque no es la pandemia, es la improvisación de un gobierno de psicópatas, liberando presos durante el confinamiento, externados que según Berni, no sabe ahora dónde están!. Duele el desempleo, la pobreza y la marginalidad.

Una economía devastada y un sistema sanitario colapsado por los confinamientos mal implementados. Sin embargo, hoy partió un avión de Aerplíneas Argentinas a buscar la vacuna que aún no completó la fase de eficacia y que de todas formas pretenden darnos.Me harté de escuchar la palabra lawfare.

Duele que no haya Justicia. Me harté de que una señora que tiene todo el poder concentrado, me amenace y me grite. Duele la impunidad. Duele ver tanto desamor y falta de humanidad. Duele no haber podido vernos con nuestros seres queridos durante tantos meses.

Nos encerraron y liquidaron un país, en tan sólo un año. Duele el crecimiento exponencial de la pobreza. Duele ver la imagen de una mujer con vestido de fiesta junto a niños pobres, descalzos, en una choza, pero con barbijo!. Duele cómo tratan a nuestros mayores.

Duelen las aulas vacías. Duele que haya aparecido un virus, que hayamos tenido que dejar de abrazarnos. De repente un beso y un abrazo, se volvieron letales; y que pese a ello el Estado no nos haya cuidado, atribuyéndole descaradamente todos los desaciertos al gobierno saliente. Duele que castiguen a la clase media. Duele que quieran pulverizar a la clase media.

Duelen los intereses espúrios.No nos expulsen. No nos obliguen a exiliarnos. Aunque ya lo han hecho! Por lo menos en mi caso. Soy porteña y me duele que se refieran a la Ciudad de Buenos Aires del modo en que lo hacen. Duele que me llamen opulenta por vivir en CABA. Duele que quieran quedarse con la autonomía de CABA.

Duele que quieran generar más pobreza. Duele que el 60% de nuestros niños, sean pobres. Duele que nos hayan subestimado y denostado. Pero más duele cómo la dirigencia destruye nuestro suelo. El maravilloso suelo argentino. Vaya país bello!!!.

Para que el 2021 sea un año diferente pese a posibles rebrotes. Como ciudadana, le ruego al gobierno de turno:

  • no nos lastimen más, no nos mientan, no nos encierren, no les creemos, estamos agotados. No damos más.Empiecen a cuidarnos, con hechos y no con palabras mediocres y vacías. Pónganse a gobernar!. La pandemia hace rato dejó de ser la excusa!.
  • Este fin de año voy a alzar mi copa por los que ya no están físicamente entre nosotros y por un 2021 en el que podamos ser nuevamente una República, con sus tres poderes funcionando
  • normalmente el tiempo que en este suelo me quede. Porque a mi y a mi familia, Argentina ya me expulsó
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish