elminuto

Noticias

Brahim Gali: En España

Compartir

Esta semana, la revista francesa Afrique, daba la noticia de que el líder del Frente Polisario se encontraba hospitalizado, bajo identidad falsa, en un hospital de la ciudad española de Logroño.

Por: Alberto Maestre Fuentes | El Minuto en España


Después de unos días de desmentidos y especulaciones, finalmente el gobierno español, a través de la Ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya lo confirmaba y justificaba por estrictas razones médicas.

La reacción marroquí, evidentemente, no tardó en producirse y convocó al embajador español en Rabat para solicitarle explicaciones. Totalmente normal y razonable entre dos estados que mantienen relaciones estrechas.

Estas explicaciones no convencieron al gobierno marroquí y emitió una nota, por la cual, deplora la actitud de España y expresa su decepción por un acto que considera contrario a las buenas relaciones de vecindad entre ambos estados.

Ya sabemos lo que es para Marruecos de sensible el tema de su Sahara.

Los grandes medios españoles, la mayoría bajo la órbita pro marroquí, mientras tanto, se hacían eco de que Brahim Gali y el Frente Polisario están acusados, por parte de la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos, ante la Audiencia Nacional, de haber cometido torturas, desapariciones y asesinatos.

Por eso se entendería la entrada, bajo identidad falsa de Gali a territorio español, para no tener problemas con la justicia española.

Realmente este no sería el motivo real, pues la citada acusación parece que está cerrada y archivada.

El hecho de que Gali, entrase de esta forma a territorio español sería un acuerdo entre los gobiernos de Madrid y Argel para que la hospitalización del jefe del Polisario fuera lo más discreta posible, después de que el gobierno alamán rechazara su ingreso.

El gobierno español si aceptó este acuerdo con Argelia, pensando que pasaría desapercibido, y que del ingreso del jefe del Polisario en un hospital de La Rioja nadie se enteraría, o pecó de ingenuo o es que realmente quiere comenzar a tener una agenda propia en el asunto del Sahara Occidental.

Pues ahora sería el momento que España asumiera su condición de Potencia Administradora del Sahara Occidental, que le guste o no, es lo que es para Naciones Unidas y se implique, por una vez por todas, en la resolución de este conflicto de descolonización que ella misma provocó y que es hora, que se resuelva por una vez por todas.

Personalmente conociendo la política y diplomacia española me sorprendería bastante que España quisiera tener algún papel en este asunto y me inclino que más bien quiso satisfacer las demandas argelinas pensando que Marruecos no se iba a enterar.

España no debería tener miedo de jugar el papel que por Ley e Historia le corresponde

La única línea que hay que seguir es simplemente la de la legalidad internacional.

No hay que posicionarse con un bando u otro.

Sólo hay que seguir las líneas que durante décadas ha fijado Naciones Unidas y la Unión Africana.

Es decir, el derecho a la autodeterminación teniendo en cuenta todas las Resoluciones de Naciones Unidas.

La última, Resolución (2020) aprobada por el Consejo de Seguridad el 30 de octubre de 2020, en que, entre otros puntos, se “reafirmaba su compromiso de ayudar a las partes a alcanzar una solución política justa, duradera y aceptable para todas, basada en la avenencia, que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, y haciendo notar la función y las responsabilidades de las partes a este respecto.”

Las partes están condenadas a entenderse, por una vez por todas. No hay otra.

Hay que dejar los inmovilismos y ponerse, en serio a trabajar.

Todos pueden ganar y mucho.

La guía está establecida y va siendo el momento de zanjar disputas estériles y ponerse en serio a desencallar, por una vez por todas, este tema de descolonización.

Como gran amante del mundo árabe y, del Magreb en especial, espero con ansias el fin de este conflicto y ver florecer esta zona del norte de África que amo con toda mi alma.