Mar. Jun 2nd, 2020

El Minuto

El Primer Diario Social de Chile

Cartago debe ser Destruida.

(“…praeterea censeo carthaginem esse delendam…” o soy también de la opinión de que destruida sea-subjuntivo- Cartago)

elminuto| Elegí ese título para referenciarme en el pasado y hacer un paralelo con el proceso político que empieza en Estados Unidos con la presidencia de G. W. Bush. Como todos recordamos el senador Catón terminaba todos sus discursos con esa frase enfatizando la necesidad de arrasar a Cartago en la 3º guerra púnica, cosa que no llegó a ver porque falleció antes.


José Luis Galante |  Columnista del Diario el Minuto,  Argentina


La tarea fue realizada por Publius Cornelius Scipio Africanus, cuando después de sitiar y arrasar Cartago y tomar prisioneros sembró con sal. Este episodio de la historia ilustra cómo se procesa el conflicto que surge entre la potencia emergente y la establecida. Es decir, en nuestro artículo vamos a explicar cómo ya desde la primera presidencia de Bush la destrucción de China como potencia es una prioridad geopolítica de los Estados Unidos.

Es menester recordar que Bush hijo convocó entre otros a Néstor Kirchner para formar el G20, que tenía entre otros objetivos coaccionar a China para revaluar el yuan y mermar la competitividad de sus exportaciones. La fracción republicana de Bush también impulsaba el ALCA, para asegurarse un mercado en el patio trasero y también para amurallar a Latino América y sustraerlo de la influencia de China.

No podemos soslayar en este artículo la “crisis inducida”(al menos desde nuestra perspectiva) de las subprime que redujo la tasa de crecimiento mundial y la china a la mitad; crisis ésta que incentivó la autarquía económica. Otro logro a realzar de la Administración Bush fue el desarrollo en su 2º presidencia de una ventaja comparativa que consiste en el shale gas que alimenta la generación de electricidad, que abastece robots operados por una computadora con un software a medida.

Luego vino Obama que impulsaba el Tratado de Asia Pacífico, al que muchos países de Latino América intentaron sumarse. Este tratado era un gran impulso a la IED en el ASEAN a excepción de China. Y posteriormente el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, que le garantizaba una provisión de energía fósil necesaria para su proceso productivo producto del excedente de shale gas y shale oil consecuencia del dominio de esa tecnología durante la 2º presidencia de Bush. Hasta acá vemos tres proyectos que confrontaban en forma indirecta a China.

Estos tres proyectos fueron totalmente enterrados por la presidencia de Trump y en el año 2018 comenzó una reconfiguración del NAFTA. Su reemplazo fue el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá. Canadá permite el ingreso a productos lácteos de los Estados Unidos, excepto margarina y suero. Los pollos, huevos y pavos estadounidenses también tendrán mayor acceso al mercado canadiense. Mientras que entre Estados Unidos y México no tendrán ni cuotas ni aranceles en productos agrícolas.

El tratado exige que el componente regional de autoparte suba del 62,5% al 75% . El salario nominal bruto no puede ser inferior a US$ 16 por hora hombre para el ensamblado de automóviles. Para finalizar hay un capítulo de e-commerce. La vigencia es de 16 años, pero a partir del 6º año se revisa. En síntesis, Trump impulsó una política económica que creará demanda laboral mucho mejor remunerada incrementando el colchón de clase media de los 3 países.

También desde marzo del 2018, con el argumento de competencia desleal y robo de propiedad intelectual, Trump promovió la imposición de aranceles a los bienes chinos aplicados a un volumen de US$ 50 mil mill. En abril, China replicó con aranceles a 128 productos estadounidenses. El 5 de abril, Trump contestó con aranceles a un volumen de100 mil mill. Adicionalmente, anunciaron restricciones a las inversiones chinas en los Estados Unidos, por lo que los capitales chinos no podrían adquirir empresas estadounidenses. En mayo China acude a la OMC para la resolución de esta controversia. Ya en mayo del 2019, comienza el conflicto de Huawei, con la orden de la administración a Google para que no actualice sus app en los móviles Huawei. Fue un golpe significativo para Huawei, por no posibilitar a sus usuarios disponer de actualizaciones cruciales.

La sanción se originó en la acusación por parte del gobierno de Estados Unidos a Huawei de espionaje y ciber espionaje a través de su infraestructura y tecnologías para obtener datos de los usuarios, secretos industriales, etc. que luego son provistos al gobierno chino. Esto desencadenó que las empesas Microsoft, Google, ATT y British Telecom, cortaron los vínculos comerciales con la empresa ocasionando pérdidas importantes a Huawei. A lo largo del 2018, la Unión Europea,

Japón y Corea del Sur se sumaron a la posición de los Estados Unidos. Ya en diciembre de 2018 la directora ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en Canadá por fraude, conspiración y usurpación. Una vez arrestada se difundió que la empresa había vendido equipo Hewlett Packard a un operador de telefonía móvil iraní a través de la subsidiaria Skycom. Como frutilla del postre los Estados Unidos involucró a esta corporación en un caso de seguridad nacional al impedir instalar antenas de 5G, que podían ser usados para espiar.

Muchos analistas consideran que hay una contradicción entre Rusia y China, dado que Xi Jinping durante su visita a Davos en abril de 2020, continuó brindando garantías a la élite globalista como promotor principal de la globalización.

Mientras que desde que asumió la presidencia de la Federación Rusa en 1999, Vladimir Putin había enfrentado la globalización y ahora tiene el excedente de petróleo del cuál Europa y China carecen. En este escenario es más probable una alianza en Europa Continental con Rusia, que implique una alianza militar encabezada por Rusia.

Este conjunto de percepciones expuestas en los párrafos precedentes generan la expectativa de que Trump rediseñe el FMI, el BIRF y la OMC en su segunda presidencia y genere una alianza con Putin que les permita a ellos fijar el precio de las energías fósiles. Tampoco podemos soslayar que desde el inicio de su presidencia Trump planteó 4 períodos igual que Roosevelt.

Este año 2020 Trump va por la reelección y queda resolver el interrogante sobre las consecuencias de la pandemia del COVID 19 en la economía estadounidense y su impacto en el resultado de las próximas elecciones.

De ser Trump el ganador en las próximas elecciones cuando termine su segundo período estará muy avanzada una reconversión industrial. A diferencia de la década del sesenta, no habrá relocalización de industrias. No arriesgarán transferencias tecnológicas como en el pasado. Crecerá la economía y luego financiarán con ese crecimiento unas fuerzas armadas para hacerlas pesar en las negociaciones internacionales. En síntesis, un entierro de la globalización y un estímulo para las autarquías nacionales. Nosotros arriesgamos que la potencia establecida derrotará a la emergente en la década que comienza.

Es en este mundo que La Argentina tiene que diseñar una estrategia de desarrollo para encontrar su lugar en el mundo. Porque como dijera en su momento un Tte. Gral. del Ejército Argentino:”….el que no tiene cabeza para prever tiene que tener espalda para aguantar….”.

es Spanish