El Minuto

Noticiero

Covid, vacunas y proteína Spike

El 31 de diciembre de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió reportes de presencia de neumonía, de origen desconocido, en la ciudad de Wuhan, en China.  El virus COVID-19 fue reportado por primera vez el martes 7 de enero de 2020, por el CDC de China (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades), luego de que el 31 de diciembre de 2019 la Comisión de Salud Municipal de la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei, notificara 27 casos de un tipo de neumonía de etiología desconocida, siete de los cuales eran severos. Un mes después, el número de infectados había aumentado a 9.692 casos, de ellos, 1.527 enfermaron de gravedad.

Por: Patricia Bravo

La enfermedad fue expandiéndose hacia otros continentes como Asia, Europa y América.  El brote de coronavirus fue ampliamente reportado en los noticieros del mundo. El 11 de marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo declaró oficialmente como una pandemia. Esto significa que la enfermedad se extendió en varios países, afectando a cientos de miles de personas en todos los continentes.

En marzo del 2020, científicos especialistas estadounidenses de Scripps Research, hacen entrega  públicamente de los datos de la secuencia del genoma del SARS-CoV-2 y los virus relacionados, y asegura que no se ha producido en laboratorio ni ha sido diseñado de otras formas, aduciendo a que  tiene un origen natural probablemente traspasado por un murciélago y cuyo origen sería el Mercado de Wuhan. Esta oficialidad se mantuvo por más de un año, donde cualquier idea disidente fue inmediatamente censurada por los medios de comunicación y las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter.

Sin embargo, el origen dudoso del virus siempre estuvo presente sobre todo porque le precedió el conflicto de la guerra comercial con China, donde EEUU aumentó los aranceles a algunas compañías estratégicas de ese país, restringiendo por ejemplo la capacidad de Huawei de comerciar con empresas del país norteamericano. Este golpe contra el gigante chino de telecomunicaciones supuso el comienzo de una “guerra fría tecnológica”.

En junio de este año, se filtraron los correos del doctor Anthony Fauci quién está en tela de juicio por haber escondido información fehaciente respecto al origen artificial del virus. Este médico pro-demócrata Director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID por sus siglas en inglés), ha sido señalado como encubridor del real origen del virus después de que se publicara en el periódico norteamiercano The Washington Post miles de emails que lo comprometen en este sentido.

En ellos, se puede leer cómo el Dr. Fauci sabía perfectamente que el virus podía haber salido del laboratorio de Wuhan y además estaba al corriente de que podía ser un virus diseñado y peligroso, mucho antes de la declaración de la pandemia mundial. Entre los e-mails que también llaman la atención son los que intercambió con Mark Zuckerberg, quien agradece a Fauci su “liderazgo” al tiempo que le informa sobre la intención de Facebook de poner en marcha un “centro de información” sobre el Covid-19. ¿Centro de información o centro de manipulación mediática? Sabemos que Facebook censuró hasta hace poco todo aquello que inducía al origen “no natural” del virus.

Durante todos estos meses el mainstream mediático a nivel mundial se  burló,  tratando de “conspiranoicos”, a quienes sostenían la teoría del origen artificial del virus. Como Donald Trump, quien creía firmemente esta teoría, sin embargo los que estaban conspirando para ocultar la verdad eran los científicos, el Partido Demócrata y el conglomerado mediático anti-Trump, pues tenían como fin usar el COVID para desprestigiarlo, en miras de las elecciones de Noviembre. Las conspiraciones si existen.

Origen de las Vacunas

Las vacunas nacieron en el S. XVIII, gracias a un descubrimiento serendipity de Edward Jenner, el cual fue perfeccionado por Luis Pasteur 100 años más tarde al demostrar que la inoculación de gérmenes debilitados protegía contra la infección de esos mismos gérmenes. Sin embargo, fue a mediados del S.XX que se produjo el gran despegue de las vacunas, con la producción y comercialización de la vacuna contra la poliomelitis, gracias a las investigaciones y batallas que sufrieron tres grandes virólogos e inmunólogos de la época: Albert B. Sabin, Jonas Salk y Hilary Koprowski. Desde ahí, las vacunas son una de las historias de éxito de la medicina actual. La viruela se declaró erradicada del mundo en 1977.

El proceso para crear una vacuna inicia con una fase de búsqueda de moléculas candidatas como antígeno, que se estudian subsecuentemente en ensayos pre-clínicos donde hay pruebas in vitro, análisis de potencia y pruebas in vivo en modelos animales (roedores y primates), con el propósito de seleccionar aquellos antígenos más promisorios para su evaluación en ensayos clínicos. Estos últimos se desarrollan en cuatro fases progresivas (I-IV), de cuyo éxito depende que las vacunas se puedan registrar para su comercialización y uso masivo en comunidades endémicas o que presentan alto riesgo de infección.

Las vacunas actualmente administradas en Chile y en el mundo han sido aprobadas bajo consideración de emergencia para su inoculación a razón de no contar con un tratamiento farmacológico satisfactorio; lo cual implicó que, posterior a los escasos (por no decir bastante desconocidos) ensayos in vivo utilizando mamíferos, se inició la prueba en humanos.

Las vacunas actualmente se encuentran en estudio y en etapa de recopilación de información (como se demuestra en el sitio web https://www.coronavacfase3.cl/ donde se visibiliza la alianza entre el laboratorio SINOVAC y la Pontificia Universidad Católica de Chile para realizar los ensayos de la vacuna CoronaVac). A partir de esto, me surge la duda que remece mi conciencia: ¿Por qué no existen “consentimientos informados” sobre las mesas en los vacunatorios chilenos? ¿Por qué no tenemos copias de ellos para llevarlos a la casa y leerlos con calma en caso necesario? Lo único que  encontramos fue sólo una encuesta que llega al correo electrónico en caso de haber sido inoculado con vacunas cuyas tecnologías son en sí mismas más novedosas que el virus que nos tiene encerrados.

Al  ver la  propuesta que la autoridad ha desarrollado para lograr la participación de los chilenos en la fase III de experimentación se percibe que esta batalla contra el virus pandémico se volvió un tema netamente emocional y, donde todos nosotros jugamos a ver quién es el más empático y solidario en vez de quién es el más racional y precavido para (el único objetivo que importa) salvar la mayor cantidad de vidas …a fin de cuentas, de esto se trata, ¿no?

¿Qué pasa con la responsabilidad ética del Ministerio de Salud o del Colegio Médico en Chile? No se  explica. Todas las vacunas que se están aplicando en Chile están en fase III,  y se sabe que menos de un tercio de los productos para fines médicos que llegan a esta fase logran superarla y llegan a comercializarse. Sin embargo,  estas vacunas son “oficiales” habiendo apenas salido del laboratorio, sin mostrar estudios experimentales in vivo (en animales) con respuestas satisfactorias y sin importar si inoculan placebo a los chilenos. Lamentablemente llegaron para quedarse con nosotros y cobrarse su parte de la patente invierno tras invierno.

Vacunas Covid

Desde Febrero del 2021 y a casi recién un año del desarrollo del virus empezó la campaña de vacunación en los diferentes países del mundo. Todas las  vacunas contra la COVID-19 usan una estructura con forma de espícula llamada proteína S, ésta ayuda a que el virus de la COVID-19 ingrese a tus células y comience una infección.

Es importante recalcar que la OMS permitió el uso de estas vacunas en fase 3 experimental ante la emergencia de la pandemia, saltándose todos los protocolos de estudio que se habían usado anteriormente en la aprobación de las vacunas, lo que incluye el testeo completo en animales incluyendo sus crías, proceso que tarda varios años. A esto hay que agregar que es primera vez que se usan vacunas modificadoras del ARN

A su vez la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos autorizó el uso de emergencia de las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech, Moderna y Janssen de Johnson & Johnson. En nuestro país el MINSAL ha autorizado de emergencia las vacunas chinas Coronavac y Cansino  (realizando una compra masiva de Sinovac) y posteriormente las de Pfizer y AstraZeneca.

Los principales tipos de vacunas contra el COVID-19 que se encuentran disponibles actualmente – o en estudio – son los siguientes:

Vacuna de ARN mensajero (ARNm): Este tipo de vacuna usa ARNm genéticamente modificado para brindarle a tus células instrucciones sobre cómo producir la proteína S que se encuentra en la superficie del virus de la COVID-19. Después de la vacunación, tus células inmunitarias comienzan a producir las partes de la proteína S y a mostrarlas en la superficie de las células. Esto hace que el organismo produzca anticuerpos. Si más adelante te infectas con el virus de la COVID-19, estos anticuerpos combatirán el virus. Tanto la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech como la de Moderna utilizan ARNm.

Vacuna basada en un vector:  En este tipo de vacuna, el material genético del virus de la COVID-19 se coloca en una versión modificada de otro virus (vector viral). Cuando el vector viral ingresa a las células, entrega el material genético del virus de la COVID-19 que brinda instrucciones a las células para hacer copias de la proteína S. Una vez que las células muestran las proteínas S en su superficie, el sistema inmunitario responde mediante la creación de anticuerpos y glóbulos blancos de defensa. Si más adelante una persona se infecta con el virus COVID-19, los anticuerpos combatirán el virus.

La vacuna de Janssen de Johnson & Johnson contra el COVID-19 es una vacuna de vector, así como también la vacuna AstraZeneca y la Universidad de Oxford. La vacuna rusa Sputnik se encuentra dentro de esta misma clasificación.

Vacunas de subunidades proteicas: Las vacunas de subunidades solo incluyen las partes de un virus que mejor estimulan al sistema inmunitario. Este tipo de vacuna contra el COVID-19 contiene proteína S. Una vez que el sistema inmunitario reconoce la proteína S, crea anticuerpos y glóbulos blancos de defensa. Novavax está trabajando en una vacuna contra el COVID-19 de subunidades proteicas.

Vacunas de Virus inactivados: Las vacunas vivas utilizan una forma debilitada (o atenuada) del germen que causa una enfermedad. Dado que estas vacunas son tan similares a la infección natural que ayudan a prevenir, crean una respuesta inmunitaria fuerte y de larga duración. Solo 1 o 2 dosis de la mayoría de las vacunas vivas pueden protegerte durante toda la vida contra un germen y la enfermedad que causa. Las vacunas de origen chino son las que usan esta modalidad, como la Cansino y la  Sinovac (esta última la más utilizada en Chile).

Es importante recalcar que todas estas vacunas están en Fase 3 experimental y aprobadas de emergencia en todo el mundo. De hecho recién podrían empezar a pasar a fase 4 el próximo año.

Proteína Spike y nuevas variantes COVID

El coronavirus que asola el mundo en la actualidad ha podido infectar a los humanos con tanta rapidez debido a una proteína vírica llamada Spike. La Spike, que cubre la superficie del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2) con prolongaciones con forma de corona (de ahí el nombre coronavirus), se acopla a las células humanas dentro del cuerpo y las invade. Los científicos han descubierto que, para poder hacer esto, se une a una proteína receptora hospedadora llamada enzima convertidora de angiotensina II, o ECAII.

Comprender cómo la proteína Spike reconoce las células humanas ha sido un paso crucial en la creación de tratamientos para tratar la enfermedad por coronavirus. Todas las  vacunas que han sido creadas y utilizadas hasta ahora utilizan la proteína Spike, sin embargo no existen estudios concluyentes acerca de cuál es la vida media de ésta ni de cuánto tiempo se mantiene en el organismo antes que el cuerpo la deseche. Es muy probable que la serie de casos con muertes y efectos adversos post vacuna se deban a que esta proteína no fue eliminada por el huésped, sino que se mantuvo y en algún momento se activa provocando la enfermedad en los vacunados, debido a que esta proteína es citotóxica.

Ya hay algunos estudios referentes a la precariedad de los vacunados frente a las “nuevas variantes” de la enfermedad. El mismo Dr. Fauci ha dicho que “infectarse tras vacunarse es inevitable”. Esto quiere decir que los vacunados son aquellos que tienen alto riesgo de contagiarse y contagiar a otros, contrario a lo que mucha gente cree. A esta situación le llaman ‘breakthrough infection’, y aunque suelen supuestamente ser excepciones, en el caso del covid están apareciendo diariamente cientos, miles de casos, mientras avanza la vacunación masiva. Por eso el Dr. Fauci ha tenido que salir a decirnos lo que se sabe “que las vacunas no son 100% efectivas” y posiblemente sean el problema más no la solución.

En Israel, donde se ha vacunado más de la mitad de la población, se hizo un destacado estudio con personas vacunadas v/s NO vacunadas, debido a la alarmante cantidad de infectados (reales, no meramente estadísticos) que ahora tiene el país tras la aparición de la vacuna. El estudio hecho por la Universidad de Tel Aviv contó con más de 800 participantes, que fueron divididos en dos grupos; vacunados y no vacunados.

La investigación mostró que entre aquellos que recibían la primera dosis de la vacuna, alrededor del 0.5% se infectaban con otras cepas del covid. Mientras que los NO vacunados que eran de la misma edad y la misma cantidad de personas, mostraban similares resultados, pero sin los riesgos de efectos adversos o peligro de muerte por vacunación. Sin embargo, cuando se comparó aquellos que recibían la segunda dosis de vacuna con los NO vacunados, se encontró que el contagio con nuevas cepas del covid entre los vacunados, había aumentado hasta un alarmante 5.4%, mientras aquellos que NO fueron vacunados se quedaban con el mismo bajo riesgo de infección que ya habían mostrado antes.  

Las noticias no están explicando lo que está sucediendo: la pandemia se está cultivando ahora entre los vacunados. Es lo que nos advertían varios virólogos, entre ellos el  Dr. Geert Vanden Bossche, quien también es un ingeniero de vacunas, “la verdadera crisis sanitaria se está creando ahora, con los vacunados”.

Por eso el científico belga (Vanden Bossche) recomienda que no se vacunen a los niños, los jóvenes y las personas que estén saludables. Ya que poseen excelente capacidad de defensa, que será afectada si se vacunan. Justo lo que mostró la investigación israelí, y que los medios han silenciado. Mientras al mismo tiempo aumenta la propaganda para obligar a los ciudadanos a vacunarse, a través del certificado de vacunación.

Por otra parte, en nuestro país un estudio de científicos de la Universidad de Chile indica que la vacuna de Sinovac provoca una variante más transmisible y potente llamada Lambda. Este estudio estuvo dirigido por Ricardo Soto-Rifo y Fernando Valiente-Echeverría del Laboratorio de Virología Molecular y Celular del Programa de Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Este estudio aún por publicar se titula “Infectividad y escape inmunológico de la nueva variante de interés Lambda del SARS-CoV-2” demostró que las mutaciones existentes en la proteína de pico de la variante de interés de origen peruano dan más infectividad y escape inmunológico de los anticuerpos neutralizantes provocados por CoronaVac.

Es decir, en países con altas tasas de SARS-CoV-2, cualquier campaña de vacunación masiva debe ir acompañada de una “vigilancia genómica estricta” que permita a los científicos identificar nuevos “aislamientos portadores de mutaciones de pico y estudios de inmunología” que ayuden a evaluar las mutaciones en “escape inmunológico y avance de las vacunas”.

¿Es posible que las campañas de vacunación masiva, si no se llevan a cabo de la manera mencionada aquí, puedan desencadenar variantes mutantes más peligrosas?

Hasta ahora hemos podido encontrar un sólo estudio específico, realizado por científicos chinos  acerca de cómo la  proteína Spike actúa en los seres vivos. Este trabajo fue apoyado por subvenciones de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China (NSFC), el  Fondo de Ciencias Naturales de Shaanxi y el Programa Nacional de Investigación y Desarrollo Clave y la Universidad de Xi’an Jiaotong.

Se demostró que la proteína S sola puede dañar las células endoteliales vasculares (CE) al regular a la baja la ACE2 y, en consecuencia, inhibir la función mitocondrial. Se estudió el impacto de la proteína S revelando un aumento de la fragmentación mitocondrial, provocando un aumento de la tasa de acidificación basal, glucólisis inducida por glucosa, capacidad glucolítica máxima y reserva glucolítica, lo que finalmente induce la inflamación de las CE, lo que conduce a la endotelitis.

Tampoco existen antecedentes de otros problemas que pueda provocar la proteína Spike que no ha sido expulsada del cuerpo. Aún se requieren estudios y un tiempo importante para analizar estos posibles efectos secundarios a mediano y largo plazo

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish