Sáb. Ago 8th, 2020

elminuto

El Primer Diario Social de Chile

Creatividad y Innovación: Es posible reinventarse cuando ya se tienen 50 o más años de vida

Compartir

Estuvimos hablando de reinvención en tiempos de pandemia en la versión anterior, como forma de cambiar la continuidad, para salir de nuestra zona de confort y romper esquemas en la forma de ser y estar en el mundo.


Por: Daniel Defant | Corresponsal del Diario el Minuto para Argentina


El interrogante es: ¿si con reinventarnos es suficiente?

¿Si es posible reinventarse cuando ya se tienen 50 o más años de vida?

La respuesta es que siempre hay tiempo suficiente para hacerlo, aunque algunas personas piensan que no vale la pena emprender cambios cuando la edad ya está avanzada.

  • Vamos a decir que hay que admitir que se está sobrecalificado.
  • Que hay que enfrentar la actualización necesaria.
  • Que hay que conectarse con el pasado.
  • Que hay que sorprender a la gente con lo nuevo.

¿Pero, es lo mismo reinventarse en tiempos de crisis que en tiempos normales?

En este sentido debemos afirmar que no es igual, hay marcadas diferencias por lo que se debe tener a consideración lo siguiente:

  • Tener claridad en los principales gastos y como se relacionan con los ingresos.
  • Recortar los gastos innecesarios y mantener en pie los que generan ingresos (inversiones).
  • Se debe invertir en mejorar y automatizar los procesos que generen ganancias rápidas.
  • Que se debe apoyar mayoritariamente en la tecnología como medio para el trabajo.
  • Que se debe trazar el camino o ruta a seguir con lo que se tiene a mano, ya que el cambio se da desde dentro hacia afuera ya sea impulsados por el miedo, la necesidad, la autoexigencia o un deseo autentico y profundo.
  • Se hace necesario descubrir que talentos son necesarios y desarrollarlos.

En esto radica la diferencia de tener que reinventarnos en tiempos de crisis que hacerlo en tiempos normales, incluso hay que destacar que algunas actividades son más necesarias o esenciales por lo que la propuesta de valor vendrá dada en las reparaciones y arreglos, en el reciclaje y la reutilización, el cuidado de la salud y los deportes, la venta de alcohol y barbijos, la venta de cosméticos y medicamentos, los servicios financieros, los seguros, la economía colaborativa o Schering, las tiendas online o e-comerse, la logística, el desarrollo de aplicaciones y los cupones de descuento.

Pero, en respuesta al primer interrogante: ¿si todo esto es suficiente o alcanza?

La respuesta es la misma, no alcanza, ni es suficiente.

¿Entonces qué?…

¿Que se necesita para reinventarse, en cualquier tiempo que fuere?

Se necesitan Creatividad e Innovación.

La Creatividad es la parte delantera del proceso que idealmente es de donde resultara la innovación.

Con la Creatividad surgen las ideas frescas y prácticas, mientras que con la Innovación realizaremos la implementación exitosa de ellas.

Todo parece ser un juego de palabras y hay que tenerlo en claro: Reinventarse, Ser Creativos e Innovadores no es toda la misma cosa, pero lo uno es pilar elemental de lo otro.

La Creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos que habitualmente producen soluciones originales, es la misma capacidad de crear a partir de ideas por más locas que estas fueren.

Es lo que se da en llamar tormenta de ideas; o piensa y al séptimo día serás más creativo.

La Innovación se refiere aquel cambio que introduce alguna novedad o varias cuando alguien innova y aplica creatividad con ideas en los productos, en los conceptos, en los servicios y lleva a la practica una determinada cuestión, actividad o negocio, con la intención de ser útiles para el incremento de la productividad.

Hay que aclarar que muchas veces con innovar tampoco, es suficiente para reinventarse, porque se requiere de modificaciones muy profundas por tratarse ya de cambios estructurales, hay que modificar estructuras e implementar otras más nuevas.

Es ahí donde aparece la reingeniería que es el método mediante el cual se aplica un cambio radical a la operatividad de una organización para alcanzar mejor competitividad y rentabilidad; mediante la aplicación de técnicas enfocadas al negocio y al cliente renovando los rumbos estructurales.

Deberíamos sentarnos a pensar que con la creatividad e innovación quizás para reinventarnos aun no alcance porque no quedara otra alternativa que aplicar reingeniería si se quiere subsistir.

En una nueva entrega, les propongo ocuparme ampliamente de este tema, sé que la reingeniería es un capítulo aparte, profundo y vertiginoso, pero vale la pena conocerlo a fondo.

Esto se da de esta forma o manera por decir, porque más allá de la reinvención, la creatividad, la innovación y la reingeniería aparece un quinto concepto que es el de calidad total o excelencia que a simple definición es el que viene a imponer hacer bien las cosas otorgando el sello de excelencia, sin tener probabilidad de error u equivocación alguna.

Es como alcanzar la perfección humana entre comillas.

Es por todo esto, que tanto cuesta reinventarse y sin equivocarse, cuando no son muchas las alternativas ofrecidas y acentuadas más profundamente en tiempos de crisis como los que hoy la humanidad toda estamos padeciendo.

¿Es posible subsistir en un mercado cada vez más competitivo sin tener claro que vendemos o porque nos eligen?

La respuesta es obvia. Sin embargo, es alarmante dentro del ADN PyME la cantidad de veces que nos enfrentamos ante empresarios que no pueden responder a esta pregunta y esquivan la mirada con gran incertidumbre.

Podemos ser muy ordenados y conocer claramente nuestras finanzas, pero si no somos estratégicos y proactivos en el mercado, nuestro futuro es, con seguridad, arriesgado e incierto.

Reinventarnos, ser creativos e innovadores y emplear cuando corresponda la reingeniería haciendo bien los deberes, veremos que estaremos frente a nuevas propuestas de valor, que marcan la diferencia o nos hace diferentes.

A no confundirnos a que el marketing, es algo publicitario o que es solo para empresas grandes… esto es un error y también un capítulo aparte, el marketing es la herramienta que busca resolver problemas específicos, para segmentos específicos; pone foco en el problema, entendiendo el mismo como una carencia, sea esta referida a una necesidad básica o a un deseo.

Entonces: ¿es el marketing solo para los grandes? La respuesta es obvia y debería ser un aliciente para empezar a invertir y reconvertir una organización teniendo el mismo como un arma cada vez más valiosa y determinante.

Con estas frases los dejo: “El campo del vecino siempre es el más verde”, “No encuentro profesionales para mi empresa”, “Me fijo muchos objetivos que nunca logro cumplir”, “El día a día me consume”, “Se porque, pero no para que tengo mi empresa”, “Como convivir con mis socios”, “Estoy harto de las reuniones inútiles”, “Tengo un (Des) organigrama” … Todo es muy des orientativo… A modo de reflexión les dejo esto:

Alicia le pregunto al Minino de Chesshire:

Me podrías indicar, por favor, ¿hacia dónde tengo que ir desde aquí?

  • Eso depende a donde quieres llegar… contesto el gato.
  • A mí no me importa demasiado donde… Empezó a explicar Alicia.
  • En ese caso da igual hacia donde vayas… Interrumpió el gato.