El Minuto

Noticiero

De la Dáviva al derecho de la Salud, el punto de inflexión del Peronista Ramón Carrillo

Algunos autores definen al desarrollo económico como la acumulación de capital humano. Aquellos que defienden esta tesis plantean que para desarrollarse económicamente hay que producir y acumular capital humano. Para ello, es necesario entre otras cosas, políticas educativas.

Por: José Luis Galante | El Minuto en Argentina.


Pero, para que una persona esté en condiciones de ser educada, debe ser saludable. Esto implica acceso a distribución de agua corriente, cloacas, vivienda digna, un plan de vacunación, una dieta equilibrada con alimentos saludables, sanos y baratos.

Vamos a presentarle al lector un ejemplo para entender de qué hablamos cuando hablamos sobre el desarrollo económico. Imagínese una fábrica de zapatos, en ella hay 10 máquinas con un operario cada una, que solamente alcanzó la escuela primaria.

Cuando se contratan más operarios para que esas 10 máquinas puedan trabajar doble turno, triple turno y hasta los sábados y domingos hay una expansión de la economía. Cuando se compran máquinas nuevas y de 10 pasamos a 11, 12, 13,.…., N máquinas, entonces tenemos crecimiento económico.

En cambio, si sustituimos las N máquinas por un robot operado a través de una computadora, con un software a medida por dos ingenieros por turno, durante los 5 días a la semana.

Entonces tenemos desarrollo económico. Es decir, las capacidades profesionales impactan en la tasa de productividad media de la economía. Por eso elevar el nivel medio de educación de la población genera incrementos de productividad para las próximas generaciones, porque van a poder realizar un trabajo mucho más productivo.

Dado que la persona más educada, va a utilizar tecnologías más complejas para producir bienes y servicios, lo que redunda en mayor cantidad de producto por hora hombre trabajada.

En Buenos Aires hay muchos hospitales de comunidad, entre otros podemos mencionar: el Hospital Alemán, el Hospital Francés, el Hospital Británico, el Centro Gallego, el Hospital Español, el Hospital Sirio Libanés, el Hospital Israelita, el Hospital Italiano, el Hospital San Patricio y el Centro Nikei.

Los inmigrantes en el siglo XIX se vieron forzados a construir sus propios hospitales de comunidad, porque la salud pública como derecho humano o como factor de desarrollo económico no estaba contemplado en La Argentina.

Hasta que llegó Juan Domingo Perón y eliminó los aranceles y los exámenes de ingreso a las universidades públicas, La Argentina seleccionaba inteligencia entre una elite acomodada y no dentro de toda la población.

Incrementó los salarios para que los alimentos sean accesibles a toda la población. En cuanto a la salud pública, Perón encontró un hombre que podía conducir esa variable de la estrategia de desarrollo económico de La Argentina. Ese hombre, se llamaba Ramón Carrillo.

Ramón era descendiente directo de Marcos, uno de los 3 hermanos Carrillo que fueron tomados prisioneros en la batalla de Salta por el General Manuel Belgrano.

Ramón Carrillo nació en Santiago del Estero el 7 de marzo de 1906, estudió Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, la universidad latinoamericana con más premios Nobel, al igual que el Che Guevara.

Fue el mayor de 11 hermanos y un alumno sobresaliente en la primaria y la secundaria. A los 18 años viajó a Buenos Aires a estudiar medicina. En 1927, gana un concurso como practicante externo del Hospital de Clínicas. En 1928, lo designan como subdirector de una revista de medicina. Se recibió con medalla de oro en el año de 1929. Se especializó en neurología y luego se volvió neurocirujano.

En 1930, viajó a Europa con motivo de una beca que había ganado de la Universidad de Buenos Aires. Viaja por el viejo continente, investigando, estudiando y formándose en neurociencias en Amsterdam, Berlín (durante la época de la República de Weimar) y en París. En Amsterdam trabaja junto al Dr. Cornelius Ubbo Ariëns Kappers, famoso por su trabajo de neuroanatomía comparada.

En 1932, organizó el Laboratorio de Neuropatología del Instituto de Clínica Quirúrgica. En 1937, comienza a trabajar en el Hospital Militar Central en Buenos Aires y es ascendido en 1939. Durante esta época de su vida comienza a interiorizarse en la medicina social, investiga y desarrolla nuevas técnicas de diagnóstico neurológico.

En 1942, gana por concurso la cátedra de Neurología de la UBA. Luego de la revolución del 4 de junio de 1943, Carrillo y Perón se conocen en el Hospital Militar. Ve en el joven coronel alguien con quien colaborar porque puede hacer efectiva su visión de la salud argentina.

Juan Domingo Perón asume como presidente en 1946. Justo es decir que en La Argentina el peronismo es la única fuerza que llegó al poder ganando elecciones sin fraude y sin proscripciones (es decir, prohibir otros partidos políticos).

La Argentina sanciona una Constitución Nacional en 1853 y desde 1853 hasta 1916, todos los presidentes surgieron del fraude electoral.

En 1930, ocurre la primera dictadura militar y la última terminó en 1983. En 1955, ocurre un golpe de estado que derroca al peronismo y a partir de entonces se prohíbe el peronismo en La Argentina, incluso estaba prohibido mencionar el solo nombre

de Perón en la prensa, cuando se hacía referencia a Perón de lo denominaba “…el tirano prófugo…”. Alguien podría argüir que Macri también ganó las elecciones sin proscripción ni fraude. Pero su partido Propuesta Republicana es el relanzamiento del viejo partido conservador que hizo fraude desde 1853 hasta 1916. Y su aliado, la unión cívica radical fue cómplice de la proscripción del peronismo desde 1955 hasta 1973. Por lo tanto, no consideramos ese argumento.

El 26 de mayo de 1946, Juan Domingo Perón crea la Secretaría de Salud Pública y lo nombra a Ramón Carrillo como primer Secretario. En 1949, se realiza una reforma constitucional y se sanciona la constitución del ´49. Constitución ésta, que fue derogada por decreto el día 27 de abril de 1956 por un bando militar de la autodenominada “Revolución Libertadora”, aunque corresponde más llamarla “contrarrevolución fusiladora”.

Ese bando militar generó un retroceso hasta la constitución de 1953, constitución que nunca más fue recuperada. Pero eso es debate de otro artículo. La reforma constitucional de 1949, amplió el número de ministerios que se le permitía tener al presidente y eso posibilitó que se creara el Ministerio de Salud entre otros.

Para resumir la obra de Carrillo en el Ministerio de Salud podemos decir que presentó un proyecto de 4.000 páginas y que desde 1946 a 1954:

  • aumentó la cantidad de camas de 66.000 a 132.000.
  • erradicó el tifus, la sífilis, el paludismo, la fiebre amarilla, la lepra y la brucelosis;
  • redujo la mortalidad infantil del 90 al 56 por mil.
  • disminuyó el índice de mortalidad de la tuberculosis de 130 a 60 por 100.000.
  • logró el aumento presupuestario vía la ley 13.666; 6-aumentó la esperanza de vida de 61 a 67 años.
  • se construyeron 234 centros asistenciales, 60 institutos de especialización, centros maternos infantiles, 23 laboratorios y centros de diagnósticos, financiado con fondos del IAPI.
  • disminuyó un 70% el mal de Chagas-Mazza; 8-se creó EMESTA (Especialidades Medicinales del Estado Argentino) que tenía el fin de suministrar medicamentos baratos.

Por medicamentos baratos debemos entender que al público le lleguen medicamentos a precio sin ausencia de colusión de empresas oligopólicas o que hayan pactado un acuerdo de mercado tipo cártel.

Cabe aclarar en este punto que hubo un paper sobre el mercado de medicamentos que tuvo una circulación restringida y a la cuál tuvimos acceso que planteaba el siguiente escenario.

Supóngase que, un medicamento tiene un costo total (costo fijo + costo variable) de AR$ 1, el laboratorio le adiciona una tasa de beneficios del 3500%, eso hace que llegue a la droguería a un precio de AR$ 36. Luego la droguería adiciona una tasa de beneficios del 900% y el medicamento llega a la farmacia a un precio de AR$ 360, en este tramo sustrajimos de este análisis al costo total de la droguería. Más tarde, la farmacia le adiciona una tasa de beneficios del 22%. De esta forma llega al consumidor a un precio de AR$ 432,9.

Esto se logra a través de los precios de transferencia, pero ese debate es para otro artículo.

Algunas de las prácticas realizadas por estos laboratorios transnacionales es por ejemplo: repartir el mercado global en áreas de influencia, léase en mercados regionales. Entonces, uno de los miembros del cártel realiza una innovación con un nuevo medicamento que trata en forma más eficaz una patología determinada.

Los primeros años lo produce y lo vende en forma monopólica a nivel global. Luego de unos, años comparte esa licencia con sus socios del cártel y sigue ganando. Más tarde, en mercados locales como La Argentina. Pero en mercados como La Argentina estos socios del cártel negocian este nuevo medicamento, lo vende el laboratorio A, durante el 1° año, luego el laboratorio B durante el 2° año, más tarde el laboratorio C durante el 3° año, posteriormente el laboratorio D durante el 4° año.

En resumen, se negocia el monopolio del producto durante un período de tiempo determinado. Pero nunca, operan en forma simultánea, jamás compiten. Estos intereses transnacionales entre otros, enfrentó el peronismo y por eso aún hoy tienen mala prensa en el exterior.

No podemos soslayar la calidad de los medicamentos, en épocas de contracción de la economía de ser necesario se estiran los insumos de los medicamentos, lo que impacta en la tasa de beneficios para el laboratorio transnacional. Como así también en la calidad del producto final y en la salud de los pacientes.

En 1946 Ramón Carrillo se casó, Evita y Perón fueron sus padrinos.

Hizo junto a Eva Perón un trabajo adicional que completó su obra en el Ministerio de Salud. Perón consideraba a los potreros como “…auténticas escuelas de delincuentes…”, esto motivó a impulsar a través de la Fundación Eva Perón competencias deportivas. En estas competencias deportivas a los chicos se les hacían: análisis clínicos, odontológicos, radiológicos y electrocardiogramas.

También creó: 1- la Escuela de Enfermería Eva Perón, en 1951 habían formado 5.000 profesionales; 2- crearon el tren sanitario justicialista “Eva Perón” que llevó la salud pública a poblaciones subrurales de todo el país, hacía radiografías y análisis de sangre; 3- construyeron 4 policlínicos; etc. .

Cuando fallece Eva Perón, se distancia políticamente de muchos dirigentes peronistas. En 1954 Teisaire es nombrado vicepresidente, esta situación aumenta el aislamiento de Carrillo en el gobierno de Perón después de la muerte de Evita. En este contexto, decide abandonar La Argentina y viaja a los EE UU.

En una carta que Ramón Carrillo le escribe a Juan Domingo Perón el día 31 de julio de 1954: “…No crea Ud. que estoy divagando sino que, todo lo contrario, marcho hacia lo práctico que es, precisamente, el objeto de mi conversación de hoy con Ud.

El radar, la V2, la bomba atómica, la penicilina, fueron posibles gracias a organismos estatales como el que propicio. Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, tenían durante la guerra pasada el necesario contralor sobre la investigación científica, como para que se concretaran esos verdaderos milagros de la mente humana.

Yo estuve en Holanda y en Alemania, los cinco años anteriores a la última guerra y me di cuenta antes de volver a la Argentina, que se estaba preparando la guerra de los “laboratorios” donde yo trabajaba sobre fatiga y sobre drogas contra la fatiga, que luego utilizaron las fuerzas blindadas para hacer marchas de cinco y seis días sin dar descanso a la tropa.

Esos organismos estatales continúan hoy su silenciosa tarea, trabajando en íntima comunión con lo más puro de la intelectualidad de cada país y del mundo entero. Ud. mismo lo dijo en cierto momento…..”.

Luego del golpe de 1955 que derroca a Perón, hay una campaña difamatoria sobre la persona de Ramón Carrillo. Entre los diarios de la época que lastimaron la persona de Carrillo estaban algunos que hoy circulan.

Hoy en plena crisis de pandemia del COVID-19 podemos presenciar acá en La Argentina a periodistas hablando bien o mal de tal o cual vacuna de uno de estos laboratorios transnacionales. Cuando leemos esos párrafos vemos que estas críticas tienen dos rasgos, a saber: (1)- omiten la vacuna que está en desarrollo acá en La Argentina y (2)- critican a casi todas las vacunas, excepto una. ¿Será acaso que reciben dinero de esa vacuna que no critican y hacen lobby a favor de la misma?

Es sorprendente como en estas circunstancias hay gente que no vacila ganar dinero de cualquier forma.

Como comentario final, recordamos que el único gobierno que cerró el Ministerio de Salud y lo bajó al nivel de Secretaría fue el gobierno de Macri. Además, tenemos que recordar que también dio un golpe mortal a la I+D, cuando terminó con el Ministerio de Investigación.

No podemos dejar de recalcar que justo cuando terminaba su gobierno se desató la pandemia del COVID-19 en China, el momento en que más necesitábamos de ministerio de salud y de investigación científica para desarrollar un retroviral o una estrategia para controlar la pandemia. Ramón Carrillo es un ejemplo del cual aprender y repetir.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish