sáb. Dic 14th, 2019

La Insurrección.

Amplitud es el nombre del partido político fundado en 2014 por la entonces senadora Lily Pérez, y -por supuesto- es el concepto central del conglomerado de partidos precisamente llamado Frente Amplio. También es el significado de la Estrella abierta “amplia”, del logotipo de “Chile Vamos”.

La Evasión como máquina para generar la Insurrección está planteada en la obra del filósofo deconstruccionista Gilles Deleuze, y específicamente en el texto “Contribución a la Guerra en Curso”, en coautoría con Tiqqun, cuya portada reproducimos al inicio de este texto.


Por: Alexis López Tapia.


Tiqqun, de acuerdo a una de sus definiciones es: “el órgano de relación en el seno del Partido Imaginario. Tiqqun no es un autor, ni singular ni colectivo. Tiqqun no es tampoco, por tanto, un grupo, sino un medio a través del cual constituir como fuerza una posición”.

También es el nombre de una Revista francesa sobre filosofía, fundada en 1999, que ha tenido un cierto seguimiento por parte de los medios de comunicación desde noviembre de 2008 tras el arresto de Julien Coupat, uno de sus fundadores.

Julien Coupat (Burdeos, 4 de junio de 1974) es un activista político francés de la izquierda antisistémica. En noviembre de 2008 fue acusado de una tentativa de sabotaje de líneas de tren por la Fiscalía Antiterrorista francesa, y pasó seis meses y medio en la cárcel acusado de terrorismo antes de ser puesto en libertad bajo fianza. La policía gala le atribuye la autoría del ensayo “La insurrección que viene”, firmado por “El Comité Invisible”.

La última parte del libro entrega una prescripción para la lucha revolucionaria basada en la formación de comunas, o grupos de afinidad, en una red de trabajo secreta que construirá sus fuerzas fuera de la política convencional, y atacará en momentos crisis –política, social, ambiental– para impulsar una revolución anticapitalista.

La insurrección girará en torno a “la apropiación local del poder por la gente, del bloqueo físico de la economía y de una aniquilación de las fuerzas policíacas”.

Por su parte, el nombre Tiqqun es la transcripción afrancesada del término de origen hebreo Tikún Olam ( תיקון ), עולם un concepto de uso frecuente en el judaísmo tradicional empleado en la tradición cabalística y mesiánica, que significa -al mismo tiempo- reparación, restitución y redención, y que recuperan en gran parte, y entre otras, la concepción judía de la justicia social.

Una traducción simple sería “reparar el mundo”. El judaísmo reformista procura el activismo que incluye la justicia social y el cumplimiento de los preceptos (mitzvot) éticos de la Torá, a través del “Tikún olam” (la reparación del mundo), para el logro de la Era Mesiánica.

Es decir, se trata de un precepto teológico y escatológico, que anticipa y prepara la venida del Mesías judío y el Fin del Mundo.

En ese sentido, Tiqqun es similar al concepto de “Amplitud”, en hebreo “Rehobot” “lugar amplio, ancho”: el “tercer pozo” abierto por Isaac, Génesis 26:22, que evoca la bendición sacerdotal hebrea Birkat Kohaním (en hebreo kohen , ” ןהכּ sacerdote”, pl. ןה , ” ה נ ים kohanim”) y que, simbólicamente, corresponde al “Tercer Templo”, el del “fin de los tiempos”10.

Amplitud es el nombre del partido político fundado en 2014 por la entonces senadora Lily Pérez, y -por supuesto- es el concepto central del conglomerado de partidos precisamente llamado Frente Amplio. También es el significado de la Estrella abierta “amplia”, del logotipo de “Chile Vamos”.

Pero ¿qué tiene que ver todo esto con lo que está sucediendo en Chile ahora mismo?

TODO

Aquí no se trata de que conceptos teológicos absolutamente respetables del hebraísmo estén siendo mal utilizados por sectores de la izquierda radical, anarquistas, y grupos anti y a sistémicos: se trata de que esos conceptos apuntan a una cuestión fundamental que posiblemente usted mismo ha tenido que vivir en estos días: la sensación de “caos total”, del “fin del mundo”, que para ellos simplemente significa “crear el caos para lograr el fin del mundo” (capitalista).

¿Por qué cree que a veinte días del inicio de la insurrección continúan provocando incendios, realizando robos, saqueos, destruyendo monumentos, atacando a carabineros, paralizando el tránsito, realizando barricadas, fogatas, marchas “pacíficas” y protestas día tras día, pese a que todos los sectores políticos -a excepción del Partido Comunista (PC), el Frente Amplio (FA) y el Partido Socialista (PS)-, han rechazado y condenado totalmente la violencia?

Porque no se trata simplemente de “demandas sociales” -las hay y absolutamente legítimas, nadie discute eso, ni aquí lo haremos-, ni de simples “reformas”, ni tampoco de lograr una “Asamblea Constituyente”, que ciertamente es el objetivo estratégico del PC, FA y PS: se trata literalmente de “expandir el caos” para lograr el “fin de mundo” como hasta ahora lo hemos conocido en Chile, y por eso lo anterior no tiene ninguna importancia para quienes están llevando a cabo la insurrección revolucionaria que estamos viviendo. Lo veremos a continuación.

Es posible que usted haya visto en la calle este símbolo: una estrella de ocho puntas terminadas en flechas -llamada la “Estrella del Caos” o “Caósfera”-, que representa la expansión y “dispersión de la violencia y el desorden en la sociedad, para mantenerla en un estado de miedo constante”11.

Este símbolo se originó en una escuela heterodoxa de magia post-moderna en los años ’70, basados entre otras fuentes en el reconocido mago satanista Alesteir Crowley y fue rápidamente expropiado y resignificado por determinados sectores del Anarquismo Insurreccional a nivel mundial.

Estrella del Caos o Caósfera

En algunos casos, el mensaje es explícito, aunque usted desconozca el significado de la estrella: “Caos”, “C OS”, “KAOS”, o más elaborado aún, como “El principio del FIN del Burgo”, se encuentran junto a otras consignas más básicas como “Yuta (policía) Asesina!”, “Fuego a la Yuta”, y muy numerosos “ACAB” o “A.C.A.B.”, sigla que remite a la frase en inglés “All Cops Are Bastards”.

Aunque esta sigla fue registrada desde los años ’20 en la población penitenciaria de inglaterra, su popularización comenzó en 1982, año en que el grupo británico de música Oi! “The 4 Skins” lanzó el álbum “The good, The Bad and The 4 Skins” encontrándose en la carátula del álbum un dibujo de unos policías debajo de la descripción “The Bad”, conteniendo en su interior en el tema número 12 una canción titulada “A.C.A.B.”. De hecho, la sigla es reemplazable por su acrónimo numérico: 1312 con el mismo significado, ya que los números remiten a la posición de las letras en el abecedario.

Junto a todo lo anterior, en los mismos muros y compartiendo espacio, usted también verá otro tipo de rayados, más crípticos, aunque en algunos casos acompañados de mensajes muy explícitos: pentagramas simples, dobles e invertidos, cruces invertidas, rostros demoniacos, imágenes de sacerdotes y monjas con ojos blancos (“poseídos”), el “número de la bestia” 666, “Satan Rules”, “Satán es mi Pastor”, y así… Y junto a ellos o con ellos, rayados de las “Barras Bravas”.

¿Caos? ¿Terror? ¿Magia? ¿Satanismo? ¿Anarquismo Insurreccional? Pero ¿qué tiene que ver todo eso con las “demandas sociales” que -supuestamente- son la base de las protestas en todo el país?

La tarde del 24 de noviembre de 2014, un grupo de 7 u 8 personas vestidas con “overoles blancos” -de los que son utilizados para pintar-, salió de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, y atacó con “bombas molotov” el cuartel de la PDI que se encontraba al frente, en la misma calle Condell, en Providencia.

Amarraron con cadenas el portón de acceso al estacionamiento y a la puerta peatonal. Atacaron con los elementos incendiarios a la vez que impedían la salida de los funcionarios de la PDI que allí se encontraban y el ingreso de personas a prestar auxilio a quienes estaban al interior.

El resultado: tres personas terminaron con lesiones y tres vehículos resultaron quemados. La acción fue íntegramente grabada por un testigo y ese registro, junto a evidencia física, sirvió para detener, procesar y condenar a tres de los autores del ataque 12.

El jueves 9 de junio de 2016: “En el marco de una protesta estudiantil en Santiago de Chile, delincuentes ingresaron a la Iglesia de la Gratitud Nacional, en la esquina de calle Cumming con Alameda, la principal avenida de la capital. De acuerdo con las imágenes de fotógrafos y de las cámaras de seguridad, cerca de 10 vándalos sacaron a la calle una antigua imagen de un Cristo crucificado y, en plena vía pública, la azotaron contra el pavimento y la rompieron a patadas”, consignó, en España, el diario El País 13.

En 2017, a partir de un nuevo ataque en la Iglesia La Gratitud Nacional, los llamados “Overoles Blancos” volvieron a aparecer, y carabineros comenzó a investigar algunos grupos “inorgánicos anarquistas”, afirmando que: “No son las mismas personas que atacan en las manifestaciones; solo ocupan la misma vestimenta, una variación de la capucha. Como una simbología de resistencia”14.

9 de Junio de 2016, profanación del Cristo de la Iglesia de la Gratitud Nacional.

En Mayo de este año, un video grabado al interior de una sala de clases del Instituto Nacional, mostró como dos personas vestidas con “Overoles Blancos”, interrumpieron la clase de música que estaba dictando el profesor Claudio Púa, y arengaron a los estudiantes presentes llamándolos a una nueva toma, afirmando: “Una (toma) en la cual vamos a hacer un espacio reflexivo, tocata, comida con ningún tipo de carne ni animales. No para venir a robar, bacilar, ni venir a tomar”. Y claro, en las protestas estudiantiles que se habían hecho “normales” en el Instituto Nacional -desde donde comenzó la Evasión en el Metro Universidad de Chile el viernes 18 y en días anteriores- uno de los actores permanentes eran supuestos estudiantes, vestidos con “Overoles Blancos”15.

Mayo 2019 “Overoles Blancos” con pasamontañas “diabólicos” interrumpen clase de 7° básico en el Instituto Nacional.

El 13 de septiembre pasado, más de 20 jóvenes vestidos con uniforme escolar o con overoles blancos acorralaron a un carabinero de Fuerzas Especiales, al interior del Liceo de Aplicación, hasta dejarlo tirado en el suelo. Entre todos, lo golpearon con un balde, le tiraron sillas y mesas y luego, uno vestido de overol, le lanzó una bomba molotov a un metro de distancia. Él fue uno de los cinco uniformados heridos ese día.

Según información de Carabineros, existen ocho tendencias violentistas distribuidas en cuatro establecimientos. Todas se desprenden del colectivo Secundarios en Rebeldía (SER), una organización fundada en 2013 de la mano de los colectivos “Darío Rebelde” (del Liceo Darío Salas) y “Aplica Praxis” (del Liceo Aplicación), dos grupos que apuestan por la llamada “acción callejera”.

A ellos se suman los Colectivos Aplícate, Acción Colectiva y Colectivo Autónomo: grupos compuestos por estudiantes de tendencia anarquista del liceo de Aplicación; Borgoño Rebeldía Organizada (BRO) y Trawun, del Liceo Barros Borgoño. En el INBA está “INBA Consciente y Rebelde” (ICR)16.

Los “Overoles Blancos” son activistas de grupos anarquistas insurreccionales que operan en y desde diversos colegios “emblemáticos” de la Capital, tanto de hombres como de mujeres.

El ICR también tiene presencia en otros establecimientos, como los liceos Número 1 y Número 7 de Niñas, Tajamar y Carmela Carvajal y el propio Instituto Nacional.

El general inspector de Carabineros José Rivera, jefe de la zona metropolitana, explicó que se han registrado eventos en que Carabineros ha detenido a los responsables y ha incautado medios de prueba, como overoles y elementos para la confección de estos artefactos incendiarios. “Estamos intensificando el trabajo de inteligencia, para la búsqueda de información de utilidad, a fin de que nuestros analistas la entreguen a los carabineros territoriales. No nos conformaremos hasta que este problema quede erradicado”, detalló.

El análisis de la policía uniformada también determinó que podría existir algún grado de influencia del colectivo llamado “Los Monos Blancos”, que nació en Italia en 1997 en contra del G-8 y el capitalismo, y que se caracterizaba por protestar usando overoles blancos.

El edil de Santiago señaló que la identificación de estas personas “es más bien un trabajo de inteligencia de Carabineros”. Destacó que, pese a que han tratado de dar con los cabecillas, “no es tan fácil, porque no tenemos un interlocutor válido a rostro descubierto. Aquí hay una organización y una concertación para tratar de generar este caos en la educación pública. Estoy seguro de que hay un grupo que los financia y coordina”.

En manos de las autoridades también se manejan antecedentes de que estos actos nacieron por una falta de legitimidad de las dirigencias tradicionales entre los secundarios de la comuna de Santiago. Ven que muchos de sus líderes se convirtieron en figuras públicas, lo que no fue bien visto por los grupos más radicales.

Terrorista que se adjudica fabricación de bomba en Vicuña Mackenna: “Cualquier atentado contra el pueblo es válido y necesario”

Finalmente, y para no abundar en exceso, otro de los grupos que ha estado fuertemente implicado en ataques al Metro, así como en un atentado fallido al propio presidente de la empresa, Louis de Grange, es “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje”, cuyo “Comunicado N° 89” reproducimos en parte en la portada de este texto17. Junto con ese comunicado, publicado el pasado 25 de octubre, por primera vez ITS aparece en una foto grupal, cuyo nombre de archivo es 333333333333: es decir 666 666.

“(…) NO “le tienen más animadversión a la gente que era de la Concertación que a la misma gente de derecha”: les da exactamente lo mismo si asesinan a alguien de derecha, de izquierda, de arriba, de abajo, negro, blanco, chino, judío, palestino, heterosexual, homosexual, hombre o mujer, niño o anciano, discapacitado o campeón olímpico, pobre o rico, tonto o inteligente. Para ellos, cualquier Humano civilizado merece estar muerto.18”

¿Recuerda lo que decía Deleuze en “Contribución a la Guerra en Curso” que citamos anteriormente?: “el terror y la crisis son, ante todo, maneras de gobernar”.

¿Recuerda cómo -supuestamente- partió la llamada “crisis social” el pasado viernes 18 de octubre?: con la Evasión de un grupo de estudiantes del Instituto Nacional en el Metro Universidad de Chile. O al menos, esa es hasta ahora la versión oficial.

© Diario el Minuto, innovación digital. Todos los derechos reservados & Oed Marcelo | Teléfono: (56-2) 232829875 | contacto@elminuto.cl
Abrir chat