mié. Nov 20th, 2019

Decisión Ciudadana: ¡Sanción Política!

Por :: Gary Ayala Ochoa El referéndum planteado por el gobierno del presidente Martín Vizcarra Cornejo para lograr la viabilidad de una mejor gobernanza y además para consultar la valoración de la ciudadanía sobre el Congreso de la República le ha sido favorable; predispuso el vox populi, vox dei que necesitaba para enfrentar al poder Legislativo. Se vienen cambios en todos los frentes políticos y todos piensan en el Bicentenario del año 2021.

El referéndum planteado por el gobierno del presidente Martín Vizcarra Cornejo para lograr la viabilidad de una mejor gobernanza y además para consultar la valoración de la ciudadanía sobre el Congreso de la República le ha sido favorable; predispuso el vox populi, vox dei que necesitaba para enfrentar al poder Legislativo. Se vienen cambios en todos los frentes políticos y todos piensan en el Bicentenario del año 2021. 

Escribe: Gary Ayala Ochoa

El nuevo millón de jóvenes electores peruanos que junto a los veintitrés millones ya existentes votó en el referéndum propuesto por el poder Ejecutivo confirmó este domingo 9 de diciembre un resultado que ya se había anunciado en las redes abrumadoramente. El epicentro del suceso fue la sanción ciudadana al sistema político colapsado moralmente y concentrado principalmente en el Congreso de la República.

El ciudadano de a pie le bajó el pulgar a quienes considera problema y no solución, a quienes no les otorga la investidura de su confianza, a quienes habitualmente observa en el mejor de los casos en un hilarante meme si es que no lo contempla con indignación en un titular con un nuevo caso de corrupción. El perfil del político peruano allegado a las organizaciones que asomaron al poder ha sido descalificado democráticamente.

Un aspecto destacable ha sido la campaña de propaganda sostenida en redes por la ciudadanía y colectivos que sin estar vinculados formalmente al gobierno central -que carece de partido político de respaldo- impulsó una estrategia viral feisbuquera y tuitera hasta lograr con su animada decisión el final de una era política para cuestionados congresistas, a  cambio, no tomarán el palacio legislativo al estilo Fuenteovejuna.

Los miembros de las propias organizaciones políticas del poder legislativo han visto estupefactos la contundencia de los resultados, un aproximado del 86% del electorado los rechaza en las cuatro interrogantes propuestas. Habían percibido el descontento, pero no sabían que eran pollos caminando sin cabeza.

Las respuestas aprobadas con un SÍ para que una Junta Nacional de Justicia sea integrada en adelante por magistrados ganadores de procesos de evaluación; para que el financiamiento de los partidos sea equitativo y no expuesto al lavado de activos; para que los actuales congresistas -de frustrante actuación- no sean reelectos; y con un NO para evitar el retorno de la bicameralidad (que permitía una argucia de reelección de los actuales congresistas al escaño de senadores), ha cambiado el escenario político.

Las organizaciones políticas tendrán que variar sus estrategias (algunas su modus operandi). Tendrán que replantear y pensar en nuevas generaciones de militantes, esta vez con formación política, con mensaje principista y noción de servicio, con visión país y sobre todo, con decencia.

Pertinente es señalar que el motivo original de este acto electoral consideró solo la segunda vuelta para la elección de 15 autoridades regionales, pero el proceso principal fue desbordado por el proceso anexo al punto de imponerle su propia denominación: Referéndum.

“En el Congreso se necesita experiencia, no es posible que ingresen personas que recién van a aprender”, fue el argumento de los actuales congresistas, de comentaristas en sintonía con organizaciones políticas de bancada congresal, hasta de algunos periodistas que apoyaron sorprendentemente la reelección congresal. Según esta lógica, los actuales padres de la patria son depositarios del sistema democrático, ejemplo de eficiencia legislativa y modelo de pudor en el Estado. La ciudadanía no les creyó esta vez.

El resultado del referéndum no es la panacea para la crisis que este sistema político adolece, pero es un hito que marca una posición y actitud ciudadana frente a la corrupción y a la práctica política de las últimas tres décadas. Se ha votado contra aquellos que expresan prontuario político antes que experiencia política.

Hay una tarea por resguardar los resultados del referéndum, habrá que estar atentos a la reacción de quienes vieron un revés en este proceso, de algún modo los perdedores intentarán reciclarse en el poder, por ello, debe actuarse sobre nuevos espacios y condiciones para contar con nuevos cuadros políticos y una nueva institucionalidad de partidos vía una nueva ley. Asimismo, resulta muy pertinente decirlo: No se ha girado un cheque en blanco al poder Ejecutivo.    

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish