dom. Ago 25th, 2019

Diario el Minuto

Detenidas obligadas a desnudarse en la segunda comisaria de Temuco.

A los detenidos hombres no los desnudaron. Por último, la amparada hace presente que su padre es funcionario de carabineros, por lo que portaba en el momento de la detención un llavero con su fotografía, por tanto las funcionarias que la desnudaron comenzaron a descalificarla como hija de funcionario, diciéndoles: oh que verguenza, para tener un hijo así , mejor no tener....

Se acogió el recurso de amparo deducido en representación de dos detenidas que denuncian haber sido vejadas en Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, tras ser detenidas en la plaza Dagoberto Godoy de la ciudad, en horas de la noche del 18 de noviembre del año pasado.

La afectada, Daniela Peña Guzman, relata que se encontraba sentada en una banca de la plaza junto con su pareja Lino Curiqueo, caminando hacia su casa, instante en que es detenida sin mediar provocación y sin darse cuenta de la acción de Carabineros.

Manifiesta que de pronto siente un tirón por la espalda, percatándose que funcionarios de fuerzas especiales de carabineros, aproximadamente cinco la tironearon para tomarla detenida, agarrándola violentamente para subirla a un carro policial.

Por su parte, a su pareja Lino Curiqueo le rompen la mochila producto del actuar brusco de los funcionarios de carabineros. A ambos lo suben a una micro, la cual va parando de vez en cuando para subir a otros detenidos.

En el trayecto la micro se detiene y los traspasan a otro vehículo policial, una  zapatilla , ah los esposan y los suben todos apretados al carro policial, en total logra ver a 7 personas detenidas, entre ellos 3 varones y 4 mujeres. Fueron todos llevados esposados hasta el consultorio Miraflores, lugar donde es atendida en presencia de los funcionarios aprehensores.

La amparada sintió deseos de orinar, desde que se encontraba en el carro policial, por tanto solicita al médico 
autorización para pasar a un baño, sin embargo este al preguntar a la carabinera, habria obtenido respuesta negativa.

Terminado el trámite de constatación de lesiones fue trasladada hasta la 2da Comisaria de Temuco, en una sala 2 funcionarias mujeres le piden que se desnude,ella se nega, acto seguido solicita ir al baño, pero ambas funcionarias se lo negaron sin atender la urgencia biolígóca, insistiendo en que debía desnudarse, sin embargo era tanta la necesidad biológica de orinar que no quiso mojar sus ropa, por lo que optó por hacer sus necesidades en el mismo lugar donde se encontraba, ante las funcionarias.

Su actitud molestó de tal forma a las funcionarias que comenzaron a insultarla verbalmente agrediéndola psicológicamente, mientras la desnudaron por completo para revisarla, la obligaron a hacer cuclillas y ponerse en esa posición en contra de la pared (una funcionaria estaba con su celular en mano al parecer sacando fotos), luego, estando desnuda aun, le hicieron revisar su mochila, sin permitirle vestirse antes, sino que tuvo que mostrar su cuerpo desnudo ante las funcionarias agresoras, que permanecían muy cerca de su cuerpo, no portaban identificación, sin embargo escuchó que a una de ellas la llamaron con el nombre de Ramírez.

Estando en la celda comentaron entre las detenidas el trato denigrante recibido, a todas las mujeres las desnudaron e hicieron realizar acciones de humillación, como agacharse y mostrar sus partes íntimas, además de percatarse que una de las funcionarias las fotografiaba o grababa mientras estaban desnudas en la sala. Hace presente, que esa actitud no fue así con los hombres, los cuales tuvieron un trato diferenciado en relación a ellas. 
En cuanto a la amparada, Lourdes Rodriguez Alveal, señala haber sido detenida el día domingo 18 de Noviembre de 2018, después de una manifestación que hubo en la plaza Dagoberto Godoy, Lourdes se encontraba en el baño de la plaza, instante en que entran varios funcionarios de carabineros de fuerzas especiales a tomarla detenida al interior del baño, la agarraron entre 3 carabineros aproximadamente, la subieron a un carro policial donde no había ningún otro detenido, solo funcionarios de carabineros hombres.

De a poco fueron subiendo a más detenidas, con las cuales converso después en la comisaria, identificándolas como Daniela Peña, Mariana (no recuerda apellido y Scarlett Llancanao, a esta última la tiraron como un bulto al vehículo, también refiere que vio cuando tomaron detenida a Daniela y su pareja, quienes estaban caminando en la plaza.

Fueron trasladadas a constatar lesiones al Consultorio Miraflores, la cual fue realizada en presencia de los funcionarios aprehensores.

Posteriormente fue llevada a la 2da Comisaria de Temuco, lugar donde la obligaron a quitarse la ropa, ella se negó a hacerlo insistentemente hasta que se dio cuenta que una carabinera se acercó con la clara intención de quitarle la ropa por medio de la fuerza, por lo que tuvo miedo y accedió a quitarse sus vestimentas. Una vez desnuda la obligaron a hacer sentadillas, varias veces, para observar su vagina.

Las 2 carabineras que realizaron el procedimiento, además de cometer un trato vejatorio hacia la amparada, en todo momento hacían comentarios de trato discriminatorio, haciendo sentir humillada y nerviosa a la amparada.

No pudo identificar a las funcionarias, haciendo presente, al igual que la amparada anterior, que una de ellas portaba su celular en posición de fotografiar su cuerpo desnudo. A mayor abundamiento, entro un funcionario hombre mientras se encontraba desnuda, lo que le provoco un sentimiento de vulnerabilidad mucho mayor.

A los detenidos hombres no los desnudaron. Por último, la amparada hace presente que su padre es funcionario de carabineros, por lo que portaba en el momento de la detención un llavero con su fotografía, por tanto las funcionarias que la desnudaron comenzaron a descalificarla como hija de funcionario, diciéndoles: oh que verguenza, para tener un hijo así , mejor no tener.

Refiere que ambas amparadas refieren no haber sido informadas sobre los motivos de su detención, ni haberle leído sus derechos, le hicieron firmar un documento previo a ser liberadas.

Considera los estándares establecidos en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, estando el Estado de Chile, obligado a respetar las resoluciones emanadas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en virtud del control de convencionalidad, planteando la obligación que tienen los operadores de la justicia, de verificar la compatibilidad de normas y principios de la Convención Americana de Derechos Humanos, donde la jurisprudencia de la Corte Interamericana y los demás tratados sobre derechos humanos de los cuales el Estado sea parte, lo que evidentemente incluye a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer y al Convenio 169 de la OIT.

Sostiene que la seguridad también puede entenderse como la protección contra toda interferencia ilegal o arbitraria de la libertad física, no existiendo justificación alguna de parte de la funcionaria de Carabineros aprehensora acorde a la dignidad de la detenida para desnudarla lo que constituye una acción no ajustada a derecho, y por lo tanto ilegal, que implica una afectación a la libertad personal y seguridad individual más allá de lo razonable.

En efecto, una de las garantías específicas de la seguridad individual, en conformidad al Derecho Internacional de los Derechos Humanos es: El derecho a recibir un trato digno en los recintos de detención o prisión.

Dicha garantía en los hechos denunciados ha sido conculcada, toda vez que las amparadas fueron sometidas a un trato vejatorio como mujer viéndose afectada su integridad psicológica, y su derecho constitucional a la intimidad.

En el caso sub lite el procedimiento de desnudamiento personal que denuncian las afectadas le irrogaron una profunda angustia psicológica, menoscabo en su personalidad y en su capacidad mental, agravada por su condición de mujer, como sujeto de derechos relevante para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Los registros o requisas personales son un tema muy sensible para todas las personas detenidas, pero es un tema especialmente sensible para las mujeres pues estos causan humillación afectando la dignidad integridad de las mismas con consecuencias en su integridad personal en relación con su seguridad individual, haciendo presente, que incluso una de las amparadas se le negó una necesidad básica, biológica, como lo es concurrir a un sanitario a orinar, lo que tuvo que realizar delante de las funcionarias evitando un mal mayor.

Afirma que la actuación de Carabineros de Chile constituye un atentado en contra de la dignidad de las amparadas en su condición de mujeres, haciendo presente la infracción a la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención Interamericana para Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, dando cuenta que los 3 hombres detenidos el mismo día que las amparadas, no fueron desnudados, ni tuvieron un trato discriminatorio hacia ellos, al contrario, se notó el trato diferenciado respecto de las mujeres, lo que se puede ratificar a través del testimonio de la pareja de una de las amparadas, Lino Curiqueo, quien no fue desnudado ni humillado en los calabozos de la 2da Comisaría, alegando solo respecto del trato desproporcionado en el uso de la fuerza por parte del personal aprehensor al momento de ser detenido.

Bajo tales circunstancias –continúa–, a juicio de esta Corte, frente a denuncias realizadas por parte de ciudadanas detenidas, no resulta razonable que la institución recurrida no cuente con los medios suficientes para controlar y registrar de forma eficiente tales circunstancias, evitando de esta forma que la investigación quede sujeta a meros registros de papel y a declaraciones de los propios funcionarios policiales involucrados en los hechos, los que por lo demás en oportunidades anteriores han generado acciones judiciales como las que ya ha conocido en otras ocasiones esta Corte, sin que Carabineros demuestre, hasta ahora, haber adoptado las medidas necesarias para evitar estos reprochables hechos, que para el caso de ser efectivos, constituyen, por cierto, un atentado a la dignidad de las mujeres detenidas, motivo por el que se deberá acoger el recurso en este aspecto en virtud de las facultades oficiosas que permite el amparo constitucional, sin perjuicio de remitir los antecedentes al Ministerio Público, con el fin de investigar los hechos que pudiesen ser constitutivos de delito.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish