Vie. Ene 15th, 2021

El Amor de Chillan por “El Consomé”

Compartir

El Domingo recién pasado Ñublence de Chillan logro un ascenso esperando por 5 largos año. Siempre es difícil volver a la división de honor y sobretodo para un club de provincia, hoy afortunadamente la región más joven del país tiene un equipo que jugará contra los mejores del torneo nacional.

Por: Alexis López | El Minuto de Chile


Al escuchar el nombre del estadio donde tiene su localía, “la longaniza mecánica” me llamo la atención que siempre he escuchado hablar del “Nelson Oyarzun”, pero nunca había revisado quien era este héroe Chillanejo.

Nelson Oyarzun Arenas, nacido en Valparaíso y radicado a corta edad en Santiago. Curso su enseñanza media en un Liceo José. Victorino Lastarrias, para luego estudiar en Hamburgo para convertirse en preparador físico. 

Al volver a Chile le pusieron el nombre de “Consomé Oyarzun” debido a que esté alimento era parte de los alimentos ingeridos por sus jugadores en los entretiempos, estás sopas con algunas verduras y huevo eran servidos con la escusa de que ” en Europa se toma esto para reponerse para el segundo tiempo”. Nelson fue D.T en varios equipos en nuestro país, pero donde marco historia fue en Ñublense, equipo donde recaló después de ser despedido de Universidad de Chile.

Estadio Nelson Oyarzun Arenas.


El equipo Chillanejo que siempre ha sido un equipo de medianía de tabla para abajo, en 1978 con Nelson Oyarzun seguía la tendencia de un equipo que pelea por salvarse del descenso. 

El Consomé dirigió el equipo por 8 meses, etapa de su vida donde enfermó gravemente, pero con el cáncer a cuestas seguía trabajando y acompañando al equipo en la cancha. Semana tras semana se veía al técnico cada vez más delgado, golpeado por la enfermedad que lo aquejaba, hasta que el 10 de septiembre del 78 no llego a la cancha, porque estaba en el Hospital Clínico Martin.

Ese día Nelson le dió las indicaciones técnicas a su hermano Gastón y este se las dió al capitán de Carabineros Fernando Chesta. El uniformado de dirigió al Hotel donde concentraba el cuadro sureño.  Esto fue lo que alcanzo a decir antes de que la emoción propia y del equipo no lo dejarán terminar

“Pídele al plantel, que, si mañana algo me pasa, luchen con el mismo corazón y voluntad que tuvieron en todos los partidos. Dile a Pancho Cuevas que haga de la cancha todas las locuras que el sabe, que Bonhome juegue como un tanque, que Cerenderos continué siendo la muralla impasable en la defensa y que Aballay corra con sus siete pulmones…”

Ese día al terminar el cotejo, el marcador decia que Ñublence había vencido 2-1 a Colo-colo y con los parlantes del estadio el locutor daba la triste noticia que Nelson “el Consomé” Oyarzun había fallecido.

Un semana más tarde el estadio cambio de nombre para llamarse Estadio Municipal Nelson Oyarzun, transformándose así en el héroe de toda una ciudad, debido a su gran compromiso y con el equipo que se convirtió en su última pasión.