El futuro de la última colonia en África: el Sahara occidental entre negociaciones y juego de las grandes potencias Francia, Rusia y Estados Unidos.

Si más de 43 años después de la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre el caso del Sáhara Occidental, y la salida del ex colonizador español y su sustitución por otro ocupante  en este caso Marruecos[1], la cuestión del Sahara occidental se encuentra todavía en un callejón sin salida a pesar de la dinámica actual[2].

Por: Ali Saharawi. Experto en el Sahara

No solo por el hecho de los dos actores en conflicto directo, el Frente Polisario y Marruecos, sino por la causa principal de la rivalidad de las grandes potencias, entre ellas Francia, Rusia y los Estados Unidos. Estos tres estados tienen diferentes cálculos estratégicos y su juego ha tenido repercusiones negativas en la autodeterminación del pueblo saharaui.

Durante la Guerra Fría, la cuestión del Sáhara Occidental quedó congelada a pesar del hecho de que se trataba de una descolonización inacabada.

Y durante el período posterior a la guerra fría, la cuestión saharaui fue congelada una vez más a pesar del establecimiento por parte del Consejo de Seguridad de la misión de la MINURSO[3] (con objetivo principal organizar el referéndum en el Sáhara occidental), porque para ellos es un conflicto de baja intensidad sin sangre y sin amenaza para la seguridad global.

 

En consecuencia, el Consejo de Seguridad traiciona la cuestión de la autodeterminación del pueblo saharaui, por este razón la mantiene en el capítulo VI[4] para permanecer más tiempo en las interminables negociaciones sin resultado.

Es por eso que en este escrito, intentamos demostrar cómo el juego de Marruecos y Francia es un juego bien calculado, para un solo objetivo modificar el principio básico de la cuestión saharaui, que es la autodeterminación del pueblo saharaui, ayudado por la rivalidad de acercamientos entre las grandes potencias.

En esta óptica, el Consejo de Seguridad ha permanecido hasta el día de hoy sin su papel como garante de la legalidad internacional, de los principios de derechos humanos y de la aplicación de las resoluciones de la ONU debido al veto francés.

Sudáfrica arremete contra la ONU por el Sahara Occidental

Ante esta situación lamentable, cómo puede el pueblo saharaui defender su derecho a la libre autodeterminación y respetar su destino de manera democrática y sin ninguna restricción si no hay un cambio de estrategia de las grandes potencias, sin embargo creemos que ha llegado el momento de que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad resuelvan la cuestión saharaui sobre la base del derecho internacional de autodeterminación, lejos de los cálculos de la guerra fría.

1-Las causas de un bloqueo

El principio de derecho en el que las Naciones Unidas han estado considerando la cuestión del Sáhara Occidental desde 1966, es el del derecho de los pueblos a la libre autodeterminación. En otras palabras, el derecho a la autodeterminación, asimilado, el derecho a la independencia y la secesión.

Establecida en el momento de la descolonización, la asimilación entre la autodeterminación y la independencia constituye de hecho la base sobre la cual se circunscribe la cuestión del Sáhara Occidental, porque es de naturaleza colonial.

Si es necesario, hay que recordar que la cuestión del Sáhara Occidental es una cuestión de descolonización tradicional, donde la autodeterminación debería llevar a la independencia automática, como lo demuestra la historia de Namibia y Timor Oriental como ejemplo.

Es por esta razón que Marruecos intenta con todos los medios mantener al Sáhara Occidental bajo su soberanía, porque sabe perfectamente y de antemano que cualquier referéndum conducirá automáticamente a la independencia y los ejemplos citados anteriormente ilustran nuestras observaciones.

En esta perspectiva que nació el bloqueo marroquí- francés contra cualquier solución a favor del pueblo saharaui.

El primer bloqueo fue el organismo electoral elegible para participar en el referéndum. Marruecos llevará a más de cien mil personas para cambiar el censo inicial establecido por el ex colonizador español. En segundo lugar, poniendo restricciones a cualquier contacto entre la MINURSO y la población indígena.

Y en tercer lugar, para Marruecos la misión de la MINURSO es una misión de alto el fuego y no para organizar el referéndum porque Marruecos asimila el Frente Polisario a un grupo separatista. Demonizar al Frente Polisario enfrente de la comunidad internacional.

Por lo tanto, y por las razones expuestas anteriormente, Marruecos considera al Sáhara Occidental como una región marroquí y no puede estar sujeto a la autodeterminación. Es decir, que la doctrina y el enfoque marroquí de las negociaciones actuales consideran solo la opción de la autodeterminación interna y no una autodeterminación de forma externa para resolver la cuestión saharaui.

Sin embargo, el principal problema de bloqueo se debe a la posición contra productiva y negativa de Francia en el consejo de seguridad y en el grupo de amigos del Sáhara Occidental, donde Francia tiene un papel clave en cualquier solución futura.

Para Francia, desde el punto de vista Geopolítico, la cuestión del Sáhara Occidental entra en su zona de influencia, sigue en la misma perspectiva de la división de los territorios coloniales entre los Estados europeos resultado de la Conferencia de Berlín de 1885.

Distorsionar la naturaleza del conflicto del Sáhara Occidental y aportar soluciones políticas que no respetarán el derecho internacional de autodeterminación (que es un principio del jus cogens[5]), por otras alternativas de la real política, como la de la autonomía bajo soberanía de Marruecos, demuestran la ineficacia del Consejo de Seguridad para proteger al pueblo saharaui y otorgarle su derecho legítimo, inmaterial y legal a la libre autodeterminación.

En nuestra opinión, es el consejo de seguridad el que alimenta la situación de bloqueo por su inercia y  nunca tuvo el peso de resolver la diferencia de interpretación entre Marruecos y el Frente Polsiario a través de la aplicación de las disposiciones del capítulo VII[6].

2-Falsas respuestas del Consejo de Seguridad

En febrero de 2000, el Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan Hablé abiertamente por primera vez sobre la necesidad de una solución política para resolver el conflicto sobre el Sahara Occidental a través de conversaciones directas entre las dos partes en el conflicto Marruecos y el Frente Polisario.

Y por lo tanto, con miras a lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que permita la autodeterminación de la población del Sáhara Occidental.

Por este nuevo enfoque el Consejo de Seguridad puso aceite al fuego mientras le daba a Marruecos más espacio para jugar la carta de ocupación de facto.

En este contexto; la cuestión del Sáhara Occidental se ha convertido en una cuestión de real política[7] y no de derecho. Porque la intención de Estados Unidos y de Francia es ayudar a Marruecos a salir de esta crisis de legitimidad y legalidad por su ocupación del Sahara Occidental.

Como cualquier referéndum o elección, hay un ganador y un perdedor, Francia y los Estados Unidos quieren a toda costa salvar la cara de Marruecos ante el juicio de la comunidad internacional y del pueblo marroquí, porque  cualquier pérdida de referéndum representa una amenaza de legitimidad para la monarquía marroquí y que podría llevar a un cambio de régimen.

 Así, el enfoque geopolítico del Consejo de Seguridad nacerá sin ningún interés en los derechos o la razón de los pueblos, una vez más se eleva la primacía de la política sobre la ley y el derecho internacional.

Sin embargo, con el aumento del cambio estratégico global, especialmente con el desinterés de Estados Unidos en Medio Oriente por un gran interés para África, la amenaza terrorista en el Sahel y en el Magreb y con la rivalidad entre los Estados Unidos y China en cuanto a los recursos naturales de África, todos estos factores contribuirán a la nueva dinámica de las negociaciones en curso sobre el futuro del Sáhara Occidental.

Por otra parte, los Estados Unidos descubrieron que Marruecos no quiere cambiar su actitud en ningún momento, prefiere el statu quo, y aunque es un aliado histórico de los EE. UU. Este último vio que su comportamiento amenaza la estrategia americano en África.

 En esta perspectiva, nacerán las nuevas dinámicas de la ONU en el Sahara Occidental.

3-La dinámica de las negociaciones en curso está circunscrita por la    

            rivalidad entre Francia, Rusia y Estados Unidos

Clásicamente, la rivalidad de los poderes se refiere a lo que la escuela realista llama la “política del poder», es decir, la política a la sombra de la guerra o la lucha de los Estados por el poder, la seguridad, la hegemonía, esferas de influencia, en definitiva, la geopolítica clásica desde la cohesión europea, al sistema bipolar de la guerra fría.

Pero desde el final del conflicto este-oeste, la imagen del mundo está completamente borrosa. Nuevas alianzas formando un sistema de naturaleza dinámica y de regulación proporcional según los poderes involucrados.

Los Estados Unidos de América permanecen, sin lugar a dudas, en la cima de la jerarquía de poder global, mientras que Francia se ha vuelto cada vez más secundaria[8] y Rusia está a cambio de convertirse en un poder militar indiscutible, su intervención en Siria es un ejemplo, mientras que China es una potencia económica mundial.

Y en la cuestión del Sáhara Occidental, solo Francia, Rusia y Estados Unidos, que tienen posiciones antagónicas sobre el conflicto. En el contexto actual, parece que Estados Unidos (Prefiere aplicar el plan de autonomía Baker II seguido de un referéndum de autodeterminación) domina la esfera del problema del Sahara occidental.

Si bien Francia (tiene una posición a favor de una autonomía bajo soberana marroquí) debido a sus problemas internos y su imagen cada vez más negativa en África a través de su intervención en Libia, Mali y el Sahel, ella ya no tiene Capacidad de poder para compensar a Estados Unidos en su búsqueda estratégica en el Sáhara Occidental. Mientras Rusia juega la carta de supervisor esperando el tiempo cero para obligar a los Estados Unidos a aceptar la posición rusa (que es más favorable a la legalidad internacional en el sentido de la autodeterminación clásica).

En conclusión, nos parece que tan pronto como las grandes potencias entran directamente en competencia y conflicto en lugar de los actores directos del conflicto, en nuestra opinión, es el primer paso antes de la resolución final del conflicto de la última colonia en África.

[1]Marruecos ocupa el Sáhara Occidental por el famoso tratado ilegal conocido como tratado de Madrid de 1975(Para comprender bien esta pregunta, le recomendamos que lea las páginas 351 a 357 del libro Un pueblo abandonado de los engaños en la descolonización del Sahara Occidental de ALBERTO MAESTRE FUENTES, Edición CHIADO Books, 2018.Marruecos: la ocupación del Sáhara Occidental (anteriormente Sáhara español) ha sido criticada repetidamente por la comunidad internacional. Durante la última década, sin embargo, Marruecos se ha opuesto al referéndum. En 2002, el rey Mohammed VI afirmó que “no renunciará a una pulgada de” Sahara Occidental

[2] Por primera vez desde 2012, el 5 y 6 de noviembre de 2018, los ministros de asuntos exteriores de Argelia, Marruecos, Mauritania y representantes del Frente Polisario se reunieron en Ginebra. Negociaciones bajo los auspicios de la ONU y dirigidas por su emisario, el ex presidente alemán Horst Köhler, quien se mostró entusiasta. “Una solución pacífica a este conflicto es posible, de acuerdo con nuestras discusiones, tengo claro que nadie gana para mantener el statu quo”, dijo a los medios de comunicación. La segunda ronda de negociaciones celebrada en Ginebra los días 21 y 22 de marzo se celebró con el mismo espíritu que la primera. Sin embargo, se debe saber que no hay una realización concreta ni en el terreno ni en la percepción de los actores en conflicto que permanecen acampados en su posición original.

[3] MINURSO: La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental.

[4] Ver Carta de las Naciones Unidas,  Capítulo VI: arreglo pacífico de controversias (desde el articulo 31 hasta el artículo 38)

[5]Paul Tavanier, l’identification des règles fondamentales – un problème résolu ?, in  CHRISTIAN TOMUSCHAT AND JEAN-MARC THOUVENINTHE FUNDAMENTAL RULES OF THE INTERNATIONAL LEGAL ORDER JUS COGENS AND OBLIGATIONS ERGA OMNES CHRISTIAN TOMUSCHAT AND JEAN-MARC THOUVENIN MARTINUS NIJHOFF PUBLISHERS LEIDEN/BOSTON, 2006

[6] CAPÍTULO VII: Acción en caso de amenazas a la paz( desde el articulo desde el articulo 39 hasta el artículo 51)

[7] Ver el libro muy interesante de John Bew,  Realpolitik history, Publisher: Oxford University Press, Year: 2015

[8] Bertrand BADIE,Nous ne sommes plus seuls au monde Un autre regard sur l’« ordre international », Edition: la decouverte,2016.

Apoya el periodismo Independiente