dom. Jul 21st, 2019

Diario el Minuto

El hallazgo del submarino ARA San Juan

Por : Jorge Alejandro Suárez Saponaro Una nueva etapa para saber sobre la verdad de esta tragedia. El día 17 de noviembre de 2018, los argentinos se vieron sorprendidos por una noticia, que muchos esperaban. El hallazgo del submarino ARA San Juan, perdido hace un año. Tema que hemos tocado en El Minuto. Este hecho habilita a la posibilidad de que los familiares de los 44 tripulantes perdidos con el buque, sepan la verdad de lo acontecido.

Una nueva etapa para saber sobre la verdad de esta tragedia.

El día 17 de noviembre de 2018, los argentinos se vieron sorprendidos por una noticia, que muchos esperaban. El hallazgo del submarino ARA San Juan, perdido hace un año. Tema que hemos tocado en El Minuto. Este hecho habilita a la posibilidad de que los familiares de los 44 tripulantes perdidos con el buque, sepan la verdad de lo acontecido.

El buque Seabed Constructor, de bandera noruega, perteneciente a la empresa Ocean Infinity informó haber hallado los restos del submarino ARA San Juan, luego de un año de incertidumbre, a 500 km de la ciudad sureña de Comodoro Rivadavia. Una zona que en su momento fue “barrida” y los buques que estaban desplegados no pudieron ubicarlo. Para no aburrir al lector sobre la búsqueda y las idas y venidas que ocurrieron, diremos que la citada empresa ubicó el submarino, cuyas fotos han recorrido el mundo  Lo que implica que la empresa estadounidense cobraría la recompensar de US$ 7.5 millones ofrecida por el Gobierno argentino. 

Según hemos observado por las fotos difundidas, el buque se encuentra con daños limitados, a pesar del lugar donde está. En un cañadón del lecho marino a 907 metros.  El buque está en el lugar donde el organismo internacional de monitoreo de explosiones nucleares, la  Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), informó de “falla acústica” y de “implosión”. El parte oficial de la Armada, en referencia al hallazgo decía El Ministerio de Defensa y la Armada Argentina informan que en el día de la fecha habiéndose investigado el (Punto Dato) POI 24 informado por la empresa Ocean Infinity, mediante la observación realizada con un ROV (vehículo de observación remota) a 800 mts de profundidad, se ha dado identificación positiva al submarino ARA San Juan”.

Las sensaciones de los familiares fueron diversas, pero en los casos que pudo observar este Corresponsal, fue la exigencia de una exhaustiva investigación, dado que gran parte de ellos, consideran que el naufragio del buque, no fue algo fortuito, o propio de una fatalidad, sino consecuencia de un estado de cosas dentro de la Armada, que por los constantes recortes de presupuesto, el mantenimiento y operatividad de los buques generaba dudas sobre la seguridad de esto.

Recordemos que el comandante del buque siniestrado, reportó un cortocircuito en el comportamiento de baterías, por la entrada de agua de mar.  Existen argumentos que indican que este hecho se debió al estado de mantenimiento inadecuado del buque. Versiones siempre contrarrestadas por expertos de la Armada, ex tripulantes, técnicos civiles. Incluso  emplearon como ejemplo las tragedias que afectaron a marinas punteras como Estados Unidos y Francia (mal de muchos, consuelo de tontos).

Sea como fuere, ninguno pudo eludir una dura realidad, la falta de inversión en mantenimiento y modernización de los medios de las Fuerzas Armadas.  No obstante sus argumentos, muy bien armados, pero que igual siguen cargados de ciertas contradicciones, su credibilidad en la opinión pública es variable. Incluso hay sectores, que siguen hablando que el buque fue hundido por el accionar de terceros, que van desde pesqueros que chocaron con el submarino, el ataque de un submarino británico, etc.

A priori, los restos como están,  indican que el hundimiento no fue un acto de “beligerancia” sino que debió a las causas antes aludidas. Queda en el debate, si esto fue por un buque viejo y mal conservado, o por una fatalidad.  El Ministerio de Defensa prometió dar a publicidad un extenso informe, elaborado por oficiales navales en retiro. Que sin ninguna duda, a nuestro entender será objeto de controversias. La credibilidad de la Armada como del Ministerio de Defensa, es muy baja entre los familiares. Nosotros consideramos que tienen muchas razones para ello.

Los medios tocaron entre otros temas, además de las causales del naufragio, con el incendio de las baterías, la posibilidad de reflotar el buque, dado que el casco resistente está intacto. Los familiares no solo quieren una pericia del buque, sino ver la posibilidad de recuperar los cuerpos de los tripulantes. Esto ha generado diversas conjeturas y especulaciones, dado la ubicación de la nave, la profundidad y las características del mar.  Los familiares expresaron que la empresa Ocean Infinity, tiene la capacidad para montar un operativo de rescate de los restos de la nave. 

El Ministro de Defensa, Oscar Aguad, adelantó que la Argentina no tiene medios para llevar  a cabo el reflotamiento/recuperación de la nave.  Esto puede ser llevado a cabo por un limitado número de operadores en el mundo, que requiere de meses de preparación, dado que por la profundidad y el tipo de trabajo, requiere maquinaria especialmente adaptada. Esto fue expresado por uno de las decenas de expertos navales que vimos desfilar en los programas de televisión.  A ello se agrego comentarios, carentes de sustento, sobre los posibles costos de recuperación, alguno habló de uS$ 3.000 millones y otro, US$ 15.000 millones.

Creo que son cifras disparatadas. Tenemos muchas reservas, no por ser expertos, sino por los argumentos vertidos para justificar dichas cifras. En los medios se habla que técnicamente por la profundidad es prácticamente imposible. Una apreciación prematura, dado que debería consultarse a operadores internacionales. Veremos que actitud toma el gobierno ante el clamor de los familiares y que acciones tomará en dicha dirección la jueza federal interviniente.  

Esta nueva realidad, abre una faceta legal, recordemos que tras la tragedia, comenzó una investigación, de la mano de la Dra Yánez, que avanzó muy lentamente. El no contar con el buque, como elemento central de prueba, fue un  factor que retrasó el avance para exigir responsabilidades.  El comportamiento del alto mando naval, ante la tragedia, no fue el mejor. El ex jefe de la Armada, almirante Srur, que esperó a ser removido de su cargo, en vez de renunciar. El Ministro de Defensa, Oscar Aguad, exigió responsabilidades, como si el fuera ajeno al asunto.  Ahora el buque ha sido hallado, el gobierno decretó tres días de duelo nacional. Falta que la Justicia Federal decrete la muerte de los tripulantes formalmente, a pesar de que los plazos legales han pasado holgadamente para declarar la desaparición con presunción de fallecimiento. El Código Civil y Comercial reglamenta los extremos de este supuesto.  En el medio de las investigaciones, trascendió en medios de alcance local – a nivel nacional poco se ha tratado el tema – sobre la aparente existencia de irregularidades.

El medio extranjero Sputnik, indicó que El suboficial primero Rubén Darío Espínola declaró ante la justicia argentina que recibió presiones y que “quisieron sus superiores que la borrara (la anotación en el libro de comunicaciones)”, dijo Kreischer, quien estuvo presente en la audiencia en la que el marino declaró como testigo ante la jueza Marta Yáñez que investiga la desaparición del submarino. Kreischer, no es más que la Dra Sonia Kreischer, letrada de 14  familiares del submarino perdido (patrocinio que ejerce junto al Dr Tagliapietra, padre de un joven oficial perdido con el buque). 

El citado medio señaló Él (Espínola) escuchó este contacto el día 15, tuvo dos días de franco y lo apuntó el día 18″, contó Kreischer. Pasó un mes hasta que los superiores del marino, entre ellos el teniente de Corbeta Guillermo Conci, “le indujeron a decir que esas señales no pertenecían al submarino”, prosiguió la abogada.

(https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201810011082398821-armada-argentina- resiono-para-borrar-llamadas-submarino-perdido/). 

Estas versiones son graves, estamos hablando de intentos de falsear hechos y obstruir un proceso de investigación judicial. Esto alimenta, más dudas que certezas a los familiares.  

En diversos medios, trascendió que la Dra Yáñez, reconoció que los mantenimientos del buque, por razones presupuestarias, no cumplían con las exigencias normativas.  Esto ha sido ratificado por familiares, reconocido de alguna manera por el desfile de expertos y hasta personal retirado de la Armada y en un extenso trabajo de investigación de la revista Defensa y Seguridad (nro. 92 del año 2018).  Estas declaraciones, indicarían que hay responsabilidades, que hay gente que debe dar muchas explicaciones.  Nosotros consideramos, que estamos no solo ante una fatalidad, sino que existen elementos que generan dudas sobre el estado del buque, afectado por dos décadas de presupuestos escasos en materia de inversión, ante una clase política que se niega a ver los desafíos que debe hacer la Defensa Nacional. Los políticos prefieren mirar para otro lado y aprovechar las circunstancias para explotarlos para sus intereses mezquinos.

El buque ha sido encontrado, es una valiosa prueba que debe ser preservada y la Justicia Federal tiene una importante responsabilidad para encontrar la verdad. Vale la pena destacar que el drama del ARA San Juan, se mantuvo presente en la opinión pública por la lucha de los familiares, que no se movieron de la base de Mar del Plata (asiento de lo que queda de la fuerza de submarinos), que exigieron que se siguiera adelante con la licitación para que un operador privado llevara a cabo la búsqueda, que acamparon en la Plaza de Mayo (ubicada frente a la Casa de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires), en señal de protesta, exigiendo que la búsqueda del buque no fuera abandonada.

En esos momentos más de una voz se alzó diciendo que el buque nunca podría ser hallado, por su posible ubicación en el lecho marino. Mucho palabrerío, que ha quedado en la nada. El submarino pudo se encontrado, en un estado que también demuestra que no fue hundido por un ataque. Esta versión, es funcional para quines seguramente quieren eludir responsabilidades, o como mínimo no dar explicaciones.

El hallazgo también generó suspicacias, dado la polémica pública en relación a la Cumbre del G -20, las redadas antiterroristas – que generan reservas por parte nuestra – y que para más de un comunicador social,  que la noticia sobre el submarino podría servir para distraer a la opinión pública, agobiada por tarifazos, por la falta de respuesta de la Justicia ante los escándalos de corrupción, tanto presentes, como de la gestión anterior, la inflación y un clima de depresión económica severa.

Estos argumentos se basan en la idea que el gobierno tenía noticias del hallazgo hacía bastante tiempo y esperó el momento oportuno para lanzar la noticia. Mas allá de la veracidad o no de esta versión, si consideramos  que la situación será explotada a fondo en los medios, no solo para distraer la opinión pública, sino también para instalar versiones sobre la tragedia que más convenga al gobierno. Observamos una intencionalidad para eludir responsabilidades, de impedir por todos los medios que avance la idea que la falta de mantenimiento y de inversión en los medios navales, esté relacionado con el siniestro que llevó al ARA San Juan al fondo del océano.

La relación entre el gobierno y los familiares sin ninguna duda seguirá siendo tensa. Hubo un pésimo manejo con ellos. A ello se agregó, según medios de prensa locales, el presidente Mauricio Macri, por un lado decreto duelo nacional por tres días, pero por otro lado concurrió a una fiesta del CEO de Disney en la localidad bonaerense de Luján. Un detalle no menor y que creemos que podría haber evitado.

Tenemos dudas sobre la Justicia Federal para arribar a una conclusión sobre los trágicos hechos que llevaron al submarino a ser la tumba de 44 argentinos.  Creemos que los familiares tendrán la carga para que sepa la verdad, y por ende, deberán librar una dura batalla, para que el “ARA San Juan” no pase al olvido como tantas otras tragedias que han ocurrido en Argentina y que alguna vez, los argentinos sepamos la verdad, y que si hay responsables, estos rindan cuentas y den las explicaciones del caso. Desde El Minuto, este Corresponsal no los olvidará.