El lobby pro marroquí desembarca en la Facultad de Defensa Nacional de Argentina

El pasado jueves 18 de octubre, este corresponsal junto al colega Felipe Rodríguez e integrantes del Comité de Amistad Argentino con el Pueblo Saharaui, estuvimos presentes en la conferencia dada por el Dr Adalberto Agozino, titulada “Diferendo del Sahara: la autonomía para una solución realista para un conflicto artificial.  El disertante es doctor en ciencias políticas de la Universidad John F. Kennedy, investigador de la FADENA (facultad de defensa nacional, nueva denominación de la vieja escuela de defensa nacional, centro de formación de expertos civiles en defensa), siendo responsable, según el blog del Dr Agozino, director del Observatorio de África del Norte del citado centro académico. La conferencia comenzó con la introducción dada por el Decano de la FADENA, señalando la importancia para los intereses argentinos el rol de Marruecos en África, considerado, por el académico como una potencia regional de primer orden.

Una particular visión de la historia del Sahara Occidental

El Dr Agozino comenzó su larga exposición (solo tocaremos aspectos relevantes por razones de espacio) destacando que estamos ante un proceso de descolonización incompleto, que atravesó diversas etapas, pasando por la Guerra Fría y donde el principal y por no decir único actor ha sido Marruecos en todo el proceso, relegando al Frente Polisario y los saharauis a un segundo plano. Agozino como Spota, resaltó que Marruecos es una potencia regional, que, a parte del Magreb, sino también en relación a otros estados de África.  En una apretada síntesis histórica nos habló de la “continuidad histórica” de Marruecos desde el siglo VIII. Esta entidad estatal sufrió el colonialismo a partir de 1912 con la implantación del régimen de protectorado. Dio a entender que el Sahara Occidental, fue “desgajado” del territorio marroquí y asignado a España. Hizo hincapié en la resistencia marroquí, especialmente la Guerra del Rif, olvidando un detalle particular, que su líder Abd el Krim,  había proclamado la República del Rif en los 20, en plena guerra con España. El disertante omitió cuestiones como el imperio almorávide, que nació en el siglo XII, en las tierras desérticas del Sahara, y el imperio almohade, que estableció las fronteras históricas del Sultanato en el río Draa, quedando fuera los territorios saharauis.

Agozino sostuvo la teoría del “gran Marruecos” al indicar que los límites históricos del país abarca espacios territoriales de las actuales Argelia, Sahara Occidental, Mauritania, Malí y hasta….Níger. Estos límites históricos, según el autor, estuvieron más o menos dentro de la jurisdicción del Sultán hasta el siglo XIX, con el reparto de África. Sin ninguna duda, una apreciación cargada de errores históricos. Los marroquíes fueron responsables de la destrucción del imperio songhay  A título de curiosidad diremos que en 1591 las tribus saharauis se enfrentaron al Sultán de Marruecos, esta vez a Ahmed al- Mansur, quién se dirigiría a Tombuctú. Este poderoso Sultán años antes había derrotado a los portugueses en la célebre batalla de Alcázarquivir (1578). En el marco de una política expansionista se dirigió como sus antecesores  al “Sudán”, más precisamente al corazón del imperio Songay. La expedición marroquí provocaría el colapso de dicho imperio, pero la presencia marroquí no duraría mucho tiempo y 1643 la guarnición de Djenné se sublevaría, dando paso a un período de inestabilidad y guerras civiles. Las tierras argelinas y saharauis, que considera el disertante como parte de esa suerte de “Marruecos histórico”, se olvidó del llamado “reino del Sus” que se extendía al sur del río Draa. También se olvidó un detalle, que la diplomacia marroquí oculta, como los detractores de los argumentos saharauis. En el reinado de Carlos III España negoció un permiso para poder establecer una factoría pesquera en Santa Cruz de la Mar Pequeña, en tierras saharauis, siendo la respuesta del monarca alauí Muley Mohammed Abdallah que en dicha zona no tenia poder alguno. En 1767 un tratado hispano marroquí. Esto sirvió de argumento para muchos historiadores y juristas para demostrar, que Marruecos nunca tuvo control alguno sobre el Sahara Occidental. La Corte Internacional de Justicia de 1975 receptaría estas pruebas.

Volviendo a la disertación del Dr Agozino, que se caracterizaba por un “ir y venir” en la línea de tiempo saharaui, comentó que el interés de España por África empezó con la pérdida del imperio ultramarino en América. En cierto punto es así, especialmente con el Desastre del 98. No obstante ello, el interés español en las costas saharauis es de vieja data, por razones de seguridad para las Islas Canarias y la pesca.  Entre 1476 y mediados del siglo XVI, funcionó el fuerte Santa Cruz de la Mar Pequeña, en la zona de Tarfaya. Lo que pone en evidencia el interés temprano que ha tenido Madrid en las tierras saharauis.

El disertante continuó con su visión de la historia de la región, como considerar que existe una entidad estatal con continuidad histórica desde el siglo VIII. La historia es mas compleja, hacia 789 se estableció la dinastía Idrisí de origen árabe, que fueron eliminados por los almorávides, provenientes del sur, cuyo origen debemos encontrarlos en las tribus beréberes sanadja en las profundidades del Sahara.  La caída de los almorávides, dio paso a la primera dinastía nacional, los almohades que se expandieron hasta el sur de España. La derrota de Navas de Tolosa marcó su decadencia, para luego dar paso a la sucesión de diversas dinastías, hasta el advenimiento de los alauitas (1672) con algunos períodos de prosperidad combinados con etapas de caos. La presencia europea, no comenzó en el siglo XX, como indicó el Dr Agozino, sino en el siglo XIX, basta recordar la guerra hispano marroquí de 1860. La presencia e intervencionismo europeo fue constante, hasta que finalmente el establecimiento formal del protectorado, vino a “legalizar” una situación de hecho.  En una apretada síntesis, dado el tiempo disponible, el Dr Agozino nos habló del fin del protectorado. Francia da por finalizado este régimen en 1956, lo que arrastró a España, algo que son unánimes los historiadores. España se replegó del Rif en 1956, luego cedió la zona de Tarfaya en 1958, sin haber pertenecido esta región a Marruecos, como lo acreditan tratados que datan del siglo XVIII. Lamentablemente, y es posible por razones de tiempo, fue omitido mencionar la guerra de Ifni – Sahara, que tuvo sus consecuencias en la política de Madrid en relación al Sahara.

La exposición contenía errores históricos, un ejemplo al resaltar el papel que tuvo Marruecos en la guerra de Argelia, al brindar apoyo al Frente de Liberación Nacional o FLN. Incluso cita una presunta oferta francesa de ceder territorios que aparentemente fueron de Marruecos en el pasado, a cambio de negar la ayuda o refugio a las fuerzas argelinas, negado por el rey Mohamed V, quien supeditó esas negociaciones a la independencia de Argelia.  El FLN tuvo como principal sostén el Egipto de Nasser, que apoyó con diversos medios, armas, propaganda, apoyo diplomático a distintos movimientos nacionalistas árabes, entre ellos marroquíes, como el caso de Al Fassi, líder del partido Istiqlal.  Burguiba, histórico líder nacionalista tunecino y el mencionado Al Fassi crearon la Oficina del Magreb. Abd el Krim, líder de la rebelión del Rif, fue nombrado presidente del Comité de Liberación del Magreb en tiempos del rey Faruk.  Siendo presidente de Egipto, el general Nasser, su apoyo a los movimientos nacionalistas será determinante. La idea del “gran Marruecos” pregonada por al Fassi, sin ninguna duda contribuyó al enfrentamiento entre Argelia y Mauritania.  El FLN y más tarde el Gobierno Provisional argelino creado en 1958, tuvo apoyo de los No Alineados, además de la propia Liga Árabe.

Un aspecto interesante fue la mención por parte del Dr Agozino,  del reparto de Documentos de identidad “precarios” y “fáciles de falsificar”, cuando España decidió llevar a cabo el censo de 1974.  El expositor omitió citar que el Sahara era considerado provincia desde 1961 y que la población saharaui fue considerada ciudadana de pleno derecho, con representación en el parlamento en Madrid. El gobierno español tenía control de la población, lo que facilitó su labor educativa y sanitaria.  

Según el Dr Agozino, el pedido de “autodeterminación” del Sahara fue pedido por Marruecos, cuando en realidad Marruecos hablaba de respetar su presunta integridad territorial sobre la resolución 1514. La respuesta de las Naciones Unidas llegó por medio de la resolución  2072 de 1965 que instaba a España a negociar con las partes interesadas y llevar a cabo un referéndum de autodeterminación, además de aceptar el ingreso de una misión visitadora. En 1966, Marruecos reconoció el derecho de autodeterminación del Sahara, con la idea de que dicha actitud jugara a su favor. Mauritania se opuso a los argumentos marroquíes, recordando el tratado hispano marroquí de 1767, donde el Sultán marroquí reconocía que su autoridad llegaba solo hasta el río Draa, o sea el Sahara Occidental, estaba fuera de su competencia.  Finalmente en el medio de una batalla legal librada por las partes, las Naciones Unidas por medio de la res. 2229 (XXI) del 20 de diciembre de 1966 reconoció el derecho inalienable del pueblo saharaui a la autodeterminación.

Las fotografías de este artículo son cortesía del Lic Felipe Rodríguez.

El Dr Agozino cuando tocó la creación del Frente Polisario, movimiento de liberación nacional saharaui,  citó el tema de la represión de 1970, que llevó a la radicalización del movimiento nacionalista. Señaló que el Frente fue creado por estudiantes “saharauis marroquíes” en Rabat. En verdad lo que se gestó fue un movimiento “Embrionario” donde uno de los líderes destacados sería El Uali Mustafa Sayed, y el Frente sería creado en 1973, en tierras saharauis, con apoyo de los exiliados en Mauritania y Argelia.

En la exposición el Dr Agozino habló  de la “Marcha Verde” como una “manifestación popular” cuando es sabido que esta fue planificada por el gobierno marroquí, con apoyo financiero y logístico de Arabia Saudita y Estados Unidos.  Autores españoles, incluso en publicaciones del Ministerio de Defensa español que tratan sobre el conflicto, hablan de una “invasión encubierta”. Dado que junto a los manifestantes marchaban fuerzas móviles del ejército marroquí, punta de lanza de la invasión militar posterior a los Acuerdos de Madrid.  En aquellos días hubo enfrentamientos entre patrullas de ambos países, donde los marroquíes salieron muy maltrechos de los encuentros con los duros legionarios españoles.

La guerra de liberación versus “incursiones”

La guerra de liberación librada por los saharauis ha sido objeto de estudios diversos, tanto españoles como en los propios Estados Unidos, donde existe una interesante investigación llevada por la Escuela de Guerra del Ejército. Es sabido que el Ejército saharaui, recibió sostén financiero y logístico de Argelia y Libia, mientras que Marruecos recibió apoyo de Francia, Arabia Saudita y en menor medida España, y luego Estados Unidos, hasta Israel.  Agozino habló de “milicias” saharauis apoyados por “millares” de argelinos, libios, malienses y cubanos.  Existe un brillante trabajo de Pérez Reverte, que estuvo en el frente de guerra junto a los soldados saharauis y de primera mano relata las acciones armadas de estos, que distaban de ser simples incursiones y queda descartada la intervención de soldados extranjeros del lado saharaui.  Cabe destacar que las “incursiones” significaron en más de una ocasión batallas convencionales, donde las fuerzas marroquíes tuvieron fuertes pérdidas, como en junio de 1979, donde la III división blindada fue destruida.  La construcción de los muros defensivos, es muestrario del fracaso de la estrategia marroquí para contrarrestar el tipo de guerra librada por los saharauis.

En la conferencia se cita la muerte de más de 200 pesqueros españoles, por el accionar “terrorista”  del Frente Polisario. El Ejército saharaui montó acciones navales limitadas para hostigar a buques marroquíes que apoyaban la ocupación. Los pesqueros operaban en zona de guerra, en aguas que la República Saharaui reclamaba como propias generando choques armados.

Mauritania se retira de la guerra en 1979, el sector que ocupaba, reconocido por Marruecos por un tratado bilateral de 1976, fue ocupado y anexado, claro está ilegalmente sin sustento jurídico alguno.

Las fotografías de este artículo son cortesía del Lic Felipe Rodríguez.

El cese del fuego de 1991, abrió paso al Plan de Arreglo, bajo auspicios de Naciones Unidas. En este contexto Marruecos reconoció al Frente Polisario como actor en el conflicto, y las partes asumen el compromiso de llevar a cabo un referéndum de autodeterminación. Agozino señaló que el referéndum es imposible de llevar a cabo porque los saharauis son nómadas.  Una contradicción cuando a lo largo de la conferencia hacía hincapié en la vida difícil en los campos de refugiados. Asimismo indicó que en dichos campos la mayoría son argelinos, malienses y mauritanos, frente a una minoría de unos 45.000 saharauis, rehenes del Polisario.

Los refugiados saharauis, rehenes del Polisario según Agozino

El Dr Agozino centró gran parte de la conferencia en intentar probar que el Frente Polisario es un movimiento desestabilizador, con lazos con Irán, Hezbollah y organizaciones salafistas que operan en el Sahara – Sahel. Olvidó que 4.000 marroquies marcharon a luchar en las filas del terrorismo que asola Siria e Irak, ya sea en el ISIS como en otras organizaciones.  Al inicio de la charla dedicado al Polisario  hizo hincapié que es una organización de inspiración soviética. Error, el Frente tuvo como inspiración el nacionalismo panárabe y el ejemplo del FLN argelino.

Un aspecto realmente curioso, fue el relato sobre como llegaron los refugiados a los campos de Tinduf. Según Agozino, era gente convencida por el Polisario o partidarios del Polisario, y que luego se transformaron en rehenes de esta organización, que en el fondo es una creación argelina. Los hechos son bien distintos, la mitad de los saharauis huyen hacia Tinduf, dado la violencia de la invasión. También olvidó los bombardeos contra dicha población en los campamentos de   Um Draiga, Guelta Zemmur y Tifariti, que llevó a la mitad de la población a emprender el exilio  hacia Argelia.  Coincidimos que los campos de refugiados fueron bases para operaciones militares del ejército saharaui – llamado despectivamente milicias – hacia objetivos en Marruecos y Mauritania, amparados políticamente por Argelia. Ello no justifica la incompetencia militar de mauritanos y marroquíes de terminar con los ataques lanzados por los saharauis. Los marroquíes lograron mejorar la coordinación entre fuerzas aéreas y terrestres al final del conflicto y gracias al asesoramiento de Estados Unidos.

Gran parte de la conferencia se centró en presuntas pruebas que ponen en evidencia que el Polisario ha sido responsable del secuestro de cooperantes para obtener fondos, además de la venta de ayuda humanitaria también para comprar armas (tenemos dudas que efectivo es este negocio, dado el costo de las armas en el mercado negro). El Polisario es responsable de un régimen de terror o “estado policial” de los 45.000 saharauis que viven en los campos de refugiados, con complicidad de Naciones Unidas, los cooperantes, todo ello amparado por el lobby del Polisario que tiene gracias a su red de simpatizantes fuera de las fronteras.

Lo más terrible, fue las mentiras sobre el programa Vacaciones en Paz, donde según Agozino, millares de niños saharauis son enviados de manera forzada, solo por efectos de propaganda y donde generalmente muchos chicos son retenidos por las familias de acogida, para luego ser reclamados por el Polisario y las familias en Tinduf, en una suerte de contexto  de extorsión. Quienes conocemos este excelente programa humanitario, sabemos el valor que tiene para los saharauis, no solo por los lazos de amistad con los españoles, sino por cuestiones educativas. Muchos conservan el castellano a lo largo de los años, gracias a este intercambio.  En el marco de las diatribas al Polisario, Agozino, tocó el caso Maloma Morales una joven saharaui, adoptada legalmente en España, que por razones familiares regresó a los campamentos, donde fue casada aparentemente por la fuerza. Esto ha generado protestas de la familia adoptiva y la respuesta de España ha sido ambigua.  Es un hecho aislado. Si el régimen del Polisario fuera de carácter “dictatorial” no tendría razón de ser la presión constante que realiza para que la Misión de paz, MINURSO, tuviera facultades de monitoreo de los Derechos Humanos.

El Polisario fue mostrado como factor de desestabilización – contrario a un reconocido informe del Departamento de Estado durante la gestión Obama que resaltaba el valor del Polisario como organización “secular” – en la región. Sobre la base de conjeturas personales del conferenciante, considera que el Polisario exporta elementos radicalizados a organizaciones como MUYAO, poderosa organización terrorista que opera en Malí, donde fue identificado un saharaui entre sus dirigentes. Ello no conecta una organización salafista, con otra que es de izquierda y secular, como lo es el Polisario.  Recordemos que Al Qaeda en el Magreb Islámico declaró al Polisario como su enemigo.  Curioso es el presunto lazo que tendría según Agozino el Frente Polisario, con el movimiento terrorista Hezbollah. ¿Por qué soldados saharauis recibirían entrenamiento en el valle del Bekaa o montañas del Líbano, dado que estos son hombres del duro desierto? ¿Por qué el Polisario, organización secular y con lazos con la izquierda se aliaría con Irán, estado teocrático y con una agenda centrada en el Próximo Oriente? ¿Por qué Estados Unidos no reaccionó ante tal acusación al Frente Polisario de ser aliado a Irán?  ¿Qué intereses tendría Irán en la región del Magreb y por ende promueve el acercamiento con el Polisario? ¿Por qué Irán no estrecha lazos con un actor de peso como es Argelia y opta por el eslabón más débil, los saharauis? Las respuestas nos permitirán poner en evidencia la consistencia de los argumentos de Agozino sobre esta presunta y curiosa alianza.

Las aseveraciones estaban hechas sobre la base de ideas propias del expositor, sin muchas pruebas o elementos que ayudaran a tener convicción sobre la veracidad de los hechos que relataba.  En 2017 el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados estimó en 165.000 los refugiados saharauis en los campos de Tinduf. Asimismo es sabido que el censo para el referéndum estuvo terminado en los 90, impugnado por Marruecos, al tomar conocimiento que muchos presuntos “saharauis”  que en verdad eran colonos marroquíes viviendo en la zona ocupada, existía sospechas que votaran a favor de la integración en la república saharaui. Esto fue señalado por Frank Ruddy, diplomático de Estados Unidos, número dos de la MINURSO, veterano político republicano, y por ende en las antípodas del Polisario, denunció los intentos de Rabat de desarticular a toda costa el referéndum, violando los compromisos asumidos en el Plan de 1991.

Confusión de conceptos

El Dr Agozino finalmente mostró como solución a un conflicto, para el artificial, dado que el Polisario no es el legítimo representante del pueblo saharaui, y que no es parte del conflicto, dado que es un títere argelino, es la propuesta de autonomía del gobierno marroquí, para crear una suerte de region especial del Sahara (muy parecido al Plan Baker II). Se olvida el doctor, lo que dijo el Plan de Arreglo, los Acuerdos de Houston, las resoluciones de Naciones Unidas, los llamados del Secretario General a iniciar negociaciones, etc.  Argelia apoya a la República Saharaui, por el histórico enfrentamiento que tiene por Rabat, a nuestro juicio más que una alianza estratégica, es de carácter táctico, como elemento de presión y desgaste dirigido al adversario marroquí.

El Estatuto de autonomía propuesto por Marruecos fue comparado con el régimen federal argentino, grueso error de concepto. Marruecos es un estado centralizado, que ha llevado en estos últimos años un modelo de descentralización administrativa por medio de creación de regiones.  Argentina es un estado federal, donde los sujetos federales que la conforman, delegan facultades en la Nación. Las provincias son preexistentes a la Nación. Comparó con suma ligereza los conceptos de “autodeterminación” con “autogobierno/autonomía”. Las resoluciones de Naciones Unidas son claras para quienes se cumple el principio de autodeterminación, que son los pueblos sujetos a dominación colonial, teniendo como base jurídica la resolución 1514 de la Asamblea General y la propia Carta de las Naciones Unidas.

En todo momento el Dr Agozino intentó poner en evidencia lo inútil de llevar a cabo el Plan de Arreglo de 1991 con el referéndum, dado los riesgos que el Polisario se quede con el territorio y lo lleve a la miseria, luego de décadas de progreso en manos de Marruecos. Incluso mostró una foto falsa de El Aaiún de 1970 comparándola con la actualidad.  El Dr Agozino justificó que Marruecos nunca abandonaría la zona ocupada, dado las inversiones realizadas y el “progreso” de las zona ocupadas. Recordemos al lector que ningún estado en el mundo reconoce la anexión marroquí, y que además ha sido declarada ilegal en su momento por Naciones Unidas como señaló oportunamente la resolución 34/37 de 1979 que dice: “Deplora profundamente la agravación de la situación, como consecuencia de la persistente ocupación del Sahara Occidental por Marruecos y de la ampliación de esta ocupación al territorio recientemente evacuado por Mauritania» y «pide encarecidamente a Marruecos que participe también en la dinámica de paz y ponga fin a la ocupación del Territorio del Sahara Occidental. Por otro lado indicó que la República Saharaui es una suerte de ficción, reconocida por pocos países y que los reconocimientos van en franco retroceso. El profesor olvida que el reconocimiento de un Estado, es irrevocable, según la doctrina, jurisprudencia, como también tratados internacionales.

La conferencia cerró con una serie de consideraciones sobre Melilla y Ceuta, consideradas colonias ocupadas ilegalmente por España, quien de alguna manera, según el conferenciante, apoya el mantenimiento del conflicto, para evitar que Marruecos “recupere” dichos enclaves. Otro severo error de concepto.

El cierre del evento estuvo en manos del decano de la Facultad de Defensa, quien reconoció haber viajado junto al Dr Agozino a la zona ocupada del Sahara, para luego anunciar la creación de un Seminario Marruecos.  Luego vino una ronda de preguntas, lo que ocasionó el disgusto de un joven abogado, que se retiró intempestivamente, dado que las preguntas que podrían ser algo incómodas, eran respondidas con evasivas.  La conferencia podría haber sido más interesante, pero lamentablemente estuvo plagada de errores de conceptos y la demonización del otro actor del conflicto El conferenciante tiene todo el derecho de expresar sus ideas y de hacerlo libremente, pero en un marco académico, es preciso cierto rigor, argumentos que habiliten a un debate constructivo, sobre conflictos pocos conocidos para el ámbito académico argentino.

Las fotografías de este artículo son cortesía del Lic Felipe Rodríguez.