Mié. Oct 28th, 2020

El Renacimiento desde Florencia hasta “Silicon Valley” y el emprendedor Argentino

En la antigua Roma existía una costumbre por la que una persona podía realizar un ruego a otra de su confianza para que ésta diera un destino a una fracción de sus bienes.

Compartir

En la antigua Roma existía una costumbre por la que una persona podía realizar un ruego a otra de su confianza para que ésta diera un destino a una fracción de sus bienes. Esta práctica se fundaba en la honradez y lealtad del individuo llamado a cumplir el ruego. Esta persona podía ser el heredero mismo o cualquier otra persona vinculada al difunto. Pero no fue hasta que Augusto creó la figura del “praetor fideicomissarius”, que la ejecución del ruego se volvió legalmente exigible.


Por: Jose Luis Galante | Corresponsal del Diario el Minuto de Argentina


Así se desarrolló el “fideicomiso” por el cuál una persona el “disponente” encarga a otra persona el “fiduciario” la transmisión de su herencia en forma total o parcial a una tercera persona, el “fideicomisario”.

Ante la necesidad de realizar largos viajes, al poseedor del bien le resultaba más ventajoso transferir el dominio del bien para que alguien más en el lugar pueda realizar una administración más eficaz. Por ende, el fiduciario actuaba como el propietario del bien. Luego Justiniano y Constantino introdujeron modificaciones en las leyes para imponer testigos presenciales durante la escrituración del fideicomiso.

La navegación en el mar Báltico fue iniciada por daneses, noruegos y suecos. Los vikingos daneses asaltaron el Monasterio de Lindisfarne en 793 y durante el gobierno de Carlomagno atacaron Frisia y Sajonia. Los vikingos noruegos conquistaron las islas Shetlands, Orcadas, Faroe, Hébridas, Irlanda, gran parte de la Gran Bretaña, entraron al Mediterráneo y ocuparon Sicilia.

Los Varegos (vikingos suecos) llegaron a Ladoga en el año 800, luego navegaron por los ríos interiores rusos llegando a Kiev, al mar Caspio, luego navegando por el Dnieper llegaron al mar Negro y a Constantinopla, fundaron los principados de Novgorod y Moscú. Apreciamos de esta forma, como los vikingos y varegos abrieron nuevas rutas comerciales que constituyeron un nuevo bloque comercial competidor del comercio en el Mediterráneo.

En 1095 el Papa Urbano II en Clermont promueve la primera cruzada. En 1145, el Papa Eugenio III convoca a la segunda cruzada. En 1187 tres reyes europeos: Felipe II de Francia, Ricardo I de Inglaterra y Federico I Barbarroja emperador del Sacro Imperio Romano Germánico se aliaron para iniciar la tercera cruzada.

Fue así que durante las cruzadas emergió con mayor energía la institución del fideicomiso, ya que el caballero partía hacia las cruzadas y dejaba sus bienes en manos de un administrador para salvaguardar a su familia en el caso de no volver o poder disponer de ellos en el caso de volver. En el caso del fideicomiso anglosajón o “trust” se trata de un secreto entre un abogado y su cliente. Una vez constituido el fideicomiso, el dueño, el administrador y los beneficiarios del bien deben obedecer la escritura del mismo. La estructura legal de este instrumento está vinculada con la de la hipoteca y el de la fundación.

En 1195 Alejo III Ángelo derrocó a su hermano el emperador bizantino Isaac II Ángelo y lo reemplazó. En 1201 el hijo de Isaac II, Alejo IV Ángelo escapó de prisión y se refugió en la corte de su cuñado Felipe de Suabia hijo de Federico Barbarroja (casado con Irene Angelina hija de Isaac II Ángelo y hermana de Alejo IV Ángelo).

La cuarta cruzada comienza con la huida de Alejo IV y la prédica del Papa Inocencio III. Para esta expedición se reunió un contingente de caballeros alemanes, flamencos, franceses y del norte de Italia; ya en 1201 contrataron la flota veneciana.

Alejo IV negoció que si recuperaba el trono: saldaba la deuda con Venecia por la logística de los cruzados, utilizando para ello los aportes del Tesoro de Constantinopla; financiaba una posterior cruzada a Egipto; sometía la Iglesia Ortodoxa a la autoridad del Papa y brindaba el apoyo para reconquistar Zadar tomada a los venecianos por los húngaros.

El botín de la toma de Zadar fue usado para comprar alimentos y no alcanzó para saldar la deuda con los venecianos. De allí partieron a Constantinopla y el 13 de abril de 1204 los venecianos tomaron Constantinopla y la saquearon para saldar sus acreencias. Hecho éste que inició un éxodo de eruditos bizantinos a Italia.

En 1410 Florencia ya era una Silicon Valley, tenía comerciantes y banqueros fuertes. Esta élite económica y política decidió tener la ciudad cristiana más bella, para ello: invertían, promovían y se involucraban para alcanzar el objetivo. Los artesanos se convirtieron en artistas respetados, admirados y bien remunerados. Los Médici tuvieron la visión de ser la ciudad más bella de la cristiandad para luego fijar como misión crear un ecosistema que involucre a toda la sociedad en ese proceso.

Al igual que en Florencia, en Silicon Valley hay inversores (business angels, seed capital, venture capital y bancos) que promueven la innovación. En Florencia se experimentaba e innovaba o se tenía un fracaso inteligente para aprender y volver a experimentar. En Florencia se valoraba cambiar el mundo y se invertía con ese sentido de propósito.

Para alcanzar ese objetivo invertían en jóvenes ignotos con ideas locas. De esta forma, Florencia en particular e Italia en general se convertía en el lugar de nacimiento y propagación de las nuevas ideas, artes e inventos. El mecenazgo de los Médici fue clave para desarrollar las ideas que llevaron adelante el cambio de época de la edad media a la edad moderna.

Entre 1441 y 1445 Johannes Gutenberg perfeccionó la imprenta tipográfica que permitió difundir ideas: científicas, políticas y religiosas. Fue el tercer hito en la historia de la comunicación, después del habla y la escritura. El aporte real de Gutenberg es el de mejorar la tipografía, que se mantuvo intacto hasta el principio del siglo XX. Antes de la imprenta un escriba en promedio escribía 15 libros en su vida y el valor del libro ascendía al de una granja.

Con la imprenta el libro se abarató, pero no lo suficiente, el impacto mayor ocurrió con la impresión de volantes que costaban no más de 3 horas hombre de trabajo, mientras que un libro costaba alrededor de 3 días de trabajo.

La imprenta fue la innovación radical sobre la que se apoyaron todas las que siguieron. El conocimiento se podía adquirir en forma autodidáctica, acumular y difundir. Su impacto fue transversal a todas las ramas del saber.

En 1453 Constantinopla cayó en manos de los turcos otomanos, esto generó una segunda fuga de cerebros hacia todo el Mediterráneo, en especial hacia Italia. Esta segunda ola de recepción de capital humano y social dio un gran impulso al renacimiento, tuvieron el efecto de crear una concepción del estado como desarrollador y promocionador de la ciencia y del arte.

En 1494, fray Luca Pacioli publicó “Summa de arithmetica, geometría, proportioni et proportionalita”. Luca Pacioli fue un monje franciscano que estaba muy interesado en la matemática a la que consideraba la suma de varios rubros del conocimiento. Estudió la forma en que los venecianos hacían sus cuentas. En su obra analizó el sistema de partida doble de los venecianos, lo documentó y perfeccionó.

Las cruzadas ocasionaron: el desarrollo y expansión de las operaciones productivas, comerciales y financieras; la difusión del uso de la moneda; la introducción en Europa de los números arábigos; el desarrollo y expansión del crédito comercial y productivo; la creación de sociedades comerciales; la expansión del uso del contrato de mandato y con el renacimiento, hubo un nuevo impulso científico y artístico. El contacto con los árabes a partir de las cruzadas permitió acceder al conocimiento del álgebra, el logaritmo y el algoritmo. Instrumentos financieros como la carta de crédito y el cheque tienen su origen en esa época.

Jacob Fugger nació en 1459, en la ciudad alemana de Augsburgo y según algunos autores fue el hombre más rico de la historia. Fue el protagonista del “renacimiento alemán” tenía gran capacidad para encontrar oportunidades, financió la elección de Carlos V como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, y también al Papa.

Entendía muy bien cómo vincular finanzas con política y guerra. A cambio de financiar los déficits públicos obtenía poder de mercado, como ser el monopolio de algún producto. Creó una red de información privilegiada, mediante la cual podía analizar el escenario económico, político y diplomático. Logró que se levante la prohibición de dar préstamos a intereses y percibió depósitos de ahorristas.

Financió a los conquistadores del nuevo mundo, a saber: Fernando de Magallanes y Juan Sebastián de Elcano, entre otros. Propuso también la venta de indulgencias por las que cobraba la mitad y el resto iba para pagar la catedral de San Pedro. La protesta de Martín Lutero a esta práctica dio origen al protestantismo.

En 1550 Giorgio Vassari publicó un libro sobre la historia del arte llamado “Le vite de’ più eccellenti pittori, scultori e architettori”, en el cuál acuñó el término rinascitá o renacimiento.

Hoy el fideicomiso se puede clasificar en tres tipos: el fideicomiso puro, el tipo fundación y el mixto (a mitad de camino entre la fundación y el fideicomiso). El conjunto de estos instrumentos legales eran una herramienta relevante para las finanzas y el comercio internacional. Jacob expresó su compromiso social a través de la construcción del Fuggerei, que consistía en un complejo de viviendas sociales, para católicos indigentes sin deudas, aun en pie estas viviendas tienen 60 m2 cada una. En la época de Jacob Fugger el fideicomiso ya había evolucionado a un corpus legal más amplio.

Podemos observar que en el Renacimiento italiano, alemán y español estaban presentes los elementos que tan famoso hicieron a Silicon Valley: el emprendedurismo en la forma de: artistas, científicos y exploradores; el financiamiento como el seed capital, el venture capital, los business angels también en la forma de mecenas como los Médici y los Fugger. Políticas de estado, que apoyaban la reproducción de ese ecosistema innovador, como en Venecia, Florencia, Pisa, Milán, el Sacro Imperio Romano Germánico, Portugal y España.

Identificamos un puente entre el Renacimiento y Silicon Valley, en la misma familia Fugger, puesto que uno de sus miembros Andreas von Bechtolsheim cofundador de Sun Microsystems fue el primer inversor de Google invirtiendo un cheque de US$ 100.000. Encontramos un vínculo de 5 siglos entre ambos procesos, expresado en una misma familia de mecenas. Es necesario resaltar que el fideicomiso domiciliado en una offshore es uno de los instrumentos legales más comunes utilizado por los inversores de estos emprendimientos.

El 4 de junio del 2020, el gobierno de Rodríguez Larreta presentó el proyecto del Parque de la Innovación, sito en 12 ha del antiguo Tiro Federal, dedicado a las industrias 4.0, la que caracterizamos a través del uso de la inteligencia artificial.

La ciudad de Buenos Aires tiene como antecedente ser el lugar de nacimiento de Despegar, Mercado Pago, mientras que en la provincia de Buenos Aires se desarrolló Globant (proveedor de: Google, Santander, Electronic Arts). Desde la década del noventa del siglo XX, las startups argentinas porteñas y

bonaerenses son: más sofisticadas, regionales y globales que el resto de las iberoamericanas y además más resilentes que las europeas y estadounidenses. También tenemos en Córdoba otro Silicon Valley, proyecto que fue impulsado por el gobernador De La Sota. Debemos contabilizar otras startups argentinas que cuando escalaron se radicaron en Miami, para desembarcar en el mercado estadounidense y poder acceder al fondeo, tener a los competidores más cerca, una especie de softlanding.

A saber: Webee, Recargapay, Sónico (que luego se vendió a Match.com), LugLoc, Intraway, ADVelopment (con su producto “The Fan Machine”, único partner argentino de Facebook y el primero de Iberoamérica), Wayniloans, e Intellignos (tiene como clientes a: Fox Channel, Disney, DirectTv, Google, Telefónica, Unilever y desde 2015 uno de los tres proveedores de Unicef).

s menester mencionar otras empresas como: OLX, Letgo, Grupo ENA, Belatrix, etc. Podemos referirnos también a las empresas unicornio de La Argentina como: Globant, OXL, Mercado Libre, Despegar, Prisma Medios de Pago y Auth0. Otras startups están en camino a serlo como: Ualá, Etermax, Satellogic y Onapsis. Cabe aclarar acá que, empresa unicornio refiere a una empresa que alcanza los US$ 1.000.000.000 en su etapa inicial, antes de salir a bolsa y de cumplir 10 años, disruptiva y con un staff no mayor a los 34 años de edad en promedio. Startup, es un momento en la vida de una empresa durante el cual el modelo de negocios todavía no maduró.

Queremos destacar para finalizar en este artículo la capacidad emprendedora argentina. De los 21 unicornios latinoamericanos hay 6 argentinos, solamente 14 brasileños. Si tomamos en cuenta que Brasil tiene 5 veces la población argentina, ellos deberían tener 36 unicornios y solamente tienen 14. México tiene solamente 2, pero tiene el triple de población que la Argentina, si sumamos a los mexicanos viviendo en los Estados Unidos, entonces hay 5 mexicanos por cada argentino. Colombia solamente tiene 1 y más o menos la misma población que La Argentina.

Vemos que todo el negocio creado en Wall Street desde finales del siglo XIX con los financial advisors hasta el ecosistema de Silicon Valley actual ya estaba en nuestra historia católica apostólica romana, latina y mediterránea. Ellos no tienen nada que enseñarnos a nosotros. Simplemente tenemos que mirar en nuestra historia, replicar lo ya hicimos muy bien y adaptarlo a nuestra realidad de hoy.