El Minuto

Noticiero

Entre Vacunas, Crisis y Derrumbes

La crisis por el déficit de segundas dosis del segundo componente de la Spunik V pusieron en alertas a lo que nadie quiso escuchar hace 164 días en Rusia y ahora pone en jaque la inmunidad de millones de argentinos.

Por: Daniel Defant | Corresponsal del Diario el Minuto


Aunque el gobierno argentino quiera ser “más ruso” que Vladimir Putin, las posibilidades de conseguir el segundo componente de la vacuna en tiempo y forma son casi remotas y hasta aparece apagarse la ilusión de una larga crónica que encendió todas las luces según los datos obrantes en los comienzos de una primavera otoñal casi lejana, mientras el gobierno ruso se justifica en afirmaciones de tener por antes que resolver sus propios problemas internos ante la variante Delta.

Mientras otros optaban por inmunizarse en el lejano país del norte terminando por encontrarse atrapados por el derrumbe de la Torre Sur construida en 1981 del edificio Champlain Towers que resulta para el mundo un misterio; su colapso estructural por posibles factores desconocidos: como el aumento del nivel del mar, el deterioro estructural, la brisa marina y la humedad que afecta la resistencia a la comprensión del hormigón y la resistencia a la tracción del hierro complementan lo que produce hundimientos inesperados como para preguntarnos: Como era el edificio que se derrumbó justo frente al mar en una zona exclusiva de Miami Beach, compuesta de 12 pisos y unos 130 departamentos, de los que 55 colapsaron el jueves a la madrugada?

Los mismos eran usados como alojamiento de viajeros o viviendas permanentes valuados en promedio en unos 700 mil dólares, ubicados sobre avenida Collinns 8777 con todo tipo de comodidades como: pileta, gimnasio, sauna y centro de negocios.

Muchas son las hipótesis que se manejan como posibles causas de este derrumbe casi insólito que nos va a llevar años de investigación y aprendizaje para determinar qué es lo que paso.

Esto simplemente no sucede sin la concurrencia de múltiples factores que se juntan para tener como desenlace la tragedia.

¿La niebla salina fue responsable?

¿El edificio se hundía a un ritmo de 2 milímetros por año?

¿Son problemas en el suelo de Miami?

¿Grietas?

¿Inundación en la zona de cocheras?

Una sobreviviente al derrumbe alojada en el piso 11 de la desgraciada torre ha sido quien pudo argumentar en su suerte de escape que su garaje estaba siempre inundado y notaba que la pintura no secaba bien, solo haciendo pensar que el garaje no es una cosa que tenga que lucir bonita; más nadie puede pensar que a expensas de un garaje descuidado puede llegar a pasar algo semejante.

Lo único cierto es que 9 argentinos alojados en el lugar y a la espera de la vacuna encontraron un final inesperado mientras dormían.

Las tareas de rescate marchan lentas porque hay gas acumulado y riesgo de explosiones, ya son 4 los muertos por el derrumbe mientras se buscan 159 desaparecidos.

Entre la lucha por vacunas y este derrumbe inesperado la semana ha transcurrido entre crisis económica, agotamientos y una sociedad entera que no logra encausar su rumbo.

Días mejores se pintan de negro en un devenir que parece no tener fin a tanta locura, ni poder avizorar soluciones que alegran la vida.

Esa vida encausada en momentos felices, esos que se corresponden a un pasado problemático y que también ha sido cuestionado.

¿Dónde está el futuro entonces?, ¿Es hoy?

Un líder es aquel que conoce el camino, sigue el camino y muestra el camino según John C Maxwell.

Parece ser que vivimos en tiempos en que nos sobran jefes, gerentes, presidentes, directores y superiores; que a simple evidencia muchos carecen de liderazgos.

Hay toda una sociedad, que espera encontrar por lo menos alguien que lo guie, que conozca el camino, que lo siga y lo conduzca como señala Maxwell.

¿O nos quedaremos una vez más con aquello que los lideres eran los de antes?

Hablar de liderazgos en tiempos de vacunas, crisis y derrumbes se hace un poco complicado; no los encontramos.

¿Cómo encontrarlos?

¿Dónde ubicarlos?

¿Cuándo, en qué momento?

¿Para qué servirían?

¿Quiénes los utilizarían?

¿Cómo jactarse de ellos en este mundo nuevo lleno de tecnologías y robótica donde aparecen tantas preguntas tontas, que aún siguen sin respuestas?

Sera una elección de política moderna la que resuelva?

Sera que con un número considerable de bancas ocupadas por inteligentes podamos discernir?

Sera que debemos sentarnos a leer con atención el último libro de Mateo Nicolas Salvatto “Bienvenidos a la Batalla del Futuro” para lo cual tardo dos años escribiendo poniendo ideas en papel, argumentándolas, diagramándolas y siempre pensando en cómo se va a sentir una persona cuando tenga el texto en sus manos para vivir un momento único como una hermosa utopía casi imposible de llevar a cabo.

Sera aquel que manejo un camión y se sentó a la mesa con Obama: el inesperado destino de Carlos Bianco, el hijo de un antiperonista que se convirtió en el alfil de Kicillof hoy pieza clave del gobierno bonaerense, que hizo campaña a bordo de su auto un Renault Clío, de origen obrero en Quilmes, su tierra natal, y negociar con los presidentes más importantes del mundo o cenar con Maradona creando el perfil de un dirigente que combina barrio con formación académica.

La búsqueda es incesante y al parecer ese líder que no aparece sigue entre nosotros, o aparece tapado diciendo: “a mí no me saquen de lo privado”.

Lo privado y lo público se conjugan, a pesar de muchas negaciones en esta búsqueda de líderes con libertades que todo lo contienen y más aún hoy que nos las han robado o permanecen secuestradas en el medio de esta sociedad que sin tapujos lo quiere todo y pide a gritos haciendo ruidos del silencio al mismo instante y a unísono.

Esto mientras ex presidente y presidente hablan con argumentos equívocos de poca aceptación social pues todos estamos a la vanguardia y al vilo extremo de quererlo todo en la busca de una perfección que no encontramos.

La Post Pandemia será el tiempo de aquellos sinceramientos para alcanzar esos futuros inciertos, ocultos y tan esperados por todos.

Viajes, naturaleza y aire puro que no solo oxigena pulmones sino almas que así lo esperan.

Ni siquiera el más experto en ecosistemas parece entenderlo y adivinar mientras todos esperamos la “Vacuna Milagros”.

¡¡¡Cuanto nos cuesta esta libertad!!!

Quizás nos suceda como aquella pareja que sin querer plantaron de árbol el mango más caro del mundo el que requiere de muchos cuidados como de cuatro guardias y nueve perros que custodien en la huerta para nadie robe ese fruto tan preciado cuando la situación se les escapa de las manos tras haber producido algo exótico e inconseguible que lo hace tan valioso y necesario, a la vez muy escaso.

Vacunas, crisis y derrumbes; lo dicen todo.

Seguimos esperando, siempre esperanzados.

El futuro es hoy y debemos comenzar a disfrutarlo como se nos presenta.

Si es cuestión de gustos, es bueno recordarlo: “Sobre gustos; nada escrito”.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish