El Minuto

Noticiero

Doctor Julio Bretas: Es tarea de todos como sociedad, despertar para los daños colaterales de estas medidas y sus terribles consecuencias

El Minuto | Julio Bretas es un Médico reumatólogo brasilero que está en Chile desde noviembre de 2009. En nuestro país se ha especializado en la atención general y familiar.

Se ha hecho conocido a través de Redes sociales ( @despertarsano en Twitter) por su fuerte oposición a las cuarentenas y a la vacunación masiva, realizando fuertes interpelaciones al Ministro de Salud, la ahora, ex subsecretaria Paula  Daza y otros médicos, como Mañalich y  Ugarte entre otros.

Bretas, exige debate científico, término de la censura a la divergencia del discurso oficial y transparencia en todo el proceso y medidas relacionadas contra el COVID 19.

Por Patricia Bravo

Usted ha estado activamente criticando las medidas tomadas por el MINSAL frente a la pandemia en Redes sociales. ¿Cuáles han sido las medidas que más le han generado molestia y por qué?

Inicialmente, es entendible que se tomen medidas de restricción de algunas libertades esenciales – frente a una amenaza desconocida – por un tiempo limitado, para entender la situación. Sin embargo, es irracional considerar este tipo de medida como un marco principal en la respuesta sanitaria, frente a una pandemia de cualquier tipo. Va en contra de las bases que sostienen la sociedad misma. Y fortalecer la sociedad, no debilitarla, debería ser el enfoque principal de cualquier estrategia de respuesta. Especialmente, cuando la misma ciencia ha dado cuenta de que este tipo de estrategias no funciona. 

Cuando empezamos a tomar medidas sin base científica sólida, que más bien están alineadas con una agenda artificial de “sentido común” promocionada por organizaciones internacionales vía televisión y grandes medios de comunicación… ahí tenemos un problema muy grave.

Este escenario terrorífico de sumisión estatal a la narrativa mediática globalista, promovida por Naciones Unidas, es que nos ha llevado a esta situación actual de segregación y experimentación en que nos encontramos.

Usted ha tratado a pacientes enfermos de COVID exitosamente con la Ivermectina, cuéntenos su experiencia al respecto. ¿Qué opinión tiene de que Pfizer haya sacado ahora una ivermectina?

Las propiedades antivirales de la ivermectina son hace mucho tiempo conocidas. La experiencia de grupos de médicos en varias partes del mundo, durante la pandemia, reforzaron este conocimiento.

Esto sumado a su amplio perfil de seguridad y precio (muy barata, a nivel mundial) hacen de la ivermectina una opción que por lo menos presenta un costo-benefício atractivo para que sea utilizada o al menos considerada. Extrañamente, las agencias sanitarias mundo afuera no le han dado mucho énfasis, por razones seguramente ajenas a las de salud pública.

Mi experiencia con la droga ha sido la mejor. He tratado a centenas – a esta altura probablemente más de mil pacientes – y con la Gracia de Dios no he lamentado ningún óbito. Algunos pacientes sí han empeorado y necesitado otras drogas e intervenciones, como todo en medicina, no es una fórmula mágica que funciona igual para todos. Cumple un rol importante, definitivamente.

Respecto al nuevo medicamento de Pfizer que tendría características bioquímicas similares a la Ivermectina, no tengo conocimiento específico sobre la molécula, pero, de ser cierto, hace todo el sentido del punto de vista farmacológico.

¿Cuál es su opinión de la vacuna contra el COVID  y que piensa especialmente de la vacunación infantil?

La “vacuna contra el COVID”, en verdad, son varios productos distintos entre sí que han sido desarrollados de forma emergencial, con el objetivo de disminuir el agravamiento y muerte por esta enfermedad. Cómo tal, presentan varios aspectos cuestionables respecto a su eficacia y, especialmente, seguridad, que es aún más notable en los productos que introducen tecnologías novedosas para el ser humano como la de RNA mensajero. Mundialmente, estos inmunizantes han sido tratado como mercancía de lujo y, en efecto, se han distribuido entre los países más ricos, mientras entre los más pobres la gran mayoría tiene menos de 5% de inmunización.

Desde el punto de vista epidemiológico y sanitario, no existe ningún fundamento que permita considerar que la vacunación masiva pudiese generar “inmunidad de rebaño” o “erradicar” una enfermedad como el COVID-19, transmitida por un virus encapsulado, tipo influenza, con altísima capacidad de mutación.

De esta manera, los “pases sanitarios” y las campañas que estimulan la vacunación masiva en plena pandemia no son nada más que propaganda, con objetivos más sociales y políticos que de salud, esto está muy claro.

Una campaña con vistas a la salud de la población debería ser enfocada, desde un principio y únicamente, en los grupos de mayor riesgo a tener enfermedad grave, de manera voluntaria y sin coerción. Considerando ello, la necesidad de vacunar a los niños es nula, frente a un riesgo potencial incierto y, por lo tanto, enorme.

¿Le ha tocado tratar caos de eventos adversos post vacuna?

Por supuesto. Es difícil definir que es reacción adversa a la vacuna, ya que muchas veces ni el médico ni el paciente consideran que este puede ser el caso. También me  han llegado casos en que, pese a que el paciente está seguro de padecer algo relacionado con la inoculación, ningún médico “lo pesca”; he visto muchos casos de reacciones, desde inflamaciones leves hasta casos en que es necesario anticoagular, además de algunos óbitos reportados, con una relación temporal bastante incierta con la inoculación. En este sentido la vacuna Astrazeneca va puntera.

¿Ha recibido algún tipo de persecución u amonestación por su postura abiertamente en contra de estas medidas?

Censura en redes sociales son frecuentes, de manera que se evita abordar estos temas por ahí de forma más abierta. Para que sea amonestado, alguna autoridad tendrá que escucharme, pero hasta el momento no parecen estar muy dispuestos.

¿Qué le diría a los doctores que no se atreven a hablar del tema y a la comunidad en general respecto al COVID y la vacunación?

La pandemia y, especialmente, su manejo por parte de los controladores globales , y ha dejado expuesto varios aspectos de una agenda de dominación que, antes, era difícil de creer. Es tarea de todos como sociedad, despertar para los daños colaterales de estas medidas y sus terribles consecuencias que, si no las frenamos a tiempo, afectarán para siempre el futuro de las próximas generaciones.

  1. https://academic.oup.com/cesifo/article/67/3/318/6199605
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish