Dom. Abr 18th, 2021

Entrevista a Felipe Martínez Candidato a constituyente: “El proceso constituyente no frenará la violencia”

Compartir

Felipe Martínez Reyes es Administrador Público, Psicoeducador y Docente. Debido a su trabajo en la intervención psicosocial con personas en dificultad, ha recorrido la región de la Araucanía experimentando en primera fuente las realidades diversas y las problemáticas sociales. Ha presentado su candidatura como independiente a la Convención Constitucional por el Distrito 22 de la Región de la Araucanía.

Por: Patricia Bravo | El Minuto de Chile


¿Qué te motivó a ser candidato a constituyente?

Porque me cansé de contemplar desde la galería, ahora pretendo entrar a jugar y meter un gol. Creo que es necesario que muchos independientes y gente de la clase media dejen de lado la crítica política constructiva, para comenzar a involucrarse activamente.

Es tiempo que la política deje de pertenecer a cierta elite, la cual no ha sabido interpretar los cambios que ha experimentado Chile y han llegado tarde con sus respuestas. Los únicos que comprenden lo que realmente pasa, es la gente de clase media, tenemos soluciones viables, no los cuentos de siempre.

¿Por qué decidiste ser candidato a constituyente y no a otra cosa, concejal por ejemplo?

Debido a que la Constitución es algo que en verdad me apasiona. Y me agrada no porque sea un fan del Derecho, sino porque es la ley que regula al Estado, le pone los límites al poder, es la Carta de defensa del ciudadano común frente al abuso del poder. Los problemas que enfrenta Chile actualmente no responden a otra cosa que a los errores flagrantes que los gobiernos cometen, a políticos que gozan de privilegios intocables, donde los problemas de la gente perduran sin solución, por cuanto tenemos un Estado que no está al servicio de las personas sino al revés.

Ya es tiempo de acabar con la ineficiencia del sistema político actual. Por tanto, ésta idea de tener parte en la discusión constitucional, la cual se encargará mayormente de regular el poder antes que cualquier otra cosa, es algo que en verdad me obsesiona.

¿Por qué decidiste ser candidato independiente?

Represento al sector de aquellos que están cansados de más de lo mismo y que creen que la clase política hegemónica ya no tiene nada más que ofrecer. En lo personal, soy liberal clásico. Creo por tanto, que el mundo privado puede colaborar con el aparato público para mejorar la vida de la gente. Debemos dejar atrás las banderas partidarias, sobre todo aquellas que nos pretenden trasladar hasta la época de la guerra fría, en que el mundo se debatía entre Estado y Mercado. Nuestra clase política sigue trancada en ese vetusto paradigma, yo creo que debemos pensar en brindar soluciones a los problemas de la gente, ser más pragmáticos. La política consiste en resolver problemas sociales, no idealizarlos. Aquello que goza de buena reputación y sirve realmente, de aplicarse, fin de la discusión.

¿Cuál es tu opinión respecto a la imposibilidad de tener espacios en la franja electoral, justamente por ser independiente?

Es una muestra más de las inequidades antidemocráticas de la clase política dominante, un insulto al principio que representa la igualdad ante la ley. Lamentablemente algunos son más iguales que otros.

¿Cuál es tu apreciación acerca del proceso constituyente?

Creo que las reglas están mal planteadas. Principalmente en dos aspectos, en cuanto a paridad de género y escaños reservados para los pueblos originarios. La idea subyacente que motivó que nuestra clase política siguiera esta ruta para el proceso constituyente es, reparar desigualdades o brindar mayores espacios de representatividad. Sin embargo, ésta premisa está errada por cuanto la democracia representativa cumple dichos objetivos, toda vez que el representante viene justamente a representar los intereses de los ciudadanos.

Lamentablemente, el sistema determinado implicará una enorme disconformidad con los resultados, pues éstos se verán afectados en manera brutal. Sumado a lo anterior, creo que el proceso constituyente no frenará la violencia –como se pretendió con el acuerdo histórico- sino que al contrario, la seguirá perpetuando, debido a que la violencia ha sido el principal factor que nos llevó a un proceso constitucional. A pesar de todo ello, debemos entrar de lleno al proceso, porque es la Constitución la que está en juego, es decir, es una gran oportunidad para cambiar el destino del país, si hacemos cirugía mayor al Estado a través de éste proceso.

¿Desde cuál perspectiva será tu aporte a este proceso?

Desde la perspectiva liberal. Nuestra bandera es reforzar los derechos civiles o ciudadanos. Producir una sociedad política de mayor altura, con reglas más claras, con exigencias mayores para los políticos y con procedimientos rígidos que produzcan eficiencia en el tratamiento de las leyes. Debemos devolver la democracia a los ciudadanos.

¿Cuál es tu opinión acerca del conflicto en la Araucanía?. ¿Cómo crees que esto podría solucionarse?

Creo que aquí confluyen dos negligencias del Estado. Primeramente, la deuda histórica con el pueblo mapuche es una realidad que aún no se responde de forma satisfactoria. La corrupción de la CONADI, los procesos de devolución de tierras que incluyen errores o vicios importantes, y un reconocimiento institucional mediocre, han contribuido a que cada día sean más las comunidades indígenas que adhieren a un proceso de reivindicación por medio de la violencia. En segundo término, el abandono completo del Estado hacia la macro zona sur es evidente. En la Araucanía no existe estado de derecho, sino que persiste la ley de la selva, y creo que cada día se puede poner peor, hasta llegar a un punto de no retorno.

La inacción de los gobiernos en cuanto a detener el avance del narcotráfico de origen rural en la Araucanía ha sido un pecado imperdonable. Éste conflicto ya ha cobrado varias vidas, el culpable indudablemente es el Estado. Ahora bien, ¿cómo se resuelve? Lo primero es poner orden y la primacía de la ley en la zona.

Eso implica desbaratar del comercio ilegal de droga y maderas. Luego, dialogar en profundidad con los líderes de las comunidades indígenas, a fin de responder de mejor manera a sus requerimientos, con el objeto de evitar una nueva insurgencia reivindicatoria. Hoy es la CAM y sus derivados, mañana puede emerger otro grupo más subversivo y violento. Por ello el rol de los gobiernos debe ser serio, preventivo, y con amplia disposición.

No es mera cosa estar en un gobierno o ser un político. Los resultados de sus decisiones pueden ser luminosas pero también, nefastas. En el caso de la Araucanía, lo último ha sido la cruda realidad.

Finalmente, por esto y mucho más he decidido ser candidato porque me cansé de ser un mero espectador de galería, para convertirme en un jugador del nuevo Chile que se construirá a partir de la Carta Magna.

Salud

Los números de este viernes superaron ampliamente lo ocurrido un día antes, cuando la autoridad sanitaria informó 8.195 contagios en las últimas 24 horas. El...

Ante el alza de los contagios por coronavirus que se registran en el país y con el fin de hacer respetar las normas sanitarias de confinamientos, el Gobierno anunció...

Durante el balance de coronavirus en Chile de este sábado, el ministro de Salud, Enrique Paris, confirmó que tras una reunión con el Comité Asesor Covid-19 y por...

El ministerio de Salud entregó este sábado un nuevo balance respecto al estado de avance del coronavirus en nuestro país, confirmando un total de 22.180 fallecidos y 925.089 contagiados hasta las...

El ministerio de Salud entregó este sábado un nuevo balance respecto al estado de avance del coronavirus en nuestro país, confirmando un total de 21.574 fallecidos y 885.379 contagiados hasta...