sáb. Dic 14th, 2019

España, la triste marioneta de Marruecos

La difamación, el intentar crear noticias y, alertas falsas, no conducen a nada, más bien todo lo contrario, pues fortalece la unión entre todos los que apoyamos al pueblo abandonado y ellos.

Esta última semana quedará inscrita como aquella en que España, potencia de iure del Sahara Occidental, descubrió públicamente sus cartas, de forma descarada y sin ningún tipo de pudor.


Alberto Maestre Fuentes: Director  Especialista del Sahara Occidental Diario el Minuto.


Ser un fiel servidor a los intereses marroquíes, sobre la última colonia de África. España que, abandonó de forma ilegal y vergonzosa a sus antaño ciudadanos, negandoles su derecho, reconocido internacionalmente, a su autodeterminación, dejándolos a su suerte a las nuevas fuerzas de ocupación, ahora demuestra todavía menos sensibilidad hacia ellos.

Esta semana el gobierno español, sospechosamente después de la entrevista entre el Presidente Sánchez y el Ministro de AAEE marroquí en Madrid, recomendaba a los cooperantes españoles que trabajan, desde hace décadas, en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf, abandonaran, lo antes posible, dicho territorio, por amenaza inminente de atentado terrorista y que las familias y, otros cooperantes, que tenían intención de ir a la zona, se abstuvieran de ello.

No solo España les niega oficialmente ayuda a los que abandonó en su día, sino que incita además a que las ongs y personas que, a título individual lo hacen, también sigan su vergonzoso ejemplo.

Esto es gravísimo, pues realmente sin la ayuda de todas estas organizaciones, los saharauis sufrirían la muerte.

Se está incitando a un genocidio de un pueblo y esto no se puede tolerar bajo ningún concepto.

Que los sucesivos gobiernos españoles no sólo hayan incumplido la legalidad internacional con el tema del Sahara Occidental, es un asunto de extrema gravedad, pero que además fomenten, a que otros que, sin ningún tipo de interés económico, lo hagan, es inmoral.

La supuesta causa esgrimida para incitar al abandono definitivo de los saharauis parece bastante carente de fiabilidad, como varias organizaciones internacionales han constatado, durante estos días.

No me consta que España haya dejado de recomendar viajar al Reino Unido y a los Países Bajos donde allí, lamentablemente, si se han acabado de producir.

En el mundo de hoy, evidentemente, puede suceder, en cualquier momento y lugar, un ataque terrorista, pero la malicia en que se ha intentado, boicotear la ayuda al sufrido pueblo saharaui, no tiene calificativos posibles.

Un pueblo que mantiene, por ejemplo, vivo el idioma español, gracias a las ayudas externas de organizaciones y otros gobiernos, a excepción del de Madrid, no se merece que el Estado al que pertenecieron un día, lo trate de esta manera tan despreciable.

Que el Estado español que debía velar por ellos se preste a las artimañas de su temido vecino del sur, ya es lo último de todo en este capítulo de descolonización pendiente, que lleva demasiado tiempo sin arreglo.

Los saharauis, a pesar del pésimo comportamiento de los sucesivos gobiernos españoles con ellos, llevan 44 años malviviendo gracias, precisamente a la solidaridad de muchas organizaciones y familias.

Gracias a estas ayudas funcionan como un auténtico Estado y la República Árabe Saharaui Democrática es reconocida por distintos países y es miembro fundador de la Unión Africana.

Marruecos, evidentemente, si ha forzado a España a intentar que se suprima esta ayuda, esencial para la sobrevivencia de los refugiados saharauis, es que debe de estar desesperado totalmente, sino no se entiende.

Lo bueno de todo esto es que no han conseguido asustar y, por ende, paralizar las ayudas de las asociaciones españolas al pueblo saharaui, más bien todo lo contrario.

Se ven más fuertes y con más ganas de seguir con sus colaboraciones, pues saben que son vitales para la subsistencia del pueblo saharaui.

Además, Marruecos y España con su torpeza, han conseguido que los grandes medios de comunicación hablen, por fin, del tema del Sahara Occidental, tan censurado últimamente, y aunque sea para emitir falsas amenazas, que no intimidan a nadie y, mucho menos paraliza la cooperación con los saharauis, es enormemente positivo para la visualización de la última colonia africana.

Gobiernos de Marruecos y España, los saharauis, a pesar de sus maniobras, seguirán, pues son un pueblo valeroso, en su lucha, hasta que obtengan la independencia total de su país.

Si después de 44 años todavía no se han dado cuenta, sería hora, que lo hagan y solo sigan, simplemente, con el cumplimiento de las Resoluciones de las Naciones Unidas. No hay otro camino posible.

La difamación, el intentar crear noticias y, alertas falsas, no conducen a nada, más bien todo lo contrario, pues fortalece la unión entre todos los que apoyamos al pueblo abandonado y ellos.

© Diario el Minuto, innovación digital. Todos los derechos reservados & Oed Marcelo | Teléfono: (56-2) 232829875 | contacto@elminuto.cl
Abrir chat