Mar. Sep 29th, 2020

Estados Unidos versus China y el “TIK TOK” de Swift

Todo comenzó con el bleff de la “globalización”, cuando hacia finales de la década de los ´60 Zbigniew Brezinzki propuso que como los Estados Unidos (EE UU) tenía supremacía industrial.

Compartir

Todo comenzó con el bleff de la “globalización”, cuando hacia finales de la década de los ´60 Zbigniew Brezinzki propuso que como los Estados Unidos (EE UU) tenía supremacía industrial, comercial, financiera, política y militar debía presionar al resto del mundo lograr la aceptación de su hegemonía.


Por: José Luis GALANTE | Corresponsal del Diario el Minuto de Argentina


Para alcanzar ese objetivo tenía que inducir en la población del resto del mundo, la percepción que la apertura comercial, la desregulación de los servicios y la liberalización financiera eran consecuencia de una evolución de la naturaleza y no el producto del lobby estadounidense. Fue así que la palabra globalización primero apareció en la prensa escrita, después en la radial y finalmente en la televisiva. Después el neologismo pasó a los políticos y en último lugar a la producción académica. Se trató de una operación de prensa a nivel mundial.

El “Consenso de Washington” como ideología dominante de la “editorial” se hizo con el control de las plataformas multimediáticas globales. Es por todo esto, que cuando la “globalización” se terminó con la caída del Lehman Brothers nadie lo reflejó en la multimedia global.

Ya hay voces en el partido demócrata de los Estados Unidos favorable a la profundización de la guerra comercial contra China. Mientras que nuestra percepción indica que es altamente probable que Donald Trump termine con la Organización Mundial del Comercio(OMC), hay voces que proponen que China debe dejar de recibir trato de país subdesarrollado como cuándo ingresó a la OMC.

A esto hay que sumar la ley que sancionó China el martes 30 de junio del 2020 y entró en vigor el miércoles 1 de julio del 2020. Por la cual, se perseguirá todas las actividades consideradas como “secesión”, “subversión”, “terrorismo”

o “colusión con poderes extranjeros”. Dado que esta ley es considerada por Londres como contrario al régimen de derechos y libertados del que gozaba el pueblo de Hong Kong (HK) antes de la reunificación con China. Asimismo, las autoridades del Reino Unido (RU) afirmaron que protegerán la infraestructura estatal crítica de cualquier hostilidad extranjera.

La pandemia del COVID 19 hizo relucir que EE UU había perdido a tal punto la capacidad de producir bienes que no podía ni siquiera producir barbijos. Como así también que las cadenas de suministros estaban rotas.

La llegada de Trump es el reflejo de un segmento del statu quo que decidió terminar con la decadencia estadounidense. Ésta se refleja en el proceso de proletarización de su clase media, que comenzó en 1980, el primer año de las dos presidencias de Ronald Reagan. En este año China consigue que se le otorgue la cláusula de Nación Más Favorecida. Los demócratas no pretenden anular todo el comercio con China, sino solamente algunos sectores estratégicos.

Las empresas chinas acceden al mercado de capitales de los EE UU, dónde captan ahorro para invertir en su proyecto de desarrollo. Esto está en cuestionamiento ahora porque las empresas chinas deben obedecer las leyes de seguridad y defensa china y no están obligadas a obedecer las leyes contables estadounidenses. Por lo que en cualquier momento este flujo de capital se bloquea.

Podemos citar el caso de Apple que fabrica sus iphones en China, que estuvo pagando un salario nominal bruto medio de US$ 0,61 la hora hombre y que importa integrados, partes y piezas del resto del Sudeste Asiático dónde hay un salario nominal bruto medio de US$ 0,06. Esto permite a Apple ganar 40% en dólares por cada Iphone que vende en los EE UU y que la empresa tenga un valor de US$ 1,5 mil millardos. En este escenario surge el dilema de hacer algo

para evitar que China siga creciendo o evitar que se desplomen los mercados. Algunos contestan a este dilema sosteniendo que de no hacer nada empresas como Xiami van a quebrar a Apple. Por eso, muchas voces ya hablan de la necesidad de ganar la guerra comercial como sea y soslayar indicadores como Dow Jones, S&P 500 y NASDAQ.

Desde el partido demócrata, proponen acotar esa guerra comercial a sectores estratégicos como farmacéutico, biotecnología, etc..

China tiene un enfoque conjunto con respecto al resto del mundo, porque las empresas extranjeras que invierten en China deben tener un socio chino que pertenece al partido comunista chino (PCC), sus trabajadores están afiliados al PCC, el gobernador de la provincia dónde está localizada la planta pertenece al PCC, el intendente del municipio dónde se instaló la planta igual. Estrategia de la que EE UU carece.

A principios de junio del 2020, Zoom en su blog reconoció que a pedido del gobierno chino bloqueó las cuentas de activistas chinos residentes en EE UU y HK. Su crimen fue participar en eventos “online” para conmemorar la matanza de la plaza de Tian An Men. Fue así que Zoom canceló tanto las reuniones como las cuentas de los administradores. Se alzaron algunas voces advirtiendo que China está exportando su “censura”.

Podemos citar también el caso de Tik Tok, en septiembre del 2019 The Guardian denunció que esta red social (RS) sigue al pie de la letra el manual del estado chino y borran videos que puedan desagradar a Beijing. La censura se hace efectiva porque: se borra la cuenta del usuario o se elimina el mensaje o solamente el emisor del mensaje puede verlo (de esta forma la censura pasa más desapercibida).

El modelo de negocios de este emprendimiento es muy simple, te doy un producto gratis, que es el servicio de la RS, porque el producto sos vos. Tik tok es una RS que utilizan desde los adolescentes hasta los adultos, incluso este segmento es el de mayor crecimiento. Consiste en una app de videos de 15 a 60 segundos. Desde el 2016, cuando nació esta empresa se volvió en una amenaza a Facebook por ejemplo. La novedad de esta app es que está pensada directamente para el Smart phone, ya en agosto del 2020 contaba con 1500 millones de usuarios y 800 millones activos cada mes. Su algoritmo descubre tus intereses esenciales, patrones repetitivos, tiene seguridad reforzada y es extremadamente adictiva.

Tiene dos servidores uno en China y otro en EE UU, recopila tus data point para perfilarte y los vende a empresas para que publiquen sus publicidades en tu cuenta, se trata de una publicidad segmentada por perfil de usuario y esta cualidad lo vuelve mucho más efectiva. Por supuesto, también es útil para hacer ingeniería social y realizar una propaganda política segmentada a cada ciudadano según sus intereses.

Asimismo, es una herramienta valiosísima para cualquier gobierno que busque reprimir adversarios, ya que ayuda a detectarlos junto con su entorno afectivo y social, junto con sus copartidarios. Los responsables de esta app admiten que recolectan datos de cada usuario, que los utilizan para beneficiar con ellos a los usuarios. Porque al vincular al usuario con otros usuarios y productos afines a sus intereses, el usuario se beneficia.

También se pueden comprar 100 monedas por US$ 0,99 y hasta 10000 por US$ 99 para que los usuarios se la puedan regalar a otros usuarios. Es decir, se cambia dinero por un icono virtual de premio, monetiza desde el principio. La innovación radical de esta app es la utilización de inteligencia artificial para perfilar un usuario. A fines del 2019, Facebook lanzó su propia versión de video de formato corto llamada “lasso”. En EE UU, les pusieron una multa de US$ 5,5 millones por no obtener la autorización de los padres de los menores de 13 años que colgaban videos en la app. En India, durante abril del 2019, los prohibieron porque generaba degradación cultural en los jóvenes.

El 6 de agosto del 2020 Trump decreta que en 45 días Bytedance dueña de Tik Tok debe venderla. Microsoft demostró interés en la operación.

La Society for Worldwide Interbank Telecomunications (SWIFT) es una red que conecta a más de 10.000 bancos que altamente sensible a la influencia de los EE UU. Esto se verifica porque en el pasado bloquearon transferencias a Cuba e Irán. Esta herramienta al servicio de los EE UU, les posibilita bloquear cualquier venta en bloque que haga el banco central chino de sus reservas internacionales denominadas en dólares.

Es decir, si China intenta hundir la tasa de cambio del dólar estadounidense vía un exceso de oferta de bonos del tesoro de los EE UU, desde New York pueden fácilmente detectar la intención de esta operación e instantáneamente parar todo. Por ende, esa herramienta que muchos que no conocen las finanzas internacionales catalogan como muy potente, no es tal. Más aún, algunos autores sostienen que los EE UU pueden bloquear cualquier operación que le banco central chino intente hacer con esos bonos por lo que su valor se vuelve nulo.

El fisco de los EE UU tiene déficit estructural y China lo financia con sus reservas internacionales denominadas en dólares, luego esos dólares los tiene que gastar en EE UU, así expanda por dos vías la demanda agregada. Luego, EE UU puede anular ese ahorro chino, que es producto de generaciones de trabajo acumulado. Esta herramienta le otorga a EE UU la ventaja decisiva en la guerra económica.