mar. Nov 12th, 2019

Finlandia un siglo de un sistema de defensa único

Soldados de élite de Finlandia

El valor de la experiencia

Finlandia después de proclamar la independencia de Rusia el 6 de diciembre de 1917, se vería envuelta en una corta pero cruenta guerra civil. El 25 de enero de 1918 la Guardia Cívica – conocidos como Guardia Blanca – fueron declaradas tropas regulares del gobierno finlandés, bajo el liderazgo del general, luego mariscal de campo, Carl G. E Mannerheim. Finalizada la guerra civil, las Fuerzas de Defensa serían establecidas formalmente.

Las Fuerzas de Defensa. Sus comienzos

Finlandia alcanzó la independencia en 1917 y en 1918 estableció las fuerzas armadas regulares, conocidas como Fuerzas de Defensa. Estas se formaron por antiguos miembros finlandeses del extinto ejército zarista – cabe señalar que durante 1867-1906 el Gran Ducado de Finlandia, bajo control ruso, contó con su ejército – y los Jaeger, denominación que se les dio al millar de voluntarios finlandeses que partieron hacia Alemania a recibir entrenamiento en 1915.

Por: Jorge Suárez Saponaro.Director El Minuto Argentina

El sistema de defensa contó también en el período 191-1945 con la Guardia Cívica o Suojeluskunta, se transformaría en una milicia de voluntarios, pero con una importante labor social e influencia política. Contaba con su propio jefe, dependiente del comandante en jefe de las fuerzas de defensa, cuadros y organización territorial, y un cuerpo auxiliar femenino, una verdadera originalidad del sistema finlandés, las célebres Lotta Svärd. Su nombre deriva de un poema de Ludvig Runeberg, que habla de un personaje ficticio, una mujer llamada -Lotta Svard cuyo esposo muere en la guerra contra Rusia en 1808, quedándose ella cuidando los heridos en el campo de batalla. Este cuerpo voluntario creado en 1920, que tuvo 60.000 miembros, para terminar en los 40 con más de 200.000, entre sus responsabilidades abarcaban del tipo sanitario, administrativo, observadores aéreos, logístico, con el objetivo de liberar a los hombres de estas funciones auxiliares, y pueda cumplir funciones de combate. Este cuerpo auxiliar, también tenía su propia dirección, que entre 1929 a 1945 estuvo en manos de Fanni Lukkonen.

En esta foto vemos en primer plano uno los 102 vehículos de combate de infantería CV-90 .

La Marina Finlandesa, surgió en 1919 con un puñado de buques costeros heredados de la época zarista.. La Fuerza Aérea, tuvo su origen en la donación de un avión por parte del conde sueco Von Rosen, un Thulin Typ D, destinado a operar en apoyo a las fuerzas blancas. Al finalizar la guerra civil, el arma aérea contaba con unos cuarenta aparatos. Durante la Segunda Guerra Mundial, esta pequeña, pero motivada fuerza, tendría entre sus pilotos a importantes ases, que logaron generar importantes daños a la poderosa y numerosa Aviación Roja de la Unión Soviética.

La Fuerza Aérea Finlandesa tiene 55 de estos aviones.

Estas limitaciones financieras, materiales y de recursos humanos, marcaron la política de defensa finlandesa, no obstante las restricciones impuestas, el país mantuvo un sistema militar único, donde el servicio militar obligatorio es considerado uno de sus pilares y el concepto de “defensa total”. La Segunda Guerra Mundial, puso en riesgo la existencia del país, que pudo salvaguardarla, gracias a la entrega del pueblo en armas, perfectamente organizado y muy bien conducido en todos los niveles. La finalización de la guerra supuso una serie de restricciones, pero la peculiaridad del sistema defensivo se mantuvo.

La organización de la defensa

Finlandia es un país con 5.4 millones de habitantes y 338.145 km2 de superficie. Las fronteras terrestres: 1340 km con Rusia al Este, 736 km con Noruega al Norte, 614 km al NO con Suecia, 1250 km de litoral en las aguas del Báltico (Golfo de Botnia, Golfo de Finlandia). Las características geográficas del país, imponen sus desafíos a los responsables de la defensa. El país es una república parlamentaria, donde el presidente es el jefe de Estado y comandante en jefe de las fuerzas armadas, pero la propia Constitución le permite delegar estas responsabilidades en un militar.

El Ministerio de Defensa, que forma del Consejo de Estado (gobierno encabezado por un primer ministro) tiene responsabilidad parlamentaria y es responsable de la conducción de la política de defensa y seguridad, responsable de proveer un conjunto estandarizados de conceptos, prácticas de trabajo junto a las Fuerzas de Defensa., coordina la participación en sistemas de seguridad internacional y en la seguridad de Europa a través de acuerdos y mecanismos de cooperación que forme parte el país. Otras tareas, tienen que ver con las relaciones entre las Fuerzas de Defensa o Puolustusvoimat, y el Gobierno. Por medio del Ministerio, el gobierno ejercer el control de las fuerzas militares. Asimismo es responsable de aspectos administrativos de las Fuerzas Defensa Los aspectos operativos son responsabilidad del Comandante de las Fuerzas de Defensa.

 

El país cuenta con el Comité del Gabinete para las Relaciones Exteriores y Política de Seguridad, que asiste el presidente de la República en cuestiones de seguridad estratégica y política exterior, y cuenta con la asistencia de un comité de seguridad y defensa. Tengamos presente, que Finlandia al ser un sistema parlamentario, el poder legislativo tiene un papel relevante en el control de políticas implementadas por el gobierno.

El Comandante en Jefe las Fuerzas de Defensa, un oficial de máxima jerarquía, es el responsable de la conducción estratégica militar. Subordinado al Comandante en Jefe encontramos los jefes de las fuerzas aéreas, navales y terrestres. Asimismo cuenta con un Comando de Defensa, formado por un Jefe de Estado mayor de Defensa (a grandes rasgos como nuestro EMCO), y una serie de organismos auxiliares. Dependiente del Comandante en Jefe encontramos la Universidad de Defensa Nacional, el Comando Logístico (las direcciones de tipo específico fueron fusionadas en una sola entidad), Centro de Medicina Militar (también es un servicio único para las tres fuerzas armadas), la Agencia C5 (ciberdefensa), Agencia de Inteligencia para la Defensa, y la Agencia de Investigaciones.

El presupuesto de defensa alcanza los 3.1 mil millones de dólares, para sostener un componente militar formado por 8000 cuadros profesionales y unos 25300/27.000 conscriptos que reciben instrucción anual. Las reservas están calculadas en unos 280.000 efectivos.

La conscripción – muy popular en Finlandia – según el destino del recluta, varía de los 6 a 12 meses de servicio. En este proceso también se seleccionan cuadros de reserva que van del grado de cabo a sargento, y en el caso de oficiales, segundo teniente. La especialidad y edad de los reservistas, determinan si tendrán entrenamiento adicional a lo largo de su estadía como reservista: que varía desde los 40, 75 hasta 100 días. El servicio lo cumplen generalmente el 80% de los varones mayores de 18 años. Existen excepciones al servicio por razones religiosas y para aquellos que viven en las Islas Aland (territorio desmilitarizado por un tratado internacional y el régimen especial de la provincia), pero deben compensar por una prestación social que lo sustituya de un año aproximadamente. En atención al reducido número de reclutas, facilita una instrucción de calidad y altamente especializada. Las mujeres pueden servir en las fuerzas armadas de manera voluntaria desde 1995.

Finlandia fuerzas de defensa

En la estructura existe la Asociación de Entrenamiento para la Defensa de Finlandia, que es una organización voluntaria, que provee de reservistas voluntarios. Bajo supervisión de las Fuerzas de Defensa, son calificados instructores militares. Las Fuerzas de Defensa convocan anualmente a la Asociación a fin de realizar ejercitaciones y programas de entrenamiento a unos 8000 voluntarios (desde los 15 años en adelante). Asimismo unos 16500 integrantes participan en cursos dictados en cuestiones relativas a la defensa. La Asociación está conformada por decenas de organizaciones menores, teniendo el gobierno representación en la comisión directiva de la entidad. También encontramos dentro del modelo de defensa finlandés la Fuerzas Territoriales (Maakuntajouko), teniendo responsabilidades de protección de objetivos estratégicos o de alto valor, defensa civil, defensa local, etc. Son tropas reservistas y de carácter local. Incluso tienen su uniforme y parte del equipo en sus viviendas particulares. En caso de movilización le es provisto el armamento.

Las fuerzas terrestres, navales y aéreas.

Las Fuerzas de Defensa, a grandes rasgos, como en Suecia, tienen muchos organismos “integrados”. Hemos visto que las áreas de logística, sanidad, inteligencia son comunes a las tres fuerzas. Además la conducción militar cuenta con un moderno sistema C4ISR. En materia de formación de cuadros, las Fuerzas de Defensa, también están unificados. En el caso de los oficiales, éstos reciben su educación en la Universidad de Defensa Nacional, donde funciona la Academia Militar. Los oficiales luego de obtener el titulo de bachiller en ciencias militares, reciben su formación específica en las academias específicas.

Los comandantes de cada “arma” o “servicio” como hemos indicado, están subordinados al comandante en jefe de la defensa. Esto ha sido siempre así, desde la creación de las Fuerzas de Defensa. No hace muchos años que el ejército, cuenta con su propio comando, antes el jefe del ejército formaba parte del estado mayor de la defensa, como una “división” más. El ejército hasta la creación de su propio comando componente, estaba organizado en comandos del nivel de una gran unidad de batalla, dependientes directamente del comando en jefe.

Las Fuerzas de Defensa han tenido importantes cambios en estos últimos años, no solo por el salto tecnológico, sino por la realidad geopolítica donde se inserta el país, el fin de la restricciones impuestas desde la postguerra, que permitió por ejemplo entre otras cosas que la Marina recuperara sus tropas anfibias y artillería de costa (antes asignados al ejército) y que la Fuerza Aérea modernice sus aviones de primera línea para que dejen de ser interceptores puros, a tener capacidad multi role.

Las Fuerzas de Defensa se articulan a grandes rasgos en fuerzas de maniobra, regionales y locales. Las primeras son responsables de librar las batalla decisivas, las segundas son el componente territorial, y las de carácter local proveen seguridad, vigilancia, y brindan apoyo a las fuerzas de maniobra y territoriales. La experiencia histórica, ha significado que las fuerzas militares estén en capacidad de ejecutar operaciones convencionales como no convencionales, contra fuerzas superiores en número y recursos. Se observa una importante concentración de medios militares en las zonas Oeste y Centro del país, la zona central en términos geopolíticos., donde se concentra la mayor parte de la población y actividad económica. Razones demográficas, políticas, económicas e históricas, mantienen vigente el servicio militar, bajo un concepto de “ejército ciudadano” apoyado por un eficiente sistema de movilización que en poco tiempo puede poner en pie de guerra a cientos de miles de soldados.

En este esquema de defensa, la Guardia de Fronteras también tiene responsabilidades, no solo en materia de vigilancia y control de fronteras, sino que en caso de crisis, está en capacidad de ejecutar operaciones militares en conjunto con el resto de las Fuerzas de Defensa.

Desfile terrestre han participado 1.200 militares y 50 vehículos pertenecientes a las tres ramas de servicio de las Fuerzas Armadas Finlandesas, así como a la Universidad de la Defensa Nacional, los Guardias Fronterizos, veteranos y organizaciones de defensa nacional.

Las fuerzas terrestres o Maavoimat, cuenta como cada arma, su propio comando, responsable de tareas de planeamiento, adiestramiento. El comando está a cargo de un mayor general, y un jefe de estado mayor del mismo grado. Anualmente el ejército entrena unos 20.000 conscriptos, más 19500 reservistas que fueron convocados en 2017 para programas de entrenamiento. El cuadro permanente está formado por 3550 efectivos, apoyados por 650 civiles. En cuanto al despliegue, las fuerzas terrestres están organizadas en ocho unidades de nivel brigada o Gran Unidad de Combate. La organización de las fuerzas terrestres incluye una Academia del Ejército (con dos centros académicos forma cuadros permanentes y de reserva); Brigada Acorazada; Regimiento Guardia de Cazadores (especializados en combate urbano, Helsinki) Brigada de Cazadores (especializados en guerra en el ártico); Brigada Kainuu, (una de las más importantes unidades, con 4.000 efectivos, forma parte de la fuerza de reacción rápida) Brigada Carelia (también forma parte de la fuerza de reacción rápida); Brigada de Pori (unidad de combate mecanizado)y Regimiento Cazadores de Utti (unidad de operaciones especiales y de helicópteros)

En el plano territorial, el país se divide en cuatro regiones militares y numerosos distritos, responsables de la movilización de las unidades regionales y locales.

En cuanto al equipamiento,1 el ejército cuenta con un importante arsenal moderno, dado que gran parte de sus unidades son de reserva o movilizables. Las fuerzas blindadas cuentan con modernos

tanques Leopard 2, vehículos de combate de infantería C90 y BMP, vehículos blindados a rueda de producción nacional. La artillería alinea modernos obuses autopropulsados de origen coreano, piezas remolcadas, artillería de cohetes y una moderna defensa antiaérea con sistemas de cañón y misiles de corto y mediano alcance. El armamento portátil también es moderno y de diversos origenes y se han adquirido modernos sistemas antitanque.

Las fuerzas terrestres han tenido varias reformas, los tres comandos terrestres que existieron durante bastante tiempo, fueron reemplazados por ocho unidades de nivel brigada. En una primera etapa de reformas se habló de la “Brigada 2005”, fuerzas de despliegue rápido, de carácter ligero, altamente móviles y con gran poder de fuego. Esto finalmente dio paso a las brigadas de intervención o reacción rápida, siendo las primeras en ser movilizadas en caso de crisis. Hasta su creación la reserva estratégica residía en fuerzas mecanizadas (denominadas Jaeger) y acorazadas. En el nuevo diseño de fuerzas, las brigadas de infantería, mantienen su papel defensivo. Las brigadas mecanizadas/acorazadas, siguen siendo la reserva estratégica del ejército, destinados a dar golpes decisivos. La diferencia entre las brigadas de reacción rápida y las unidades mecanizadas/infanteria, no es solo la existencia de un componente permanente superior de personal que otras unidades, sino que los reservistas de estas unidades tienen períodos mayores de entrenamiento.

Las fuerzas navales, o Merivoimat es una fuerza de 1400 cuadros permanentes y 3200 conscriptos. Sus responsabilidades son la vigilancia y control de los espacios marítimos, defensa de la soberanía marítima, y protección de las líneas de comunicación marítima. Las bases se ubican en Turku, Kirkkonummi, Raseborg y Helsinki. Su organización consta de un Comando Naval, Estado mayor, flota costera, brigada de costas, brigada de Nylands (infantería de marina) y la Academia naval. La marina cuenta con el MEVAT, sistema de vigilancia de los espacios marítimos, que combina sensores que permiten obtener información de la actividad marítima, por medio de sensores diversos, sistemas de escucha y de detección de submarinos.

Las fuerzas navales operan en un ambiente complejo como es el Mar Báltico, no solo por cuestiones geográficas, el riguroso clima nórdico, la existencia de múltiples islas, el tráfico comercial, sino también es un espacio donde interactúan diversos actores con sus intereses. Esto ha resultado en contar con fuerzas navales, especializadas en operaciones asimétricas, combinado con fuerzas anfibias altamente móviles, desarrollo de capacidades de guerra de minas, antiaéreas, antisubmarinas. Estamos ante una fuerza especializada en “negación del mar”. Las fuerzas anfibias están en capacidad de formar grupos de combate, dotados de gran poder de fuego, movilidad, apoyados por un moderno sistema de comando y control de nivel C4.

El servicio naval es relativamente pequeño, con una flotilla moderna y balanceada, con potentes fuerzas anfibias especializadas en las aguas y archipiélagos del sur de Finlandia, con capacidad de negar el uso del mar a través del empleo de patrulleros de ataque, minado, guerra antisubmarina y operaciones anfibias.

Las fuerzas navales deben estar en capacidad de conducción de fuerzas a nivel operacional, guerra de superficie, inteligencia naval, vigilancia, reconocimiento, adquisición de objetivos, guerra de minas, defensa de costas y apoyo de fuego, y guerra antisubmarina. Están compuestas por dos escuadrones de patrulleros lanzamisiles, buques especializados de guerra de minas y una importante flotilla de medios auxiliares. El grueso de los medios, son producidos por la industria finlandesa.

La flora ha realizado inversiones en materia de modernización, destacándose la introducción de sistemas antibuque Harpoon II, misiles antiaéreos ESSM de última generación para los patrulleros Hamina. Los Rauma también han sido modernizados con sistemas de sonar, radares, sistemas de combate y misiles antiaéreos de corto alcance Mistral. En materia de guerra de minas, tenemos los Katanpää, fabricados por Intermarine y que tienen un elevado nivel de elementos comunes con buques similares que operan Bélgica, Alemania, y Suecia. Estos buques han participado activamente en ejercicios internacionales, tanto multinacionales, como bilaterales, con Suecia con el Grupo de tareas conjunto sueco finlandés.

La Fuerza Aérea o Ilmavoimat, como el resto de las fuerzas de defensa, cuenta con el Comando Fuerza Aérea de Finlandia, es responsable de la dirección de la defensa del espacio aéreo durante tiempos de paz y crisis. Este comando tiene un jefe con grado de mayor general y un jefe de estado mayor con grado de brigadier general. A título de curiosidad, en Finlandia, el derribo de aeronaves, solo es factible con autorización del ministerio de defensa o en caso de autodefensa. La institución es la autoridad responsable de la vigilancia y control del espacio aéreo, contando con radares de distintos alcances, como de sensores fijos y móviles así como observadores aéreos, dependientes del Centro de Operaciones Aéreas.

El comando aéreo es responsable de la coordinación con las otras fuerzas armadas y la Guardia de Fronteras, como también de otras autoridades. El Jefe de Estado Mayor Aéreo cuenta como adjunto al Comandante de Operaciones Aéreas. La institución cuenta con 2.000 cuadros permanentes y 1.300 conscriptos. También cuenta con un Centro de Operaciones Áreas. En cuanto a la organización, encontramos comandos aéreos responsables de distintas áreas de defensa aérea, en que está dividido el país en tres comandos aéreos que operan unidades de defensa aérea, entrenamiento, vigilancia y control del espacio aéreo, transporte y apoyo, además de la Academia de la Fuerza Aérea que forma cuadros y conscriptos.

La fuerza aérea, durante la llamada “finlandización” tuvo una serie de restricciones en materia de equipamiento, lo que llevó a que durante bastante tiempo los aviones de combate fueran básicamente interceptores puros, además que su número no podía exceder las sesenta aeronaves. En cuanto a la capacidad de ataque aéreo/apoyo aéreo cercano, quedaba en manos de un número de aviones Hawk. Le fin de la Guerra Fría significó que el Tratado de Paz de París de 1947, fuera dejado sin efecto que incluyó mejoras y modificaciones en las capacidades de la Ilmavoimat. En cuento a la flota aérea encontramos: 55 cazas Boeing F/A -18 y 7 biplazas; 1 Airbus C295 ISR y 1 Fokker F27 ELINT integrados en una unidad de guerra electrónica; 3 Learjet 35, 2 C295, 6 Pilatus PC12 que forman parte de unidades de transporte; y para entrenamiento: 31 BAE Hawk (también adaptado para operaciones de apoyo cercano) y 28 Grob G 11 de entrenamiento primario. Cabe señalar que la fuerza aérea cuenta con una cadena de estaciones de radar de 500km, 350km y 100km, además de un sistema de observadores aéreos.

La fuerza aérea se encuentra en estudios para reemplazar los F/A 18 Hornet, recientemente modernizados al nivel MLU2. En este proceso de mejoras, un C295 fue modificado para operaciones ISR (inteligencia, reconocimiento, vigilancia) con tecnología de Estados Unidos por cien millones de dólares.

No podemos dejar de lado la Guardia de Fronteras (Rajavartiolaitos), un cuerpo militar que data de 1919, pero dependiente del Ministerio del Interior en tiempos de paz. Este cuerpo tiene la peculiaridad que cuenta también con reclutas provenientes de la conscripción. Los oficiales son formados en la Universidad de Defensa Nacional, luego los cuadros de la institución terminan su curso en la Academia de Guardia de Fronteras. Una curiosidad, es que está compuesta por tres ramas: aérea, guardacostas y guardia de fronteras, éstas conservan los grados del ejército y la armada. No es extraño encontrar como Jefe de la fuerza a un teniente general y entre sus integrantes del estado mayor, un contraalmirante, propios del escalafón del cuerpo. La institución cuenta con unos 3.500 efectivos desplegados en cuatro distritos terrestres, dos de guardafronteras, una unidad aérea, además de una academia específica para el cuerpo. La reducida Guardia de Frontera cuenta con una moderna flotilla de buques de patrulla de altura y costeros, helicópteros y aviones que cumplen funciones de búsqueda y rescate, patrulla, vigilancia. Esta reducida flotilla, que gracias a su óptima organización y gran flexibilidad, puede operar en apoyo al control de las extensas fronteras del país.

Los acuerdos subsistentes de la posguerra en materia de fronteras que se suscribieron con la extinta Unión Soviética, permiten que la frontera común con Rusia esté compuesta por una profunda zona de seguridad, estrechamente vigilada, y con puntos pocos de paso, favorecen que la Guardia de Frontera no precise importantes efectivos y recursos para su vigilancia. El riguroso clima invernal,

que afecta las aguas jurisdiccionales, también reducen las posibilidades de tráfico clandestino. No cabe duda que estamos además ante una organización eficiente y altamente profesional, que es un verdadero “escudo” contra las actividades ilícitas transfronterizas.

Los desafíos de la Defensa finlandesa.

Las Fuerzas de Defensa cumplen un siglo de existencia, tiene un importante legado proveniente de tiempos de la Rusia zarista y Suecia. La geopolítica del país, impuso una serie de exigencias a la defensa, unido a la demografía. Es por ello que desde 1922 el servicio militar es obligatorio y su vigencia está fuera de discusión. En diversos medios especializados, donde fueron consultados altos funcionarios militares y civiles del país, estos expresaron como principales riesgos para el país: crisis regional que afecte al país; presiones políticas, económicas y militares, que impliquen el empleo limitado de la fuerza; golpe estratégico destinado a suprimir el liderazgo político – militar, las infraestructuras críticas, que provoquen una parálisis en el sistema de toma de decisiones del pais, y lo pueda llevar al colapso; ataque militar, ya sea para controlar un espacio propio o para proyectar fuerzas hacia otros espacios vecinos.

La creciente tensión en el Mar Báltico, especialmente por el incremento de la presencia de fuerzas de países de la OTAN en la zona, repercute en la seguridad de Finlandia. Esto llevó que el presupuesto de defensa de US$ 2970 millones en 2015 a US$ 3100 millones en 2016. En este 2018 se estima que el presupuesto alcanzará 2872 mil millones de euros (unos US$ 3300 mil millones) En el plano político, Helsinki, no solo ha estrechado la cooperación con Suecia, sino también con los Estados bálticos y la OTAN. Incluso más de un medio considera que tarde o temprano Finlandia ingresaría a la OTAN. En los 90, Finlandia adhirió a la Asociación para la Paz, considerados por mucho como el escalón para ingresar a la Alianza Atlántica. Esto se ha traducido en la estrecha cooperación con la Alianza en diversos ejercicios multinacionales, intercambios y la activa participación de misiones de paz, trabajando estrechamente con países de la OTAN. El acercamiento a las estructuras de dicha Organización, se ha manifestado por la integración a las organizaciones militares patrocinadas por la Unión Europea.

El ingreso de Finlandia a la OTAN, no será tan fácil, especialmente porque Rusia ha mostrado abiertamente su malestar por la posibilidad que Helsinki enarbole la bandera de la Alianza. Esto sin ninguna duda debe ser motivo de preocupación de los responsables de la defensa del país. El espacio aéreo ha sido objeto de varias violaciones por parte de aeronaves militares rusas. Desde hace años, los esfuerzos han estado orientados a prevenir un golpe estratégico, como también como contrarrestarlo. La crisis de Ucrania, pone en evidencia el incremento de riesgo para las llamadas guerras “asimétricas” e “híbridas”. Asimismo, se observa un importante esfuerzo en materia de ciberdefensa,

El ingreso a la OTAN también generan resistencias de la población, diferentes sondeos el apoyo es bajo. Incluso consultado hace unos años al respecto el presidente finlandés Niinistö, este consideró que debía ser sometido a un referéndum, y además consideró que tendría un riesgo estratégico, por la reacción que podría tener Rusia al verse rodeada de aliados de la OTAN. Asimismo, en 2014, cuando se registraron los incidentes (hubo otros en 2017), el ingreso a la OTAN demandaría recursos, y en su momento por la crisis global, Finlandia recortó en parte el presupuesto de defensa, para luego incrementarlo, ante las tensiones crecientes en el Báltico.

El escenario de tensión con el poderoso vecino ruso, ha llevado a los finlandeses ha intensificar las actividades en el seno de NORDEFCO – cooperación nórdica de defensa – que van de desde programas de entrenamiento conjunto, compartir espacios de entrenamiento, cooperación industrial, además de brindar asistencia a los Estado bálticos. En lo que respecta a Suecia, los vínculos militares son estrechos, especialmente en materia de seguridad en el Mar Báltico, y las ejercitaciones, con especial énfasis en materia de defensa colectiva.

Finlandia reconoce que los Estados Unidos es un importante aliado, especialmente en materia de industria para la defensa. Recordemos que el principal medio de combate aéreo, es Made in USA.

La cooperación a nivel bilateral se ha incrementado sustancialmente, a través de diversos mecanismos, que van desde la cooperación industrial, pasando por el entrenamiento, política, intercambio de información, investigación, etc. Los programas de cooperación con miembros de la OTAN, donde el país mantiene estrechos vínculos son Países Bajos, Reino Unido, Noruega, Dinamarca, Alemania, Polonia, Letonia, Estonia y Lituania. Las medidas no solo se centran en materia de operaciones, entrenamiento, ejercitaciones, sino también en materia industrial militar. Finlandia ha exportado equipo militar a diversos socios de la Alianza, especialmente blindados a rueda. Las Fuerzas de Defensa han incrementado gradualmente los fondos destinados a investigación y desarrollo en materia de tecnología de defensa, esto facilita el ingreso del país a programas internacionales de armamento.

El acercamiento con la OTAN, no ha significado que las capacidades nacionales en materia de defensa se vean reducidas o se busque de alguna manera delegar en otros, capacidades nacionales. La política de defensa total es una realidad y existen programas de largo plazo para potenciar a las Fuerzas de Defensa, especialmente para fortalecer su nivel disuasivo, que radica en contar con fuerzas de despliegue rápido, que en el caso de las fuerzas terrestres agrupa a tres brigadas equipadas con material moderno, personal con un elevado nivel de entrenamiento, poder de fuego y movilidad. Su misión rechazar un ataque, dando tiempo a la movilización del resto de las fuerzas. En lo que concierne a las fuerzas aéreas y navales, estas cuentan con unidades que pueden actuar con un lapso mínimo de preaviso.

Este esquema ha demandado contar con modernos medios de vigilancia, reconocimiento y monitoreo del territorio nacional. Asimismo la conducción militar se ve apoyada por un moderno sistema de comando C4ISR y logístico. Las Fuerzas de Defensa cuentan con adecuados mecanismos de coordinación con otros organismos públicos para afrontar una crisis. Asimismo, otras capacidades que están siendo potenciadas, son las de inteligencia, ciberdensa, y el incremento del poder de combate, para golpear en la profundidad del dispositivo enemigo.

El esfuerzo de modernización ha tenido como resultado que las fuerzas terrestres cuenten con una moderna fuerza de choque blindado, con modernos tanques Leopard 2 y fuerzas de infantería mecanizada con lo novedosos CV90 y BMP -2 modernizados. Se han realizado importantes esfuerzos en materia de mejoras de armamento antitanque, municiones inteligentes, adquisición de objetivos, defensa antiaérea, artillería de campaña. Las fuerzas terrestres cuentan con unidades especializadas en operaciones urbanas, desplegadas en la capital, Helsinki. No cabe duda que los finlandeses han desarrollado doctrinas para hacer frente a escenarios de lucha asimétrica y guerras hibridas. En lo que concierne al uso de minas terrestres, las fuerzas militares se encuentran en estudio para su reemplazo por otros sistemas.

Las fuerzas navales reemplazarán sus patrulleros de combate por corbetas, en el marco del programa LAIVUE 2020. Esta previsto que las nuevas plataformas tengan unas 2.000 t, con una importante capacidad de combate antisuperficie, antisubmarina, antiaérea, además de poder llevar a cabo tareas de minado. Suecia tiene un proyecto similar y no se descarta que exista un programa de cooperación. El programa está estimado en 1200 millones de euros.

El programa más costoso es el de la fuerza aérea, conocido como HX, estimado entre 7-10.000 millones, que tiene como objetivo el reemplazo de los cazas F/A 18, además de otros planes de innovación tecnológica, como el resto de las Fuerzas de Defensa, donde hay una especial atención a mejorar la capacidad de conducción conjunta, que ha quedado manifestado con el desarrollo de sistemas integrados de reconocimiento, vigilancia, inteligencia, y mando y control.

Los cambios demandan reformas en el sistema de personal, estudiándose reformas en el sistema de pensiones, mejora cualitativa del personal e incremento del cuadro permanente, estimándose que es preciso contar con 12.000 efectivos, para poder cumplir satisfactoriamente las tareas asignadas. En materia de servicio militar obligatorio, el uso de recursos informáticos para la selección de personal, es una realidad, además de emplear simuladores y hacer un uso intensivo de los recursos tecnológicos punteros para adiestrar al personal. El objetivo elevar el nivel cualitativo. A ello se une

el mantenimiento del sistema de reservistas y el aprovechamiento del expertise profesional de civiles en beneficio de la Defensa. Esto es posible gracias a la Asociación de Entrenamiento para la Defensa, que entre los objetivos no es solo aprovechar conocimientos del medio civil, de utilidad para la defensa, sino para mantener las reservas en buena forma, con entrenamiento, listos para ser movilizado cuando una crisis lo requiera. Medios especializados nos hablan de la capacidad de entrenar anualmente unos 35.000 reservistas, lo que pone en evidencia la existencia de un eficiente sistema de movilización.

Las reservas suman unos 280.000 efectivos, bastante reducidas que en otras épocas, donde estaba previsto movilizar unos 400.000 soldados. Esto tiene que ver con cambios en la estrategia de defensa, donde se prioriza la defensa de objetivos estratégicos, la movilidad de las fuerzas y las mejoras en las redes de comando y control.

La política de defensa finlandesa tiene varios cursos de acción, como hemos visto, la promoción de la seguridad colectiva a través de una activa participación en la OCSE, gestión de crisis en manos de la Unión Europea, cooperación con la OTAN, Suecia y en las misiones de paz de las Naciones Unidas. Ello le ha permitido al país establecer lazos políticos, que tienen que ver con su propia seguridad. No obstante ello, la memoria histórica, relacionado con la II GM, la ciudadanía considera que en casos de crisis, la ayuda no vendrá, y que deberán defenderse con sus propios recursos. Desde hace años, en diversas encuestas, puso en evidencia que la mayoría de la población está a favor de luchar, incluso si el conflicto es desfavorable y las posibilidades de la victoria son remotas. Esto prueba el sentido de unidad nacional y conciencia que tiene este peculiar pueblo nórdico.

Finlandia, aunque no se diga abiertamente, tiene como escenario de conflicto, a Rusia, un país inmensamente mucho más grande y que es una potencia militar importante. Ello no ha significado que Helsinki cayera en el derrotismo, sino más bien ha apostado al desarrollo de un sistema defensa único, donde la experiencia del pasado es de sumo valor, un uso inteligente de los recursos y el diseño de un sistema de defensa donde la simetría recursos, objetivos y medios están debidamente alineados. Todo ello es posible gracias al compromiso de un pueblo y su clase dirigente con el destino del país.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish