El Minuto

Noticiero

Gaza en pleno siglo XXI, la ciudad es sinónimo de pobreza y violencia

Gaza, generalmente es sinónimo, del drama del pueblo palestino, miseria, guerra y del grupo terrorista HAMAS, pero es un lugar con una rica historia, milenaria, que se remonta a los tiempos bíblicos. Gaza, es una ciudad milenaria, que en tiempos antiguos y medievales conoció el esplendor. En pleno siglo XXI, la ciudad es sinónimo de pobreza y violencia.

Por Jorge Alejandro Saponaro | Director de Diario El Minuto para Argentina


Los orígenes de la ciudad de Gaza, se remontan a varios miles de años atrás, se estima que los primeros establecimientos datan del 3500 a.C., en diversos períodos, alcanzando su desarrollo durante la Edad de Bronce, cuando la ciudad estuvo gobernada y poblada por cananeos. Durante el reinado de Tutmosis III en el siglo XV a. C, la ciudad era conocida como “Qazzati” poblada por cananeos.

Esta ciudad era un importante puerto marítimo y centro agrícola, diversos historiadores consideran que era base de un comisionado o gobernador egipcio, que ejercía el poder en nombre del Faraón, sobre los díscolos príncipes cananeos.

En el siglo XII, el Mediterráneo se vio conmocionado por la irrupción de los llamados “Pueblos del Mar”.

La crisis desatada provoco el colapso de importantes estados, resistiendo con éxito el imperio egipcio dicho embate. Los invasores derrotados, entre los cuales se encontraban los filisteos, se instalaron en el sudoeste del Canaan, imponiéndose a poblaciones locales.

Gaza se convirtió en la principal ciudad, de la confederación filistea, en pugna con poblaciones semíticas locales, incluyendo los hebreos.

Fracasada su política expansionista, los filisteos quedaron relegados a una estrecha franja costera, ya hacia el ano 800 a.C. habían perdido su idioma indoeuropeo – hasta ahora con escasos registros y no descifrado aún – para adoptar la lengua y cultura semítica de la zona.

Sobre la presencia de este grupo, se sabe poco, las características de la ciudad en la actualidad y el clima político reinante en la zona, impiden poder llevar a cabo excavaciones o estudios arqueológicos que permitan reconstruir en parte, la historia de la Gaza, cuando estuvo bajo control de cananeos, egipcios y posteriormente los filisteos.

Gaza fue conquistada por diversos los imperios del Antiguo Próximo Oriente. Los asirios impusieron tributos y hacia 735 a.C. estalló una revuelta que provocó la intervención de Asiria, obligando al rey local, Hanno, al exilio.

En el 722 a.C. en el marco de una crisis política asiria, Hanuna, rey de Gaza, junto al rey sirio de Hama, se levantaron contra Asiria, siendo derrotados, junto a las fuerzas egipcias que fueron en su socorro.

La conquista babilónica, impuso una serie de reyezuelos, impuestos por los invasores caldeos. La caída de Babilonia hacia el 539 a.C la ciudad quedó en manos persas. Esta situación duraría hasta el 332 a.C., cuando Alejandro El Magno, conquistó la ciudad luego de dos meses de asedio.

El gobernador local, Batís, fue ejecutado por el rey macedonio. Sobre su ejecución existen conjeturas, dado que el historiado romano Quintus Curtius Rufus, señaló que la muerte fue similar a del héroe griego Héctor. Más allá del mito, parece que la población fue vendida en gran parte como esclavos y poblada con árabes de la zona, que aceptaron el gobierno helenístico.

Gaza, luego de la caída del imperio de Alejandro, y su división en los reinos helenísticos, un área de conflicto entre el imperio de los Ptolomeos, que regían en Egipto y los Seleucidas en Siria, hacia el 200 a.C. En el siglo I a.C., el puerto de la ciudad fue empleado por los nabateos, provenientes desde el Petra y el puerto de Eilat en el Mar Rojo. En el año 96 a.C. el rey judío Alejandro, de la dinastía asmonea, sitió la ciudad que se había puesto del lado del rey Ptolomeo IX, la ayuda nabatea, nunca llegó y la ciudad fue ocupada por el reino de Judea, y destruida por las fuerzas ocupantes.

Romanos, bizantinos, árabes, cruzados, turcos y británicos

La ciudad fue reconstruida por el rey Herodes el Grande, a quién los romanos le había entregado su control en el año 30 a.C. Los edificios fueron construidos con un sentido helenístico.

Luego de la muerte de Herodes, la ciudad fue colocada bajo administración directa romana desde Siria.

En tiempos del imperio romano, la ciudad disfrutó de paz y prosperidad, fue gobernada por un senado, contando amplia autonomía. Gaza era una ciudad cosmopolita donde vivían pueblos de origen semitico, romanos, griegos, egipcios, persas. Existía una comunidad judía que tenía presencia desde hacía largo tiempo.

La Casa de la Moneda era una entidad reconocida. Adriano, emperador romano, visitó la ciudad e inauguró juegos, un estadio, y una escuela de oratoria. La rebelión judía del año 66, tuvo como consecuencia, una implacable represión romana y la expulsión de gran parte de la población de este origen fuera de Palestina, incluyendo la ciudad de Gaza. En tiempos bizantinos, volvió a florecer una próspera comunidad judía.

En el siglo V, Gaza está cristianizada, y los templos paganos son demolidos por orden del obispo local, Porfirio. Durante el dominio bizantino, la ciudad tuvo una importante vida cultural, destacándose diversos pensadores y filósofos Eneas de Gaza neoplatónico cristiano, Zacarías de Gaza, obispo de Mitylene y Procopio de Gaza, En el 632, Palestina fue conquistada por los árabes, incluyendo a Gaza, que ofreció resistencia por tres años.

La comunidad judía local, combatió juntos a los soldados bizantinos durante el largo sitio.

Finalmente fue dominada por el general árabe Amr ibn al-As, conquistador de Egipto. La guarnición bizantina fue asesinada, pero la población y la ciudad en general fue respetada, dado que según las tradición, el bisabuelo del Profeta Mahoma, Hashim ibn Abd Manaf, tenía su tumba allí.

A partir de este momento, comienza la arabización e introducción del Islam, quedando poco vestigio de la fe cristiana, la catedral de San Juan Bautista, fue convertida en gran mezquita de Gaza, y el proceso de islamización y arabización fue muy rápido.

La población judía abandonó la ciudad. En el 796, durante los conflictos en el imperio árabe, la ciudad fue destruida y volvió a recuperarse hacia el siglo IX, pero en pugna con el pillaje de los beduinos, que generaba inseguridad a los comerciantes de la ciudad.

Los fatimíes egipcios se quedaron con el control de la ciudad, que siguió siendo un importante centro comercial.

Los cruzados tomaron la ciudad hacia el 1100, donde una vez más la ciudad fue destruida y su población quedó muy reducida.

Los cruzados erigieron una iglesia en la Gran Mezquita de Gaza En la época de las Cruzadas, la ciudad cambió varias veces de manos, siendo defendida por los Caballeros Templarios, finalmente hacia el 1193, fuerzas musulmanas se hicieron nuevamente con el control definitivo de la ciudad. Siendo reconstruida y creándose nuevos barrios mas allá de la llamada “Ciudad Vieja”.

Durante la era de los Mamelucos, que regían Egipto, Gaza tuvo períodos de desarrollo cultural y económico. La Peste Negra, en 1348, como el resto del Mediterráneo, tuvo serias consecuencias, matando gran parte de la población. En 1355, la ciudad se había recuperado como centro comercial. Gaza, fue escenario de batallas entre rivales por el trono de Egipto, uno de los gobernantes de la ciudad, Emir Sayf ad-Din Inal, llegó a ser en 1453, sultán de Egipto.

En 1515 con la conquista otomana, Gaza había dejado de ser un centro comercial próspero, era una pequeña ciudad empobrecida, estalló una revuelta fue sofocada y la ciudad fue integrada a la provincia de Damasco.

En el siglo XVI, la familia Ridwan gobernaría Gaza y parte de Palestina.

En 1660, la ciudad que vivía un periodo de prosperidad, fue capital de Palestina. La citada dinastía fue símbolo de buenos tiempos, desarrollo económico y cultural.

En el siglo XVIII, la familia Tuqan tuvo influencia en el gobierno de Palestina y en la ciudad de Gaza, luego que los otomanos desplazaran a los Ridwan.

En 1763, la ciudad protagonizó una revuelta contra la presencia otomana, finalmente sofocada.

En 1799, con el avance de las fuerzas al mando de Napoleón Bonaparte, que ocupada Egipto, llegaron a Gaza, que había sido abandonada por gran parte de sus habitantes. En la ciudad subsistía una pequeña comunidad judía.

La presencia francesa fue corta, ante la imposibilidad de sostener las largas líneas de comunicación entre los ejércitos franceses en Palestina con Egipto, estos se retiraron, luego del fracaso de la toma de Acre.

En 1832, la ciudad como parte de Palestina, quedó en manos egipcias, cuando el Jedive Mohammad Alí, invadió la zona.

Los otomanos recuperaron la ciudad, que en 1839, sufrió una epidemia de Peste. Los días de esplendor habían terminado, la ciudad siguió siendo un centro comercial, especialmente conectando rutas terrestres, el intenso tráfico marítimo, era tiempo de un pasado ya lejano.

En 1886, en la zona aledaña a Gaza se instalaron algunas familias de inmigrantes judíos, creando colonias agrícolas, para finalmente ser expulsados por los otomanos durante la Primera Guerra Mundial.

En 1893, la ciudad tuvo su primer consejo municipal, pero su alcalde era designado por los gobernadores turcos.

Estos cambios administrativos, tenían que ver con el proceso de centralización del Estado otomano y los intentos de modernización liderados por los llamados Jóvenes Turcos, algo que generó tensiones con las elites árabes locales, en un contexto de naciente nacionalismo.

La ciudad como el resto de la región palestina, estuvo controlada por un grupo de familias, los Shawa, Husseini y Sourani.

La Primera Guerra Mundial, encontró al imperio turco del lado de las Potencias Centrales, entrando en choque con las fuerzas del imperio británico en Egipto. Los británicos en reiteradas ocasiones intentaron capturar Palestina, librándose una serie de batallas en torno a Gaza.

Finalmente en 1917, la ciudad fue conquistada por tropas del imperio británico, abriendo paso a la conquista de dicho territorio. En 1922, fue formalizada la presencia del Reino Unido, por medio del sistema de Mandatos.

La milenaria Gaza sería integrada bajo el Mandato británico de Palestina. Durante este período se intensificó la llegada de judíos al territorio, incluyendo el área cercana a Gaza.

Esta presencia discreta terminó con la revuelta de 1929, que obligó a los inmigrantes judíos a irse. En los años 40, Gaza, tuvo un importante crecimiento demográfico. En 1946, se creó un kibbutz, que tuvo una vida efímera, dado que la zona quedó bajo control egipcio en 1948, luego de la primera árabe israelí.

La “Catástrofe” de 1948 hasta la Guerra de los Seis Días.

El conflicto de 1948, tuvo como consecuencia, el surgimiento del Estado de Israel, que derrotó a cinco ejércitos que lo habían atacado en simultáneo, quedando Jerusalén Oriental, la Franja de Gaza y Cisjordania bajo control árabe.

En el caso particular de Gaza, Egipto ocupó la zona, y la Liga Árabe patrocinó la creación del Gobierno de Toda Palestina, con escasa influencia política en los hechos.

En 1959, dicha entidad fue disuelta y Egipto gobernó directamente el área, por medio de un gobierno militar.

En estos años, la Franja de Gaza, recibió a unos 200.0000 refugiados, como consecuencia de la guerra de 1948. Las restricciones impuestas por los egipcios, en materia de movimiento, impidió a miles de palestinos buscar empleo en otros lugares, lo que hizo que el nivel de vida de la región, cayera estrepitosamente.

La situación fue propicia para una presencia guerrillera muy activa, siendo frecuentes los choques con las fuerzas israelíes.

El presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, luego de abolir el fantasmal gobierno palestino, impuso un control directo por medio de un gobernador militar.

El partido Unión Nacional, fue el único en el territorio, empleado como herramienta para encuadrar a la población, dentro de la flamante República Árabe Unida, mientras tanto se realizaron inversiones educativas, sanitarias y de obras públicas, pero la vida de los palestinos siguió siendo difícil, y la pobreza, era especialmente dura en los campos de refugiados En 1964, fue implantado el servicio militar dentro del llamado Ejército de Liberación de Palestina, las promesas de entregar el control de la Franja a la OLP, nunca se hizo efectivo.

Una vez mas el sueño de un estado palestino, se esfumó, por las complejas relaciones entre los estados árabes. En ese año, fue organizado un Consejo Legislativo de 22 miembros, que funcionó hasta la invasión israelí de 1967, que disolvió dicho organismo.

No cabe duda, que los gobiernos árabes, por sus antagonismos e intereses, impidieron crear un estado palestino, en los territorios de Gaza y Cisjordania.

En el caso de Jordania, la anexión de Cisjordania, hizo viable la economía del reino, especialmente por su potencial agrícola y el turismo en la ciudad vieja de Jerusalén y otros lugares religiosos.

Por ende, la idea de crear un estado palestino, solo era retórica pura. Mientras que Egipto, el gran paladín de la causa palestina en tiempos Nasser, no dudó en gobernar directamente Gaza, con un régimen especial, pero sin el interés de crear un embrión de un estado palestino autónomo, sino más bien fue la punta de lanza para generar un clima de constante inestabilidad fronteriza, en manos de los fedayin, los guerrilleros palestinos.

La ocupación israelí, Autoridad Nacional Palestina y HAMAS

En la Guerra de los Seis Días, las fuerzas israelíes, ocuparon la Franja de Gaza, en una operación relámpago, arrollando las fuerzas defensivas egipcias y palestinas.

Bajo el control israelí, se impuso un gobierno militar, bajo los términos de la Convención de Ginebra, como invocó el propio estado israelí.

La administración local fue en parte conservada, pero con tensiones constantes, dado que el gobierno municipal, no estaba dispuesto a cooperar para suprimir focos de resistencia. Esta tuvo sus picos máximos en los años 1969-1971, que incluyó acciones terroristas, que se concentraba contra palestinos que trabajaban en empresas israelíes.

La insurgencia fue ahogada en 1971. Las relaciones fueron tensas entre las autoridades civiles y militares israelíes, especialmente con los intentos de la creación de un distrito nuevo y el traslado allí de refugiados, que provocó protestas de

Naciones Unidas y la OLP, por considerarlo traslado forzado de población. En 1972, el alcalde local, Rashad al Shawwa chocó con el gobierno militar israelí, al intentar este imponer la anexión del campo de refugiados al Shati, al municipio de Gaza.

Durante su gestión, trabajó en mejorar la economía local, especialmente en materia de productos agrícolas y una fábrica de jugos.

En 1982, fue destituido por las desavenencias con los israelíes, pero mantuvo su influencia política, en un marco de constante agitación, que derivó en la Intifada de 1987, que generó más problemas para un área superpoblada y con servicios públicos deficientes.

El territorio de la Franja de Gaza, fue objeto de un tímido proceso de instalación de colonias con ciudadanos israelíes, alcanzando una población de unas 9.000 almas entre los distintos establecimientos.

El contexto social, económico, y además de la tolerancia mostrada por el gobierno militar israelí, permitió la expansión de un movimiento social y religioso, que sería el germen de HAMAS.

El objetivo de tolerar o permitir este tipo de movimientos, tenía que ver con la idea de fragmentar la base social de la OLP y otros grupos palestinos, generalmente de posturas seculares y nacionalistas, Sin ninguna duda uno de los grandes errores de la política israelí en los territorios ocupados palestinos.

La ausencia de instituciones estatales, permitió que este movimiento brindara servicios sociales, sumamente deficitarios en la pauperizada Franja.

El movimiento liderado por el jeque Yassin, creó un sistema de educación desde el nivel primario al superior, asistencia sanitaria, subsidios y redes de contención social.

Todo ello acompañado por un proceso de adoctrinamiento, que facilitó crear una amplia base social para que HAMAS se convirtiera en un actor relevante, y gracias a la realidad socio – económica, facilitó el reclutamiento de elementos terroristas.

En 1993, llegaron los acuerdos de Oslo, que creó la llamada Autoridad Nacional Palestina o ANP, que ejercería el gobierno sobre la Franja de Gaza y Cisjordania, en el marco de un plan de transferencia de competencias y territorios.

En una primera instancia, Gaza y Jericó serían los primeros territorios en los cuales la ANP ejercería el control.

En el caso de Gaza, en 1996, fue instalado el primer parlamento palestino, el Consejo Nacional y el primer gobierno, liderado por Yasser Arafat.

Este hizo su entrada triunfal, el legendario líder de la OLP, ahora defendía los Acuerdos de Oslo, mientras que jeque Yassin, líder del HAMAS, se oponía con tenacidad cualquier acuerdo con Israel, y gracias a su base social, mantendría la campaña terrorista.

Los recién llegados cuadros de Al Fatal desde su exilio libanés, chocaron con una sociedad conservadora, donde el integrismo había echado raíces. Gaza era una ciudad sin cines, bares como antaño.

Arafat terminó en el único hotel con aire acondicionado. Era un extraño en aquellas calles. La ayuda internacional permitió la creación de un cuerpo policial propio, un aeropuerto, y Yasser soñaba con hacer de Gaza, el Singapur del Próximo Oriente.

El aeropuerto fue destruido durante los conflictos entre el grupo terrorista HAMAS y el Estado de Israel, luego de las elecciones de 2006, donde HAMAS obtuvo una abrumadora mayoría se deshizo de los hombres de Al Fatal en el marco de una mini guerra civil palestina.

El mundo no toleraría un gobierno formado por cuadros provenientes de uno de los grupos terroristas más peligrosos del Próximo Oriente, por ende el gobierno de unidad nacional palestino era inviable, agregándose las profundas diferencias entre HAMAS y el presidente palestino Abbas Eliminados los hombres de Al Fatal de Gaza, o enviados al exilio, HAMAS inició su reinado absoluto sobre la pobre ciudad y la “Franja”.

Desde la instalación de la administración integrista, Gaza, ha padecido el duro bloqueo israelí, además de las consecuencias por los conflictos armados entre el citado grupo y el Estado de Israel. La infraestructura militar de HAMAS, utiliza la civil existente, lo que hace que la población pague los platos rotos en los enfrentamientos.

La necesidad de limitar la capacidad de recuperación del movimiento, llevó a imponer un estricto bloqueo terrestre, marítimo y aéreo.

Esto ha generado más penurias y miseria en la ciudad de Gaza, como de otras poblaciones que conforman la “Franja”. Agregándose a las consecuencias de una guerra intermitente, el régimen autoritario de HAMAS, donde no existe libertad de expresión, de culto – que afecta a la reducida minoría cristiana – como en materia política, dado que las otras facciones palestinas, no tienen lugar en la Franja.

En 2019, la activista de derechos humanos Hind Khoudary, integrante de Amnistía Internacional, fue sometida a malos tratos por las fuerzas de seguridad de HAMAS.

En la misma ciudad de Gaza, las fuerzas de seguridad locales, reprimieron los intentos de protestas contra el nivel de vida, los impuestos y las carencias que vive la población. Hubo incidentes graves con periodistas, activistas de derechos

humanos, con allanamiento de morada, maltratos y torturas. Naciones Unidas prometió una investigación, creándose al efecto una comisión.

Vivir y morir en Gaza

La Franja de Gaza, es un territorio de 360 km2, donde viven más de 1.5 millones de palestinos, la mayoría de la población tiene menos de 15 años. El desempleo es un azote que afecta a más del 50% de la población adulta. El dominio de HAMAS significó una caída del más de la mitad del PIB de la zona.

La presencia israelí, es cosa del pasado, en 2005, el llamado Plan de Desconexión, implementado por el primer ministro general Ariel Sharon, significó la evacuación de 9000 colonos – no sin resistencias – y el desmantelamiento de la zona Industrial de Erez.

El bloqueo israelí, significó restricciones de acceso al agua potable, combustible, vital para la generación de energía eléctrica.

La mayoría de la población subsiste gracias a la ayuda internacional, canalizada especialmente por agencias especializadas de Naciones Unidas y ONG, pero que tienen dificultades para operar por el régimen político imperante en la Franja.

Los serios problemas de infraestructura, los conflictos con el vecino Israel, el bloqueo, hacen de la vida de los 600.000 gazatíes sea muy difícil en lo cotidiano.

En el marco de las pugnas entre HAMAS y al Fatah, en un intento de ganar consenso social en la opinión palestina, especialmente de Cisjordania, dicho grupo nuevamente entró en choque con Israel, con la consecuente respuesta.

Pareciera ser un drama de nunca acabar, espoleado por los liderazgos radicalizados de los bandos en pugna, transformando los históricos Acuerdos de Oslo, en letra muerta. La paz pareciera ser solo una expresión de deseo.

Gaza, es una ciudad donde reina la pobreza y la ausencia de esperanza por un futuro mejor. Sus calles son reflejo del eterno conflicto palestino israelí.

La miseria, la falta de libertades, el adoctrinamiento fundamentalista, años de ocupación extranjera, parece haber creado un semillero para los extremismos.


 

Desde los años 90s, el ala militar de Hamás, Brigadas de Ezzeldin Al-Qassam ha realizado ataques terroristas en Israel. Estos ataques incluyen ataques suicidas contra civiles, apuñalamientos, ataques con armas de fuego y ataques de cohetes.

La ciudad desde hace milenios, ha sido destruida y reconstruida en numerosas oportunidades, gracias el peculiar espíritu de quienes la poblaban en aquellos momentos, que siempre tuvieron esa capacidad de resiliencia.

Ironías del destino, lo que fue alguna vez en siglos pasados un centro comercial cosmopolita, donde florecieron las artes y convivían gentes de diversos orígenes, se ha convertido por los vaivenes de la política y la historia, en la ciudad de la desdicha, para quienes viven y mueren en ella.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish