Dom. Abr 18th, 2021

Globalización y Delincuencia

Compartir

El fenómeno de la globalización revela cambios sin precedentes en la historia de la humanidad. Desde el campo económico que denota actuación predatoria por parte de las multinacionales e instituciones multilaterales internacionales, pasando por el ámbito político, en el que se da una mitigación de la soberanía nacional y el sometimiento de los Estados a los dictados de los poseedores del capital, hasta el campo social, en lo que mayor evidencia de los efectos deletéreos de la globalización que resultan en la exclusión de un enorme contingente de personas.

Por: Danielle Z. de Souza | Corresponsal de Brasil


El trabajo flexible, la abolición de las normas de protección laboral para los trabajadores combinada con un nuevo tipo de trabajo, caracterizado por la discontinuidad y la incertidumbre, hacen que millones de personas no sean absorbidas por el mercado que ya no necesita tanta mano de obra como al inicio del desarrollo de capitalismo. Debido a esta falta de necesidad de trabajadores, el sistema impone a los Estados la tarea de neutralizar este excedente, también llamado multitud. Para dar cuenta de su mandato, el Estado hace uso de medidas criminalizadoras, a fin de prevenir y reprimir ejemplarmente a las clases miserables, consideradas como enemigas del mundo globalizado.

Se observa entonces una disminución del gasto público en políticas sociales para combatir la exclusión y un vertiginoso aumento de las inversiones en el aparato penal, especialmente en las cárceles que se han convertido en una institución neutralizadora de las personas, abandonando por completo su característica disciplinaria, que se aplicaba habitualmente en el pasado, cuando el capital dependía de una gran cantidad de trabajo. también llamado multitud.

Para dar cuenta de su mandato, el Estado hace uso de medidas criminalizadoras, a fin de prevenir y reprimir ejemplarmente a las clases miserables, consideradas como enemigas del mundo globalizado.

Se observa entonces una disminución del gasto público en políticas sociales para combatir la exclusión y un vertiginoso aumento de las inversiones en el aparato penal, especialmente en las cárceles que se han convertido en una institución neutralizadora de las personas, abandonando por completo su característica disciplinaria, que se aplicaba habitualmente en el pasado., cuando el capital dependía de una gran cantidad de trabajo. también llamado multitud.

Para dar cuenta de su mandato, el Estado hace uso de medidas criminalizadoras, a fin de prevenir y reprimir ejemplarmente a las clases miserables, consideradas como enemigas del mundo globalizado. Se observa entonces una disminución del gasto público en políticas sociales para combatir la exclusión y un vertiginoso aumento de las inversiones en el aparato penal, especialmente en las cárceles que se han convertido en una institución neutralizadora de las personas, abandonando por completo su característica disciplinaria, que se aplicaba habitualmente en el pasado, cuando el capital dependía de una gran cantidad de trabajo.

Introducción

La globalización se presenta como un fenómeno complejo que implica abrir los mercados de los estados nacionales, así como imponer cambios profundos en los marcos políticos, culturales y sociales para todos los involucrados, sean estados o multinacionales.

Las cuestiones económicas terminan dictando la forma de ser de la población mundial, de modo que uno comienza a vivir en un mundo en el que el mercado capitalista hace un verdadero cambio político y legal.

Tales alteraciones denotan el abandono total de cualquier preocupación por el individuo que ve el declive del pensamiento ilustrado que, en cierta medida, protegía al hombre de influencias externas que obstaculizaban sus derechos.

En el escenario actual, es mejor atraer inversionistas que hacer valer los derechos consagrados en declaraciones internacionales y textos constitucionales. Las masacres recurrentes de cientos de personas en el norte de Nigeria representan, como mucho, simples notas a pie de página de los principales periódicos del mundo, ya que, lejos del foco economista de algunas misiones humanitarias de las últimas décadas.

En Brasil, miles de personas asesinadas por el aparato represivo del Estado pasan desapercibidas, debido a la adopción de una política criminal globalizada para enfrentar una sociedad de riesgo, fundada en la expansión de un derecho penal funcionalista.

En Guantánamo, la tortura reconocida a los presos, los tratos infrahumanos e incluso la alimentación rectal, si bien no aportan nada a Estados Unidos, según el reciente reconocimiento público, siguen ocurriendo de manera sistemática.

Esta ausencia de preocupación por los valores hasta ahora considerados de suma importancia para la sociedad trae consigo efectos altamente dañinos sobre la condición de un gran número de seres humanos.

El nuevo modelo de trabajo, flexible y orientado a las necesidades del mercado en lugar de las necesidades humanas, resulta en la exclusión social y la profundización de las distancias entre los más ricos y los más pobres.

A la nueva clase dominante global le importa poco el aumento de la miseria y el agravamiento de la precariedad laboral, por lo que el capital adquiere una movilidad nunca antes vista y se instala en los territorios donde hay mayores atractivos, moviéndose cuando ya no puede prosperar allí.

El concepto de soberanía en sí se hace añicos, ya que los Estados y sus políticas internas ahora están controlados por la voluntad del mercado, un ente que desconoce los límites territoriales y que surge por encima de las necesidades de los ciudadanos que son componentes de los Estados.

Como consecuencia, se incrementan las políticas de criminalización y encarcelamiento como forma de control preventivo y represivo de las clases miserables no utilizadas por el sistema capitalista globalizado.

La cárcel ya no es pedagógica, ya que en la actualidad el número de trabajadores siempre tiende a disminuir debido a la política internacionalista adoptada por la globalización que apunta a prohibir la estructura de trabajo practicada hasta hace cuatro décadas, reemplazándola por un trabajo cada vez más flexible, es decir, incierto y discontinuo. 

En este diapasón, hay una hipertrofia punitiva en el Derecho de los Estados, basada en la inseguridad individual propagada por los medios de comunicación como una forma de desviar la atención de los efectos sociales nocivos de la globalización y encender la llama de la venganza y la lucha de los ciudadanos por más severas medidas penales.

Existe un círculo vicioso que solo beneficia a la clase dominante del capitalismo globalizado, en contraposición a una esfera pública global o una garantía global de bienes fundamentales como proclama Luigi Ferrajoli (2011, p.81), defensor del constitucionalismo de largo plazo.

1. Un fenómeno en proceso de comprensión.

El fenómeno de la globalización es más complejo que la simple apertura de los mercados locales a las transacciones internacionales. Es un hecho que se ha ido desarrollando a lo largo de la historia de la humanidad, ya que, según Octavio Lanni (2001, p. 14), se ha producido desde el período del desarrollo del capitalismo en Europa, en conjunción con la revolución industrial y seguido de la movimientos colonialistas e imperialistas.

Al contrario de lo que el término globalización connota superficialmente, nos encontramos ante procesos de cambio altamente contradictorios y desiguales, variables en su intensidad e incluso en su dirección. (SANTOS, 2001, pág. 19).

Para evitar anacronismos innecesarios, este texto se ceñirá al período referido a las últimas cuatro décadas, una época en la que la globalización se ha desarrollado a velocidades vertiginosas, trayendo consigo todo tipo de consecuencias, que van más allá del ámbito económico y social. arraigada en las manifestaciones culturales y sociales y en la propia idea de Estado.

Desde que se hizo evidente la globalización de los procesos y estructuras sociales, sacudiendo territorios y fronteras o soberanías y hegemonías, se han multiplicado las controversias y estudios, así como preocupaciones y perspectivas, sobre las configuraciones y movimientos de la sociedad, en el ámbito local, nacional, regional y mundial. (LANNI, 1998, p.1).

La globalización, aunque data de cierta antigüedad, solo en las últimas décadas ha tomado suficiente aliento para convertirse en un movimiento que se ha extendido no solo al campo económico en las relaciones transnacionales – apalancado por avances tecnológicos que cada vez acortan distancias – sino que ha tenido efectos en todas las áreas de la vida humana.

El fenómeno es tan complejo que los estudiosos de la economía, el derecho internacional, la sociología, entre otras áreas del conocimiento, aún se ocupan de comprender su estructura y amplitud, ya que se produjo una remodelación en el panorama de diversas ciencias, como consecuencia del aumento exponencial de relaciones derivadas de la consolidación de la globalización.

Este hecho se refiere a la perplejidad con la que Alexis Tocquevile se refirió a la Revolución Francesa, que inauguró hechos y problemas inéditos para la sociedad de ese período.

La Revolución sigue su curso: cuando aparece la cabeza del monstruo, se descubre que, después de destruir las instituciones políticas, reprime las instituciones civiles y luego cambia las leyes, los usos, las costumbres y hasta el lenguaje; después de haber arruinado la estructura del gobierno, cambia los fundamentos de la sociedad y parece querer atacar incluso a Dios; cuando esta misma Revolución se expande rápidamente por todas partes con procedimientos desconocidos, nuevas tácticas, máximas mortíferas, poder asombroso que rompe las barreras de los imperios, rompe coronas, aplasta a la gente y, cosa extraña, al mismo tiempo los gana para su causa; a medida que todas estas cosas explotan, el punto de vista cambia.

Lo que a primera vista les pareció a los príncipes de Europa y a los estadistas un accidente común en la vida de los pueblos, se ha convertido en un hecho nuevo. Tan contrario a todo lo que sucedió antes en el mundo y sin embargo tan general, tan monstruoso, tan incomprensible que, al darse cuenta, el espíritu está como perdido. (TOCQUEVILE apud MARTINS, 1994, p. 13).

El fragmento anterior ilustra el momento actual en el mundo, a medida que las instituciones se han vuelto líquidas, fluidas, como lo explica Zigmund Baunmam (1999, p.58).

Cualquier explicación monolítica del fenómeno de la globalización se vuelve incompleta, por lo que se trata de un evento multifacético, que involucra una amplia gama de dimensiones de la vida humana, significando, por un lado, la apertura de los mercados y economías nacionales a un mercado internacionalizado, así como como el alto grado de interdependencia entre las economías mencionadas y, por otro lado, la ruptura de las barreras culturales impuestas por siglos por los estados modernos y la relativización del concepto mismo de individuo.

Globalización es un término que conlleva, en sí mismo, una alta carga de imprecisión conceptual, siendo utilizado para identificar diferentes aspectos de la vida social, como la universalización de patrones culturales, la expansión y fortalecimiento de instituciones supranacionales y, especialmente, la fuerte internacionalización de procesos económicos. (DEL’OLMO, 2006, p. 3).

En esta estela, se crean metáforas para intentar hacer referencia a la avalancha de cambios impuestos a la sociedad contemporánea. Para Octávio Lanni (2001, p. 5) la metáfora es útil para comprender nuevos fenómenos, que se refieren a situaciones aún no vividas por la sociedad.

La metáfora se vuelve más auténtica y viva cuando se reconoce que prácticamente no usa la palabra, haciendo predominante la imagen, como forma de comunicación, información y fábula. La electrónica no solo proporciona la fabricación de imágenes, del mundo como un caleidoscopio de imágenes, sino que también permite jugar con las palabras como imágenes. (LANNI, 2001, p. 17).

Algunos ejemplos de metáforas utilizadas para la globalización son la “aldea global”, a través de la cual buscamos explicar la formación de una comunidad global, que avanza hacia la homogeneización y la armonía, así como la comercialización de la información, que duplica su volumen a una velocidad sin precedentes, hacer que las personas sean consumidores de información, al igual que lo hacen con los bienes. (LANNI, 2001, p. 17).

La metáfora de la “fábrica global” sugiere la transformación del capitalismo transnacional que no conoce fronteras y hace del mundo su patio trasero. De esta manera, cualquier economía nacional se subsume en la economía global que solo sirve a sus propios intereses.

La fábrica global se instala más allá de todas y cada una de las fronteras, articulando capital, tecnología, fuerza laboral, división del trabajo social y otras fuerzas productivas. Acompañado de la publicidad, medios impresos y electrónicos, la industria cultural, mezclada en periódicos, revistas, libros, programas de radio, programas de televisión, videoclips, faxes, redes informáticas y otros medios de comunicación, información y fabulación, disuelve fronteras, acelera mercados, generaliza el consumismo. Provoca la desterritorialización y la reterritorialización de cosas, personas e ideas. Favorece el cambio de tamaño de espacios y tiempos. (LANNI, 2001, p. 20).

El salvajismo del capitalismo globalizado es tal que genera un ejército de desocupados, ya que el mercado globalizado también ha flexibilizado y precarizado las relaciones laborales. En este sentido, se puede decir que la metáfora anterior también se revela como una realidad cotidiana en el mundo globalizado.

A su vez, la metáfora de la “nave espacial” se refiere a un viaje inusual en el que el movimiento de la globalización lleva al mundo. La razón, la fuerza impulsora detrás de tal viaje hacia lo desconocido, alcanzó su apogeo de la Ilustración a fines del siglo XX y en el umbral del siglo XXI y ahora sufre una verdadera abnegación. Las certezas de la razón como afrenta a la metafísica se mezclan con la disolución del individuo como amo de la historia. (LANNI, 2001, p. 17).

La globalización tiene una nefasta tendencia a negar al individuo, en nombre de una conciencia supranacional, homogénea y pasteurizada, la utopía de la universalidad del pensamiento, que destruye las peculiaridades culturales regionales refleja cuán improbable la armonía del viaje en el que se convierte el mundo se vuelve lo mismo Se insertó, hecho que revela una cierta indisposición globalista para enfrentar el multiculturalismo y las barreras que representa para la realización de su proyecto último de semejanza de la sociedad moderna.

Sin embargo, cabe señalar que las contradicciones e incertidumbres antes mencionadas son más llamativas en los países periféricos y semiperiféricos, ya que las desigualdades que producen y los costos de su mantenimiento están distribuidos, por lo que los países del centro hacen poco sacrificio y disfrutan mucho. 

Esto se debe al hallazgo de Boaventura Souza Santos (2001, p. 20) de que ser un país central significa “tener la capacidad de maximizar las ventajas y minimizar los inconvenientes de la globalización hegemónica”.

En cuanto a los altos costos que se imponen a las naciones periféricas y semiperiféricas, estos van desde los económicos, por lo que el mundo globalizado impone a estas naciones el peso de soportar severas restricciones derivadas del mercado financiero mundial, hasta los costos humanos, con la fijación de patrones culturales homogéneos, es decir, que pretendan sustraer aspectos culturales importantes y reemplazarlos por otros pasteurizados, considerados como estándares internacionales.

Además, está el hecho de que también se requiere la precariedad de la fuerza de trabajo, en un mercado que hace cada vez más incierto el trabajo, ofreciendo menos el empleo estable típico de los años setenta y ochenta y brindando empleos más flexibles, con escasa o nula protección en en relación con las garantías anteriormente tan elogiadas en la legislación nacional y marginales al proceso de producción.

Al mismo tiempo, los estratos más fuertes de la clase trabajadora fueron expulsados del proceso productivo y, en consecuencia, perdieron la centralidad que tenían en el pasado. Esta centralidad se trasladó a la fuerza de trabajo intelectual que se ha tornado crucial dentro del nuevo proceso productivo “guiado” por las tecnologías de la información, pero que es mínima desde el punto de vista ocupacional, mientras que la mayoría de los puestos de trabajo se realizaban en los “servicios” que se ofrecían. al margen de esta unión productiva central y que, en gran medida, nada tenía que ver con un “terciario avanzado”. (DE GIORGI, 2006, p. 19).

Como predijo Karl Marx, los avances tecnológicos que utiliza el capital para su expansión tienden a incrementar el desempleo y con ello se ponen de manifiesto todas sus consecuencias negativas, generalmente en países periféricos que no se benefician de las ventajas originadas en la globalización.

La globalización presenta como uno de sus resultados la fragmentación del ideal del individuo, piedra de toque del movimiento ilustrado, y en cierta medida intensifica los nacionalismos y la necesidad de autoprotección de los Estados, mientras que, por otro lado, impone la apertura y el debilitamiento de las economías nacionales, ahora vulnerables a los trastornos económicos y de mercado sufridos a kilómetros de distancia en todo el mundo ya los caprichos del capital transnacional.

El multiculturalismo implica una no homogeneidad cultural y étnica y una no integración, defendiendo una visión diversificada de las formas de vida en la sociedad contemporánea. Busca preservar los valores propios de cada parte constituyente de una región o país, un reconocimiento que, sin embargo, no puede significar ninguna forma dañina de aislamiento de este grupo. (DEL’OLMO, 2006, p. 6).

Según la lección de Boaventura Souza Santos (2001, p. 32), el debate sobre la globalización no debe reducirse únicamente a sus aspectos económicos, ya que el fenómeno se extiende a los campos político y cultural.

Así, el citado autor subraya que es imposible aceptar la tesis de que la globalización es un proceso lineal y consensuado, afirmando que se trata, mucho más, de un proceso marcado por el conflicto “entre grupos sociales, Estados e intereses hegemónicos de una mano y grupos sociales, Estados e intereses subordinados por otro lado (2001, p. 36) ”.

Además, Luigi Ferrajoli afirma que es posible, como alternativa, el lema “otro mundo es posible”, que podría nacer, si prevalece la razón, de una sociedad civil mundial unida en la construcción de un nuevo orden constitucional global, en línea con las manifestaciones ocurridas durante las reuniones de las cumbres del G8 y los defensores del globalismo legal, en detrimento de los gobiernos de los países más ricos, que defienden un arreglo capitalista fundado en la desigualdad (2011, p.85). Este nuevo orden debe tener como destino la lucha transnacional por los derechos y bienes fundamentales, que evidentemente va en contra de las políticas criminales de tercer orden del derecho penal.

2. Consecuencias económicas, políticas y sociales de la globalización.

En cuanto a la globalización económica, ésta se presenta como una nueva forma de división internacional del trabajo, con la globalización de la producción, llevada a cabo por las empresas multinacionales, los nuevos y principales protagonistas del actual escenario económico.

El estado actual de la economía global tiene serias implicaciones para los Estados y sus economías internas, ahora dictadas por las reglas del mercado internacional que imponen una serie de requisitos, entre ellos la amplia apertura al mercado global, la adaptación de los precios locales a los practicada internacionalmente, se debe dar prioridad a la economía exportadora, se debe privatizar el sector empresarial, las políticas internas deben apuntar a reducir la inflación y la deuda pública y se debe minimizar la intervención del Estado en la economía.

Cabe destacar también el más deletéreo de todos los requisitos: los Estados deben reducir la carga derivada de las políticas públicas, reemplazando eventuales programas de transferencia de ingresos y realizando meras políticas compensatorias, no por casualidad dirigidas a las personas más afectadas por el proceso de globalización (SANTOS, 2001, p. 36).

El cuadro anterior muestra muy claramente la intención de debilitar las economías locales y el aumento de la interdependencia económica que tiene como resultado que los países periféricos aniquilen la pequeña autonomía que aún mantenían, porque en el mundo coetáneo o participan en el mercado global o están condenados a la falla económica que provoca una amplia gama de problemas sociales dentro de ella.

Las empresas pagarían gustosamente impuestos locales para financiar la construcción de carreteras o reparaciones a la red de alcantarillado que necesitaban, pero que no veían razón para pagar el mantenimiento de los desempleados, discapacitados y otros desechos humanos locales, por cuyo sake sina no se sintió responsable ni asumió obligación alguna. (BAUMAN, 1999, p. 14).

Las cifras de la nueva economía global son intrigantes, ya que, según Boaventura Souza Santos (2001, p. 39) señala que de las 100 economías más grandes del mundo, 47 son empresas multinacionales y el 70% del comercio mundial está controlado por sólo 500 empresas multinacionales y el 1% de las empresas multinacionales poseen el 50% de la inversión extranjera directa.

Y la apropiación de capital se concentra cada vez más a principios del siglo XXI. En opinión de Thomas Piketty, existe un posible proceso de divergencia patrimonial, con una alta concentración de capital, a pesar del bajo crecimiento. Además, los ingresos del capital siempre están más concentrados que los ingresos del trabajo (2014, p.425).

No solo eso, también es importante enfatizar el peso que se le impone a las economías locales, especialmente en los países periféricos, que surge de organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio.

Debe reconocerse, sin embargo, que la soberanía del Estado-nación no se limita simplemente a limitar, sino que se ve sacudida por la base. Cuando lleva a las últimas consecuencias “el principio de la maximización de la acumulación del capital”, esto se traduce en un desarrollo intensivo y extensivo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción, a escala mundial. (LANNI, 2001, p. 40).

Para lograr el control y sometimiento total de las economías periféricas, tales instituciones internacionales, aliadas a los detentadores del poder económico, es decir, las economías centrales y las multinacionales, definen agendas que hagan que las pequeñas economías nacionales cumplan con los requisitos antes mencionados. a cambio de ayuda financiera o renegociaciones de deuda, un proceso eufemísticamente llamado ajuste estructural, que se traduce en desempleo, falta de asistencia a los más necesitados, aumento de la delincuencia y, como consecuencia del número de encarcelamientos prácticos por parte de estados periféricos.

Este círculo vicioso por un lado es aún más vulnerable a tales estados y por otro lado enriquece y empodera a los poderes nacionales y multinacionales del centro.

En cuanto a la globalización política, es posible afirmar que uno de los reflejos más evidentes es la desaparición del Estado como tradicionalmente el centro de iniciativas políticas, económicas y sociales, siendo reemplazado paulatinamente por organismos internacionales, controlados por los países del centro que obstaculizan su autonomía de una manera nunca vista.

Boaventura Souza Santos (2001, p. 43) señala como resultado de tal presión externa sobre la soberanía nacional la imposibilidad de que el Estado inspeccione sus fronteras, sean físicas o no, con un flujo de personas, bienes, capitales más libre que nunca. e ideas.

En cuanto a la regulación legal de la economía, los esfuerzos de los países dominantes para mover el mundo hacia la uniformidad no son de hoy, considerando el proyecto de unificación del derecho privado (UNIDROIT) y la Ley Uniforme de Ginebra, esta última ratificada por Brasil. y en plena vigencia.

La presión sobre los Estados es ahora relativamente monolítica – El Consenso de Washington – y en sus términos el modelo de desarrollo orientado al mercado es el único modelo compatible con el nuevo régimen de acumulación global, por lo que es necesario imponer a escala global políticas de ajuste estructural. . (SANTOS, 2001, pág. 43).

Así, queda claro que el concepto de soberanía y autonomía ha sido socavado por el capital móvil que se instala en un territorio determinado y permanece allí mientras sea posible extraer los beneficios.

Cuando la ubicación ya no favorece la acumulación en sus últimas consecuencias, el capital cambia de territorio, dejando atrás lo que Zigmund Bauman (1999, p.18) describe como “la tarea de lamer heridas, reparar daños y deshacerse de la basura”.

La empresa es libre de moverse, pero las consecuencias de la mudanza seguramente permanecerán. Quien sea libre de huir de la localidad es libre de escapar de las consecuencias. Estos son el botín más importante de la victoriosa guerra espacial “.

El cuadro anterior muestra que la globalización económica implica un cambio en la estructura política del mundo, trayendo como una de las consecuencias más drásticas la imposición de la mirada liberal al Estado, al afirmar que es enemigo de la sociedad civil y debe reducirse a un mínimo.

El consenso estatal débil es sin duda el más central y en su base está la idea de que el estado es lo opuesto a la sociedad civil y potencialmente su enemigo. La economía neoliberal necesita una sociedad civil fuerte y para que exista, el estado debe ser débil. Por tanto, es probable que el estado débil también sea el estado mínimo. (SANTOS, 2001, pág. 48).

Con tal reducción, el estado de bienestar se elimina y las capas más necesitadas de los estados periféricos se quedan sin mucho en qué depender, dejándoles poco para la satisfacción más básica de sus vidas.

Tal hecho conduce inevitablemente a un aumento de la criminalidad y un aumento de la represión estatal, que para cumplir con las presiones externas de los países hegemónicos, aplica leyes penales brutales como medidas inmediatas que no resuelven el problema del declive de las condiciones sociales originadas. de conformidad con las presiones externas., resultado de la globalización política.

Como una de las principales consecuencias negativas, se observa un cambio notable en la forma en que los Estados, a través de sus aparatos dedicados a la persecución penal, comienzan a abordar el tema de la criminalidad y el encarcelamiento.

La globalización social puede abordarse en relación con una jerarquía internacional, formada por los siguientes actores: los países centrales y las empresas multinacionales en la parte superior y los estados semiperiféricos y periféricos en la parte inferior.

Boaventura Souza Santos (2001, p. 38) explica que el impacto de la actuación de los actores dominantes revela una marcada desigualdad social en los actores dominados, por lo que existe una élite, formada por una rama local e internacional, en la que la primera son los altos funcionarios estatales y empresarios locales, así como los líderes políticos y estos últimos son los líderes de multinacionales e instituciones financieras internacionales.

Ésta parece ser la razón – señalemos – por qué la “realidad de las fronteras” fue, por regla general, un fenómeno de clase estratificado como regla: en el pasado como hoy, las élites de los ricos y poderosos fueron siempre más cosmopolita en inclinación que el resto de la población de las tierras que habitaban; en todo momento han tendido a crear una cultura propia que despreciaba las mismas fronteras que confinaban a las clases bajas; tenían más en común con las élites transfronterizas que con el resto de la población de su territorio. Esta también parece ser la razón por la que Bill Clinton, el portavoz de la élite más poderosa del mundo actual, pudo declarar recientemente que por primera vez no hay diferencia entre la política interior y exterior. (BAUMAN, 1999, pág.19).

La desigualdad social generada al interior de los estados es consecuencia de la mencionada alianza, por lo que el capitalismo tiende a utilizar las más variadas estrategias para lograr su objetivo último de acumulación y para ello articula nuevas formas de producción y salidas de sus bienes, aquí entendido bienes de consumo y las ideologías propagadas por el régimen globalizado.

El contexto productivo “posfordista” (De Giorgi, 2002, p. 30) implica el surgimiento de una multitud no apta para el trabajo globalizado, originando el interior de los procesos de división, ahora internacional, del trabajo.

Teniendo en cuenta que el capital ya no tiene conciencia de fronteras, se instala en lugares donde, entre otros atractivos, los trabajadores son más vulnerables (como, por ejemplo, leyes laborales más flexibles).

Resulta que las empresas transnacionales, naturalmente incluidas las organizaciones bancarias, mueven sus recursos, desarrollan sus alianzas estratégicas, agilizan sus redes y circuitos de TI y realizan sus aplicaciones de manera independiente, lo mismo con total desconocimiento de los gobiernos nacionales. E incluso si los gobiernos nacionales, por sí mismos y por sus agencias, toman conciencia de los movimientos transnacionales de capital, aún en estos casos pueden hacer poco o nada.

Las empresas transnacionales están dispersas por todo el mundo de acuerdo con sus propios planes, geoeconomías independientes, evaluaciones económicas, políticas, sociales y culturales que a menudo tienen poca consideración por las fronteras nacionales o los colores de los regímenes políticos nacionales. (LANNI, 2001, pág. 66).

Los modos de producción divididos internacionalmente generan un enorme déficit social que el capital no está dispuesto a afrontar ni a tomar medidas que lo atenúen, ya que tal posición no se ajusta a la lógica de lucro que practica el mercado globalizado.

No solo eso, la alianza entre los actores de las élites locales e internacionales tiene como objetivo evitar la implementación de cualquier política de confrontación real y seria de las desigualdades sociales que viven los Estados periféricos y semiperiféricos.

Hasta tal punto que la “guerra contra la pobreza” fue sustituida por una guerra contra los pobres, chivo expiatorio de todos los mayores males del país (Gans, 1995), en adelante convocados a asumir la responsabilidad de sí mismos, so pena de verse atacados por un andanada de medidas punitivas y fastidiosas destinadas, si no para volver a ponerlos en el buen camino del empleo precario, al menos para atenuar sus demandas y, por tanto, su carga fiscal. (WACQUANT, 2001, p. 24).

Este proceso de proliferación de la desigualdad social, además de estar asociado al declive del estado de bienestar, impuesto por la nueva lógica de distribución internacional del trabajo y la reducción máxima del proveedor y del estado interviniente, radica en que el trabajador individual , típico de la Revolución Industrial del siglo XIX se sustituye por la forma general del trabajo abstracto, surge la fuerza de trabajo social y la figura del trabajador colectivo, más fácilmente maniobrable que aquel proletario que tenía conciencia de clase y se articulaba con su pares para hacer frente al capital. (De Giorgi, 2009, p. 43).

El aumento de las desigualdades ha sido tan acelerado y tan grande que es apropiado ver las últimas décadas como una revuelta de las élites contra la redistribución de la riqueza que se inició al final de la Segunda Guerra Mundial (SANTOS, 2001, p. 40) .

La forma de organización neoliberal implica la lucha por la aniquilación de los derechos laborales del trabajador que está a su disposición, eliminando el salario mínimo y ajustes en relación al costo de vida del trabajador.

Es decir, el trabajo es “flexible” en la medida en que se convierte en una especie de variable económica que los inversores pueden ignorar, seguros de que serán sus acciones y solo aquellas las que determinarán la conducta de la población activa. (BAUMAN, 1999, pág. 111).

Con una postura tan neoliberal, se impone a los estados periféricos y semiperiféricos la tarea de lidiar con un contingente de personas que simplemente no pueden encajar en el contexto de consumo desenfrenado apoyado por las multinacionales.

De esta forma, las personas que no pueden consumir los bienes de todo tipo que produce el capitalismo son depuradas y catalogadas como “pobres”, mereciendo, a lo sumo, las medidas paliativas impresas por el Estado para no hacer desaparecer la pobreza, por ser vista como un consecuencia natural del sistema capitalista actual.

La mejor forma de lidiar con este elevado número de pobres es utilizar el aparato represivo estatal, que se revela de dos formas.

El primero y menos visible, salvo para los interesados, es transformar los servicios sociales en un instrumento de vigilancia y control de las nuevas “clases peligrosas”. Prueba de ello es la ola de reformas votadas en los últimos años en varios estados, condicionando el acceso a la asistencia social a la adopción de determinadas normas de conducta (sexual, familiar, educativa, etc.) y al cumplimiento de obligaciones gravosas o humillantes.

Las más extendidas estipulan que el beneficiario debe aceptar cualquier trabajo que se le ofrezca, independientemente de la remuneración y las condiciones laborales ofrecidas, bajo pena de renuncia a su derecho a la asistencia (workfare). Otros modulan la asistencia a las familias según la asistencia escolar de sus hijos (learnfare) o la inscripción en etapas de pseudo-formación sin objeto ni perspectiva. (WACQUANT, 2001, pág. 27).

En términos generales, estas pseudo-ayudas, disfrazadas de beneficios sociales, no alcanzan un resultado satisfactorio en términos de movilidad dentro de las clases sociales, y lo que es peor, venden una imagen de un estado de bienestar, que enmascara las estadísticas, considerando a tales individuos. como asalariados.

La segunda parte de la estrategia para contener a los pobres incluye el propio aparato represivo, que se apoya en la fuerza del Estado como lección pedagógica sobre los límites que los miserables no pueden traspasar.

El segundo componente de la política de “contención represiva” de los pobres es el recurso masivo y sistemático al encarcelamiento … Pero hay algo peor. La duplicación en diez años y la triplicación en veinte de la población carcelaria subestima gravemente el peso real de la autoridad criminal en el nuevo dispositivo de tratamiento de la miseria y sus correlatos. (WACQUANT, 2001, pág.29).

De los extractos antes mencionados se desprende que el fenómeno de la globalización ha resultado en muchas ventajas para unos pocos y enormes pérdidas para muchos, por lo que la criminalidad se presenta como el problema más grave, ya que denota la imposición del abandono del Estado. a la persona al mismo tiempo que demuestra un aumento en la atención que el Estado penal le presta a esa misma persona.

3. El control de la delincuencia en el estado globalizado.

La causa más grave de delincuencia en el mundo globalizado y la necesidad de un control estricto sobre las personas olvidadas por las maravillas de este nuevo mundo feliz radica en la brutal desigualdad social generada por el sistema capitalista actual, visto por los miembros de la jerarquía social más alta como algo natural. a un sistema liberal., en el que se predica el falso mantra de que las oportunidades de mejora de la vida solo dependen del compromiso individual de cada uno.

Las estadísticas mundiales muestran que las desigualdades en la distribución de la riqueza se están ampliando y que, a pesar de la intensificación de los flujos globales de capital y trabajo, la extensión del mercado, la globalización de las políticas y el progreso de las comunicaciones, las oportunidades para mejorar los niveles de vida son cada vez más inaccesible para la mayoría de la población. (HESPANHA, 2001, pág. 163).

El mundo, especialmente el periférico y semiperiférico, vive un período de hipertrofia del sistema penal en los estados nacionales, como resultado de la necesidad de controlar a los sectores más miserables de la población que se encuentran privados de un derecho básico, que es trabajar para mantenerse a sí mismos, se mantienen bajo vigilancia constante.

Ocurre que el propio concepto de trabajo ha cambiado en las últimas décadas, de estable, con una serie de garantías y asalariado a un tipo de trabajo más volátil, cada vez más precario, discontinuo e informal.

Estos nuevos segmentos sociales constituirán una “clase trabajadora en formación” y en formación en al menos dos sentidos: porque se inserta en los procesos de trabajo correspondientes a proyectos empresariales nuevos o renovados (macdonaldização, transformaciones industriales, “nuevo mercado”); y porque no tiene sentido de sí mismo como tal (los clásicos habrían dicho que “carecen de conciencia de clase”). Es un destino común que estos sectores de la “clase trabajadora en formación” sean normalmente descritos – por el resentimiento de las categorías obreras “viejas”, ayudadas en esto por varios tipos de agitadores y por comentaristas “autorizados”, que están en cargo de racionalizar este punto de vista – como “excremento”, “clase peligrosa”, subproletariado, subclase, para usar un término norteamericano reciente. (De GIORGI, 2006, p. 22).

Esta multitud no es percibida por el Estado ni por las clases más poderosas como auténticos seres humanos y este es el primer paso hacia una serie de negaciones de su dignidad y sus derechos más básicos.

En opinión de Arendt, el plan para negarles el estatus de ciudadanos y luego convertirlos en seres desechables e inútiles es evidente, ya que no son capaces de disfrutar de los beneficios del mundo globalizado, pero tampoco se adaptan a la nueva forma. del trabajo y el empleo que requiere el capitalismo moderno.

Al colocar a esas personas en una especie de limbo, una zona intermedia entre estar en el mundo globalizado y no pertenecer a él, el Estado y las élites del capitalismo coetáneo practican la negación de derechos que, irónica y cínicamente, se enumeran en los textos constitucionales. de la mayoría Estados occidentales.

Este hecho se traduce en la práctica en una apatridia de quienes tienen patria y en un exilio de valores, independientemente del exilio, ya que los axiomas inscritos en las Cartas Magnas son deliberadamente negados a la parte pobre de la sociedad.

Los apátridas, cuando dejan de pertenecer a cualquier comunidad política, se vuelven superfluos. El trato que reciben de los demás no depende de lo que hagan o dejen de hacer. Son inocentes condenados, privados de un lugar en el mundo, un lugar que hace que sus opiniones tengan sentido y sus acciones sean efectivas. No es casualidad que los nazis iniciaran la persecución de los judíos privándolos del status civitatis, para convertirlos en “enemigos objetivos”. Tampoco es casualidad que el territorio más habitual para los apátridas, en la década de 1930, fuera el campo de internamiento, el limbo, en el que se agrupan los “elementos indeseables”, incluso en regímenes no totalitarios. (LAFFER, 1988, pág. 118).

Ahora, el limbo moderno se ha convertido en una prisión, una institución que sirvió y sirve al capitalismo de diversas formas durante la historia del desarrollo de ambos.

El confinamiento espacial, el encarcelamiento bajo diversos grados de severidad y rigor, ha sido en todo momento el método principal para tratar con sectores insuperables y problemáticos de la población, difíciles de controlar. Los esclavos fueron confinados a cuartos de esclavos. También se aislaron leprosos, locos y de etnia o religión diferente a la predominante. (BAUMAN, 1999, p. 15).

En el pasado, como afirma Nilo Batista (1990, p. 35), el capitalismo recurría al sistema para dos operaciones esenciales: 1º para garantizar la mano de obra; 2º para evitar el cese de labores.

En el primer caso, en el pasado se criminalizaba al pobre cuando no se convertía en trabajador. Hubo aires correccionales en torno al encarcelamiento, ya que allí el individuo veía romperse su resistencia por una rutina diaria que lo disciplinaba mentalmente y acondicionaba su cuerpo para soportar los interminables turnos laborales impuestos por el mundo recién industrializado.

La sanción laboral en las cárceles de fábrica también fue típica de este período de desarrollo del capitalismo, que demuestra el interés por toda la mano de obra disponible, incluidos los encarcelados precisamente porque no tienen trabajo.

La prisión tuvo como antepasado la “casa de trabajo”, una especie de manufactura reservada a las masas que, expulsadas de los campos, acudían en masa a las ciudades, dando lugar a fenómenos que preocupaban a las élites mercantiles (y protocapitalistas) de la época. : bandidaje, mendicidad, pequeños robos y, por último, pero no [este, se niega a trabajar en las condiciones impuestas por estas élites.

La casa de trabajo era una “proto-prisión” que luego sería tomada como modelo de la forma moderna de prisión en el período de la Ilustración, es decir, cuando la verdadera “invención penitenci: vai” parecía no ser más que una institución de formación forzosa de mujeres, masas al modo de producción capitalista; después de todo, para ellos, este modo de producción era una novedad absoluta (y en este sentido, la casa de trabajo era una institución “subordinada” a la fábrica).

En el segundo caso, con el fin de evitar el cese del trabajo, se criminalizó la huelga con el fin de evitar que los trabajadores rechazaran el formato de la obra, es decir, se transformó en delito la única defensa efectiva del trabajador frente al capital. Y sus agentes fueron castigados con una severidad ejemplar.

Para evitar el cese del trabajo, se criminalizó al trabajador que se negó a trabajar como “era”: se creó el delito de huelga. El Código Penal francés del I 81 O contemplaba el nuevo delito, en su artículo 415. (BATISTA, 1990, p. 36).

Así, en ese período se consideró delito el hecho de que alguien no trabajara y el hecho de que algún trabajador se rebelara contra las fechorías patronales.

Con la revolución industrial, el esquema legal cobró rasgos más claros: se creó el delito de merodeo. Refiriéndose a la reforma de los dispositivos conocida como Poor Law en 1834, Disraeli dijo que en Inglaterra ser pobre se convirtió en un delito. Aquellos que, por una razón u otra, se negaron o no pudieron vender su fuerza de trabajo, fueron tratados por los tribunales más o menos como en los juicios descritos por Jack London en su relato autobiográfico: cada 15 segundos, una sentencia de 30 días de prisión. por cada vagabundo. (BATISTA, 1990, p. 35).

Brasil es un ejemplo muy claro de esta dinámica, porque en el período dictatorial había mano de obra muy barata, la más barata del mundo a disposición de las multinacionales y la vagancia y las huelgas eran castigadas con penas. (BATISTA, 1990, p. 40).

El estado actual del capitalismo muestra que ya no hay ningún interés en aprovechar al máximo la mano de obra. Por tanto, a partir del pensamiento de Alessandro De Giorgi (2001, p. 15), no hay razón para continuar con el proyecto disciplinario aplicado anteriormente a las personas que se encontraban fuera del mercado laboral por no estar sometidas a las condiciones previamente impuesto.

Lo anterior demuestra que el modelo de encarcelamiento disciplinario acaba siendo reemplazado por el modelo neutralizador, en el que el objetivo es anular la existencia de aquellas personas consideradas indeseables por su incapacidad para encajar en el actual sistema capitalista globalizado, refiriéndose a un nuevo gran cambio. internamiento que, a diferencia de los moldes de Foucault, no tiene ninguna pretensión de disciplina.

Si nos fijamos en las tecnologías de control que surgen a finales del siglo XX y anuncian los albores del siglo XXI, ciertamente podemos hablar de un segundo gran internamiento. De un internamiento urbano, que toma la forma de gueto, de un internamiento criminal, que tiene la forma de una prisión, y un internamiento global, que toma la forma de innumerables “zonas de espera”, esparcidas por los confines del Imperio. (De GIORGI, 2001, p. 32).

Además del recrudecimiento de las políticas criminales, existen flujos migratorios que llevan a personas de zonas periféricas a países centrales, en un intento por encontrar mejores condiciones de vida.

Según lo predicho anteriormente, una de las consecuencias sociales de la globalización es la intensificación de los nacionalismos y la tendencia al desarrollo de la xenofobia como forma de legítima defensa contra los “invasores” de los estratos más pobres del mundo.

Así, en línea con los dictados de la política globalizada, los Estados tienden a castigar estrictamente a los inmigrantes ilegales como una forma de advertencia para que otras personas no se trasladen a sus áreas.

También hay situaciones externas, como la inmigración africana, asiática, latinoamericana y de Europa del Este a América del Norte y la Unión Europea. Es como si, en los “márgenes” del desarrollo, el proceso de “acumulación primitiva” continuara incesantemente en su camino de “colonización” de “otros” mundos. (De GIORGI, 2001, p.21).

Resulta que el capitalismo moderno tiene como principal objetivo al “enemigo” en este contexto considerado aquel cuyo trabajo no está fagocitado por el sistema y, por tanto, no enmarcado en el orden mundial actual.

Significa que el enemigo no participa en el ciclo moderno de producción y reproducción capitalista y actúa en contra de los intereses dominantes, ya que fue excluido del sistema y ahora depende de las ayudas estatales para su supervivencia, es decir, es un prestatario de recursos. que nunca volverá, ya que no tiene oportunidades de hacerlo.

Una vez ansioso por absorber cantidades cada vez mayores de trabajo, el capital hoy reacciona con nerviosismo a la noticia de que el desempleo está disminuyendo; a través de los plenipotenciarios bursátiles, premia a las empresas que despiden y reducen puestos de trabajo. (BAUMAN, 1999, pág. 119).

El concepto de Derecho Penal del Enemigo aplicado de manera escandalosa por los Estados hoy refleja la elección de personas indeseables, que deben ser perseguidas y encarceladas, ya que su muerte enfrentaría la creencia en los derechos humanos que el sistema capitalista quiere ver difundida.

La agudización del crimen, por la desoladora representación social, las desigualdades sociales en todo el mundo, especialmente en países con capitalismo periférico, como el nuestro, valida la ola punitiva, junto con el Derecho Penal vendido por los medios de comunicación como panacea contra la inseguridad, resultando en la Derecho Penal del enemigo. (GONÇALVES, 2009, p. 218).

Como afirma Vinícius Rodrigues Gonçalves (2009, p. 220), el Estado convierte a los sectores más miserables de la población en enemigos potenciales, no siendo los que declaran la guerra al Estado, sino que se encuentran en un entorno hostil contra el que es difícil de combatir. ofrecer resistencia, a pesar de que se utiliza la violencia contra el aparato estatal, tiene poca o ninguna efectividad.

La ola de expansionismo penal es consecuencia de la búsqueda del Estado por neutralizar a los enemigos creados como consecuencia de la globalización que aprovecha los beneficios a favor de la jerarquía dominante del capitalismo y relega las pérdidas a las clases olvidadas de la sociedad, que sólo son visto por el Estado (digamos un Estado que debe ayudarlo) cuando sus prácticas se encuadran en el ámbito del Derecho Penal, ahora utilizado como ratio primordial para la solución de los problemas de la criminalidad, que, de hecho, tiene su origen en el ámbito social. Desigualdad creada y profundizada por la actual política globalizada del modelo capitalista.

Katie Argüelo (2005, p.1) enumera los mecanismos que utilizan los Estados para el control social a través del Derecho Penal: condenas más estrictas, encarcelamiento masivo, leyes que establecen condenas mínimas obligatorias y perpetuidad automática en el tercer delito (“tres strikes y estás fuera ”), Estigmatización penal, restricciones a la libertad condicional, leyes que autorizan penitenciarías de máxima seguridad, reintroducción de castigos corporales, multiplicación de delitos a los que se aplica la pena de muerte, encarcelamiento de niños (aplicación de la legislación penal“ adulta ”a menores de 16 años) , Políticas de “tolerancia cero”, etc.

En este tono, la tendencia penitenciaria actual es la de neutralizar a sus presos, sin preocuparse por la “resocialización” del detenido, sobre todo porque la gran mayoría de ellos ni siquiera fueron socializados algún día. Por lo tanto, cuanto más inmóvil está el preso, es decir, con un contacto mínimo con el mundo exterior, mejor se desempeña el papel de las instituciones penitenciarias modernas.

Pero lo que hacen los presos de Pelican Bay en sus celdas solitarias no importa. Lo que importa es que se queden ahí. La prisión de Pelican Bay no fue diseñada como una fábrica para la disciplina o el trabajo disciplinado. Se planeó como una fábrica de exclusión y para personas acostumbradas a su condición de excluidas. La marca de los excluidos en la era de la compresión del espacio-tiempo es la inmovilidad. Lo que la prisión de Pelican Bay hace casi a la perfección es la técnica de inmovilización. (BAUMAN, 1999, pág. 123).

Y no hay resentimiento por parte del mercado globalizado por este modelo carcelario como el de Pelican Bay, dado que la exclusión social masiva es una consecuencia natural de la estructura de mercado adoptada por el modelo globalizado.

De esta manera, es necesario que el Estado elimine cualquier problema social importante mientras exige la represión más brutal posible contra esta masa de excluidos que produce el sistema capitalista.

La fórmula exitosa del libre mercado se puede traducir de la siguiente manera: el trabajo muerto cristalizado en capital (a través del desarrollo tecnológico) hace innecesario el trabajo vivo.6 Según los pragmáticos millonarios reunidos en el lujoso Hotel Fairmont, en California, el futuro de La relación entre el capital y el trabajo se pueden resumir en un par de números: “20 por 80”. El veinte por ciento de la población capaz de trabajar en el siglo XXI sería suficiente para mantener el ritmo de la economía del planeta. Algunos de estos altos ejecutivos admiten, con el mayor sarcasmo, que en el futuro el tema será “tener que almorzar o almorzar”. (ARGÜELO, 2005, p. 5).

El Estado, incapaz de cumplir las promesas mediáticas de una vida estable y pacífica a sus ciudadanos, cambia el enfoque de la atención a la lucha contra la delincuencia, alimentando, como afirma Katie Argüelo, los sentimientos de venganza y frustración que permean las sociedades modernas.

Así, la hipertrofia del sistema penal no es más que una fórmula segura (hasta ahora) para mantener un statu quo perverso que mantiene a los excluidos como principal objetivo del aparato represivo estatal, perpetúa la miseria e inseguridad individual en las personas y hace con el las clases dominantes aparentan ser las salvadoras de la sociedad, con medidas represivas cada vez más brutales e inmediatas.

Esta situación refleja un caos organizado y orquestado para evitar cualquier acción colectiva basada en una conciencia de grupo que al menos podría intentar enfrentar el sistema actual. Además de destacar el uso de estrategias de criminalización para contener todos los problemas sociales que son los frutos podridos de la globalización.

Conclusión:

La gama de consecuencias derivadas de la globalización impone a la humanidad una nueva forma de vida. Por un lado, los que se benefician mucho y por otro lado, en una cantidad inmensamente mayor, los que pierden mucho.

De éstos se quita mucho más que simplemente sus ingresos, fruto del trabajo, se restringe su propia condición humana, ya que se les restringe una serie de derechos.

La imposibilidad de ser vistos como personas les recuerda una condición infrahumana, en la que se encuentran bajo su propio riesgo, especialmente excluidos de gozar de las garantías constitucionales que les niega el Estado que las adopta.

En el campo social, las desigualdades producidas por el sistema globalizado, que sólo se preocupa por ampliar las fronteras de la acumulación, basada en el agotamiento de los recursos en todo el mundo, se vuelven más llamativas.

Teniendo en cuenta que el capital no tiene límites territoriales, viaja por todo el mundo, desplazándose siempre hacia lugares más ventajosos, donde la ganancia puede ser lo más cercana posible a lo absoluto.

Los estados periféricos y semiperiféricos no tienen muchas alternativas, salvo practicar políticas de contención internamente contra las clases sociales excluidas por la globalización, tomando medidas que garanticen la anulación de su peligrosidad y su estancamiento social.

Para ello, recurren a políticas criminales cada vez más brutales y rígidas, con el objetivo de neutralizar a los individuos potencialmente peligrosos, enemigos de la globalización.

Debe enfatizarse, sin embargo, que muchos de estos enemigos ni siquiera son conscientes de su propia exclusión y luchan con el único medio que conocen para evitar su propia muerte.

La política criminal es la válvula de escape para desviar el foco de la raíz del problema social generado por la globalización.

La acumulación ilimitada ha demostrado causar más problemas que soluciones y quizás en un futuro no muy lejano pueda ser rehén del “monstruo” que ha creado. Puede llegar un momento en el que no haya ningún otro lugar donde expandirse y el colapso del sistema capitalista puede representar la puerta de entrada a otros arreglos sociales menos inhumanos y más duraderos.

Salud

Los números de este viernes superaron ampliamente lo ocurrido un día antes, cuando la autoridad sanitaria informó 8.195 contagios en las últimas 24 horas. El...

Ante el alza de los contagios por coronavirus que se registran en el país y con el fin de hacer respetar las normas sanitarias de confinamientos, el Gobierno anunció...

Durante el balance de coronavirus en Chile de este sábado, el ministro de Salud, Enrique Paris, confirmó que tras una reunión con el Comité Asesor Covid-19 y por...

El ministerio de Salud entregó este sábado un nuevo balance respecto al estado de avance del coronavirus en nuestro país, confirmando un total de 22.180 fallecidos y 925.089 contagiados hasta las...

El ministerio de Salud entregó este sábado un nuevo balance respecto al estado de avance del coronavirus en nuestro país, confirmando un total de 21.574 fallecidos y 885.379 contagiados hasta...