Dom. Jun 13th, 2021

Hamas ataca de nuevo

Compartir

En estos días una vez más vemos como desde la Franja de Gaza, fueron disparados cientos de cohetes por la rama militar de la organización Hamas, que gobierna de facto desde hace largo tiempo dicho territorio.

Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director de Diario El Minuto Argentina


La respuesta militar israelí no se hizo esperar. Pero este ataque, no solo un simple acto de agresión en el marco del eterno conflicto palestino israelí, sino que se inserta en una realidad compleja, que va desde la rivalidad entre el gobierno palestino de Ramallah con Hamas, la política del premier Netanyahu respecto al incremento de la presencia de las “colonias” en Cisjordania y la reciente orden de desalojo de palestinos de Jerusalén Este.

El pasado mes de abril, el presidente palestino Mahmoud Abbas, aplazó las elecciones legislativas, dado que los electores que viven en Jerusalén Este, requieren del visto bueno de Israel para que concurran a las urnas, del otro lado de la zona de separación. Esto está previsto en los Acuerdos de Oslo. Aunque es posible que las razones vayan mas allá del acuerdo con Israel, sino también con cuestiones internas del estado palestino. Marwan Barguti, preso en Israel, condenado a cadena perpetua, por ser el instigador de varias Intimadas (2000-2005, con un saldo de un millar de israelíes muertos y 6000 del lado palestino), es el favorito para el electorado palestino, Esto ha generado una fractura en el viejo partido al Fatah, del presidente palestino, Abbas, ya erosionado y con una popularidad en caída.

Las elecciones previstas para el 15 de mayo iban a ser la primeras en simultáneo en la Franja de Gaza, Jerusalén Este y Cisjordania. Pero el viejo partido gobernante, esta dividido, ante el surgimiento de figuras que rompieron con este, como el caso del sobrino del histórico Arafat, Naser al Kidwa, o el antiguo jefe de seguridad nacional, Mahmoud Dahlan, exiliado en los Emiratos Árabes.

Estas divisiones tienen como principal beneficiario a Hamas, favorito para las elecciones parlamentarias, pero como posible sucesor de Abbas, el electorado ve con simpatías a Barguti, siendo poco probable que deje la cárcel. Pero a pesar de ello, supera como favorito al líder islamista Ismail Haniya. Incluso en una columna del prestigioso diario israelí, Haaretz, señalaba que Barguti, a pesar de todo, es una esperanza para hacer algo por el moribundo proceso de paz iniciado en Oslo en 1994.

La presión internacional, obligó al presidente palestino Abbas a convocar elecciones, donde claramente su facción saldría perdiendo, frente a posiciones mas radicalizadas. Es por ello que para muchos, suspender las elecciones por el tema de Jerusalén Este, no sea más que una excusa para retrasar el “réquiem” de un liderazgo totalmente acabado por parte de Abbas.

En el marco de un clima pre electoral en Palestina, la tensión reinaba en Jerusalén Este, cuando palestinos chocaron con fuerzas policiales israelíes, en la llamada Puerta de Damasco, uno de los accesos de la Explanada de las Mezquitas, donde la policía había puesto vallados de seguridad.

Esto fue consecuencia cuando la Policía israelí, brindó seguridad a un grupo nacionalista israelí, Lehava, que se hizo presente en la llamada “Ciudad Vieja”. Sus consignas anti palestinas, fueron consideradas una provocación, agregándose que eran fechas sagradas para los musulmanes, por ser el Ramadán. Los choques fueron realmente violentos, que terminaron con un centenar de palestinos heridos y una veintena de policías israelíes.

Pero la situación siguió tensa, cuando fue noticia la decisión del desalojo de familias palestinas Sheij Jarrah, para instalar allí a colonos israelíes. El argumento, según algunos medios, fue que dichas familias no cuentan con verdaderos títulos o derechos históricos, dado que llegaron a dicha zona, aparentemente con la ocupación de Jordania de la llamada “Margen Occidental” o Cisjordania. En este conflicto creciente, cayeron los principales cohetes de Hamas desde su bastión en la Franja de Gaza.



Las raíces ideológicas del movimiento Hamas, son de vieja data. Podemos identificar como primera manifestación del Islam político en manos del Gran Mufti de Jerusalén Hadj Amin Al Husseini.

En 1941, este personaje se acercó a la Alemania del III Reich, terminando sus días exiliado en Líbano. En su momento por medio de una “fatua” decretó la guerra santa contra los británicos y especialmente los judíos. Mas allá que este “Islam institucional” no tiene conexión directa con lo que vendría muchos años después, pero generó un antecedentes.

El discurso del Gran Muftí, por ejemplo fue el que primera vez combinó nacionalismo, islamismo, lucha armada y salafismo, empleados para la construcción de una identidad nacional.

Hamas como el grupo Yihad Islámica, reivindican la figura de Izz al Din Al Qassam. Su figura venerada por los grupos fundamentalistas, y en general por los movimientos nacionalistas palestinos, llevaron por ejemplo que las unidades militares de Hamas, llevaran el nombre de dicho personaje Al Qassam se formó en la prestigiosa universidad cairota de Al Azhar, donde fue influenciado por corrientes salafistas. Participo activamente en la Primera Guerra Mundial en guerrillas contra la presencia de los Aliados, especialmente los franceses.

En esos tiempos, su pensamiento derivó en una moral rigorista, un discurso anticolonial militante y una crítica a las instituciones islámicas tradicionales. Condenado a muerte en ausencia por los franceses que ocupaban Siria, huyó a Haifa en 1920, donde continuó con su prédica, que en un principio tenía un contenido religioso y social, para luego sostener la yihad contra los británicos.

En los años 30, creó “La Mano Negra” que libro una campaña de guerra de guerrillas, muriendo en combate en 1935, frente a tropas británicas. Su funeral fue multitudinario, lo que puso en evidencia la inserción social de su prédica. Su lucha, no era de carácter nacionalistas, sino anticolonial y contra la cultura occidental.

En la historia de la lucha de Al Qassam, tenemos una serie de elementos a tener en cuenta como el “retorno a los valores fundamentales de la fe”, accionar revolucionario en clara oposición a la resistencia civil del Islam tradicional, y una base social basada en los sectores más humildes.

Finalmente encontramos a los Hermanos Musulmanes, que como consecuencia de la guerra de 1948, quedaron divididos en las zonas controladas por Egipto y Jordania. En 1967, con la ocupación israelí, comenzó un largo proceso de reconstrucción del movimiento, donde sobresalió Ahmed Yassin. En 1973, nació el Centro Islámico, con fines de asistencia social, incluso controlaron la Universidad de Gaza.

La tolerancia de las autoridades israelíes de ocupación, facilitó la expansión de esta corriente político religiosa, en un intento de impulsar mayores divisiones en el ya dividido movimiento palestino.

La indiferencia de la potencia ocupante, en crear instituciones orientadas al bienestar social, facilitó que esta poderosa red de solidaridad, tuviera una fuerte presencial en los sectores menos favorecidos, especialmente jóvenes descontentos por la falta de un horizonte político, léase la pronta liberación palestina, y socio económico, dado el desempleo imperante.

La intifada de 1987, puso en un serio dilema, dado que el creciente movimiento liderado por Yassin, podría correr peligro de disolverse, así nació Hamas, el Movimiento de Resistencia Islámica. El movimiento que sustenta el grupo terrorista Hamas, conforma una compleja red de instituciones de “superficie” como clandestinas, lo que facilita también contrarrestar el accionar de servicios de inteligencia. En 1988 en la Carta Fundacional del grupo, los líderes del Hamas expresan que tienen como objetivo la destrucción del Estado de Israel y la liberación de Palestina.

No existe negociación con el estado israelí bajo ningún tipo de concepto. Desde la perspectiva jurídico religiosa, consideran a Palestina como un waqf, o donación o regalo de Dios. Por ende la soberanía, no reside en el pueblo, sino en el propio Dios.

El pueblo administra el territorio y por lo tanto, su entrega, es traicionar al propio Dios. La lucha por medio de la “Yihad” es el camino para la liberación, y conforma una obligación para los palestinos, además de incluir de una agenda de islamización de los territorios por liberar.

El gobierno israelí subestimó a Yassin y mantuvo relaciones fluidas, dado que para el aparato de seguridad hebreo, el movimiento liderado por Yassim, era de carácter religioso y social, desconociendo que bajo esta estructura estaba creándose una poderosa organización clandestina, con una sofisticada logística, cuadros motivados y altamente entrenados. Incluso, el movimiento parecía tener una postura conciliadora, al sostener la retirada israelí de los territorios ocupados en 1967, negociar el llamado derecho de retorno para millares de refugiados palestinos.

Una brillante maniobra para encubrir las reales intenciones del grupo, que pronto se transformaría en una amenaza real a la seguridad nacional de Israel. La campaña de atentados suicidas comenzó en 1994, previamente en 1992, su brazo armado, las brigadas al Qassam, eran establecidas.

Hamas lanzó su campaña combinando atentados suicidas contra objetivos civiles, como secuestros de soldados y policías. Yasser Arafat, nunca intentó actuar contra la campaña terrorista, buscando posiblemente que Hamas se desgastara y por otro lado, también buscar algún tipo de rédito para al Fatal.

El incremento de la represión israelí, que terminó con la construcción de muros de seguridad, volcó a la opinión pública palestina, o gran parte de ella, a los radicales de Hamas, que eran vistos como los únicos que realmente “resistían” contra el ocupante. En 2006, en las elecciones generales de la Autoridad Nacional Palestina, Cambio y Reforma, el partido apoyado por Hamas, ganó de manera abrumadora y consiguió el derecho para designar primer ministro. Ismail Haniye, intentó formar gobierno, ante la ira de Israel y Estados Unidos. Los lideres de Al Fatal, no toleraron la derrota y entraron en guerra abierta con las milicias de Hamas.

Finalmente este grupo, eliminó la presencia de al Fatah de la Franja de Gaza, asesinando sistemáticamente a muchos de ellos, y expulsado a otros. En este contexto Israel lanzó la Operación Plomo Fundido, en 2008, para hacer frente a la campaña de lanzamiento de cohetes, en un intento de desmantelar la capacidad operativa de Hamas para lanzar cohetes.

Sin entrar en detalles, de las operaciones, no cabe duda que el duro bloqueo impuesto, no ha sido del todo efectivo, dado que Hamas y en menor medida el grupo Yihad Islámica que también opera en el Franja, han recuperado su capacidad e infraestructura para mantener sus organizaciones armadas.

En el caso de Hamas, cuenta con infraestructura industrial, para producir proyectiles, incrementar su alcance. La experiencia de lidiar con este problema, llevó a Israel a montar el llamado “Domo de Hierro” un sistema antimisil sumamente eficiente, acompañado por una infraestructura de vigilancia y alerta temprana, que permite alertar a poblaciones civiles, ante ataques lanzados desde la Franja.


Domo de Hierro


Los debates pendientes.

El sistema antimisiles israelí, ha sido eficiente, a pesar del impacto psicológico de los ataques a viviendas y objetivos civiles, además de las muertes, que siempre es una tragedia irreparable. Pero esta vez, el país tuvo una barrera adecuada y no sufrirá como en años anteriores, el empleo de cohetes y proyectiles fabricados por Hamas. Las Fuerzas de Defensa de Israel, han comunicado hace unos días que elementos terrestres están operando en la Franja, además del accionar de la Fuerza Aérea.

El gran desafío es que muchos objetivos, son en realidad instalaciones civiles, que emplea las estructuras militares de Hamas para enmascararse. En lo que va del inicio de las operaciones, un centenar de palestinos han muerto.

Hamas, quiere mostrar sin ninguna duda, que es el único actor válido, que “resiste” la ocupación israelí. El gobierno de Abbas, poco y nada ha podido hacer con la política de Netanyahu, de incrementar la presencia de colonos en Cisjordania, lo que es visto por los palestinos, de por sí azotados por la pobreza, desempleo y la corrupción del gobierno de Ramallah, como una traición, por ende el triunfo de sectores radicalizados. Los líderes de Hamas saben que es una oportunidad para incrementar su legitimidad sobre la población en Cisjordania, y posiblemente mostrarse ante la opinión pública regional como los que verdaderamente, combaten a Israel. Por otro lado, también legitima o justifica su régimen en la pauperizada Franja de Gaza. Que bajo el control del régimen islamista, los derechos humanos brillan por su ausencia.

Es altamente probable, que todo termine en punto muerto. Israel golpeará la capacidad militar de Hamas, y esta que tiene carácter limitado, cesará en sus ataques. Uno de los grandes perdedores es el viejo presidente palestino de 86 años, Abbas, con un poder erosionado, y casi sin alternativas.

Esta debilidad puede ser aprovechada por el gobierno israelí, de por sí en serios aprietos, por las pugnas dentro de la coalición, especialmente por el delicado tema de los colonos, Asimismo el conflicto, también distrae a muchos de las cuentas que debe rendir Netanyahu a la justicia, las críticas que recibió en su momento por el manejo de la crisis COVID, superado por una extraordinaria campaña de vacunación.

El accionar de Hamas, alimenta posiciones duras de ambos bandos, alejando la idea de un estado palestino, que es en la práctica algo virtual, cercado por las zonas de seguridad israelí y las colonias, y el reducto extremista de Hamas en la Franja de Gaza. Es indudable que la crisis responde a las agendas internas de los actores involucrados, Los Estados árabes, poco y nada van hacer, dado que no quieren verse involucrados con algún tipo de respaldo al extremismo de Hamas.

Pero hay que prestar atención actores como Turquía e Irán, que buscan tener un lugar en el Próximo Oriente como potencias regionales, y la crisis palestina, puede ser utilizada para incrementar su influencia, especialmente por parte de Ankara, que desde el punto de vista del discurso, se ha mostrado cada vez más hostil y crítico hacia Israel.

El liderazgo político israelí, debe plantear en algún momento, que el actual estado de cosas, no puede prolongarse por mucho tiempo. Ciudadanos israelíes de origen árabe, han sido parte de serios incidentes en varias ciudades. Los incidentes, llevaron al alcalde de la ciudad de Lod, de calificarlo como una suerte de guerra civil.

Los árabes israelíes, tienen una inserción social completa en la sociedad, incluso muchos ingresan de voluntarios en las fuerzas armadas y policía. Pero los extremismos, no son buenos y alimentan situaciones de tensión, y más para una sociedad que recién está saliendo de medidas restrictivas por la crisis del COVID.

En el frente interno, los lideres israelíes, deben lidiar con la radicalización de sectores judíos y árabes, algo que debe ser preocupante.

El tema de la seguridad en la Franja de Gaza, mientras Hamas cuente con recursos e infraestructura para construir cohetes, financiar operaciones armadas, seguirá siendo un problema. El tema de la ocupación de Cisjordania, otra cuestión espinosa.

La política de las colonias, mas allá de que viola el derecho internacional, es un serio problema para la opinión israelí, un tema delicado de tratar. Es un motor de conflictos y una fuerte erogación para el Estado que debe mantener una enorme estructura de seguridad para proteger.

Estamos hablando de 475.000 colonos, instalados en más de un centenar de establecimientos y un creciente número de “outpost” o colonias ilegales. Permitir que el estado palestino, que existe, solo en el papel, tenga cierta viabilidad implica el desmantelamiento de las colonias. Algo por ahora inaceptable desde la perspectiva israelí.

Israel si quiere tener seguridad, no cabe duda que precisa un estado palestino viable, pero ello implica desarticular al poderoso grupo terrorista Hamas, como de realizar concesiones políticas en el frente interno respecto a Cisjordania. Es imperioso para la paz, que el sentido común se imponga sobre la prepotencia de los violentos.

Salud

El aumento de casos de COVID-19 en nuestro país durante las últimas semanas, ha hecho que la ocupación de camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) esté...

El ministro de Salud, Enrique Paris, en medio del habitual reporte diario de coronavirus, se refirió al proceso de vacunación en Chile. En este contexto, el jefe...

Este lunes el Ministerio de Salud (Minsal) dio a conocer las cifras diarias sobre la pandemia por COVID-19 en el país. A nivel nacional se...

La cepa de la gripe aviar H5N8, que ha perjudicado a Europa desde el año 2014, podría convertirse en el protagonista de una nueva pandemia tras...

Científicos anunciaron este martes, la existencia de una nueva variante del coronavirus en Brasil, identificada ya en 21 municipios de Sao Paulo, uno de los...