jue. Dic 5th, 2019

Hungría: lanza un plan para que las mujeres tengan más de 4 hijos

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, anunció el domingo una serie de nuevos impuestos y beneficios de préstamos para las familias como parte de los esfuerzos de su gobierno para aumentar la tasa de natalidad mientras mantiene una línea dura contra la inmigración.

Orban, uno de los críticos más abiertos de la inmigración masiva a Europa desde Medio Oriente y Asia, también dijo que su gobierno apunta a mantener el crecimiento económico un 2 por ciento por encima del promedio de la Unión Europea en los próximos años a pesar de una esperada desaceleración global.

“Hay menos y menos niños nacidos en Europa. Para Occidente, la respuesta (a ese desafío) es la inmigración. Por cada niño desaparecido debería haber uno que venga y luego los números estarán bien”, dijo en su discurso del estado de la nación. Alrededor de 600.000 húngaros se mudaron a Europa occidental en la última década y los investigadores son escépticos sobre el número de ellos que regresará.

“Conseguir que aumente el número de nacimientos es muy difícil porque cada vez tenemos menos mujeres en edad fértil. Cada vez menos mujeres necesitan tener más y más bebés”, aseguró  la secretaria de Estado para Familias de Hungría, Katalin Novak. De hecho, se calcula que el número de mujeres en edad reproductiva disminuirá en un 20% en la próxima década.

“Pero no necesitamos números. Necesitamos niños húngaros”, dijo Orban, anunciando un programa de beneficios de siete puntos para las familias y los recién casados.

Las nuevas medidas incluyen la expansión de un programa de préstamos para familias con al menos dos hijos para ayudarles a comprar casas, subsidios para la compra de automóviles y exoneración del impuesto a la renta personal para mujeres que crían al menos cuatro hijos.

Las mujeres menores de 40 años que se casan por primera vez serán elegibles para un préstamo subsidiado de 10 millones de dólares (36.000 dólares), dijo Orban. Una tercera parte de la deuda será perdonada cuando nazca un segundo hijo y se suspenderá todo el préstamo después del tercer hijo.

“Esta es la respuesta para los húngaros, no la inmigración”, dijo Orban.

¿Cómo ayudan otros países a las madres?

Muchos otros países de Europa con tasas de natalidad relativamente bajas introdujeron beneficios para las madres como pagos adicionales y otras medidas.

Los nacimientos en Rusia disminuyeron durante décadas: la población cayó de 149 millones en 1991 a 140 millones en 2018.

Por ello, para ayudar a las familias más pobres, el gobierno anunció el año pasado pagos mensuales de entre US$152 y US$167 hasta que el primer hijo cumpla 18 meses. También reciben un pago único de US$4.500 por cada uno de los siguientes hijos.

Serbia, uno de los vecinos de Hungría, tiene una de las poblaciones que disminuye más rápidamente en el mundo. El año pasado, anunció que las nuevas madres recibirían un pago único de US$956 para su primer hijo, pagos mensuales de US$96 para el segundo hijo durante dos años y pagos adicionales para tres o más niños.

En Italia, la tasa de natalidad se encuentra entre las más bajas de Europa junto con Chipre y España. El gobierno italiano otorga a las madres una asignación mensual de US$90 por cada hijo nacido, mientras que las familias más pobres reciben hasta US$180 por niño.

En Alemania, nacieron más bebés en 2016 que en cualquier otro año desde 1996. Pero el país también ha implementado más incentivos para que las parejas tengan hijos. Los padres tienen derecho a una plaza en la guardería desde que su hijo cumple un año de edad.

Alemania tiene una nueva ley, el Good KiTa Act, que ofrece tarifas de cuidado de niños más baratas para los padres que no pueden pagar el coste total, así como una exención de pago para los padres que reciben un subsidio por hijos y beneficios relativos a su vivienda.

En 2016, Francia tenía la tasa de fertilidad más alta de la Unión Europea (1,92 hijos por mujer). España e Italia, por su parte, tenían la más baja con 1,34, según la agencia de estadísticas de la UE, Eurostat.

Las bajas tasas de natalidad también preocupan a los gobiernos en el este de Asia.

La tasa de matrimonios en Corea del Sur está en su nivel más bajo desde que comenzaron los registros (5,5 por cada 1.000 personas, en comparación con 9,2 en 1970) y muy pocos niños nacen fuera del matrimonio. Según datos del Banco Mundial en 2016, solo unos pocos países como Singapur y Moldavia tienen una tasa de fertilidad tan baja como la de Corea del Sur: 1,2 por mujer.

La tasa de reemplazo generacional -el número necesario para que una población permanezca en su nivel- es de 2,1. Níger, en África occidental, tiene en cambio la tasa de fertilidad más alta del mundo, con 7,24 hijos por mujer.

Abrir chat