jue. Nov 14th, 2019

La Argentina ¿podría dividirse en dos países?

Solución para terminar con la grieta que divide a los argentinos

Las elecciones Primarias en Argentina fueron un trago amargo para muchos y también lleva a la reflexión, sobre si realmente no ha llegado de debatir cuestiones que para muchos puede ser un tabú.

Ha llegado la hora de preguntarse si realmente un sector de la sociedad está dispuesta seguir conviviendo con otro, cuyos intereses son realmente opuestos. ¿Por qué arrastrar a un importante sector de la sociedad a vivir en la mediocridad y en lo más profundo del Tercer Mundo de la mano del populismo? ¿Por qué condenar a ese sector que trabaja y se esfuerza a sostener millares de planes sociales que son botín de guerra de líderes clientelares y para que una clase inescrupulosa lo utilice para engrosar sus cuentas bancarias?

Por: RAMSES EL GRANDE. Especial para Diario El Minuto

La Argentina es un estado federal luego de décadas de luchas intestinas y la construcción de ese estado federal fue gracias a los recursos del puerto de Buenos Aires. La Ciudad de Buenos Aires fue federalizada en 1880, luego de la derrota de las fuerzas porteñas en manos federales. Para el lector que no es argentino, la Provincia de Buenos Aires es consecuencia de la historia de la Ciudad de Buenos Aires, cuna de la revolución de Mayo de 1810 y de las primeras expediciones militares destinadas a romper con las viejas ideas, para llevar el ideario revolucionario y liberal de las elites porteñas. La provincia de Buenos Aires a lo largo de las luchas intestinas entre unitarios – que defendían un estado centralizado – y los federales, que sostenían la autonomía las provincias frente al poder central., O mejor dicho los intereses de los caudillos feudales que gobernaban las provincias, gracias al puerto y la aduana se erigió en el estado más importante.

En tiempos de Rosas, gobernador de la provincia desde 1835 hasta 1852, Buenos Aires fue responsable de las relaciones exteriores, de armar flotas navales cuando era necesario y el grueso de los ejércitos que eran reunidos para hacer frente agresiones eran tropas porteñas. La idea de crear un Estado nacional, era algo difícil de digerir, dado que Buenos Aires debía resignar los importantes recursos que generaban el puerto y las aduanas. Ceder esto era perder poder político. Esto generó muchos conflictos. Entre 1852-1860, Buenos Aires fue de hecho un Estado separado de la llamada “Confederación Argentina”.

En aquellos momentos de tensión, el general Bartolomé Mitre, en el diario El Nacional propuso la creación de la República del Río de la Plata, corría el año 1856. La idea era que Buenos Aires mantuviera su potestad de tener una política exterior propia. Tengamos en cuenta que Buenos Aires representó a las provincias desde 1820 hasta 1852, bajo la denominación de “Encargado de las Relaciones Exteriores”. Las diferencias políticas con el gobierno de Urquiza – primer presidente constitucional – llevaron a sectores porteños a plantear la necesidad de mantener una política claramente diferenciada. La idea no era crear un estado separado del resto, sino atraer a las provincias a la órbita política de Buenos Aires en su pugna con el general Urquiza.

En el primer trimestre de este año, en la Ciudad de Buenos Aires, había 491.373 pobres, equivalente al 16% de los 3.064.463 habitantes porteños. De ese total 131.760 eran indigentes, el 4,3%, de acuerdo a la medición de la Dirección de Estadísticas y Censos porteña .

Asimismo había que romper con el aislamiento internacional de la “provincia rebelde”. En la prensa porteña de aquellos tiempos fue objeto de un intenso debate. Las luchas intestinas continuaron, la Unidad nacional fue alcanzada en 1860, esta vez bajo la victoria mitrista. Las relaciones entre el interior y Buenos Aires fueron difíciles. La guerra del Paraguay también sirvió para ahondar diferencias, unido al debate sobre la capitalidad de Buenos Aires como sede del poder de las autoridades federales, donde también convivían autoridades provinciales. Era una pugna de poder, que sería zanjada en 1880 por las armas, cuando el gobernador Tejedor se opuso a la federalización de la Ciudad de Buenos Aires.

Su derrota significó que la ciudad se convirtiera en capital de la república y que durante muchos años fuera un espacio con una autonomía limitada, dado que el jefe comunal, el intendente por mandato constitucional era designado por el presidente de la Nación.

La federalizacion de Buenos Aires, el traslado de las autoridades provinciales a la nueva ciudad de La Plata terminó con este importante estado federal como actor político nacional, a pesar de su inmenso peso económico en relación a otras provincias. El desarrollo industrial por medio de políticas de sustitución de importaciones, creó las condiciones para la aparición del llamado Gran Buenos Aires. Esto se potencia durante el peronismo entre los 40-50. Fue un crecimiento exponencial, sin planificación y que sin ninguna duda respondió al interés político de crear una base social para el desarrollo del peronismo.

Movimiento creado por el coronel Juan Domingo Perón en 1945, con acusados sesgos populistas y autoritarios. La polarización de la sociedad y ciertas dosis de megalomanía del general Perón, llevaron a una crisis con sectores políticos y sociales argentino, que terminaron con su caída. El líder popular, no dudó ante la derrota de huir en una cañonera de bandera paraguaya, para ser asilado por el dictador Stroessner, y luego terminar en España, siendo también recibido por el régimen franquista.

El Gran Buenos Aires junto con la Ciudad de Buenos Aires, se transformaron en un espacio con un elevado nivel de densidad poblacional e industrial. La crisis de los 90 con la política depredadora implantada por Carlos Menem, un peronista, llevó a que lugares como el municipio de General San Martin, considerada la capital nacional de la industria, se convirtiera en un espacio lleno de barrios marginales y luego refugio de poderosas organizaciones ligadas al narcotráfico, muchas veces ligado también a estructuras clientelares de la política.

La provincia de Buenos Aires desde 1987 hasta 2015 fue gobernada por peronistas, siempre en pugna con los gobiernos nacionales, que veían a los gobernadores como potenciales competidores en las elecciones presidenciales. Por lo tanto a través del control de fondos enviados a cuentagotas, transformaron a los jefes provinciales en verdaderos mendigos. Los jefes municipales, erigidos en verdaderos caciques, eternizados en el poder, se convirtieron en parte de un entramado de corrupción, donde la policía no estaba exenta con conexiones en diversos negocios.

Mientras tanto, el poco dinero enviado en concepto de coparticipación federal y el llamado fondo de reconstrucción del conurbano sirvieron para maquinaria política. Décadas sin hacer planes en serio de extender la red de agua potable y cloacas, o pavimento. Planes de vivienda….solo en la fantasía de los contribuyentes o alguna propuesta electoralista. La Ciudad de Buenos Aires también padeció al gobierno federal de turno, con jefes comunales electos a dedo por el presidente de turno, la corrupción y la competencia.

Algo mejoró con la autonomía ganada en 1996, pero limitada inconstitucionalmente con la llamada Ley Cafiero que impidió que hasta más de una décadas, la ciudad no tuviera competencias en materia de policía, servicios públicos o justicia. La razón, era que la Ciudad siempre fue un bastión opositor del gobierno de turno, generalmente peronista y por ende se buscaba limitar al político que ostentara el cargo de jefe de gobierno.

La Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires en su conjunto generan mas o menos el 50% del PIB nacional y reciben como contraprestación bastante poco del peculiar sistema de coparticipación federal. El período kirchnerista fue especialmente hostil con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por ser bastión opositor y con la provincia de Buenos Aires, con fines de control político. Décadas de peronismo dejaron una región metropolitana hay 1600 villas o barrios marginales. Desde 2002 a 2017 las villas el número se triplicó sustancialmente.

Parece que la década ganada no fue tan exitosa por estas barriadas. Ni hablar de la inseguridad y graves problemas de infraestructura a media hora del centro de la Ciudad de Buenos Aires. No cabe duda que la pobreza y desesperación son de suma utilidad para modelos populistas corruptos como el kirchnerismo. Esto no exime de culpas a la gestión de Cambiemos con la gobernadora María Eugenia Vidal que no tomó el toro por las astas con los bandidos que gobiernan los municipios, con salarios enormes e impuestos fagocitados para pagar militancia rentada.

Los años de crecimiento de tasas chinas, industrialización y otras cuantos “logros” del kirchnerismo y sus “estadistas” expertos en llenar bolsos, no pudo solucionar la criminalidad, el incremento del consumo de drogas y que casi dos millones de personas vivan en condiciones propias de la periferia de Calcuta. En 2016 casi la mitad del Conurbano no tenía agua potable ni cloacas.

Tanto Cristina Fernández de Kirchner, la abogada exitosa y el ingeniero Mauricio Macri, “empresario exitoso” digamos que han mantenido las cosas como están. Es común que los argentinos se burlen de los africanos como símbolo de pobreza y atraso…creo que deberían antes de hacer esos cometarios recorrer el municipio de La Matanza, famoso por su eslogan “Matanza Avanza”….no se en que avanza….con unos US$ 160 millones ahorrados (si tomamos la devaluación que hubo este lunes 12, regalo de los “mercados” por la victoria del “previsible” Alberto Fernández) en un plazo fijo, mientras que la mayoría del distrito vive como en las barriadas de Nairobi…y no casualmente los barrios residenciales.

La Ciudad de Buenos Aires también padece tanto los problemas de la gestión, generalmente apegada al marketing, como la imposibilidad de instrumentar una regionalización con el vecino Gran Buenos Aires. Mezquindades políticas, estupidez, incapacidad y otras yerbas han impedido creación de organismos regionales para solucionar problemas muy graves que van desde la seguridad, temas de salud, infraestructura de transporte (tuvieron que morir hace unos años 50 personas en la línea ferroviaria Sarmiento, para que el gobierno federal hiciera algo por los trenes, que surcaban por vías de tiempos inmemoriales y coches que daban asco..), medio ambiente, el Riachuelo (espacio fluvial que es una cloaca literalmente hablando y que nadie pudo sanear. Tal vez quienes sanearon el Rin, el Sena o el Támesis haya sido obra de seres del espacio…porque aquí con tanto genio y político cargado de experiencia…no pudieron lograrlo).

El gran Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires siguen con sus problemas, la criminalidad está a la orden del día y los barrios de emergencia crecen, muchas veces usurpando terrenos ferroviarios y fiscales. ¡Mas pobres! ¡Más electores rehenes para políticos mediocres! El peronismo prospera a sus anchas junto con los llamados grupos piqueteros, fenómeno político de sectores de izquierda que provee mano de obra de fácil despliegue para manifestaciones y aparatos clientelares. Son verdaderos pozos negros que fagocitan recursos, millones y no tienen la capacidad para generar capacidad económica propia y romper con la tutela del Estado. Así hemos llegado a un modelo donde un sector de la población, el privado, cada vez mas ahogado, sostiene planes sociales, subsidios, políticos inútiles y largo etc.

Firman que el 77% de la población del GBA vive en villas o en barrios de clase baja.

El 11 de agosto de 2019, en las elecciones Primarias, donde teóricamente los electores debían escoger entre varios candidatos para que luego participen en sus respectivos partidos en las elecciones nacionales, pero como es costumbre argentina, usar la ley de papel higiénico. Los electores se encontraron solo con un candidato por cada partido, en vez de haber dos o más. Así al final de la jornada, el macrismo escuchó desde lo lejos el réquiem. Los electores, apostaron por Alberto Fernández, ex jefe de gabinete del kirchnerismo, que se fue en malos términos y no dudó en criticar abiertamente a su compañera de ruta, la exitosa abogada Cristina Fernández de Kirchner, como vicepresidente. Muchos padecieron de amnesia temporal, como Sergio Massa, también hijo pródigo de la exitosa abogada, que en 2015 en la campaña electoral prometió mandarla presa….no cabe duda que los une el espanto. Frente a ellos Mauricio Macri en el mundo mágico de Durán Barba, un asesor de imagen, que mas que un amigo…pareciera un salvavidas de plomo. El 47% de los electores se olvidaron de doce años de demagogia y corrupción. Esto no exime de culpas a Macri, un niño caprichoso, que sostuvo como ministro de hacienda, a un tal Dujovne, que un día martes le aspiraron US$ 11.000 millones en un ataque especulativo. En cualquier país normal, esto hubiera sido la destitución. Pero en Argentina siempre los ministros inútiles se les da varias oportunidades.

Un país que trabaja y otro que quiere vivir de “arriba”

Ha llegado la hora de hacernos varias preguntas. Hemos observado que los dos estados mas ricos de la Argentina, la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires, sostienen la mitad de la economía del país. A pesar de lo que dice algún gobernador provincial que habla como si hubiera repetido varias veces el séptimo grado de primaria, como decir que tal provincia del Norte, le paga el subte a los porteños, cuando este recibía fuertes subsidios, es una mentira garrafal. Es a la inversa.

Los dos estados mas ricos transfieren fondos para gobernadores se compran aviones nuevos para viajes personales al Caribe, sostener plantillas de empleados públicos insostenibles, no construir rutas, ni puentes, ni hospitales..para que..si total…los mandan todos a Buenos Aires. Todas estas provincias cuyos gobernadores no se hundieron en el fango, gracias a que el gobierno federal los asistió, a cambio de gobernabilidad, no de inversiones y desarrollo, apoyaron el regreso de un grupo funesto para el país. Insistimos, esto lo facilitó el fracaso político económico de Mauricio Macri y su salvavidas de plomo, el gabinete. Pero aspectos positivos como un discurso

mesurado, una mejora de la imagen externa y un verdadero clima de libertad de expresión, son tirados por la borda para que vuelva la amenaza populista con aires de revancha.

¿Entonces porque las personas que trabajan, que no quieren vivir bajo el populismo de antaño, atascado en los 70, debe padecer su regreso? ¿Por qué las riquezas de ricos distritos deben ir a parar a pagar estructuras estatales sobredimensionadas, aparatos políticos, militantes rentados y un largo etc? ¿Por que aquellas personas de bien deben ser sostenedoras de la política de importación de pobres a granel de países vecinos y de provincias cuyas oligarquías no les interesa el sufrimiento de sus paisanos? ¿ Por que debemos estar atascados en el subdesarrollo cargando el pesado lastre que nos legó el populismo? Muchos hablan de grieta, no soportan, que exista que casi más de la mitad de la población cometa el pecado mortal de no ser peronista…Que exista personas que crean que el populismo y os planes de no trabajar sea la salida. Existen muchos que están convencidos que países como Canadá, Alemania, Corea del Sur, Nueva Zelanda, salieron adelante sin “abogadas exitosas” “globos amarillos” o “coroneles valientes que salieron en una lancha rumbo a destino desconocido cuando las papas quemaron. Por qué no pensar en crear un espacio para quienes quieran vivir en el mundo mágico del populismo a sus anchas.

Desafiar a Estados Unidos – de la noca para afuera, dado que pocos tengan el valor de ir a la vía de los hechos – solidarizarse con Maduro y vivir la épica de los 70, y tener los privilegios de ser del Tercer Mundo y burlarse de los “tontos” que viven en los países desarrollados. Si un país donde puedan tocar el bombo a sus anchas, salir al balcón a dar soluciones mágicas. Y quienes quieran lo contrario, que los dejen vivir en el territorio histórico de la Provincia de Buenos Aires (que abarcaba su actual territorio hasta la isla Grande de Tierra del Fuego), sin populismos…sin que lidiar con el pasado, especialmente con el drama vivido en los 70. Una época que pareciera que muchos no pudieron superarla. Tal vez ha llegado la hora de replantear muchas cosas. Existen muchos que no tienen la voluntad, ni las ganas de vivir atrapado en un país gobernado por mediocres, esto le costó que muchos talentos y mentes brillantes buscaran horizontes en otras latitudes.

La polémica queda abierta. Ahora regreso a mi sarcófago….para descansar y volver con otras reflexiones. Muchos se enojarán, pero por lo menos los haremos pensar…algo que no es muy frecuente en estos tiempos de google, tinder, facebook y whatssap….

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish