El Minuto

Noticiero

La “City” de Londres: una ciudad gobernada por la banca y las grandes empresas

El Minuto | La famosa “Milla Cuadrada” es un centro financiero de proyección global. Es el núcleo donde se desarrolló la ciudad de Londres, para transformarse en un enorme aglomerado. Pero este distrito, se mantuvo separado, con un peculiar estatuto, donde las corporaciones financieras y grandes empresas, son quienes participan en la elección del gobierno local. En esta nota explicaremos esta peculiaridad.

Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director de Diario El Minuto para Argentina

La Ciudad de Londres, conocida como “The City” o la “Square Mile” es el corazón financiero del Reino Unido y uno de los centros globales del mundo financiero. El distrito se asienta sobre el espacio que fue poblado por los romanos en el siglo I d.C, entonces conocida como “Londinium”. Tuvo un importante papel como centro comercial hasta que finalmente fue abandonada en el siglo V. El área fue objeto de ataques vikingos, y disputada por los distintos reinos anglosajones. En el año 604, el célebre historiador anglosajón Beda, nos dice que el rey de Kent, construyó una iglesia en honor a San Pablo, donde fue también residencia del obispo. Alfredo El Grande, rey de Wessex, ocupó la zona, reconstruyó los edificios arrasados por los vikingos y el poblado, fue conocido como “Lundenburh” o Fuerte de Londres, reconstruyendo la vieja ciudad romana.

La ciudad cayó en manos de Guillermo El Conquistador y para el 1075, retuvo su estatus especial, donde los ingleses conservaron cierta autoridad, frente a los normandos, que se convirtieron en los nuevos señores de Inglaterra. En 1130, Enrique I, designó un sheriff para la ciudad, conformando una comuna con instituciones propias, participando los ciudadanos en la designación del alcalde por intermedio de la Corporación de la Ciudad, y para 1215, los electores designaron directamente sin intervención real al alcalde.

En 1630, el rey intentó extender la jurisdicción de la Corporación de Londres mas allá de sus límites. La respuesta fue la negativa del gobierno local, dado que el rey no tenía facultades para tomar dichas medidas, siendo un claro ejemplo de las prerrogativas que tenía la Corporación. En 1666, la ciudad luego de vivir el llamado Gran Incendio, tuvo cambios en su diseño y las construcciones. La “City” para el siglo XVII era un importante centro comercial y financiero. En 1565 había sido creado el Royal Exchange, un importante centro comercial. En 1691 se instaló Lloyd’s Coffee House, germen del más poderoso mercado de seguros del mundo y en 1714 se instaló el Banco de Inglaterra.

En siglo XVIII fue un tiempo de expansión demográfica, impulsada por la Revolución Industrial y por ser el centro financiero y económico del creciente imperio británico. Para fines del siglo XIX, la “City” era solo un distrito más de un importante conglomerado urbano. En 1894, hubo un intento de fusionar el condado de Londres, el gran aglomerado urbano que creció en torno la “City”, pero siguió conservando su régimen municipal separado, incluyendo un servicio policial propio.

En el siglo XX, hubo cambios demográficos, muchas viviendas fueron demolidas para dar paso a edificios de oficinas. Esto se debió en gran parte al proceso de reconstrucción de la ciudad, que sufrió los bombardeos alemanes en la Segunda Guerra Mundial. En la década del 70, fue construido el primer rascacielos, y desde entonces en un pequeño espacio, se han concentrado importantes construcciones, muy modernas y vanguardistas, donde funcionan poderosas instituciones de la banca (unos 500 bancos operan en la Milla Cuadrada), finanzas y seguros a nivel internacional. La City es además el mercado de divisas más grande del mundo.

El régimen especial que tiene, califica a la City a los ojos de muchos expertos como un paraíso fiscal. Esto ha sido la respuesta del ocaso de Gran Bretaña como potencia industrial y en su reconversión económica en los años 80/90, el liderazgo político británico apostó al sector servicios y finanzas, siendo “The City” el centro de dicha actividad, estrechamente ligado a los paraísos fiscales, siendo la mayor parte de ellos, colonias del Reino Unido o ex colonias, como las llamadas “Dependencias de la Corona” (la isla de Man o las islas del Canal). Las poderosas corporaciones que operan en Londres, mueven miles de millones de dólares desde la City a los paraísos fiscales, o la inversa. Esto atrae millonarios de muchas partes del mundo, que se radican en Londres para usarlo como base de para sus negocios.

Constituyendo en más de un caso, una competencia para Nueva York, otra plaza financiera global. Se estima que en Londres, hay unas 41000 propiedad off shore, valuadas en 38.000 millones de euros. El peso económico de la City, en la economía del Reino Unido, es relevante, se estima que genera el 2% del PIB. El Brexit, potenciaría el rol de la City, para que un número mayor de sociedades se radiquen allí, gracias a su mercado financiero desregulado, buscando refugio de la presión impositiva de la UE. Agregándose la “opacidad” de la “City” a la hora de brindar información y cooperar en materia de lucha contra el lavado de activos y evasión fiscal, lo hace un lugar muy atractivo para ricos y poderosos que no quieren lidiar con sus fiscos nacionales.

En los casi 2 km2 que se extiende la Ciudad de Londres, viven solo 9.000 personas, pero trabajan más de 350.000, el 80% vinculado al sector financiero, que en la práctica dirige los destinos de la ciudad. El peculiar sistema electoral, permite que las empresas según el número de empleados, tienen una determinada cantidad de votos: hasta nueve trabajadores, uno; con 10 empleados en nómina, dos; y así hasta las de más de 3.500, tienen 79 votos.

El número de votos que retienen las empresas, suman unos 24.000. Los 9000 residentes votan solo en cuatro distritos de los 25 que conforman “The City”, por ende bajo este régimen, el municipio es gobernado por las empresas que están radicadas allí. La máxima autoridad de la ciudad, es el Lord Alcalde o Lord Mayor, funcionario, que tiene entre sus funciones representar a la ciudad con una duración de un año.

Es un cargo sin salario, que solventa sus viajes con su propio bolsillo, y es en cierta manera una suerte de agente de relaciones públicas, promoviendo inversiones y los intereses de las poderosas empresas y bancos que tienen asiento en la City. El régimen electoral data del siglo XV, especialmente de una ley de 1435, que prevé que el Lord Mayor, debe ser elegido entre los concejales. En el llamado Salón Común, representantes de los gremios, ahora entidades profesionales y empresarias, participan en la elección del Lord Mayor.

En atención que este distrito especial, tiene rango de “condado ceremonial”, el alcalde local tiene las funciones reservadas a los Lugartenientes o Lord Teniente, que hay en otros condados de Inglaterra y Gales, que son representantes de la Reina. Asimismo, conserva en su estructura funcionarios y organismos judiciales propios de un condado.

La Corporación de la Ciudad de Londres, administra el territorio, como de las propiedades que tiene la ciudad fuera de sus límites territoriales, y está constituido por una Corte de Concejales, uno por cada barrio. Este organismo tiene funciones limitadas, destacándose la admisión de nuevos gremios en la ciudad, designar funcionarios de gobierno.

Otro componente de la Corporación, es la Corte del Consejo Común, formado por un número que varía entre dos y diez ciudadanos por cada barrio (según el número de electores) responsable de la toma de decisiones en la Ciudad, presidido por el Lord Mayor. La Corporación cuenta además con un Director Ejecutivo, suerte de jefe gabinete del alcalde, También, entre las competencias que cuenta la Ciudad, es disponer de su propio servicio policial, separado de la célebre Policía Metropolitana de Londres, conocida como Scotland Yard. A diferencia de otros condados de Inglaterra y Gales, el Consejo Común de la Corporación de la Ciudad, asume el rol de Autoridad de Policía.

La Ciudad no solo obtiene beneficios de la actividad financiera y de seguros, sino que es propietaria de terrenos ubicados en el llamado Gran Londres, Irlanda del Norte y la propia Inglaterra. Asimismo, es propietaria de importantes edificios, donde funcionan importantes empresas. Podemos afirmar que la City es una poderosa empresa, más que un municipio con régimen especial y con proyección global.

El Reino Unido se caracteriza por una peculiar organización territorial, que ha permitido crear dentro su territorio, áreas con un régimen económico financiero especial, que se han transformado en verdaderos paraísos fiscales e incluso centro de lavado de activos. El viejo casco histórico de Londres, conocido como The City o la Milla Cuadrada, mantuvo un estatus especial que viene desde tiempos de la Alta Edad Media, que permitió en comerciantes y banqueros, pudieran llevar a cabo sus actividades sin interferencias y con amplia libertad. El desarrollo del imperio británico, dio origen a otro lucrativo negocio, el de los seguros, siendo hasta el día de hoy, Londres, la principal plaza mundial de esta actividad.

El mantenimiento del peculiar régimen de gobierno, se mantuvo por siglos, donde el poder de los antiguos gremios, ha sido reemplazado por el de las grandes empresas y bancos, quienes realmente gobiernan la ciudad, eligen al titular ejecutivo, que es ante todo un representante de sus intereses ante el gobierno británico y en el mundo. El Lord Mayor, pasa gran parte del tiempo, viajando, generando vínculos con otras plazas financieras, buscando socios e inversiones. Gracias a una constelación de paraísos fiscales dentro del Reino Unido, como ex colonias y territorios de ultramar británicos, convierten a la City, en el corazón de este sistema, que permite mover miles de millones de dólares, además de mantenerla como uno de los grandes centros financieros globales, con peso propio. Las reformas económicas de fines de los 70 y de los 80, que borraron la antigua imagen del Reino Unido como potencia industrial, gracias al mantenimiento de espacios como “The City”, le han permitido al país mantener un rol importante en el mundo, como centro global de las finanzas y servicios internacionales.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish