Mié. Oct 28th, 2020

La ESI ataca directamente al núcleo del niño, y la familia.

La ESI inicia la sexualización en la etapa de 2 a 9 años y erotiza la infancia. Se fomentan hábitos como la masturbación y la naturalización del voyeurismo/exhibicionismo. El psicólogo expuso en la Comisión de Educación que “se comprende que la masturbación y los juegos autoeróticos como una forma saludable de ejercer y explorar su sexualidad”. La ESI ataca directamente al núcleo del niño, y la familia.

Compartir

El proyecto fue ingresado por moción parlamentaria el 12 de septiembre de 2019, con el patrocinio de los diputados: Jaime Bellolio (UDI), Gabriel Ascencio (DC), Víctor Torres (DC), Rodrigo González (PPD), Maya Fernández (PS), Vlado Mirosevic (Partido Liberal), Claudia Mix (Comunes), Natalia Castillo (RD) y Pamela Jiles (PH), Su principal precursora en el Congreso es la diputada Camila Rojas, quien lidera la Comisión de Educación.


Por: El Minuto


Según la diputada Rojas, hoy la ley está enfocada a la regulación de la fertilidad, lo que, ciertamente, no es suficiente. Por eso hablamos de la necesidad de una educación sexual integral, que contemple la formación en todos los niveles educativos“, comentó Rojas, quien preside la Comisión de Educación de la Cámara.

Cabe destacar que el Gobierno anunció un proyecto que contempla educación sexual desde 5º básico, están impulsando una modificación de la educación sexual con el objetivo de obligar esta materia desde quinto básico, y creemos que es necesario que comience desde la educación parvularia, sobre todo pensando en la prevención de los abusos sexuales infantiles, añadió la diputada frenteamplista.

Rojas rambién criticó el artículo 1º de la Ley 20.418, que data desde 2010 y fija normas de información, orientación y prestaciones en materia de regulación de la fertilidad, ya que, “en general, es la forma en que se ha instalado el conservadurismo y el silencio“.

Entre sus aspectos centrales destacan:

Se establecen las bases generales sobre la educación sexual y afectividad de los niños y adolescentes en los establecimientos educacionales (desde preescolar hasta cuarto medio). También se  señala que es deber del Estado la protección, promoción y garantía de este derecho humano. Determina que la educación en sexualidad y afectividad se impartirá desde educación parvularia con aspectos psicológicos, biológicos, socioculturales,afectivos y éticos. La cual se regirá por los siguientes principios:

  • Interés Superior del niño, niña y adolescente
  • Carácter laico
  • Autonomía Progresiva
  • Inclusión, igualdad y no discriminación
  • Integralidad
  • Participación y derecho a ser oído
  • Desarrollo pleno, libre y seguro de la sexualidad, la afectividad y el género

Se incorporan en los lineamientos curriculares los siguientes aspectos:

  • Incorporar la educación en sexualidad y afectividad en las propuestas educativas reconocidas por el Estado (desde  educación parvularia a la educación superior).
  • Se debe transmitir información confiable y precisa en los aspectos involucrados en la educación en sexualidad y afectividad.
  • Prevenir la violencia de género, abuso sexual, enfermedades de transmisión
    sexual y embarazos no programados.
  • Igual trato y respeto para hombres y mujeres
  • Erradicar discriminaciones basadas en el sexo, identidad y expresión de género

Ademas, es deber del Estado garantizar que los establecimientos educacionales por el Estado contemplen los programas de estudio de educación en sexualidad y afectividad.

Los establecimientos que no deseen implementar lo propuesto, deberán presentan una alternativa elaborada en relación a los principios contenidos en este proyecto. Ningún establecimiento se podrá abstener de proporcionar a los niños educación en sexualidad desde la educación parvularia.

Asimismo, el psicólogo argentino Ezequiel Baigorría ha presentado una serie de defectos que incluye la ESI en Argentina. Según este profesional, la ESI inicia la sexualización en la etapa de 2 a 9 años y erotiza la infancia.

Se fomentan hábitos como la masturbación y la naturalización del voyeurismo/exhibicionismo. El psicólogo expuso en la Comisión de Educación que “se comprende que la masturbación y los juegos autoeróticos como una forma saludable de ejercer y explorar su sexualidad”. La ESI ataca directamente al núcleo del niño, y la familia.

Para Finalizar, se vulnera el artículo 19, número 10 de la Constitución Política de la República: “Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos. Corresponderá al Estado otorgar especial protección al ejercicio de este derecho”.

En este último se incorporan que los programas de educación sexual con respecto al proyecto educativo, convicciones y creencias con el apoyo del centro de padres y apoderados.
Se vulnera la libertad de los apoderados que optan por un establecimiento educacional con un determinado proyecto educacional, los cuales pueden tener carácter valórico ligados a la religión. Por ende, pasa a ser responsabilidad del Estado y excluye a la familia.

Por otra parte, consideramos que se debe reconocer que las familias son anteriores al Estado, y que éste está para ayudar a los padres. La familia es el principal núcleo protector de los derechos del niño y es una institución que alberga las necesidades de cada individuo. La familia y especialmente los padres saben qué tipo de educación necesitan sus hijos, esta no puede ser impuesta con principios que no están consagrados en nuestra Constitución.

Creemos que este proyecto de ley contraviene la Constitución y el artículo 30º de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, “toda persona tiene el deber de asistir, alimentar, educar y amparar a sus hijos menores de edad”.

Asímismo, se contrapone contra el artíclo 26º, inciso 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, donde se señala “que los padres tendrán el derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

Mostramos preocupación ante esta legislación, ya que no especifica que contenidos de educación sexual se van a  implementar a cierta edad. Esto puede causar problemas y dudas en los menores de edad, pueden traer conocimientos innecesarios de ideología de género que tengan efectos perjudiciales a largo plazo.