Mié. Oct 28th, 2020

La geopolítica de la futura normalización de las relaciones árabe-israelíes

Sigue habiendo dudas sobre si los nuevos acuerdos de paz tendrán un efecto positivo en las relaciones futuras entre el mundo árabe e Israel.

Compartir

Sigue habiendo dudas sobre si los nuevos acuerdos de paz tendrán un efecto positivo en las relaciones futuras entre el mundo árabe e Israel.

El acuerdo histórico entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin , patrocinado por Estados Unidos, es un éxito rotundo de la presidencia del presidente estadounidense Donald Trump, pero la pregunta sigue siendo si tendrá un efecto positivo en las relaciones futuras entre el mundo árabe e Israel.


Por: ALI EL AALLAOUI


La debilidad del mundo árabe
Se supone que el mundo árabe disfruta de cohesión cultural, religiosa, geográfica y política. Se suponía que esta cohesión produciría una convergencia de intereses y un efecto estratégico unido. Sin embargo, los países árabes siguen sirviendo de peones en las relaciones internacionales entre las grandes potencias, porque son países que no tienen capacidad de influencia más allá de sus materias primas como el petróleo y el gas.
Esta falta de influencia del mundo árabe empuja a cada estado árabe a buscar su propio destino y apoderarse de la nueva situación mundial. La influencia de un país en particular en el extranjero depende, en parte, de su situación interna. 
Un país fuerte en casa está predispuesto a tener una mayor capacidad de negociación en el exterior. De hecho, esto plantea la naturaleza problemática del vínculo entre la política exterior y la política interior de un país.
El mundo árabe se enfrenta a toda una serie de problemas que bloquean su desarrollo económico, incluido el débil producto interno bruto, la dependencia alimentaria, la carga de la deuda, el analfabetismo, los desequilibrios del comercio internacional, el terrorismo, la radicalización islamista y el conflicto entre los estados árabes, sin descartar el desorden causado por los movimientos de la Primavera Árabe que permitieron a ciertos partidos islamistas ganar elecciones y ejercer el poder.
El Medio Oriente tiene una de las tasas de fecundidad más altas del mundo y tiene un crecimiento demográfico anual del 2,3%, en comparación con el 0,6% en promedio en los países industrializados y el 1,9% en los países en desarrollo. La tasa de fecundidad es de 3,7 hijos por mujer, en comparación con el promedio mundial de 2,8. Como resultado, se espera que la población llegue a más de 330 millones de personas para fines de 2020. Una de las características demográficas de esta región es la juventud de su población, con un 40% menor de 15 años.
Si bien el descuido del capital humano y la falta de desarrollo de los recursos humanos no favorecen ninguna perspectiva de desarrollo, esta situación tiene efectos inmediatos y directos en las relaciones árabe-israelíes. De hecho, un estado como Israel con democracia y desarrollo tecnológico no puede tener una relación pacífica con sus vecinos sin un cambio real de los países árabes hacia la democracia. Es en este sentido que el peso de Israel es incomparable.
Israel como potencia regional
Hoy en día, uno o más estados pueden intervenir en un conflicto para afirmar o ampliar su poder, o incluso su preponderancia en una región específica en la que se encuentran. El poder regional se basa en la construcción, conservación y crecimiento de cuatro dimensiones complementarias: económica, política, militar y cultural.
Un ejemplo de la capacidad del poder de Israel para presionar a los estados árabes para que revisen sus relaciones con él es la cuestión del gas. Como señaló el economista Jacques Bendelac, “el gas revolucionará toda la economía israelí hasta tal punto que se convertirá en su principal motor de crecimiento durante la próxima década”. 
Esto significa que los recursos que los países árabes utilizan en sus juegos políticos internacionales, es decir, el petróleo y el gas, ya no son un medio de coerción o disuasión, ya que Israel en los próximos años se convertirá en un estado independiente del gas.
El peso de Israel como potencia regional va en aumento. Su sector industrial y tecnológico altamente desarrollado, su astuta decisión de apoyar la ciberseguridad nacional y su sofisticada economía de infotecnología la han colocado en el centro de la revolución técnica del siglo XXI. Su poderío militar y el control y manejo de la información se encuentran entre los puntos fuertes de esta relativamente nueva superpotencia en el Medio Oriente. El aumento del poder de Israel es sin duda un elemento en la reorganización de una forma u otra del equilibrio global de poder.
En el contexto actual de la retirada de Estados Unidos de Oriente Medio, estamos asistiendo al surgimiento de un nuevo grupo de grandes potencias altamente competitivas. Las más importantes entre estas potencias emergentes son la UE, Rusia, China, Turquía e Irán. Ante esta situación, el ascenso de Israel como potencia regional respaldada por Estados Unidos tiene efectos directos en Oriente Medio y el norte de África, y especialmente en el contrapeso de Turquía e Irán.
Turquía e Irán
El creciente poder de Irán en la región árabe y el intervencionismo de Turquía en el conflicto de Oriente Medio y el norte de África, reforzado por las crisis en curso en Siria, Irak, Yemen y Libia, son motivo de preocupación para los líderes árabes conservadores de los persas. Gulf que ven a Teherán y Ankara como regímenes “subversivos”.
A esto hay que sumar las aspiraciones de ambos regímenes, Turquía e Irán, de convertirse en potencias hegemónicas de primer orden. Como resultado, las monarquías feudales de los países árabes y las dictaduras están recurriendo a Israel para proporcionar el paraguas militar ofrecido anteriormente por los EE. UU.
El juego turco se juega en varios niveles y puede amenazar el nuevo enfoque de algunos países árabes para abrir relaciones formales con Israel. También puede alentar a otros países árabes reacios a adoptar posiciones más rígidas.
Estamos siendo testigos de una guerra de expresión religiosa entre chiítas y sunitas, ya que Turquía e Irán reemplazan al resto del mundo árabe al ser los países más destacados que defienden la causa palestina bajo la bandera del Islam. Esto podría ser una amenaza real para Israel, además de todo el mundo árabe, a medida que surgen nuevas geopolíticas basadas en la religión.
Un sistema regulador fragmentado
El nuevo contexto del juego global de naciones, que está en proceso de reconstrucción debido a la pandemia del coronavirus, parece estar marcado por una combinación de al menos tres elementos estructurales: el estatus de la superpotencia ya no está solo en la cancha de Estados Unidos. pero se volverá multipolar con China y Rusia, la fragmentación del campo de la diplomacia estratégica y la globalización.
En la actualidad, existe un marcado contraste entre el centro y la periferia. Un centro desarrollado y burgués, relativamente próspero, liberal y pacífico, por un lado, y por otro, una periferia formada por los países en los que están en marcha guerras y revoluciones, como observó el geopolitólogo Pierre Hassner. Los países árabes sin duda entran en la esfera de los países periféricos mientras que Israel entra en la categoría de países desarrollados en el centro.
Un análisis de las tendencias actuales en la evolución del sistema de regulación en las relaciones internacionales basado en el control de la preeminencia estratégica revela dos tendencias dominantes: en primer lugar, la evolución del sistema internacional hacia un tipo multipolar, como el ascenso del poder. de varios países como China y Rusia por un lado, y el surgimiento de agrupaciones regionales en bloques comerciales y económicos como la Unión Europea, NAFTA, APEC, por otro. El mundo árabe, mientras tanto, sigue operando en la era bipolar contra el curso de la historia mundial, a pesar de la existencia de la Liga Árabe.
Todos estos cambios amenazan directamente la seguridad del mundo árabe. Por eso debemos comprender las verdaderas razones de la normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin quieren preocuparse por sus propios asuntos internos porque se sienten amenazados no solo por Irán o Turquía, sino también por sus hermanos árabes.
El pesimismo político experimentado por la cuestión de Palestina y las guerras internas entre países árabes como la guerra en Yemen crearon un vacío notable en la regulación del sistema árabe.
Debemos leer los Acuerdos de Abraham en el contexto de la política de relajación de Estados Unidos provocada por la necesidad de reorganizar las relaciones comerciales y económicas debido a la globalización, la lentitud de la economía mundial, el statu quo político que afecta la cuestión palestina y especialmente el surgimiento de Irán. y Turquía como potencias que rivalizan con Israel.
Viabilidad de un nuevo orden árabe-israelí
Para inaugurar relaciones pacíficas y duraderas entre el mundo árabe e Israel, surgen varias preguntas.
  • El primero es la fragmentación del sistema árabe-israelí resultado de la lógica de pérdida de homogeneización debido a la diversidad de los tomadores de decisiones y sus intereses divergentes.
  • El segundo es definir el lugar de los palestinos en el mundo árabe.
  • El tercero se refiere a la fuerza y ​​la velocidad potenciales de Turquía e Irán para enfrentarse a Israel por motivos religiosos.
  • El cuarto se refiere al lugar de las grandes potencias, EE.UU., Rusia, China y la UE en el nuevo tablero de ajedrez árabe-israelí.
  • La quinta pregunta: ¿Cuáles son los intentos de poner en órbita un nuevo orden internacional que regule las relaciones árabe-israelíes?
  • La frágil naturaleza del sistema que gobierna las relaciones entre los países árabes e Israel es evidente en la dificultad para responder a todas estas preguntas. 
  • El escritor, analista e investigador en geopolítica afincado en el Sáhara Occidental (Marruecos), es doctor en relaciones internacionales y derecho internacional por la Universidad de Casablanca, Marruecos.