Dom. May 31st, 2020

El Minuto

El Primer Diario Social de Chile

La Pandemia, La Indiferencia y un mundo nuevo

elminuto| Amigos y lectores de nuestro diario, si me permiten después de un paréntesis necesario, vuelvo a suplicar calma y paciencia hasta el fin de lo que todos conocemos: la pandemia, donde hasta hoy solo cinco países se están salvando: Lesoto, Malavi, Santo Tome, Sudan del Sur y Príncipe (todos del continente africano).


Por: Daniel Alberto Defant | Corresponsal del Diario el Minuto en Argentina.


Países poco conocidos y un tanto aislados quizás por las distancias y la indiferencia que impide la llegada de todo virus.

Mi campo queda muy concretamente acotado, solo por tratar de colocar a un hombre de treinta y tres años, un mutilado, a quien le falta, entera, la pierna derecha. Renguea descaradamente al andar y no puede, por tanto, desarrollar una eficiente actividad física. Tampoco tiene cultura o practica para un despacho de oficina, en un mundo nuevo.


Lee También:

Urnas con Virus de Indiferencia


Este es al caso concreto que echamos andar a los decididos por las calles de un mundo que en poco tiempo lo está intentando cambiar todo, aquello que nos parecía versión moderna y eterna en un abrir y cerrar de ojos quedo transformado en Vía Crucis, de calles vacías y amargura insostenible.

Pero la gente con la que tropezábamos no pensaba así, imaginaban, al verlo, que era una víctima escapada de una guerra con suerte, o un mutilado, tal vez, que dejo una pierna en la guerra más cruda.

Que trágico accidente el del Calvario, victima superviviente con regreso de mutilación asidua y de rengueo para seguirlo matando en vida ante el pedido de una colocación en ese mundo nuevo, en todas partes la escena era la misma, puesto a que no pueden confiar un trabajo a quien renguea y no responde a las normas de los tiempos de una generación nueva, que con la indiferencia discriminan toda esta complicadísima trama de exigencias sociales, y así sobre una dolorosa invalidez física le añaden ante nosotros, otra más dolorosa: la invalidez moral.

¡Cuánta ceguera y poca inversión en valores!

Toda renguera desentona y merma de prestigio, que es precisamente lo que debe aumentar un digno portero uniformado en un lujoso edificio u hotel cinco estrellas dándole a la empresa un aire de superioridad y no de hospital o de asilo de inválidos.

¿Qué dirán, los visitantes? Ver un rengo entre el lujo de los mármoles, las alfombras, las lámparas y los espejos.

Así quedamos ante este virus con el nombre de corona, como gente ingenua mostrando toda la miseria humana, con depresión psicológica inevitable y de disgusto, cuando todo quiere solucionarse con una simple palabra: “Caridad Humana o Cristiana” para los creyentes y bautizados, cuando a la caridad hay que saber conjugarla alejada del prestigio propagandístico y del marketing publicitario de un negocio en estos días.

Hay mucho para hablar hoy sobre la teoría de la propaganda, el prestigio y el marketing publicitario en el mundo económico.

Cuando nos parecemos al jorobado de Notre Dama, en el medio de una iglesia incendiada no hace mucho tiempo en la ciudad luz de la lejana Francia, siendo lo mismo.

Estamos comenzando a entender nuestros desvíos, en medio de un sufrimiento que nos agobia a todos y vence todas nuestras mezquinas cotizaciones de Bolsa.

Para el asombro esperanzador, aparece ante nuestros ojos, el diseño abrutado de un nuevo desafío: infinito, invencible y sin brechas para el ataque a viejas grietas que van quedando adormecidas ante el enemigo invisible de nombre: “microbio”, pero, con capacidades inimaginables.

  • Realidad Boomer:
  • ¿Digitales por nacimiento?
  • ¿Como hacer para que la gente entienda?
  • ¿Reconocimiento y valoración?
  • ¿Instrucciones claras?
  • ¿Teletrabajar?
  • ¿Flexibilidad y equilibrio entre vida y trabajo?
  • ¿Que deben y que no deben hacer los gerentes?
  • ¿Como obtener retroalimentación día a día?
  • ¿Qué más necesitamos saber?
  • ¿Por dónde podemos empezar ahora?
  • ¿Como se ve al equipo dividiendo tareas y venciendo?
  • ¿Qué tipos de elementos creen que deberíamos incluir en este proyecto?
  • Como incluir a los mutilados, aplastados, indigentes, ¿oprimidos y enfermos?

Hay muchas, y muchas preguntas más que respuestas, en el medio de esta cuaresma y cuarentena obligatoria de aislamiento social y familiar, ya, en los próximos días de Semana Santa para restaurar a Cristo… al Cristo que hemos puesto en el olvido.

Se trata de restaurar esa imagen esbelta, proporcionada y elegante de un hombre nuevo  “Ecce Homo” He aquí al hombre nuevo, que no olvida a Dios, quien contempla las estadísticas de los Cristos sacrificados que se salvaron, pero siguen condenados, no por el uso del petróleo, ni el hacha, ni el fuego sino por quienes manejan la niebla, esa niebla que borra contornos, elimina fronteras, desvirtúa limites, insensibiliza y adormece sin tenerle miedo a la mentira, pues, con esto, ha logrado el más peligroso y corrosivo fruto de una arriesgada convivencia para incautos: “no saber dónde empieza el mal y donde acaba el bien”, como desprestigio a la verdad, corriendo el riesgo de no saber dónde está el enemigo agazapado.

es Spanish