El Minuto

Noticiero

La República Turca del Norte de Chipre ¿Ficción o realidad?

El Minuto | En 1974, Turquía, luego del golpe de estado que hubo en Chipre, y con el objetivo de impedir la “enosis” o unión con Grecia, invadió la isla. Luego de duros combates, donde las fuerzas grecochipriotas a pesar de los limitados medios y personal, resistieron, resistieron el ataque, finalmente con intervención de Naciones Unidas fue alcanzado un cese del fuego y la división de facto de Chipre. El norte controlado por los turcos, en 1983, declaró su independencia, solo reconocida por Ankara, pero existe una controversia al respecto, dado que, para algunos observadores, la República Turca del Norte de Chipre, es solo una fachada para ocultar una realidad: la ocupación militar turca,

Por Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director de Diario El Minuto para Argentina

La historia de Chipre se remonta al 10.000 a.C donde se tienen noticias de los primeros vestigios de población. Hacia el 2.000 a.C aparecieron los primeros pobladores griegos. La ubicación estratégica de la isla hizo que fuera escenario de numerosas invasiones y cambio de manos. Por las tierras chipriotas, desde tiempos antiguos fue objeto de las ambiciones de Egipto, Asiria, las ciudades fenicias, el imperio macedónico, Roma, los bizantinos, árabes, los cruzados, Venecia. En el siglo XVI, Chipre fue incorporado al imperio otomano, abriendo las puertas para la llegada de colonos turcos. A partir de ese momento se inició un largo proceso de declive económico. La presencia otomana dio origen a un grupo, conocidos como linobambaki, población nominalmente musulmana y que ha influido mucho en la identidad turco chipriota. Incluso su influencia es tal, que muchas veces en la actualidad entran en colisión con los colonos turcos.

La guerra de independencia griega, avivó el nacionalismo local. El gobernador turco ejecutó como medida de escarmiento ante los levantamientos y la movilización de voluntarios, al jefe de la iglesia ortodoxa chipriota y medio millar de personalidades locales. Tanto turcochipriotas como greco chipriotas, fueron protagonistas de levantamientos contra los gobernadores otomanos, en una isla, sumida en la pobreza y atraso.

En 1878, el Congreso de Berlín, a un imperio otomano debilitado, como consecuencia de la guerra con Rusia, colocó la estratégica Chipre en manos británicas. Teóricamente sería un territorio administrado por Londres – a cambio de impedir cualquier intento de expansión rusa – pero la soberanía seguía en manos del imperio otomano. Al principio los griegos aplaudieron la llegada de los ingleses, pero dado el valor para los intereses de Gran Bretaña respecto al Canal de Suez. En 1914, dado que Turquía, se alió con las Potencias Centrales, el Reino Unido convirtió formalmente a Chipre en una colonia más de su imperio.

La población griega presionó constantemente por la unificación con Grecia, llamando a este proceso como “enosis” o unión. El Reino Unido se resistió y no aceptó discutir sobre el tema, dado el valor que tenía la isla para la seguridad de sus intereses en el Mediterráneo. Ante el reclamo del primer ministro griego Papagos, que en 1954 llevó el caso a Naciones Unidas, y Londres respondió integrando al problema a los turcochipriotas y al gobierno de Turquí. El movimiento nacionalista griego derivó en la creación de la EOKA (Organización Nacional de Combatientes Chipriotas) al mando de Georgios Grivas, un antiguo coronel griego. Esta organización con apoyo encubierto de Atenas, desde 1955 lanzó una campaña de guerrillas, con un reducido número de combatientes – nunca superaron el millar – contra objetivos militares y civiles británicos, aquellos considerados colaboracionistas, y contra la milicia turca local TMT. Los británicos llegaron a desplegar 32.000 efectivos para controlar la insurgencia de la EOKA.

El TMT o movimiento de resistencia turcochipriota, fue impulsado por el ejército turco. Sostenía la idea del Taksim o división de la isla, contrarrestar el accionar de la EOKA y proteger aldeas turcas, y por ende tuvieron un rol que aprovecharon los británicos en su política de “divide y reinarás”. El “Problema de Chipre” se trasladó a Grecia y Turquía, donde hubo disturbios, ataques al consulado turco en Salónica, a comercios griegos en Estambul. Incluso afectó al gobierno del premier turco Menderes, donde varios ministros renunciaron ante la crisis. El gobierno británico deportó en 1956, al obispo Makarios III a Seychelles, en el marco de su política de contrarrestar la prédica nacionalista y el poder de la Iglesia Ortodoxa, a pesar que la izquierda, tenía un poder creciente de la mano del partido AKEL.

En 1958, el diputado turcochipriota y líder de esta comunidad, Rauf Denktash, tuvo un discurso anti griego que no hizo más que azuzar conflictos entre las comunidades. A pesar de la violencia, los británicos, solo detuvieron a líderes nacionalistas griegos y poco y nada hicieron para frenar la violencia de los turcochipriotas. Los griegos lanzaron una campaña de boicot contra productos británicos, mientras del lado turco, dicha campaña se centró en productos y comercios griegos. El juego de los británicos era el siguiente, mantener las divisiones entre las comunidades de la isla, impedir a toda costa cualquier unión con Grecia, un aliado histórico de Londres, pero que ahora pasaba a segundo plano. La pérdida del Canal de Suez, reforzó el valor de la isla para los británicos, que buscaban mantener su presencia militar en Chipre. El incorporar a Turquía como actor en el conflicto, le permitió de alguna manera al Reino Unido aparecer como árbitro e imponer una solución afín a sus intereses. Finalmente, luego de los Acuerdos de Zúrich, Chipre se convirtió en un estado independiente, teniendo como garantes de ello al Reino Unido, Grecia, y Turquía. Los británicos, conservaron el control del 11% de la isla, donde estaban sus bases militares. La Constitución aprobada, establecía el reparto de poder entre las comunidades greco y turco chipriota, a diferencia de otras normas de este tipo, no surgió de un proceso constituyente, sino de los acuerdos previos a la independencia.

La Constitución de 1960 establecía que el presidente debía ser griego, el vicepresidente, de origen turco. La idea de unión con otro estado, aunque no lo señalaba explícitamente, estaba descartadas, especialmente por la posibilidad de una posible incorporación a Grecia. El reparto de poder la minoría turcochipriota (17%) una contribución del 6% a los impuestos, el 30% de los empleos estatales y el 40% de los puestos de seguridad nacional. Generó descontento, de la población griega, que además ocupada el 94% del territorio chipriota. Sin ninguna duda la política británica de azuzar las divisiones entre ambas comunidades tuvo sus efectos, agregándose los intereses de Grecia y Turquía, de apoyar dicha división en favor de sus intereses.

El régimen de reparto de poder, paralizó el funcionamiento del estado. El presidente de Chipre, arzobispo Makarios III, propuso como salida una reforma constitucional, que vetaba la idea de los turcochipriotas, de crear municipios separados, entre otras exigencias, terminar con el régimen de reparto de poder, la necesidad de mayorías separadas por ambas comunidades para aprobar la legislación y se fijaría la contribución de la función pública en proporciones de población reales (82:18), en lugar de la cifra ligeramente superior para los turcochipriotas. El mismo presidente Makarios, sostenía que la independencia era un camino hacia la unión con Grecia. En diciembre de 1963, luego de un incidente con la policía, en un control de rutina, donde murieron dos turcochipriotas, la crisis explotó.

Las milicias del TMT chocaron con elementos de la EOKA. La crisis derivó en matanzas, donde se estima que medio millar de chipriotas de ambas comunidades perdieron la vida. Más de 20.000 turcochipriotas abandonaron sus hogares, concentrándose en el norte de la isla. Turquía amenazó con invadir la isla, impedido por la reacción de Estados Unidos. Las Naciones Unidas, creó en 1964 la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP) para restablecer la paz. Makarios, dispuso la creación de una fuerza militar, la Guardia Nacional, nutrida por cuadros militares griegos. Los choques continuaron, incluso Grecia y Turquía, movilizaron fuerzas en las fronteras. Una crisis de dos aliados en el seno de la OTAN, algo inaceptable, más el contexto de Guerra Fría.

Los turcochipriotas, formaron una administración propia después de los disturbios de 1964, contando con la ayuda de Ankara para pagar funcionarios y empleados públicos. En 1967 fue proclamada la Administración Provisional Turca de Chipre, presidido por Rauf Denktash. Incluso fue creado un parlamento de 30 diputados, estableciendo un gobierno completamente separado de las autoridades de Nicosia, bajo el amparo de Turquía. Nicosia declaró ilegal este gobierno y lo comunicó formalmente a las representaciones diplomáticas acreditadas en Chipre.

Régimen de los coroneles griegos golpe contra Makarios operación Atila

En 1967, la dictadura militar griega se distanció de Makarios, al presionar por la enosis o unión. Los choques armados entre las comunidades continuaron, ante un escenario de golpe de estado, Makarios, cedió a las presiones turcas. Grivas dejó el comando de la Guardia Nacional, junto con la evacuación de doce mil soldados helénicos, y finalmente el presidente chipriota descartó la idea de unir la isla con Grecia. Las tensiones entre las comunidades cesaron, pero los griegos siguieron con divisiones. Gravias regresó clandestinamente a Chipre en 1971, organizando el grupo EOKA B, para llevar a cabo la lucha por la unión con Grecia. Pero la muerte los sorprendió en Limasol. El gobierno militar griego, apoyó decididamente el accionar del grupo EOKA B y los oficiales griegos de la Guardia Nacional, se mostraron abiertamente favorables a la enosis, izando la bandera griega en los cuarteles de dicha fuerza militar. Makarios, había perdido el control y el intento de colocarla bajo su mando, resultaba infructuoso.

Incluso exigió al presidente griego que retirara el apoyo a la EOKA B, que había iniciado una campaña desestabilizadora, junto con la evacuación de 600 oficiales. El mando de la Guardia Nacional quedó en manos del general Michalis Georgitsis, quién sería el ejecutor del golpe. Leales al presidente eran la Guardia Presidencial de 500 efectivos y la Policía Táctica de 600 efectivos. El 15 de julio, se consumó el golpe y es instalado en el poder un militante de EOKA B, Nikos Sampson. Hubo combates entre fuerzas leales a Makarios y los golpistas. La comunidad turcochipriota alista sus fuerzas y el batallón turco destacado en la isla, es puesto en alerta máxima. Makarios se exilia y pide la intervención de Naciones Unidas.

En el marco de esta crisis, Turquía llevó a cabo la Operación Atila el 20 de julio de 1974, la invasión de Chipre, con un importante despliegue aéreo, terrestre y naval. La orden de las Fuerzas Armadas turcas, eran permitir el desarrollo separado de la comunidad turcochipriota. El argumento legal era una interpretación del Tratado de Garantías, por el cual Ankara, justificó la invasión para proteger la población turcochipriota. El despliegue turco, tenía además la destrucción de la Guarida Nacional e impedir una acción militar griega, que imponga la enosis. La invasión no fue una sorpresa. La inteligencia griega sabía de antemano sobre el movimiento de tropas turcas e incluso la BBC había filmado el embarco de tropas en Turquía.

Cuando las fuerzas turcas llegaron las playas de Kyrenia, las fuerzas de la Guardia Nacional de Chipre estaban alertadas. La dura resistencia grecochipriota se hizo sentir, a pesar que los turcos controlaban el aire y el mar. Ello no impidió que los turcos consolidaran la cabeza de playa, y pudieran desembarcar elementos de combate blindados con tanques M47. La respuesta de Grecia estuvo llena de vacilaciones y los refuerzos llegaron en cuentagotas. Los turcos fallaron en la toma del aeropuerto de Nicosia. Los problemas de planeamiento del alto mando griego, quedaron de manifestó con el fiasco de la operación Niki, donde varios aviones con tropas de elite fueron derribados por error por la Guardia Nacional chipriota.

La situación se agravó cuando los turcos amenazaron con tomar por asalto el aeropuerto de Nicosia, en manos de la ONU, dado que las fuerzas chipriotas no estaban en condiciones para su defensa. Los británicos hicieron una demostración de fuerza con su Fuerza Aérea. El cese del fuego del 22 de julio quedó roto el 23 de julio, los turcos buscaban destruir la Guardia Nacional y tomar el aeropuerto, a fin de imponer sus condiciones de manera unilateral. El gobierno de Sampson, impuesto por el golpe que sacó a Makarios se había esfumado. Se formó un nuevo gobierno que buscaba una salida negociada.

La creación de la República Turca del Norte de Chipre.

El 14 de agosto, nuevamente el cese del fuego, impuesto para evacuar extranjeros, fue roto por los turcos que ya contaban con tres divisiones, para doblegar a 8.000 soldados de la Guardia Nacional, que además carecía de cobertura aérea propia. La superioridad material y en efectivos por parte de Turquía era notoria, con 50.000 efectivos desplegados. El precio pagado fue alto, gracias al entrenamiento de las tropas griegas, que contaban con medios muy inferiores. Finalmente, el 15 de agosto el frente quedó estabilizado, siendo hoy la llamada Línea Verde, que divide la isla en los sectores griego y turco. La ocupación militar turca, permitió la creación del llamado “Estado

Federado Turco de Chipre” teniendo como presidente al líder comunitario Rauf Denktash. Desde 1964, existía de facto un gobierno de la comunidad turcochipriota, con servicio postal, policía y una milicia. La Administración Autónoma Turcochipriota, dio paso al denominado Estado Federado, cuya creación fue condenada por la resolución 367 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim, instó a las partes a la negociación, y propuso la creación de un estado federal.

Pero la muerte del presidente Makarios, frenó el proceso. En 1983, fue proclamada la República Turca del Norte de Chipre o RTNC, abriendo un abismo entre las partes, dado que la comunidad turcochipriota con apoyo de Ankara, optó por crear un estado completamente separado rechazada por la ONU a través de la Resolución 541 del Consejo de Seguridad. Tengamos en cuenta que la creación de esta entidad estatal, fue consecuencia de un acto unilateral, violando la integridad territorial de un estado, Chipre, por medio de una acción militar unilateral, llevada a cabo por Turquía.

El único país que reconoció formalmente a la citada república, fue por obvias razones Turquía. País que sostiene dicho estado, gracias a su ayuda económica, presencia militar y la llegada de miles de colonos, y la presencia de griegos se ha reducido a la más mínima expresión. Estos fueron expulsados, solo se permitió que se llevaran algunas pertenencias. La cuestión de los bienes perdidos por los grecochipriotas es uno de los temas más espinosos en las negociaciones. Las viviendas abandonadas por los griegos en el sector norte, fueron ocupadas por 50.000 turcos que huían del sur de la isla. Desde la invasión han arribado unos 100.000 colonos, muchos de ellos del interior de Anatolia, musulmanes conservadores, que han entrado en colisión con la población turcochipriota, sumamente secularizada y no tan religiosa como sus hermanos venidos de Turquía.

En 1983 se adoptó una Constitución, estableciendo un régimen parlamentario. Estamos ante un territorio de 3,355 kn2 y una población de 350.000 habitantes. Todavía hay alguna minoría griega y libanesa. El gobierno reside en la parte turca de Nicosia. La economía padece las consecuencias del aislamiento internacional. Esto impide la llegada de inversiones, salvo las que vienen de Turquía. Por ejemplo, la RTNC utiliza los códigos telefónicos y postales turcos. Sus productos son exportados a través de Turquía, no hay vuelos directos a ninguna parte que no sea dicho país. Un negocio lucrativo son los casinos que emplean a varios miles de personas de manera directa o indirecta, y generan ingresos por US$ 600 millones.

El gobierno local recibe anualmente unos 2.000 dólares por mesa de juego en concepto de impuestos, y 200 dólares por máquina tragamonedas. Esto atrajo a las mafias que utilizan este territorio como centro de lavado de activos. Otro negocio en alza ha sido la prostitución, que ha sido motivo de preocupación de las autoridades turcochipriotas. El sector agrícola tiene una importante presencia en la economía local. El turismo juega un rol importante en la actividad económica. La apertura de la Línea Verde, que permite entre ambos sectores, ha generado una tímida mejora, pero el grado de desarrollo alcanzado por el sector sur, es muy superior, agregándose que forma parte de la Unión Europea, lo que trajo aparejado el acceso a un enorme m enorme mercado e inversiones.

Cabe señalar que el sector controlado por los griegos, es una suerte de paraíso fiscal, lo que atrae inversiones millonarias, incorporándose un actor de peso, Rusia, dado que hay presencia de 50.000 ciudadanos de este país, que han invertido millones de dólares, un hecho no menor, convirtiendo a Moscú un factor a considerar en el futuro de Chipre.

En 2004, fue dado a conocer el Plan Annan, por la propuesta del citado Secretario General de Naciones Unidas de convertir a Chipre en un estado federal con dos estados, con amplia autonomía. Rauf Denktash, se opuso a ello, pero el electorado aprobó la idea por el 65% de los votos. La idea de unificar la isla parecía estar cerca, pero la oposición a dicho plan por parte del electorado grecochipriota sepultó la idea. En las elecciones de octubre de 2020, ganó las elecciones presidenciales, el líder nacionalista Erisn Tatar, apoyado por el presidente turco Erdogan, derrotando a su antecesor Mustafá Akinci de línea moderada y favorable a la unificación. Por ende, el nuevo gobierno, apoya la tesis de Ankara de crear dos estados en la isla. La situación se convierte en un escenario más complejo ante la existencia de enormes reservas de gas al este de la isla, controlado por el gobierno grecochipriota. Las tensiones con Grecia y Turquía sobre dichas reservas, generan dudas sobre la posibilidad de explotar el enorme potencial energético cercano a la isla, unido a que la RTNC, obtenga algún tipo de beneficio por ello.

En julio de 2021, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, en un mensaje al parlamento de la RTNC, señaló el respaldo de su gobierno para que los turcochipriotas fueran reconocidos como estado por la comunidad internacional, mostrando como la única salida factible al conflicto de Chipre. La respuesta desde la Unión Europea no se hizo esperar de la mano de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que la UE “nunca aceptará” la idea de dos Estados para una solución en Chipre. “Quiero repetir que nunca, nunca, aceptaremos una solución de dos Estados, somos firmes en eso y estamos muy unidos, y eso es lo que Chipre puede esperar”. Las posturas irreductibles de las partes colocan la cuestión en punto muerto.

En enero de 2022, la derecha nacionalista ganó las elecciones legislativas. El Partido de la Unidad Nacional del presidente turcochipriota Ersin Tatar obtuvo el 39,54%. La crisis de la lira turca., moneda oficial de la RTNC, sin ninguna duda condiciona la economía local, agregándose el aislamiento internacional. La viabilidad económica de la RTNC, dependen sin ninguna duda de un entendimiento con el gobierno de Chipre. La desconfianza entre ambas partes impide, avanzar hacia algún tipo de mayor grado de cooperación.

La presencia militar turca – 35.000 efectivos – junto con la ayuda económica prestada por Ankara, y la presencia de miles de colonos, son factores condicionantes para la RTNC. Sin ninguna duda su existencia depende de Ankara. Podemos afirmar, sin el sostén de Turquía, la RTNC, no hubiera llegado muy lejos y parece indicar, que, al fin de cuentas, es una suerte de estado títere, vinculado a los intereses turcos en el Mediterráneo y en una isla de alto valor estratégico.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish