Mar. Sep 29th, 2020

La trampa de las Georgias. Antesala de la guerra de Malvinas

La Guerra de Malvinas formalmente se inició con el desembarco argentino en las citadas islas el 2 de abril de 1982. Fuera de Argentina, muchos ignoran que el conflicto de soberanía no solo incluye a las Islas Malvinas, sino también las islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur.

Compartir

La Guerra de Malvinas formalmente se inició con el desembarco argentino en las citadas islas el 2 de abril de 1982. Fuera de Argentina, muchos ignoran que el conflicto de soberanía no solo incluye a las Islas Malvinas, sino también las islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur.


Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director Diario El Minuto para Argentina


En marzo de 1982, un buque de la Armada, fletado por una empresa argentina, arribó a las islas Georgias del Sur, desembarcando un grupo de obreros para el demantelamiento de instalaciones balleneras en desuso, sobre la base de un contrato firmado por el empresario argentino Constantino Davidoff y una firma británica, con conocimiento de autoridades británicas y argentinas.

Antecedentes del “Incidente Georgias”

En 1978 atrajeron la atención, los dichos de un contramaestre, al empresario argentino Constantino Davidoff, quien le comentó sobre la existencia en las islas Georgias de Sur de importantes cantidades de piezas metálicas de las antiguas factorías balleneras que allí habían funcionado. Esa información lo incentivó a obtenerlas, para lo cual realizó –sin éxito- gestiones ante el Embajada Británica en Buenos Aires.

Davidoff probó entonces suerte ante el gobernador británico de las Islas Malvinas, quién por intermedio de su secretario lo puso en contacto con la firma Christian Salvensen Limited (con sede en Edimburgo), propietaria de las instalaciones. En 1979 Davidoff y la citada empresa firmaron un contrato de venta de las instalaciones. La existencia del contrato fue informado a las autoridades británicas en Malvinas.

En Argentina, Davidoff constituyó una sociedad, Islas Georgias del Sur SA, dedicada al desguace de las instalaciones ubicadas en Puerto Leith, e inició gestiones para contar con un transporte para las islas. Buscó contratar el buque polar británico HMS Endurance, sin éxito. Luego contrató un velero de bandera panameña, el Caimán, pero cambios en las condiciones pactadas por el capitán del buque, el viaje se suspendió.

En esos días nos dice el Dr. Lanús que el citado buque polar estaba a punto de ser retirado, porque todavía no se conocía en Gran Bretaña la exacta naturaleza del desafío argentino.

En 1981, Davidoff fue convocado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, a fin de explicar los alcances de su proyecto comercial en las islas Georgias del Sur y sus contactos con los británicos. A instancias del embajador Carlos Lucas Blanco, fueron iniciadas gestiones ante la Armada Argentina a fin de obtener un transporte.

En aquel momento el alto mando naval gestaba la idea de instalar una estación meteorológica en San Pedro – isla principal de las Georgias – tal como se había hecho en 1976 en la isla Thule en Sándwich del Sur. En cooperación con determinados niveles de la Cancillería se formó el Grupo Alfa (civil – militar) para desembarcarlo al final de la campaña antártica.

En diciembre de 1981, Davidoff visitó las instalaciones de Puerto Leith a bordo del rompehielos ARA Almirante Irízar. Su evaluación de las instalaciones lo llevó a renegociar el contrato con la Salvensen, con el objeto de extender el contrato dado la magnitud de los trabajos a realizar.

A su arribo a Buenos Aires, el empresario fue convocado por la embajada británica, donde le recriminaron no haberse presentado ante las autoridades británicas en King Edward Point, a fin de registrar su llegada. El empresario citado pidió instrucciones a la legación británica a fin de no omitir trámites y/o evitar inconvenientes. Cabe destacar que al realizar el viaje, Davidoff, a bordo de un buque del Estado argentino, impedía cumplir con los requisitos solicitados por los británicos de reportarse en King Edward Point, separado a más de 40 km por un macizo montañoso y glaciar, de los puertos donde se hallaba la chatarra que pretendía retirar por Davidoff: Así comenzaba la historia, que llevaría a la Argentina a la guerra.

El documento completo puede descargarlo aquí:

https://drive.google.com/file/d/1fyrJaVBYSlrtR8jKyFhESwbxk01WojTe/view