El Minuto

Noticiero

Las Fuerzas Aéreas de Irán

El Minuto | Irán cuenta con un sistema de defensa que lo hace único por diversos motivos. En lo que respecta al espacio aéreo, su protección recae en tres fuerzas, que cuentan con una amplia gama de medios, la mayoría, son anticuados, pero modernizados con tecnología local.

Pero existe una capacidad, en materia de misiles de teatro, que es fuente de preocupación, dado el programa nuclear iraní, y más de un experto como agencia de inteligencia, saben que esta formidable capacidad será empleada para ser usada para el desarrollo de un programa nuclear militar mucho más amplio.

Por Jorge  Suárez Saponaro | Director El Minuto para Argentina

La Fuerza Aérea iraní fue creada en 1920, por el Sha Reza Pahlevi. Equipada con material alemán, ruso, francés, italiano y británico, con la declaración de neutralidad de Irán, la Unión Soviética y Gran Bretaña, temerosos que esta situación fuera favorable al III Reich, invadieron el país y destruyeron la fuerza aérea iraní, que había alcanzado a operar 400 aeronaves.

En 1946 con ayuda de Estados Unidos comenzó la reconstrucción, llegando los cazas P 47D Thunderbolt, Entre los años 60 y 70, el país adquirió una enorme cantidad de material, especialmente de origen estadounidense, y en menor medida británico, holandés, francés e italiano.

La Fuerza Aérea Imperial, como se denominó en tiempos del último Sha Mohamed Reza, llegó a operar 177 F4 Phantom, 32 F4D, 16 RF -4, 150 F5E Freedom Fighter, y la joya de la corona, 79 F14 Tomcat.

La aviación de transporte incluía Boeing 707, Fokker F 27, C130H y aviones de patrulla marítima P3 Orión, además de una importante flota de helicópteros, incluyendo Augusta Boeing Chinook, Bell 212, construidos bajo licencia en Irán.

En 1970, la Fuerza Aérea fue empleada en combate en apoyo al gobierno de Omán contra las guerrillas marxistas del área del Dhofar.

En 1977, Irán contrató la compra de 150 F16, que no se concretó por la Revolución de 1979. En ese año, el poder aéreo iraní contaba con 450 aeronaves, todas ellas muy modernas, con un alto nivel de mantenimiento y operatividad, 5000 pilotos que habían sido en gran parte entrenados en Estados Unidos y cien mil efectivos que daban apoyo a esta poderosa fuerza en catorce bases aéreas.

La Fuerza Aérea se vio afectada por la Revolución, por un lado por el retiro de los asesores de Estados Unidos, lo que impactó en el mantenimiento y operación de sistemas de radares, armas y reparación de determinados componentes avanzados, y por otro, la purga que le costó la vida mandos altos e intermedios, además de que muchos fueron enviados a sus casas, La Fuerza Aérea Imperial dio paso a la Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán o IRIAF.

Afectada por las purgas y sanciones, en septiembre de 1980, se vio sorprendida por el ataque sorpresivo de la Fuerza Aérea iraquí. Los cuadros retirados forzosamente fueron convocados rápidamente, y los poderosos medios de la IRIAF fueron empleados contra objetivos estratégicos iraquíes, especialmente vinculados a la industria petrolera.

Observadores extranjeros se sorprendieron con el empleo eficiente de medios aéreos en los duros combates en la provincia de Juzestán. Pero la pérdida de pilotos fue sumamente grave, agregándose la decisión del régimen de crear una rama aérea del Cuerpo de Guardianes, la nueva fuerza armada defensora de la Revolución.

Las sanciones obligaron adoptar medidas destinadas a mantener con el ingenio local, la importante flota de aeronaves, creando una infraestructura industrial y logística. La disponibilidad de repuestos, armas y la perdida de personal en combate, difícil de reponer, limitó a la IRIAF a operaciones de carácter defensivo.

Durante el llamado affaire de Irán – Contras, el régimen de Teherán pudo triangular valiosos repuestos para su flota de combate, especialmente los poderosos F 14, que fueron empleados para la defensa de Teherán, infraestructuras clave de la industria petrolera, como la isla Kharg.

En cuanto a las victorias obtenidas con este avión, es objeto de controversias entre las versiones iraníes, que le atribuyen 35 victorias, mientras que Estados Unidos habla de cinco victorias contra cuatro derribos, algo que habla bastante mal del entonces mejor interceptor en servicio del mundo. Aunque según parece, los Tomcats, fueron empleados, más que como interceptores fueron empleados generalmente como “mini AWACS” para alerta temprana gracias a su poderoso radar Hughes AWG 9.

Entre 1980-1988, la fuerza aérea libró nada menos que 300 encuentros aire – aire con los iraquíes, que tenían la ventaja de obtener armamento sin las limitaciones que le eran impuestos a Teherán. Este rico historial de combate, ha permitido forjar generaciones de cuadros con un elevado nivel de experiencia operacional, comparable con la Fuerza Aérea israelí.

La llamada Guerra de los Petroleros, enfrentó a los medios aéreos iraníes con la aviación de la US Navy, llevando al límite de sus exigencias a la IRIAF. Por medio de la Dirección de la Jihad Autosuficiente, fueron organizados almacenes, talleres y centros de producción de repuestos, para hacer frente a la crisis logística.

La IRIAF se puso en contacto con instituciones técnicas y universidades para poder producir componentes aeronáuticos. China brindó apoyo eficaz para formar ingenieros y técnicos expertos en “ingeniería inversa” que permitiera establecer líneas de producción. Pekín, obtuvo valiosa información sobre sistemas de armas avanzados occidentales, que impactó sin ninguna duda en desarrollos posteriores de la industria china.

Se estima que entre el 40/60 % del material se perdió en combates y problemas de mantenimiento por las exigencias de la guerra y las sanciones. Las pérdidas fueron compensadas por la venta de aviones por parte de una Unión Soviética en crisis, que incluyó los modernos aviones de combate Mig29, MIG 23, Su 22, Su 24, y bombarderos Tu 14 (sobre estos hay informaciones contradictorias).

También se vendieron aviones tácticos Su 25, operados por la rama aérea del Cuerpo de Guardianes, aviones de transporte IL 76 y una importante flota de helicópteros Mi 17. Desde China, arribaron cazas F 7, bombarderos HU 16, de transporte Y 7.

Brasil y Suiza vendieron aviones de entrenamiento PC 7 y T 27 Súper Tucano (operados por la rama aérea del Cuerpo de Guardianes), como Francia, aviones de entrenamiento básico.

Las Fuerzas Aéreas iraníes: IRIAF, IRGCASF, IADF

El fin de la Guerra con Irak, dejó al país con pesadas deudas y una urgente necesidad de reconstrucción. Es por eso que no hubo grandes inversiones en defensa, más allá de la compra de un importante lote de aviones de la Unión Soviética. Los responsables de la defensa, apostaron a desarrollar una industria local, que permitiera mantener el material disponible en un grado aceptable de operatividad, llevar a cabo programas de modernización, con mejoras en los sistemas de armas, radares, nuevos motores de factura local, comunicaciones y aviónica.

Esto ha permitido mantener capacidades aceptables de defensa aérea, interceptación, reabastecimiento en vuelo, transporte táctico, operaciones de apoyo a fuerzas terrestres y navales. Los medios aéreos están desplegados en once bases, siendo la 1ª Base, en Teherán, la más importante, donde están desplegados los aviones de combate más modernos, los MIG 29, que fueron mejorados con sondas de reabastecimiento en vuelo, ampliando su radio de acción y otras mejoras en la aviónica, sistemas de armas..

Se estima que la flota aérea está compuesta por 220 aviones de combate MIG 29SMT (unos 25), F 14 Tomcat, F4D/E, F 5E/F, Su 24 SMK, y F 7N (de origen chino). Existen todavía unos 15 aviones de reconocimiento RF-4 y RF 5, medio centenar de aviones de entrenamiento TB 21 (de instrucción básica), PC 7, F 33 Bonanza y entrenadores de combate como el F5B y F7 -7. La flota de transporte está compuesta por 45 aviones Boeing 707 747, con capacidad de reabastecimiento en vuelo; C 130H/E, Fokker F 27, Iran 140, Falcon 20, Y 7. La industria nacional desarrolló cazas ligeros derivados del F5, como aviones de entrenamiento básico, transportes tácticos Iran 140. El parque de alas rotarias incluye unas ochenta aeronaves, Augusta Boeing CH 47, AB 212, Bell 214, y Mi 17 (unas cincuenta unidades). La IRIAF cuenta con unos 37.000 efectivos.


MIG 29SMT


La rama aérea del Cuerpo de Guardianes, creada en 1986 conocida por sus siglas en ingles IRGCASF o Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes. Cuenta con 15.000 efectivos, opera una flota de aviones tácticos y de transporte, además de helicópteros. Los medios incluyen aviones de ataque liviano T 27 Súper Tucano, de ataque Su 25, de transporte IL 76, y helicópteros Mi 17.

Asimismo, cuenta con aviones de entrenamiento básico de construcción local. Sus misiones se centran en apoyo aéreo cercano, ataque liviano, enlace, transporte táctico, y reconocimiento.

En este último caso, el IRGCASF, opera una importante flota de UAV o vehículos aéreos no tripulados, que han sido empleados exitosamente en los teatros sirio e iraquí, donde señalaron objetivos para posteriores ataques con misiles de teatro, contra objetivos del ISIS. El IRGCAF tiene una peculiaridad, la operación del sistema de armas balísticas, la Fuerza de Misiles, con ingenios con radios de acción desde los 500 Km. alcances hasta 2.000 Km., con los misiles Shahab 3.

El alcance de estos últimos le permite golpear objetivos en Europa o la Península Arábiga. Este misil sirvió para el desarrollo del vehículo lanzador de satélites, Emad 1, que en 2015, hizo su primer lanzamiento exitoso.

El alto desarrollo alcanzado en esta materia es objeto de preocupación mundial, especialmente por la posibilidad que estos sistemas puedan ser empleados como vectores para el transporte de munición nuclear. El comando responsable de estos sistemas de armas, se caracteriza por su alto nivel de alistamiento, con ejercitaciones periódicas. Entre 2017-2018, los iraníes emplearon sus misiles contra objetivos de grupos terroristas sirios, especialmente contra el ISIS, como también kurdos.

La proliferación de misiles de teatro, por parte de Irán, le permite contar con un enorme arsenal de estos ingenios, operados por bases móviles o fijas, ocultas en las montañas. A pesar de llevar cargas convencionales, su empleo masivo, puede generar serios daños, especialmente contra la infraestructura petrolera en los países del Golfo, como también golpear centros de mando y comunicaciones, bases y el impacto psicológico adverso, si se emplean contra objetivos civiles.

Las restricciones para conseguir materiales para el desarrollo de estas armas, han sido en vano. Incluso desde la misma Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos, se sostiene que tarde o temprano, Irán podrá contar con misiles intercontinentales.

Las relaciones entre la IRIAF y el IRGCASF no han sido buenas. Durante la guerra con Irak, la cooperación ha sido más bien escasa, dado el apoyo político brindado por el régimen al Cuerpo de Guardianes o Pasdarán, por la desconfianza de los clérigos chiítas en las fuerzas heredadas de tiempos del Sha. Incluso los cazas chinos F 7, fueron destinados en una primera instancia al cuerpo, pero dado que carecía de cuadros formados para operar estos aviones, fueron transferidos a la IRIAF.

La experiencia de guerra, impulsó a que el IRGCASF cuente con su propia estructura de mantenimiento, en manos de una empresa de su propiedad Pars Aviation Service Company, que no solo brinda este tipo de servicios logísticos, sino también gestiona una línea aérea con 17 Tupolev Tu 154. En 2009 la Defensa Aérea dependiente de la IRIAF, se convirtió en rama separada de las fuerzas regulares o Artesh.

Esta nueva rama de las fuerzas armadas, conocida como Fuerza de Defensa Aérea – conocida por sus siglas en inglés como IADF – cuenta con 12.000 efectivos, que gestiona una serie de sistemas avanzados de corto, medio y largo alcance. La creación de esta nueva rama militar, responde a la necesidad de homogeneizar personal, sistemas de armas, información, doctrina, un sistema logístico, que se encontraban dispersos entre las dos “fuerzas aéreas” iraníes.

El uso racional de los recursos, tiene como objetivo brindar una adecuada protección de objetivos estratégicos, especialmente los centros de investigación nucleares como las plantas de energía nuclear.

Esta rama militar opera radares, centros de mando, sistemas de vigilancia, baterías con una amplia gama de misiles que van desde los de corto alcance SA 6, SA 7, Rapier, como los de alcance medio, Tor M1 o de largo alcance S300, como desarrollos locales de dichos ingenios, como el Bavar-373 también de largo alcance.

China ha sido proveedor tanto de misiles como de radares de largo alcance. Las fuerzas terrestres, conservan unidades de defensa antiaérea de baja cota, con más de un millar de cañones y misiles de corto alcance sobre plataformas móviles.

En tiempos de paz el IADF, es responsable de la gestión centralizada de los medios asignados, en caso de crisis, la conducción de las operaciones recaen los comandos regionales de defensa aérea, gracias a una organización flexible, que permite asignar los medios que sean suficientes para la defensa del área de responsabilidad de dichos comandos. Las principales bases donde se concentran los medios de mayor alance, son Teherán, Ispahán, Bandar Abbas (base naval, puerta de entrada del Estrecho de Ormuz) y Bandar Bushehr (importante puerto petrolero).

El país carece de una estructura de comando y control, que le permita gestionar un sistema nacional integrado de seguimiento, alerta a nivel nacional. Esta vulnerabilidad, ha llevado a los responsables de la defensa aérea, a priorizar la protección de determinados objetivos, considerados de alta prioridad.

Irán ha desarrollado una industria aerospacial, como consecuencia de los embargos y las necesidades de la guerra en los 80. La industria local tiene capacidad de producir aviónica, comunicaciones, diversos tipos de motores, fuselajes, armamento, simuladores, radares. Entre los desarrollos en materia de sistemas de armas se destacan misiles aire aire Fatter de corto alcance,

basado en el AIM 9 Sidewinder; una versión aire – aire del misil antiaéreo Hawk de mediano alcance, misiles aire – superficie, y bombas guiadas por láser. Sobre la base del avión F 5E, fue desarrollado el caza ligero Saegheh, operativo en la base cercana a la frontera con Turquía. El gran esfuerzo, ha permitido mantener en vuelo una flota aérea envejecida, que no tiene el apoyo de los fabricantes, lo que no ha impedido que exista una tasa de fallos más elevada de lo habitual, si tuvieran el apoyo del fabricante.

No obstante ello, la IRIAF, ha centrado su esfuerzo en la defensa del espacio aéreo, específicamente en áreas donde se encuentran los principales objetivos estratégicos, un nivel de operatividad aceptable, como pudo apreciarse en las operaciones desarrolladas en Siria e Irak contra el ISIS / Daesh, de la mano con veteranos F4 modernizados, agregándose un importante esfuerzo para dotar a sus aviones de sensores para operar tanto de día como de noche, vehículos aéreos no tripulados (existiendo importantes desarrollos en la materia) y disponer de satélites de reconocimiento, gracias al programa espacial que tiene el país (incluso con capacidad de lanzamiento de cargas útiles).

A pesar de todo una disuasión creíble

Los dirigentes iraníes, son conscientes de las limitaciones de sus fuerzas militares, por las sanciones internacionales y por las necesidades económicas, que impiden mayores inversiones. Esto dio origen a una peculiar doctrina de defensa, donde prevalece el concepto de “guerra asimétrica” o “conflictos híbridos”. En el ámbito del espacio aéreo, dado las limitaciones en materia de contar con sistemas de comando y control, las serias dificultades políticas para adquirir aviones de combate de altas prestaciones, llevaron a priorizar en determinadas capacidades y medios.

La IRIAF, es una fuerza que tiene una limitada capacidad de defensa del espacio aéreo, para proteger determinados puntos clave y llegado el caso, en la medida de las posibilidades obtener cierta superioridad local, aprovechando la profundidad estratégica. La IRIAF ha potenciado capacidades de ataque, transporte táctico, y reconocimiento mediante el empleo de UAV. Los aviones tácticos Su 24 Fencer, fueron equipados con misiles aire superficie con alcances superiores a 150 Km., destinados a golpear objetivos especialmente en el área del Estrecho de Ormuz, en el marco de la estrategia de denegación de área/ anti – acceso.

En el caso del IRGCASF, sus medios aéreos están orientados apoyar fuerzas de respuesta rápida, transporte, apoyo aéreo cercano, reconocimiento e inteligencia, gracias a la variada gama de UAV que opera el cuerpo. La selecta Fuerza de Misiles de dicho cuerpo, con su alto nivel de alistamiento, compensa las limitaciones del poder aéreo iraní, con la posibilidad de golpear con precisión objetivos en la profundidad del dispositivo enemigo, tanto militar como económico, que afecten al potencial nacional del adversario, como en el aspecto psicológico del frente interno.

Incluso gracias al control de proxies o agentes desestabilizadores, pueden realizar este tipo de operaciones, a través de las llamadas guerras por delegación. En su momento los insurgentes yemeníes, huzíes, lanzaron ataques con misiles a plantas petroleras sauditas generando graves daños, especulándose que detrás de la precisión de esos ataques estaba Irán. Llegado el caso de una agresión a Irán, la respuesta de este será el empleo del enorme arsenal de misiles para destruir, especialmente la infraestructura de la industria petrolera en la región, golpear bases claves y quebrar la voluntad de lucha del enemigo, por medio del uso de estos misiles contra objetivos civiles llegado el caso. Irán cuenta con medios de reconocimiento, inteligencia, que han demostrado ser eficaces a la hora de identificar objetivos.

El programa nuclear iraní, una respuesta ante el embargo de armas, constituye el problema más complejo para la seguridad internacional. El alto desarrollo alcanzado en materia de misiles de largo alcance, abre la posibilidad para que puedan ser empleado, llegado el caso para el transporte de armas nucleares, para ser empleados ante objetivos como Israel, Arabia Saudita, o la misma Europa, o bases de Estados Unidos en el área de alcance de estas temibles armas. Sin ninguna duda, el no haber impedido la proliferación del desarrollo de estos sistemas, es el gran fracaso de la comunidad internacional.

La IADF, la rama más moderna de las fuerzas iraníes, creada en 2008, es el primer intento, de racionalizar capacidades y el empleo conjunto de recursos antes dispersos entre la IRGCASF y la IRIAF. Aprovechando de manera inteligente la geografía iraní, permite crear una barrera eficaz, que permite proteger centros de mando y control, las estratégicas instalaciones del plan nuclear, como de la industria petrolera.

Esto generaría serios contratiempos para amenazas regionales, pero en menor medida para adversarios como Israel y Estados Unidos, pero ello no impide que los responsables de la defensa de dichos países, no subestimen para nada la capacidad iraní, considerando que un ataque directo, implica un alto costo, a pesar de la notable superioridad tecnológica y cualitativa frente a los medios aéreos persas.

Las relaciones, tensas, por la competencia en materia de obtención de recursos entre el Cuerpo de Guardianes y las Fuerzas Regulares, constituyen a juicio de los expertos, uno de los grandes obstáculos para la conducción conjuntas de las operaciones en caso de una crisis de mayores proporciones.

Esto es palpable, con la existencia de tres ramas militares responsables de la defensa del espacio aéreo. No obstante ello, Irán ha logrado con sus medios y una inteligente estrategia, mantener una disuasión creíble, en la defensa de sus cielos.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish