mar. Jun 18th, 2019

Prensa de América Latina

Las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental: ¿Paz sin honor?

Por: Por: Wald Oumsaad,

Cuarenta y tres años después de su brote, el conflicto en el Sáhara Occidental entre Marruecos y el Frente Polisario, sigue planteado en casi los mismos términos, y con la misma agudeza. Cada vez que vislumbramos la salida del túnel, una inesperada situación nos devuelve a la plaza de partida. Las Naciones Unidas y las grandes potencias del Consejo de Seguridad están más desorientadas que nunca, están desemparejadas.

Por: Wald Oumsaad, especializado en el Sahara Occidental.  

En cada etapa, es un punto muerto. Comenzamos de nuevo, para una solución hipotética e imposible, es una especie de laberinto. Estamos frente a posiciones contradictorias, de los unos y los otros, más allá de ciertas fachadas abiertas, que no se movieron de un ápice. Por lo tanto, la situación está bloqueada, y el enfrentamiento entre Marruecos y el Frente Polisario continúa.

Desafortunadamente, la ONU aún no ha cumplido sus compromisos con el pueblo saharaui, ya que en 1965 (con la resolución de la Asamblea General declarando la necesidad de la autodeterminación del pueblo saharaui), y desde entonces la descolonización del Sahara Occidental sigue siendo un juego sin fin.

La ONU dice que no ha visto incursiones en el noreste del Sáhara Occidental.

Una razón para esto fue probablemente su lejanía geográfica de los centros de poder global. Además, se llevó a cabo en su totalidad dentro del período del conflicto Árabe-Israelí, donde es comprensible que se preste menos atención a la cuestión de la descolonización del Sahara occidental, o en comparación con otros conflictos de descolonización en África, como Angola y Namibia por ejemplo.

Esto se explica en el apego de España al Sahara Occidental de una manera sentimental, es decir, que el poder en Madrid en el momento de Franco ha hecho su existencia en el Sahara Occidental, al igual que el mismo Marruecos hoy (debido a que la monarquía marroquí su continuidad y su legitimidad es hipotecaria por su presencia en el Sáhara Occidental) es comprensible por qué las autoridades de ocupación marroquíes tienen una posición de intransigencia en todos los asuntos relacionados con el Sáhara Occidental, incluso contra sus aliados, como fue el caso de las relaciones turbulentas contra Francia durante el período del Presidente Mitterrand.     .

Pero es posible que otra razón de la relativa falta de atención prestada a la participación de la ONU en el Sahara occidental, sea el resultado de abandono moral y ético hacia el pueblo saharaui, porque subestima hasta hoy el peso de este pueblo y su presencia en el Magreb, como pueblo diferente de los otros pueblos de la región, ya sea a nivel de cultura, identidad, y política.

Por lo tanto, corresponde a las Naciones Unidas equilibrar los diversos principios de la Carta; el derecho de los pueblos a la libre determinación, el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional y la no injerencia en los asuntos internos de los Estados.

Indiscutiblemente, como cuestión de descolonización, el Sáhara Occidental será encarcelado por el peso de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, quienes serán instruidos en cuestiones de orden que amenazan la paz y la seguridad mundial, pero a un nivel más bajo. Y como el pueblo saharaui no tiene aliado dentro los miembros que tienen derecho de veto en el Consejo de Seguridad, su pregunta quedará relegada a un segundo plan.

Marruecos deja el Sahara

Es decir, que la debilidad del Frente Polisario para tener un aliado confiable de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad  deja esta cuestión en manos de quienes nunca se preocupan por el derecho internacional, ni el derecho de los pueblos a liberarse, sino simplemente a intereses limitados y mercantiles.

Territorio estratégico y que engullen materias primas de todo tipo, el Sáhara Occidental se convertirá en el terreno donde se jugará por primera vez la estrategia futura de las grandes potencias, para competir en  la zona mas importantes en África y  aún no explotado, que incluye la costa atlántica, desde el Sáhara Occidental hasta los confines del Mar Rojo, y en segundo lugar, compartir el “pastel” saharaui.

Como podemos ver, el Sáhara Occidental está sujeto a codicia de todos los lados, ya que los temas geopolíticos y geoestratégicos en cuestión son enormes, tanto a nivel regional, como internacional. Esto explica la razón por la cual el derecho internacional de la autodeterminación aún no se respeta en el Sáhara Occidental.

1-El derecho internacional sigue siendo burlado en el Sáhara Occidental

Desde el nacimiento de las Naciones Unidas, la historia muestra que el Consejo de Seguridad ha adquirido un estatus especial en el plano internacional, como el órgano principal de la organización internacional, y al mismo tiempo, como un actor global en sí mismo. Esto ha generado una creciente preocupación entre la comunidad internacional sobre la legitimidad de las acciones del Consejo de Seguridad, el juez e internacionalista BEDJAOUI Mohammed, ya tenía razón cuando había planteado la cuestión en su famoso libro (Nouvel ordre mondial et contrôle de la légalité des actes du Conseil de sécurité, Bruxelles, Éditions Bruylant, 1994).

En esta óptica, dos elementos plantean un gran problema en el Consejo de Seguridad, en nuestra opinión, sobre todo, con respecto a cuestiones relativas a los principios cardinales del derecho internacional, como la cuestión de la libre determinación en nuestro caso: la cuestión del Sáhara Occidental. Estas dos barreras están representadas por la cuestión del poder de veto y la cuestión de la transparencia de su proceso de toma de decisiones.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la realidad del Consejo de Seguridad con respecto al derecho internacional, su balance es muy variado en comparación con el número de casos no resueltos (como el caso de la descolonización inacabada del Sahara Occidental), el Consejo de Seguridad todavía se caracteriza por ser el gobierno mundial y señala el riesgo de que se convierta en un Leviatán..

La Marcha por la Paz reivindica solidaridad con el pueblo saharaui

Desde el alto de fuego el día 06 septiembre 1990, el silencio reina sobre el Sáhara Occidental, sin una solución definitiva. Por la única razón de que el Consejo de Seguridad no cumple con sus compromisos de celebrar el referéndum, que seguirá siendo una letra muerta. En este sentido, el descenso al infierno del pueblo saharaui, bajo la máscara de la ley a pesar de la enorme cantidad de resoluciones que ha hecho el Consejo de Seguridad con respecto al Sahara Occidental, y su arbitrariedad.

Después de varios intentos infructuosos para relanzar la implementación del Plan de arreglo, el Secretario General y su Enviado Personal hizo la siguiente observación: “después de nueve años (…), no era posible aplicar en su totalidad las disposiciones principales del Plan de arreglo de las Naciones Unidas” (informe de 23 de febrero de 2000). Como resultado, Kofi Annan ha allanado el camino para el bloqueo institucional de la celebración del referéndum.

Así nace la famosa frase que se repite en las resoluciones del Consejo de Seguridad  desde 2001 que llama regularmente, a “las partes y a los Estados de la región a seguir cooperando plenamente con la ONU para poner fin al actual callejón sin salida y progresar hacia una solución política”. Así, Marruecos y sus aliados, principalmente Francia y España, interpretan la solución política como una expresión de la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental.

40 años de resistencia y lucha saharaui

La autodeterminación del pueblo Sahara consignada en las resoluciones de la asamblea general y en el dictamen de la corte de la haya en 1975 se enfrenta a un juego intolerable por el Consejo de Seguridad que desea modificar a toda costa, no solo las reglas del juego en el Sáhara Occidental entre el Polisario y Marruecos, si no quieren por cualquier modo que favorecen a las autoridades marroquíes, y abre el camino en todo el mundo a interpretaciones arbitrarias del principio de autodeterminación de acuerdo con sus deseos.       .

Esta es la situación que prevalece desde que la organización de la Unión Africana le dio a las Naciones Unidas, y específicamente a su consejo de seguridad, el seguimiento de la cuestión del Sahara Occidental. De hecho debe recordar que Marruecos es un Estado agresor en el sentido de la Carta de la ONU, su anexión por la fuerza del Sáhara Occidental en 1975 es un acto nulo y que no puede legalmente tener ningún efecto, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon ya lo había dicho durante su visita al los territorios liberado del Sáhara Occidental en 2016.

En nuestra opinión, podemos decir, hemos vuelto a una concepción medieval del poder, como residiendo en manos de los afortunados súper soberanos, por eso compartimos la idea de Donald Trump cuando, en un tweet de diciembre de 2016, describe a la organización internacional como “un club donde la gente se reúne, habla y se divierte“?

2-Para las grandes potencias del Consejo de Seguridad el factor de la globalización económica prevalece sobre el derecho de los pueblos a la libre determinación

Es muy lamentable que ninguna disposición de la Carta de las Naciones Unidas defina el principio del derecho de los pueblos a dispensar por su cuenta. Por lo tanto, este último se afirma como un objetivo de las Naciones Unidas, sin que se formule con una definición clara que permita considerar con mayor precisión la esencia de este derecho. Es por esta razón, que el Consejo de Seguridad trata de formular los enfoques que le complacen, sin que éste respete el principio del derecho de los pueblos a la libre determinación.

Ya no es a través de la geopolítica que se determina la redistribución del poder mundial actual, sino a través de la geoeconómica.

Las grandes potencias son esencialmente más soberanas que todos los demás estados, pueden participar en intervenciones en todo el mundo y tales intervenciones pueden ayudar a las pueblos que buscan la independencia, o pueden impedir directamente su lucha por la independencia

Hoy, una entidad que busca ejercer su autodeterminación externa, debe demostrar a los actores externos, y a las grandes potencias que le califica como estado.

Para entender este punto, vea lo que sucedió en Kosovo y Chechenia. En efecto, en Kosovo, la comunidad internacional respaldó esencialmente los reclamos de los kosovares a la libre determinación, mientras que en Chechenia, las reacciones globales fueron más ambivalentes, centrándose en la condena de la violencia utilizada por los rusos contra los chechenos, sin un respaldo del posible derecho de autodeterminación de estos últimos.

Es lo mismo que practica Francia en referencia a la cuestión del Sahara occidental, desde que James Becker anunció su plan de la autodeterminación en el Sahara occidental en 2003, Francia a cambió totalmente de posición a favor de Marruecos y sin ningún respeto al derecho internacional. En nuestra opinión, Francia práctica el mismo enfoque Ruso en Chechenia, sin embargo, a través de su proxy: Marruecos desempeña este papel.

En fin Marruecos juega el papel de Francia en el Sahara occidental por subcontratación. El efecto de la posición Francesa en el Consejo de Seguridad, ha resultado en el nuevo enfoque que busca el Consejo de Seguridad  para desarrollar un nuevo plan de soberanía compartido entre Marruecos y el Frente Polisario, en total contradicción con el principio de ley los pueblos a determinar su destino de manera democrática.

3-Podemos hablar de una solución basada en compartir la soberanía entre la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) y Marruecos?

Las fronteras actuales en África resultan, más o menos directamente, de la Conferencia de Berlín de 1885. Todo el mapa político se hizo sin la ayuda de los pueblos interesados. Estos acuerdos coloniales han tenido un impacto innegable en la naturaleza de los conflictos que sacuden a África desde los años sesenta hasta hoy.

Es en este sentido, el pueblo saharaui será tres veces víctima, en la primera, los países imperialistas europeos, Francia y España firmaron convenios ilegales( los acuerdos del 27 de junio de 1900, el acuerdo del 3 de octubre de 1904 y el acuerdo del 12 de noviembre de 1912, en el que Francia reconoció los derechos españoles sobre Río de Oro, Saquia El Hamra y la tierra situada entre los 27 ° 40 de latitud norte y el curso de Oued Draa), con el que España se ha asentado en el Sáhara Occidental sin el consentimiento de su pueblo.

En segundo lugar, la intervención militar y el reparto del Sahara Occidental entre los estados vecinos Marruecos y Mauritania.

Y en tercer lugar, por el Consejo de Seguridad, que convierte la cuestión saharaui en un asunto simple para debatir soluciones que van en contra de los principios que fundamentaron la Carta de las Naciones Unidas, a saber, el derecho de los pueblos a la libre determinación, por su inacción intencional.

Las ideas que se avecinan en los corredores y detrás de las escenas de discreción dentro de las Naciones Unidas, como la de una soberanía compartida no son viables y representan una amenaza para la paz, recordemos los casos de Ruanda y Burundi con sus conflictos étnicos.

La República Arabe Saharaui Democrática (RASD) nace el 27 de febrero de 1976.

Ante esta situación, el pueblo saharaui está preocupado por esta política de “doble estándar” que exige a los estados y pueblos respetar el derecho, que está de acuerdo con los intereses que despiertan simpatías. .Alimenta una ansiedad aún mayor al ver el Consejo de Seguridad invertido o reinvertido de todos los poderes que reconoce la carta de Naciones Unidas.

 

El concepto tradicional de la estadidad, incorporado en la Convención de Montevideo, como se describe en el Capítulo 3, implica cuatro criterios (territorio, gobierno, población y la capacidad de entrar en relaciones internacionales), estos cuatro elementos está bien presentado por la RASD, que ejerce plenamente su soberanía como Estado africano dentro de la UA.

Es que el Polisario contra RASD puede obligar a la ONU a acordar elegir entre la libre determinación a través de un referéndum libre y democrático o la elección de un estado independiente bajo la tutela de la ONU por un tiempo como Kosovo. La elección de la independencia debe ser irreversible. Desde este punto de vista, la acción política del Polisario debe comenzar, y su discurso político debe ser ofensivo y no defensivo. La urgencia del tiempo requiere vigilancia y un mayor trabajo sin dormir, los combatientes vigilan día y noche, lo que él cree.

Henry Kissinger ya había dicho en su libro Diplomacia: todavía hay un “conflicto entre los conceptos definidos por Richelieu y las ideas de Wilson, entre la política exterior vista como el equilibrio de intereses y la diplomacia vista como una afirmación de Armonía natural. “

La cuestión de la última colonia de África habrá sido útil, incluso saludable, si fuera empujar a los dos protagonistas de hoy: Frente Polisario y Marruecos para construir juntos un futuro próspero. Tal reconciliación no es inevitable. El ejemplo de Francia y Alemania, que lucharon ferozmente por varios siglos de disputas territoriales, terminaron por dejar el resentimiento y fueron los instigadores, si no el motor principal de la construcción europea. El pueblo marroquí y el pueblo saharaui pueden seguir el mismo ejemplo e inaugurar la Unión de los Pueblos del Magreb.

AfrikaansArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish