mié. Sep 18th, 2019

Los desconocidos “Marines” finlandeses

9 min read
Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro.

Los cazadores de costa hasta el día de hoy son una unidad peculiar, adaptada a la guerra anfibia en el Báltico, caracterizado por su nivel de preparación.

En la Segunda Guerra Mundial hemos leído, escuchado sobre los célebres US Marines y en menor medida sobre los Royal Marines británicos. Pero hubo otras unidades o cuerpos similares, de elite que cumplieron con creces las misiones encomendadas. Los cazadores de costa hasta el día de hoy son una unidad peculiar, adaptada a la guerra anfibia en el Báltico, caracterizado por su nivel de preparación.

El nacimiento de los Cazadores Anfibios.

En 1931 hubo una serie de reformas en las Fuerzas de Defensa finlandesas, los estudios realizados dieron como resultado la necesidad de contar con fuerzas de operar en el llamado “Mar del Archipiélago” que incluyen las estratégicas islas Aland, además de las islas y zonas costeras del Golfo de Finlandia, donde se concentraba – y lo es hasta el día de hoy – la mayor parte de la población y el centro político del pais, al encontrarse la capital, Helsinki.

Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro. Director del Diario el Minuto en Argentina.

El debate sobre si dicha fuerza operaría en el ámbito del Ejército o las Fuerzas navales, fue zanjado por la orden del presidente del Consejo de Defensa, mariscal Mannerheim, que determinó que los Cazadores Anfibios o Rannikkojääkärit, dependerían del comando naval, formando orgánicamente una división o Rannikkojääkäritdivisioona.

Los cazadores de costa hasta el día de hoy son una unidad peculiar, adaptada a la guerra anfibia en el Báltico, caracterizado por su nivel de preparación.

Incluso el planeamiento preveía la asignación de medios aéreos en apoyo a esta unidad de elite. En 1934 fue establecido formalmente el nuevo cuerpo con las siguientes responsabilidades: Ejecución de contraataques contra desembarcos enemigos en la zona del Mar del Archipiélago (mar que rodea a las islas Aland); Llevar a cabo ofensivas a escala desde el mar en apoyo al Ejército; Operaciones sobre el mar helado en tiempo invernal, lanzando ataques por el flanco del adversario; Guerra no convencional, reconocimiento en profundidad, capacidad para operar en lagos, lagunas, pantanos, proveyendo adiestramiento tanto a cazadores anfibios como elementos del ejército. A tales efectos fue creado un batallón de elite.

El planeamiento previó la asignación en tiempos de conflicto un componente aéreo, formado por dos escuadrones de cazas, dos escuadrones de bombarderos y lucha antisubmarina, un escuadrón de reconocimiento y un escuadrón de transporte.

En Finlandia, hasta el día de hoy, el servicio militar es obligatorio. En la época que fue creada la División de Cazadores Anfibios, solo se aceptaban voluntarios, que previamente había tenido formación durante el servicio militar obligatorio. Estos debían ser reclutas que habían completado la instrucción básica de seis meses en el ejército. En la localidad de Ekenäs, en la provincia sureña de Uusimaa, fue creado un centro de instrucción. Alli los reclutas debían pasar ocho semanas de un duro entrenamiento, donde los instructores no les hacían para nada fácil las cosas. No obstante ello, el 85% de los reclutas lograban pasar las duras pruebas. Superada las terribles ocho semanas de formación de base, seguían cuatro meses de instrucción especializada. Los seleccionados para ser oficiales y suboficiales, eran elegidos al terminar la etapa I o de formación básica, y seguían con un plan de instrucción específico.

El duro entrenamiento incluía exigencias en materia de natación, marchas forzadas con equipo de 40/60 kg a lo largo de 90 km. Las pruebas realmente severas estaban ligadas con el objetivo de convertir a la División en lo mejor de las fuerzas de defensa. El curso de selección incluyó el sistema de combate personal KKT del ejército, donde era vital el control del miedo, promoción de una mentalidad “ofensiva” y destinada a formar un carácter peculiar del “marine” finlandés, para acostumbrarlo a operar en teatros de operaciones rigurosos y exigentes. Los “marines” debían por ejemplo lanzar ataques a través del mar helado, en condiciones climáticas extremas.

La etapa donde se forjaba el carácter del marine, era sin ninguna duda uno de las más exigentes. El programa de entrenamiento incluía operar en ambientes marítimos, uso de embarcaciones y una dura prueba final generalmente conocida como Semana infernal o con epítetos más fuertes. En esta etapa final el recluta estaba en constante movimiento, realizando pruebas de natación, tácticos, gimnasia,empleo de botes, con apenas ocho horas de sueño en toda una semana, los candidatos eran llevado al límite de su resistencia.

Luego de una semana de recuperación de tan duras pruebas, los elegidos pasaban a tener una boina verde, que era exhibida en un desfile especial donde los reclutas eran oficialmente cazadores anfibios. Los oficiales y suboficiales tenían un proceso de entrenamiento más extenso y exigente, donde era vital la calidad del liderazgo. Junto al entrenamiento paracaidista, el curso era el más exigente de las fuerzas finlandesas. Los resultados de esta dureza, se verían en la Guerra de Invierno.

Las mujeres podían ser admitidas en la División, eran parte del cuerpo femenino auxiliar de las Fuerzas de Defensa, las Lotta Svärd, cumpliendo funciones administrativas, comunicaciones, logísticas. Recibían una preparación severa, pero no al nivel de los reclutas masculinos.

Organización y doctrina

El mariscal Mannerheim dispuso que oficiales y suboficiales, se pusieran en contacto con otros cuerpos de infantería de marina de la época. Así hubo intercambios con los Royal Marines británicos, el Mariniers Korps holandés, la Infantería de marina española y los “Tropas Coloniales” francesas. De la mano del general Ben H Fuller se estableció un programa de intercambio entre “marines” finlandeses y estadounidenses. Esto fue de gran valor para el desarrollo de la División, especialmente en materia de doctrina y entrenamiento.

Royal Marines británicos, el Mariniers Korps holandés.

El comando de la división dependía directamente del Asesor de Operaciones Combinadas o ACO del Comando en Jefe de las Fuerzas de Defensa. El ACO estaba compuesto por oficiales de las tres ramas de las Fuerzas de defensa y del cuerpo anfibio. La división propiamente dicha estaba al mando de un general de división, que contaba con una estructura de entrenamiento anual para unos 3.000 reclutas. Entre 1934-35 se habían entrenado 8.000 reclutas. La División contaba con tres grupos de combate de nivel regimiento, distribuidos en distintas bases. El grupo de combate contaba con la siguiente estructura: cuartel general nivel regimiento; compañías de seguridad, comunicaciones, ingenieros, y reconocimiento; tres batallones anfibios; batallón de armas pesadas, que incluía compañía antiaérea, dos baterías de artillería de campaña y compañía de morteros de 81 mm; compañías de abastecimiento, municiones, transporte, y unidad sanitaria.

Los grupos de batalla eran unidades autosuficientes, contaban con sus propios medios de apoyo logístico, reconocimiento y apoyo de fuego. Una breve observación nos permite inferir que estamos ante lo que hoy en el ambiente militar argentino se denomina Gran Unidad de Combate, dotadas de un importante poder de fuego, no solo a nivel de gran unidad, sino también a nivel batallón y compañía. El concepto de grupo de combate, era una fuerza de armas combinadas con unos 5.000 efectivos dotados con un sistema de comando, control e inteligencia integradas, elevado nivel de autonomía operativa con los escalones de apoyo correspondientes. En un informe realizado por un oficial de US Marines, resaltó que la organización finlandesa promueve el uso racional de recursos, facilitar la comunicación entre los distintos niveles de la conducción militar y la flexibilidad. Resaltaba el entrenamiento interarmas.

El cuartel general de la División cumplía solo funciones administrativas, de entrenamiento, alistamiento y logísticas. Dado la peculiar organización militar de las Fuerzas de Defensa, el planeamiento tenía previsto su integración a estructuras de carácter conjunto, formando organizaciones de combate equilibradas. Asimismo la División estaba formada como la mayor parte de las Fuerzas de Defensa, por reservistas, manteniéndose un reducido núcleo de personal para entrenamiento, no solo de los nuevos reclutas, sino también de los reservistas. El plan de instrucción de éstos últimos permitía mantener reservas activas con un elevado nivel de operatividad, que les permitía su rápida movilización.

Las observaciones realizadas por marines estadounidenses sobre sus pares finlandeses, nos indican la existencia de un cuerpo disciplinado, con una elevada moral, calidad en el liderazgo y una preparación de primer nivel. Existía una estrecha relación entre oficiales y suboficiales con los reclutas. No se observaron formalidades en materia de saludos, no obstante ello existía una fuerte

cohesión. Existe un programa de entrenamiento que fomenta crear lazos muy sólidos entre cuadros y tropas, y por cierto este programa era sumamente realista. Los marines finlandeses además recibían un programa de conferencias sobre intereses nacionales, a fin de consolidar el sentido del deber en la defensa de estos intereses.

El concepto de “armas combinadas” sería empleado por los alemanes en la ofensiva contra Polonia en 1939 y luego en Francia en 1940, donde los grupos de batalla de armas combinadas, cosechó grandes victorias. Este concepto había sido desarrollado también en Finlandia, con limitaciones dado los escasos recursos que eran asignados al área de defensa. Que como hemos visto, las carencias materiales, eran suplidas por una organización novedosa, flexible, buen sistema de comando y control, y un entrenamiento exhaustivo.

Lamentablemente conocemos poco de sus mandos y combates que libró la División Anfibia en la Segunda Guerra Mundial. Esta unidad o mejor dicho sus grupos de combate, lucharon en las guerras de Invierno, de la Continuación, y de Laponia. En 1947 por el Tratado de París, Finlandia tuvo que disolver su división de “marines” quedando informalmente esta especialidad en la Brigada de Nylands, integrada dentro del ejército. En 1995 la Marina recuperó sus “marines” formalmente cuando la citada brigada fue transferida del ejército a las fuerzas navales.

La Brigada de Nylands. Los modernos “marines” finlandeses

La Brigada Nylands es una unidad sueco parlante, cuyas tradiciones militares se remontan al siglo XVII. En estos últimos años ha estado inmersa en un profundo programa de modernización que incluyó la adquisición de nuevas lanchas blindadas para embarcar unos 20 infantes, así como unidades menores también de transporte, misiles antitanque de origen israelí Spike adaptados para acciones antibuque, blindados XA 185 Pasi y equipamiento individual.

Los cazadores costeros son una infantería de elite especializada en combate en el llamado Mar de Archipiélago, con la finalidad de lanzar contraataques a operaciones de desembarco en las islas de dicho mar, operaciones no convencionales y reconocimiento tras las líneas enemigas.

Las tropas anfibias finlandesas están preparadas para actuar como unidades independientes, que llegado el caso pueden integrarse elementos de artillería. Los reclutas que aspiran a ingresar a la brigada son seleccionados previamente por la compañía costera. El programa de instrucción establece en una primera etapa un proceso de selección para suboficiales de reserva y otro nivel para oficiales también de reserva. Generalmente el 7% aproximadamente del personal incorporado termina siguiendo como oficial de reserva.

El entrenamiento se caracteriza por su exigencia, dado que los “cazadores de costa” deben actuar bajo circunstancias climáticas adversas, especialmente en el duro invierno nórdico. Este incluye manejo de armas, supervivencia en el ambiente ártico, resistencia física, etc. Las unidades están adaptadas para operar en el peculiar entorno geográfico del llamado “Mar del Archipiélago” y de las numerosas islas/islotes costeros en los Golfos de Botnia y de Finlandia. La formación del soldado de esta peculiar unidad es exigente en el plano mental y físico. El programa de entrenamiento incluye un nivel básico y otro de especialización. La dureza de la preparación de esta unidad ha generado controversia en sectores políticos finlandeses, no obstante ello, la unidad sigue siendo de elite. No obstante ello, la dura preparación ha permitido, que el personal de la brigada en misiones internacionales se caracterizada por su nivel cualitativo.

La brigada es una fuerza de intervención inmediata, contando una unidad de tareas anfibias para ser desplegada tanto en escenarios de crisis en el marco de la defensa de intereses nacionales como bajo mandato de las Naciones Unidas.

En cuanto a su organización, está formada por dos batallones, Batallón de Cazadores Vasa compuesto por dos compañías de cazadores, y el Batallón Costero Eckenas, formado por compañías de morteros, comando y comunicaciones, e ingenieros. Además hay un cuartel general de brigada y

un centro logístico La unidad está capacitada para entrenar 1500 conscriptos por año, contando como núcleo permanente 200 efectivos, de los cuales una treintena son civiles.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish