El Minuto

Noticiero

Malta: La antigua tierra de los Caballeros de San Juan

El Minuto | Malta, tiene una historia milenaria, se remonta a tiempos del Neolítico. Sede de los Caballeros de San Juan, luego conocidos como la Orden de Malta, bastión de la cristiandad ante el expansionismo otomano. Su valor estratégico fue reconocido por los británicos que se las arrebataron a los franceses en 1800. Este país tiene muchas peculiaridades, entre ellas que sus habitantes hablan un idioma derivado del semita, consecuencia de la presencia árabe. Independiente desde 1964, su valor estratégico no ha disminuido.

Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director de Diario El Minuto para Argentina

El archipiélago que conforma la República de Malta, a 80 km de la costa de la isla italiana de Sicilia, tiene 316 km2 y 515.000 habitantes. Este estado forma parte de la Unión Europea y tiene una posición de alto valor estratégico en el Mediterráneo, lo que queda reflejado en su agitada historia desde tiempos antiguos. El país alcanzó su independencia en 1964 del Reino Unido, luego que los británicos ocuparan Malta, durante las Guerras Napoleónicas en 1800, dando fin a siglos de gobierno de la Orden de los Caballeros de San Juan. Es el único país de la Unión Europea, que tiene como idioma oficial, el maltés que tiene origen semítico.

Malta fue habitada en el 5900 a.C, aproximadamente, desarrollándose una cultura con importantes construcciones megalíticas, sobre las cuales poco se conoce, dado que hacia el 2500 a.c, esta cultura desapareció. Posteriormente luego de décadas de que las islas estuvieran deshabitadas, llegaron poblaciones desde Sicilia, y Malta entró en la edad de Bronce. Entre los años 800-700 a.C arribaron los fenicios, quienes extendieron su idioma y cultura semítica. Cartago, la nueva potencia del Mediterráneo Occidental, heredero de la tradición y culturas fenicias, ejerció el control de las islas de Malta, para luego caer en manos romanas, como consecuencia de las llamadas Guerras Púnicas.

Malta pasó de manos romanas al reino vándalo, instalado en el Norte de África, luego conquistada por los bizantinos (siglo VI), para luego caer en manos árabes en el año 870. Las islas fueron pobladas por gentes provenientes de Sicilia, luego de un período muy violento, que hablaban una variante árabe que se había difundido en la isla. En 1091, los normandos hicieron aparición y ocuparon Malta y la influencia islámica, fue reemplazada por el catolicismo nuevamente. Durante la edad Media, la situación de Malta fue muy mala, quedando prácticamente abandonada, con una guarnición, en pugna con los árabes, que fueron finalmente expulsados en 1224. Entre 1282-1499, Malta fue posesión del Reino de Aragón. Las islas siguieron cambiando de manos, hasta que finalmente Carlos V, entregó Malta, a la Orden de Caballeros Hospitalarios de San Juan Los Caballeros de San Juan tuvieron que lidiar con las ambiciones del Imperio Otomano, dado la posición estratégica de Malta. En 1551, en un ataque otomano, 5000 habitantes de la isla de Gozo, fueron capturados y vendidos como esclavos en el Norte de África. Eran frecuentes las correrías de los piratas berberiscos, con anuencia de la Sublime Puerta, que secuestraran a poblaciones cristinas para ser vendidos como esclavos en el Norte de África y el Próximo Oriente. Esto obligó a las potencias cristianas a tomar cartas en el asunto para poner fin al poder naval otomano y la piratería, apoyada por los turcos.

La gran prueba vino en 1565, cuando una poderosa fuerza expedicionaria otomana, sitió a los Caballeros en el puerto de La Valetta. El liderazgo del Gran Maestre, Juan de la Valette, permitió rechazar el ataque. El sistema de fortificaciones, la audacia de los caballeros, fueron claves para hacer frente a miles de atacantes, que además controlaban el mar. La victoria de Malta frente a los otomanos, fue un triunfo de la cristiandad, y evitó que un punto de alto valor estratégico cayera en manos turcas, que seguramente se hubiera traducido en un ataque directo a Europa del sur.

En 1798, el poder de los Caballeros se había vuelto impopular, lo que facilitó la conquista francesa, de la mano del general Napoleón Bonaparte, en camino hacia Egipto. El general francés creó una comisión de gobierno, el régimen municipal, abolición de los privilegios feudales y de la esclavitud, reformas educativas y legales. A pesar de los cambios, el pillaje de las tropas francesas en torno a bienes de la iglesia y el rico patrimonio maltés, generó hostilidad con la población, incluso en el saqueo de bienes culturales, los franceses se llevaron la espada de Juan de La Valette, héroe del Gran Sitio de Malta. Devuelta recién en 2017 por el gobierno francés a Malta. .Los malteses se opusieron al gobierno militar del general Belgrand de Vaubois, y pidieron apoyo al Reino Unido.

Los británicos hicieron aparición en 1799, de la mano del célebre almirante Lord Nelson, provocando la rendición de la reducida guarnición francesa, incapaz de recibir apoyo externo. A pedido de la población local, solicitaron ser parte del imperio británico. En 1814 por el tratado de París, las islas de Malta fueron formalmente colonia británica. Desde entonces se transformó una base de alto valor para la Armada Real en el Mediterráneo, incrementándose sustancialmente en 1869, con la apertura del Canal de Suez. Esto benefició la economía, especialmente en materia de reparaciones navales, el comercio marítimo, no obstante ello, durante mucho tiempo, Malta era un lugar pobre, con una elite local conservadora, reacia a los cambios que imponían los británicos. En 1849 fue creado el primer consejo de gobierno, con participación local.

A fines del siglo XIX, Malta contaba con una pequeña red férrea, se emitieron los primeros sellos postales propios, la apertura de instituciones bancarias y financieras, como a principios del siglo XX, se descubrieron las fuentes de la enfermedad conocida como Fiebre de Malta, En 1903, una revueltas por razones políticas, especialmente por el rol del Consejo de Gobierno.

En la Primera Guerra Mundial, Malta tuvo un rol importante para asistir a los soldados y marinos heridos, recibiendo el apodo de la “Enfermería del Mediterráneo”. En 1919, los malteses se manifestaron contra los británicos, por el incremento de los impuestos, que provocó un alza excesiva del precio del pan. Las tropas abrieron fuego y mataron a cuatro personas, siendo considerado este hecho un Día Nacional. Finalmente los británicos dieron concesiones políticas, ganando la colonia mayor autonomía, con un gobierno responsable propio, con un primer ministro, un parlamento bicameral (el senado que era designado fue disuelto en 1949). Los británicos suspendieron entre 1930-32 y luego en 1933, En 1934, el maltés ganó el lugar de idioma oficial. Desde el siglo XVI, el italiano fue la lengua oficial, especialmente de la elite, pero con el dominio británico, el inglés ocupó un lugar preponderante. La decisión fue que solo el 15% de la población hablaba con fluidez italiano, y por ende un número reducido de personas podía ser jurado en tribunales, y también funcionarios del poder judicial, dado que los procedimientos legales se llevaban en este idioma. En 1936, el Consejo de Gobierno, volvió a ser parcialmente electo por los locales, reduciendo el cambio constitucional, el margen de autonomía de Malta.

En 1937, el cuartel general de la Flota del Mediterráneo, trasladó su sede de La Valetta hacia Alejandría en Egipto, por temor a los ataques aéreos desde el continente. Una decisión acertada, dado que al estallar la Segunda Guerra Mundial, Malta fue objeto de intensos bombardeos por parte de Italia y Alemania. Es más incluso, el gobierno alemán tenia en sus planes la captura de Malta, pero otras prioridades, dieron por tierra el plan, en un momento que la guarnición local era extremadamente débil. El valor en los ataques aéreos de 1942, en el llamado Segundo Sitio de Malta, llevó al rey Jorge IV a otorgar la Cruz de San Jorge al pueblo maltés, que figura hoy día en la bandera de Malta. Los cambios en el tráfico marítimo y la crisis de post guerra, afectó seriamente la economía maltesa. En 1947, alcanzó la plena autonomía, contando con un gobierno responsable propio.

La política local quedó dividida entre los que abogaban mantener lazos con el Reino Unido, con el Partido Laborista de Dom Mintoff, y el Nacionalista, de tendencia conservadora liderados por George. Borg Olivier, siguiendo el camino de Canadá o Australia. Estas posturas dividieron a los políticos locales por un tiempo, hasta 1953, cuando Malta no fue invitada a enviar una delegación a la coronación de la Reina Isabel II, que aglutinó a los políticos locales en señal de protesta. En 1955 los laboristas obtuvieron la victoria, abriéndose en Londres, una serie de negociaciones, sobre el futuro de Malta. Entre el 11 y 12 de febrero de 1956, se llevó a cabo un referéndum sobre la integración de Malta al Reino Unido, apoyado por el 77% del electorado, pero la Iglesia Católica como el Partido Nacionalista boicotearon las votaciones. Solo el 59% de los malteses habilitados se presentó a votar. No cabe duda que la dependencia de la población del empleo que generaba el Ministerio de Defensa del Reino Unido, era un factor condicionante. La economía local estaba estrechamente vinculada a la base militar británica. En 1958, el despido de trabajadores malteses de los astilleros de la Marina Real, generó una enérgica respuesta de Dom Mintoff, quien declaró abiertamente que los acuerdos con el Reino Unido, estaban rotos. El Imperio británico estaba en franco retroceso y el valor de Malta para la estrategia de Londres era cada vez menor.

En 1958 una serie de crisis políticas, terminaron con la suspensión de la Constitución, y el gobierno directo del Reino Unido, dado que tanto laboristas como nacionalistas se negaban a formar gobierno. La situación económica del país, llevó al gobernador británico a una política de promoción del turismo, bajos impuestos, que trajo como inmigrantes a pensionistas y jubilados británicos. En 1961, Oliver fue electo primer ministro y Malta comenzó a ser conocido como “Estado”. Esto abrió las puertas para las negociaciones para la independencia del país. Fue otorgada una nueva Constitución, aprobada por referéndum en 1964. Ese mismo año el Parlamento votó por la independencia de Malta.

El 21 de septiembre de 1964, el Estado de Malta fue proclamado independiente, dentro de la Comunidad Británica de Naciones, teniendo como jefe de estado, a la Reina Isabel II. Los primeros años, el país estuvo en manos de gobiernos del Partido Nacionalista, estrechándose los lazos con Italia, que se convirtió en un actor clave para la seguridad y desarrollo de Malta. En 1971, luego de la victoria de Dom Mintoff, líder del Partido Laborista, abrió las puertas a un cambio constitucional, la proclamación de la República en 1974 y la negociación del retiro de la presencia militar británica de Malta. Los laboristas introdujeron una serie de reformas progresistas en materia laboral y social, donde destacamos la ley de matrimonio civil, la despenalización del adultero y la homosexualidad, y la abolición de la pena de muerte.

El país, carente de recursos naturales, superpoblado, atravesó varias crisis, especialmente entre los años 1976-1981, donde hubo cortes de energía, suministro de agua, escasez de alimentos y productos de primera necesidad. Hubo disturbios. Esto acercó posiciones con Libia, que bajo el amparo de un Acuerdo de Amistad, Malta recibió créditos, Muammar el Gadafi visitó el país e inauguró una mezquita. Las tensiones como resultado de la delimitación de espacios marítimos, dado la posible existencia de recursos petroleros, llevaron a La Valetta a recurrir en 1985, ante la Corte Internacional de Justicia, dándole en parte la razón a los malteses.

En 1979, al expirar la vigencia de los acuerdos militares con Londres, las fuerzas británicas abandonaron el país, luego de casi 180 años de presencia. Desde ese momento el país adoptó un estatuto de neutralidad y apoyo al Movimiento de los No Alineado. En 1980, el país afirmó su estatus de país neutral, con apoyo italiano Malta e Italia han tenido estrechas relaciones de cooperación. En materia de política interna, los años 80 fueron de tensión, especialmente por la oposición nacionalista que desconoció el resultado de las elecciones de 1981. Dom Mintoff dejó el cargo de primer ministro, dejando como sucesor en 1984, a Karmenu Mifsud Bonnici. Los conflictos entre las dos grandes agrupaciones políticas, fueron zanjados en 1987, con una reforma constitucional. . Los nacionalistas de la mano de Edward Adami, orientaron la política exterior hacia Estados Unidos y Europa Occidental. Los laboristas se opusieron a la política pro occidental, pero especialmente con la intención de ser parte de la entonces Comunidad Económica Europea.

Malta en el marco de unas largas conversaciones, logró ingresar a la Unión Europea en 2003, luego de un referéndum donde el “si” ganó por el 53%, formalizado en 2004, y el euro fue adoptado en 2008. Los nacionalistas llevaron a cabo una serie de reformas económicas, abriendo el país a la inversión privada, desregulación del mercado interno, privatizaciones. En materia de política exterior, Malta al ser parte de la UE, se retiró del Movimiento de los No Alineados.

En 2011 el país vía referéndum aprobó el divorcio, siendo de uno de los pocos países del mundo que no contaba con este instituto en su ordenamiento legal. Sin ninguna duda, estamos ante una sociedad de neto corte conservador. La fe católica es abrazada por más del 80% de la población, y la fe cristiana está presente desde tiempos de los Apóstoles, incluso siendo visitada por el mismo San Pablo.

La política local ha estado siempre bajo el manto de sospecha de corrupción, pocos se aventuran a investigar en profundidad, y quién lo hizo, la periodista Daphne Caruana Galicia, fue asesinada por un coche bomba en 2017. Esto generó un verdadero escándalo internacional, y una crisis política, que provocó la caída del gobierno laborista de Joseph Muscat, reemplazado en 2020 por Robert Abela como primer ministro.

Malta es sede de muchas empresas dedicadas al juego on line, un negocio bastante oscuro, vinculado muchas veces a organizaciones dedicadas al lavado de activos y el crimen organizado. Esto ha generado protestas masivas de la población, acusando al liderazgo político de ser cómplices de la mafia. La prueba de los poderosos intereses que estaban detrás de la muerte de la periodista Caruana, lo señalaba el diario español ABC en 2020 En pleno proceso para esclarecer el asesinato, el principal testigo en el juicio, el extaxista Melvin Theuma, intermediario entre el mandante del asesinato y los tres sicarios que lo ejecutaron, aparecía el martes por la noche en un charco de sangre en su propia casa, con múltiples heridas de cuchillo en el pecho, muñeca y garganta, a pesar de que tenía protección policial las 24 horas. El testigo arrepentido, declaró en sede judicial que el ex ministro de Economía Christian Cardona habría pagado 350.000 euros a uno de los asesinos de la periodista Daphne Caruana, donde también intervino según el testigo, un poderoso empresario, Fenech (el rey de los Casinos), que también puso dinero para contratar a los responsables del atentado. Finalmente la Justicia condenó a los responsables directos del asesinato de Caruana y el empresario Fenech, que intentó huir en su yate, espera juicio, en el medio de un escándalo político sin precedente.

El país luego de una serie de reformas iniciadas en los 90 y principios del siglo XXI, se ha convertido en un paraíso fiscal dentro de la UE. Tiene sus ventajas comparativas por su posición de alto valor estratégico, mano de obra multilingüe, bajos impuestos, crearon condiciones para la expansión del turismo, con millones de visitantes anuales en 2019. Bajas tasas de desempleo – 4.7% – mostrando al país con una economía sólida frente a la crisis COVID. Las políticas aplicadas han permitido la radicación de empresas dedicadas a la producción de microchips, servicios financieros, impresión de moneda altamente especializada, juegos digitales i-Gaming, donde grandes empresas del rubro tienen su sede en el país), turismo y tecnología de blockchhain, siendo este segmento donde el gobierno aspira a que Malta sea líder global. La política impositiva permitió que tenga una de las flotas mercantes más importantes del mundo, estimándose que el 6% del flote mundial, usa bandera maltesa. Estas actividades generan importantes recursos y empleo, siendo considerada Malta por el FMI y reconocidas consultoras internacionales, como una economía moderna y avanzada.

Malta es una democracia parlamentaria, herencia del sistema constitucional británico, siendo el presidente una figura ceremonial, mientras que el primer ministro, responsable ante la Cámara de Diputados, es quien conduce el gobierno efectivo del país. Los dos grandes partidos, son el Laborista, y el Nacionalista, de tendencia conservadora. Desde 1993 el país restableció las autoridades locales. Existen consejos regionales y autoridades locales, del tipo municipal.

Malta cuenta con Fuerzas Armadas, que a diferencia de sus homólogas europeas, es una estructura de carácter conjunta, con tres regimientos ( de entidad tipo batallón), un Ala Aérea y un Escuadrón Marítimo, que tienen un rol activo en la protección de las fronteras marítimas, lucha contra el terrorismo, inmigración ilegal, búsqueda y rescate, y seguridad de instalaciones sensibles. Dado la posición geográfica del país, ha tenido un rol importante en la crisis de refugiados que vienen desde Libia. Italia, mantiene una misión militar permanente para asistir a los militares malteses.

Los malteses tienen como idiomas oficiales, el maltés e inglés. El maltés es una lengua de origen semítico, derivado del árabe que se hablaba en Sicilia, ya extinto. El Siciliano, fue durante mucho tiempo una lengua cultural durante el siglo XII, luego reemplazado por el italiano desde el siglo XVI. El maltés incorporó en su estructura términos provenientes del italiano, francés e inglés. El alfabeto latino, incorpora caracteres adaptados al idioma maltés. El italiano, tiene fuerte influencia y fue lengua oficial hasta 1934. La fuerte influencia cultural italiana, especialmente por los medios de comunicación, muy vistos en la isla, hace que la lengua del Dante, sea comprendida por el 66% de la población.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish