elminuto

Noticias

Marruecos: Las aspiraciones de ser la primera potencia militar del Magreb

La crisis de Guerguerat el pasado mes de noviembre de 2020, derivó en una crisis militar. Fuentes saharauis señalan que se llevan a cabo acciones armadas en determinados sectores.

Compartir

La crisis de Guerguerat el pasado mes de noviembre de 2020, derivó en una crisis militar. Fuentes saharauis señalan que se llevan a cabo acciones armadas en determinados sectores de los “muros defensivos” levantados por las fuerzas de ocupación marroquí. Naciones Unidas reconoció la existencia de choques armados, mientras que Rabat guarda silencio y niega los hechos.


Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro |  Director de Diario El Minuto


Antes de la crisis del COVID, Marruecos estaba llevando un ambicioso programa de modernización de sus Fuerzas Armadas, con apoyo financiero de Arabia Saudita, Francia, Estados Unidos y hasta Israel.

El último intento golpe de Estado, que data de 1971, generó una profunda desconfianza entre el Rey y las Fuerzas Armadas. Las características peculiares del régimen marroquí, con un delicado juego de equilibrios, llevó a que el jefe de Estado, o sea el rey, tenga control directo sobre el instrumento militar. En Marruecos no existe Ministerio de Defensa, el rey es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Reales o FAR, además de ostentar el cargo de Jefe de Estado Mayor General. El primer ministro, Abdelilah Benkarine, por medio de un funcionario adjunto, Abdelatif Loudiyi, es responsable de los asuntos militares, pero con limitaciones.

Las solicitudes de las fuerzas armadas, son controladas por el poder real y la burocracia intermedia Existe un Inspector General de las Fuerzas Armadas y una junta de jefes de estado mayor, compuesto por los inspectores generales de las fuerzas del ejército, fuerza aérea y gendarmería nacional. En caso de conflicto, el rey es el máximo responsable de la conducción estratégica militar, con asistencia de los inspectores generales de las fuerzas armadas. Cabe destacar que la gendarmería real, es la fuerza más cercana al rey, e históricamente el monarca se apoyó en la lealtad de esta institución, además de funciones de policía de seguridad, es responsable de la defensa territorial, organizar la movilización del país y la seguridad de arsenales y objetivos estratégicos.

Las FAR, sin incluir la gendarmería, cuentan con 206.000 efectivos, 16.000 de la Fuerza Aérea, 15.000 de la Marina (3.000 infantes de marina) y 175.000 del ejército. Las fuerzas de ocupación del Sahara, están bajo un comando conjunto con sede en El Aaiún, responsable del 80% de las fuerzas militares marroquíes, especialmente fuerzas terrestres. Las fuerzas armadas cuentan con servicio militar obligatorio, reintroducido recientemente, pero existe una importante cuota de personal profesional.

Los sueños de una industria nacional de defensa.

Las inversiones en estos últimos tiempos, observamos un fuerte esfuerzo en materia aérea y naval, con apoyo de Estados Unidos y Francia, asimismo Rabat busca dotarse de submarinos como su vecino argelino y ha construido una moderna base naval frente al Estrecho de Gibaltrar, cerca de las plazas de soberanía hispánicas, sobre las cuales los marroquíes han realizado diversos reclamos de soberanía.

En materia industrial, Marruecos es proveedor de componentes aeronáuticos, donde hay una fuerte presencia internacional, siendo empresas de Estados Unidos propician la instalación de filiales; y realiza esfuerzos orientados al ámbito de los vehículos aéreos no tripulados o drones, y electrónica.

El Instituto de Estudios para la Paz de Estocolmo en un estudio sobre Marruecos, señaló que Rabat pasó del puesto 69 al 10, entre los importadores de armamento. Sin ninguna duda Marruecos es un lucrativo mercado en el marco de una dura recesión mundial, especialmente que afecta a los importantes consumidores de la OTAN. Por otro lado el ingreso de nuevos actores a este reducido mercado – Rusia, China – menos remisos a la hora de cerrar acuerdos, ha limitado aún más a las empresas políticas su área de influencia, y esto potencia el interés de mercados como Marruecos.

Las fuertes inversiones en materia aeronáutica, especialmente promocionadas por capitales franceses, indicarían la posibilidad de producir aeronaves militares – seguramente de transporte táctico – y vehículos aéreos no tripulados, pero posiblemente se reduzca a ensamblarlos bajo licencia en el mediano plazo. En 2012, un informe de la industria aeronáutica española señalaba que el sector exportaba 580 millones de euros. Las filiales marroquíes producen componentes como tornillos, asientos, cristales de cabina, cableado, componentes de aviónica, fabricación de partes.

No hay mucho valor agregado, todavía queda un largo camino hasta fabricar un avión. Cuestiones políticas, facilidades fiscales y mano de obra barata promueven el interés de las empresas a instalarse en Marruecos, centrándose la mayor parte en Casablanca.

En julio de 2020, Marruecos aprobó un marco legal, para impulsar una industria de defensa nacional, ello ha impulsado a buscar acuerdos con países como República Checa, Turquía, y Brasil. En octubre de 2020, Rabat y Washington suscribieron un importante acuerdo de cooperación tecnológica e industrial en materia de defensa, con un plazo de duración de diez años. Marruecos ha sido un importante comprador de material “Made In USA” tanques Abrams, aviones de combate F 16 Block 60, aviones de entrenamiento Texan II, helicópteros de ataque Boeing Apache, obuses autopropulsados M109, blindados M113, misiles antitanque, antibuque, helicópteros de transporte Chinook, etc.

Arabia Saudita ha emergido como un actor clave en la crisis de Oriente Medio, en competencia con Irán. El régimen saudita, caracterizado por una lectura ultra conservadora del Islam, tiene una agenda clara de convertirse en una potencia regional de primer nivel en el mundo árabe.

Esto ha llevado a Riad a estar involucrado en una abierta competencia con Irán en los campos de batalla de Siria o Yemen. En el marco de una ambiciosa agenda, Arabia Saudita ha estrechazo lazos con Marruecos, financiando su programa militar, pero como contraprestación, fuerzas marroquíes se han visto involucradas en la guerra del Yemen.

Rabat ha mantenido una histórica alianza con las monarquías conservadoras del Golfo, una alianza delicada, dado que la dependencia política y económica, puede traducirse en influencia ideológica, especialmente del régimen saudita, que tiene sus diferencias con Marruecos, país que tiene una visión mucho más tolerante del Islam, lo que ha generado una fuerte oposición de sectores integristas.

No en vano la prédica extremista ha influido en sectores sociales, y varios miles de marroquíes terminaron radicalizados como combatientes de ISIS o Al Qaeda, además de protagonizar incidentes terroristas en Europa. ¿Será Marruecos la puerta de acceso de intereses de Arabia Saudita u otros actores como Emiratos Árabes, en África Occidental?

A pesar del torrente de dinero, que es probablemente pueda iguala o hasta superar a su rival argelino, en lo que concierne al desarrollo de su arsenal, siempre y cuando no haya condicionantes políticos. Dado que Argelia es pieza clave en la lucha global contra el terrorismo, y es un actor clave en materia energética.

El desarrollo de una industria de defensa propia, llevará muchos años, y por ende Rabat seguirá condicionado políticamente a sus aliados. No obstante ello, juega un rol clave para intereses occidentales, especialmente de Francia, país que proyecta su influencia de alguna manera por intermedio de la creciente presencia marroquí en África Occidental, por medio de inversiones y promoción de un intenso comercio.

Marruecos podrá desarrollar determinadas capacidades, dado que no existen evidencias que haya industrias militares de base que permita llegar a un desarrollo comparable como Brasil, Sudáfrica.

El desarrollo de una industria de defensa, lleva décadas y una estructura de investigación y desarrollo importante, y Marruecos dista todavía de ello. Ello no debe impedir el considerar que los generosos créditos sauditas engrosen los arsenales marroquíes. Esto permitirá ejercer presión a países como Mauritania y apostar a incrementar una mayor influencia en África Occidental. ¿Será a través de Marruecos que la influencia saudita llegará al África? Sin ninguna duda el liderazgo del Frente POLISARIO deberá considerar distintos escenarios, que a todas luces demuestran que le serán hostiles. Y es preciso cambios de estrategia.

El régimen del Majzén apuesta la preeminencia militar, potenciando capacidades convencionales (mientras España sobre la base de los dictados de la OTAN, reestructura sus fuerzas sin considerar un escenario de conflicto con Rabat, algo que puede ser probable sin continua con este clima de “armamentismo”). Estos acuerdos multimillonarios, en materia de defensa, lo hace un país afectado por el desempleo, deficiencias en el sistema educativo, (especialmente en las mujeres que llega al casi 40%) y un alto nivel de pobreza, que lleva a muchos marroquíes, especialmente jóvenes, a buscar suerte en la UE y países del Golfo.

Las fuerzas armadas

Las fuerzas terrestres marroquíes, son bien consideradas, por su experiencia operacional en la guerra del Sahara, como en misiones de mantenimiento de paz. El esfuerzo estuvo orientado a potenciar su fuerzas blindadas, con la adquisición de 320 tanques Abrams, provenientes de stocks del US Army, pero que fueron modernizados al estándar similar que operan los mismos Estados Unidos. Estos poderosos tanques, son complementados por 360 tanques M60 Made in USA, T 72 rusos y VT 1 chinos. La potencia de fuego del ejército, se vio incrementada con la llegada de sistemas Caesar francés, que son camiones que portan cañones de 155 mm, obuses M109 modernizados, lanzacohetes, tipo MLRS, de origen chino de 300 mm (con alcance de hasta 130 km), cientos de blindados M 113 modernizados, nuevos vehículos blindados a rueda VAB franceses, lo que ha convertido al ejército marroquí en un poderoso puño acorazado.

Las inversiones también beneficiaron la capacidad antitanque y antiaérea de baja cota, con la reciente incorporación de camiones Sherpa con misiles franceses Mistral. En materia de defensa antiaérea de baja cota, el ejército cuenta con cañones sobre vehículos de cadenas, como el ZU 23 o el Vulcan.

Asimismo hay stocks de misiles tipo MANPADS, como el Iglá y medios de mayores prestaciones como el Tunguska. El ejército cuenta con dos comandos, a nivel de Gran unidad de batalla, siendo el grueso de su personal y medios desplegados en las zonas ocupadas del Sahara Occidental, y especialmente en los llamados “mudos defensivos” donde se estima que hay unos 100.000 efectivos.

La fuerza aérea ha recibido importantes inversiones, luego de que Francia no cumpliera con el precio pactado por el caza Rafale para Marruecos, que iba ser el primer cliente de exportación, Rabat se dirigió a Estados Unidos y adquirió una flota de 24 F 16 Block 52+, con moderno equipamiento puntero. Esto incluso llamó la atención en expertos de defensa españoles, por las ventajas del radar del caza marroquí, frente al Eurofighter. Esta flota se agregó, 25 aviones Block 72, cuya venta fue autorizada en 2019.

Por ende el núcleo de la defensa aérea, estará en manos de los F16, siendo las versión anterior modernizada, para estandarizar la flota en capacidades La aviación de combate todavía cuenta con Mirage F1 modernizados, F 5 también modernizados, con posible asistencia israelí. Además de una importante flota de aviones de transporte, con aviones C 130, CN235, C 27 Spartan; una flotilla de helicópteros Bell UH 1 H, Chinook, Puma, Gazelle, Apache (de ataque, lo más moderno de la flota de alas rotatorias, siendo autorizada la venta de 36 unidades), además de aviones de entrenamiento Texan II, Alpha Jet, etc. Estamos ante una moderna fuerza aérea, que verá potenciada sus capacidades con las aspiraciones del gobierno de incrementar la cobertura radar.

En materia de defensa antiaérea de alta cota, Marruecos adquirió el sistema chino FD 2000B, una versión basada en el famoso S300 ruso. El material está previsto que arribe en 2021, para la Brigada de Defensa Aérea Nro. 1. Estos sistemas pueden batir blancos a 30 km de altura y 200 km de distancia.

No ha trascendido el número de baterías adquiridas, lo que no ha impedido que Rabat siga interesado en el famoso sistema estadounidense Patriot, que está en pleno proceso de negociaciones. La presencia del sistema chino, es un verdadero salto para la defensa antiaérea del país, incrementando sustancialmente el espacio cubierto y el enorme poder disuasivo del sistema adquirido, que posiblemente no tenga las prestaciones del sistema ruso S300/400, no deja de ser formidable.

En el ambicioso proceso de modernización militar, Marruecos entre 2017 y 2018, puso en órbita, desde el centro de lanzamiento de Guayana Francesa, dos satélites de vigilancia, de construcción francesa, que según la versión oficial estará destinado a mejorar el control de fronteras – algo que pareciera no ser tan efectivo por las oleadas de inmigrantes que invaden costas españolas – y el terrorismo. Aunque es más probable, que estos sistemas, más allá de usos civiles, sean de utilidad para vigilar a sus vecinos. Medios españoles, hablan de satélites espía.

En materia naval, Maruecos ha hecho un gran esfuerzo, de una fuerza en los 80, netamente de aguas costeras, lentamente se ha ido convirtiendo en una marina con mayores prestaciones. La Marina cuenta con 7 fragatas y corbetas, 4 patrulleros lanzamisiles, 18 patrulleros de altura, 5 buques anfibios, y barcos de menor porte y auxiliares.

El componente aeronaval, es una modesta, pero muy moderna flotilla de helicópteros Panther, que tal vez sean reemplazados por los NH90, aviones Britten Defender. King Air, empleados para patrulla y vigilancia. Son operados por tripulaciones de la Fuerza Aérea. No cabe duda que el crecimiento de la fuerza naval, está estrechamente vinculado con la posible presencia de hidrocarburos en aguas lindantes con Canarias, lo que sin ninguna duda generará conflictos con España.

Las fuerzas navales, como el resto de las fuerzas armadas mantienen estrechos lazos con Francia y Estados Unidos, llevando a cabo ejercitaciones, intercambios periódicos. Recordemos que Marruecos es Aliado Extra OTAN, y esto ha sido hábilmente aprovechado, lo que ha permitido tener acceso a modernos sistemas de armas. La joya de la corona de la marina, es la fragata tipo FREMM, construida en Francia, en servicio en Marruecos desde 2011. Es un moderno buque de 6000 toneladas, dotados de modernos sistemas de combate, defensa antibuque, defensa antiaérea con misiles Aster 15, un importante hangar, etc.

El buque está orientado para operaciones antisubmarinas e incluso puede lanzar misiles de crucero Scalp con 1.000 km de alcance, pero no fueron adquiridos. También de origen francés, son dos fragatas Floreal, con 2850 toneladas, equipados con misiles Exocet MM38, cañón de 76 mm, modernos sensores y radares.

De origen holandés, son las fragatas SIGMA, formada por tres buques, caracterizados por construcción modular, que le permite adaptarse a las necesidades del cliente. Buques de 2075 toneladas, capacidad de operar con un helicóptero tipo Panther. Son buques polivalentes, con capacidad de guerra antisuperficie, defensa antiaérea de punto y antisubmarina. Todavía opera el país, una corbeta del tipo Descubierta, de origen español, modernizada en 2014.

Desde hace unos años, Marruecos aspira a contar con submarinos. Se habló de la llegada de los célebres Kilo rusos, peor no llegó a concretarse. El problema, es que el país carece de experiencia y adquirir este tipo de capacidades lleva mucho tiempo. Los infantes de marina, organizados en tres batallones, concentran sus elementos en la zona de Alhucemas, en el norte, cerca de los enclaves españoles de Ceuta y Melilla, reivindicados por Marruecos y en la capital del Sahara, El Aaiun. Son fuerzas destinadas a ejecutar operaciones de menor escala, especialmente infiltraciones, abordaje de embarcaciones, golpes de mano.

¿Hacia donde va la defensa de Marruecos?

El tamaño de la economía, no se condice con el enorme gasto militar que está llevando el país, más allá de los generosos programas de financiación de países aliados de Marruecos. No cabe duda que el incremento sustancial de capacidades convencionales, especialmente en poder de fuego de sus fuerzas blindadas, defensa antiaérea, aviación de combate y un creciente poder naval, está estrechamente relacionado con una visión de país.

Rabat aspira a ser una potencia de primer orden en el contexto africano, potenciando especialmente sus capacidades militares, pero con fuerte dependencia logística extranjera. Es posible que esta proyección que tiene Marruecos en los países francófonos de África Occidental, esté estrechamente ligado a intereses franceses. Estados Unidos apoya el desarrollo militar marroquí, dado que ve a Rabat como aliado confiable de sus intereses en el Norte de África y por su rol en la lucha contraterrorista.

El convertirse en potencia militar, sin una economía que lo sustente, y esto no es solo por medio de los recursos naturales sustraídos ilegalmente del Sahara Occidental, tendrá consecuencias, incrementando la dependencia política de los “benefactores” de Marruecos.

En materia militar las capacidades alcanzadas, son importantes, como hemos visto, pero queda todavía pendiente, desarrollar una aviación naval con mejores prestaciones SAR, patrulla, lucha antisubmarina. Existe una necesidad para contar con medios de alerta temprana para la fuerza aérea, además de desarrollar una verdadera doctrina conjunta. Esto tuvo impacto negativo en la guerra del Sahara de 1975-1991.

Las capacidades obtenidas, colocan a Marruecos es un nivel cercano a España. Aunque un conflicto armado entre ambos países es poco probable, el peso militar de Rabat, cada vez es mayor y lo hará sentir en mesas de negociaciones o por medio de determinados mensajes. El despliegue de las modernas fragatas SIGMA y FREMM en la base de Alcazarseguir, es para tener en cuenta, especialmente por estar en la entrada al Mar Mediterráneo, pero ello no impide que existan intenciones de incrementar la presencia marroquí en aguas saharauis, como en espacios marítimos lindantes con Canarias.

En lo referente a su rival geopolítico, Argelia, Marruecos busca tener una capacidad militar similar, a los fines de disuadir acciones de mayor envergadura en caso de una crisis con la República Saharaui.

Este poder militar, sin ninguna duda ha garantizado los hechos de Guerguerat y la proyección marroquí sobre Mauritania, a través de una maniobra geopolítica, que tiene que ver, con construir una carretera en la zona controladas por los saharauis y enlazarla con territorio de Nuakchot.

En lo referente al conflicto con la República Saharaui, Marruecos ha consolidado el control sobre áreas que son de su interés. La alianza con Francia, la indiferencia de Estados Unidos y la impotencia de España, ha bloqueado cualquier salida negociada.

Tal vez restricciones políticas impuestas por la Casa Blanca como la misma Francia, impidan que Marruecos apueste a una escalada con los saharauis, además del peso de Argelia, que sigue siendo un actor regional de peso, mantenga la crisis desatada tras la violación de la zona desmilitarizada por parte de Marruecos en el sur del Sahara, como un conjunto de incidentes armados de escala limitada.

La clara apuesta por capacidades convencionales, sea anuncio de una intención a futuro de avanzar hacia aguas en Canarias, con potencial riqueza en materia de hidrocarburos, presionar fuertemente los enclaves españoles de Ceuta y Melilla, como también disuadir a Mauritania en un hipotético apoyo a los saharauis.

Especial atención debe ponerse al ingreso al “teatro africano” a jugadores de peso como China y Rusia, que a todas luces buscan reemplazar la influencia de las antiguas potencias coloniales, como de Estados Unidos, puede abrir un escenario de competencia geopolítica, donde Marruecos como aliado pro occidental, pueda verse comprometido, y tal vez esto pueda beneficiar en algo a los saharauis.