Megacaso de Corrupción el ‘lava jato’ boliviano en las gestiones de Rodríguez Veltzé y Evo Morales

Después de casi una década, los periodistas del proyecto “Investiga Lava Jato” desentierran los archivos, documentos y anotaciones sobre presuntas coimas y aportes ocultos a campañas electorales en Perú y diversos países de América Latina y África que fueron incautados por la Policía Federal de Brasil durante los allanamientos de las oficinas y domicilios de los directivos de la empresa brasileña Camargo Correa en 2009, como parte de la operación “Castillo de Arena”.

Camargo Correa es otra gran constructora brasileña investigada en el megacaso de corrupción “Lava Jato”, que extendió sus inversiones en una veintena de países del continente con un esquema similar al de Odebrecht. En la actualidad, la compañía exige a las autoridades de Brasil que se destruyan todos los documentos y archivos de la operación “Castillo de Arena” debido a que la justicia anuló el caso.

En marzo de 2011, la 6ª Clase del Superior Tribunal de Justicia juzgó procedente la tesis jurídica de la empresa que aseguraba que las interceptaciones telefónicas, piezas fundamentales del caso, se habían originado sólo por una denuncia anónima. El caso fue enterrado no por falta de pruebas sobre los indicios de corrupción que encontró la Policía y el Ministerio Público.

Hoy los periodistas de “Investiga Lava Jato” abren la caja de Pandora de esos pagos ocultos sobre América Latina y África con la serie investigativa “Castillo de Corrupción”. Los documentos fueron entregados por el diario Folha de S. Paulo a Convoca.pe para que la información fuera analizada, procesada y verificada por los periodistas de la red integrada por más de 20 periodistas de 15 países que encontraron hechos inéditos que desde ahora salen a la luz.

contiene correos que se enviaron los ejecutivos de la constructora brasileña Camargo Correa sobre presuntos sobornos en el tramo carretero Roboré-El Carmen, en el departamento de Santa Cruz. El monto, según la investigación de la Policía de Brasil, asciende a 4,3 millones de dólares. Los empresarios brasileños con funcionarios bolivianos de los gobiernos de Eduardo Rodríguez Veltzé y Evo Morales. En la gestión de Carlos Mesa Gisbert también se habló de coimas para cerrar la construcción de la carretera Roboré-El Carmen.

La comisión legislativa boliviana que investiga el caso ratificó que el ‘lava jato’ brasileño, calificado por el Departamento de Estado de EEUU como “el mayor caso de sobornos extranjeros de la historia”, sí llegó a Bolivia y que esa instancia tiene en la mira a 179 personas.

Un proyecto colaborativo de una veintena de periodistas de América Latina y África para investigar el caso de corrupción más importante en los últimos tiempos.