elminuto

Noticias

Neoconservadores Tor, Bitcoin, Neoliberales y el Great Reset Dialogue

Este artículo es un ensayo breve, en el que presentamos datos incontrastables y conjeturamos nuestras hipótesis para encontrar una explicación consistente a nuestras observaciones. Es nuestra verdad relativa, no una verdad absoluta, se trata de nuestra humilde contribución al debate.

Compartir

Este artículo es un ensayo breve, en el que presentamos datos incontrastables y conjeturamos nuestras hipótesis para encontrar una explicación consistente a nuestras observaciones. Es nuestra verdad relativa, no una verdad absoluta, se trata de nuestra humilde contribución al debate.


Por: José Luis Galante | El Minuto en Argentina.


En 1999, Milton Friedman augura el advenimiento de un sistema de pagos de cash digital. Durante la 1° presidencia de Bill Clinton, con la caída del muro de Berlín y ante la perspectiva de la falta de una competencia económica seria y una amenaza militar relevante, Bill Clinton toma la decisión de desactivar la internet.

Es en ese momento, que las empresas telefónicas de los Estados Unidos (EE UU), negocian con Clinton la continuidad de internet y comienza la etapa de las punto.com. Clinton también impulsó el traslado de las “industrias del futuro” a China, por supuesto que recibió una muy “jugosa contribución a su fundación por ese servicio patriótico”. Ex post esta acotación (que está en cursiva) volvemos al tema del artículo.

Es en este escenario, que se hizo necesario un programa tipo JavaScript (originalmente LiveScript) para acelerar el acceso al website. Este software estaba incorporado en el browser y su creador fue Brendan Eich, que en ese entonces era empleado de Netscape. Luego Bill Gates, copia ese programa y lo nombre JScript para incorporarlo al Internet Explorer.

Más tarde en 2004, Eich fue uno de los socios iniciadores de la Fundación de Mozilla. Mozilla desarrolló el browser Firefox, competidor de Internet Explorer al que le quitó una gran cuota de mercado, se trata de un browser mucho más eficiente. Google desarrolla Google Chrome basado en la misma tecnología que el Firefox.

Basado en el mismo software que el Firefox y desarrollado en el US Naval Research Laboratory y bajo el mecenazgo de Electronic Frontier Foundation. Los desarrolladores que encabezaron el proyecto Tor fueron Roger Dingledine y Nick Mathewson.

Acá vemos cómo el Pentágono acudió a la Academia para generar una herramienta tecnológica cuyo objetivo era que los periodistas que estaban censurados en países que no tenían democracias estables pudieran denunciar en el exterior los abusos en sus países. Si cambiamos periodistas por agentes de inteligencia, entendemos el objeto de esta herramienta.

En el mismo mes de octubre del 2008 un tal alias Satoshi Nakamoto publicó un paper en el que proponía el bitcoin. Fue justamente en el mes de octubre cuando ocurrió la caída de Lehman Brothers. El bitcoin se difundió primeramente entre el ambiente académico, gente que se desempeñaba en las empresas tecnológicas, en la Nasa, etc.. En enero del 2009 cotizaba a US$ 0,25.

El 4 de febrero del 2015 fue condenado Ross Ulbricht como jefe de una banda criminal. Ross Ulbricht fue el fundador de Silk Road, a través de ese website se comerciaban todo tipo de servicios criminales, a saber: contratar un asesino profesional, comprar drogas, lavar dinero, etc.. Ulbricht cobraba el 15% del monto de la transacción en bitcoin. Silk Road había estado operando desde el 2011, Ulbricht se hacía llamar el “terrible pirata Roberts”.

Se estima que Silk Road había facturado no menos de US$ 213,9 mill y Ulbricht habría ganado no menos de US$ 13,2 mill. Él retenía el dinero hasta que el comprador confirmaba la recepción del artículo, su website Silk Road fue el factor que fundió tor y bitcoin en un solo ecosistema y el puntapié inicial de la difusión del bitcoin.

También una vez creado y desarrollado el ecosistema bitcoin estos espías que hacían operaciones negras en latitudes clandestinas, ahora además tenían un medio de pago y ahorro para financiar sus operaciones y su estándar de vida.

El commodity fin tech del Bitcoin fue una herramienta útil para la competencia entre neoliberalismo pro renta y el neoliberalismo pro producción. Pasamos a continuación a explicarlo un poco más.

En nuestro artículo “Davos o Donald Trump” ya explicamos la 5° teoría política, que es de nuestra propia cosecha. Ahora nos vamos a explayar un poco más sobre el ala centro del globalismo. Nos referimos concretamente a los neoliberales. Dividimos a los neoliberales en dos alas: uno, el neoliberal pro renta, que es el emprendedurismo financiero cuyo máximo exponente es hoy George Soros representados por el clan Clinton y dos, el neoliberalismo pro producción que comprende la colusión de las plataformas financieras conducidas por la alianza GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) que es representado por Obama y hoy en día por su heredero John Biden.

Entendemos que la economía es la competencia por la apropiación del excedente (esta definición también es de cosecha propia). Para explicar un poquito esta definición, el producto del trabajo del hombre genera ingresos, una fracción de ese ingreso se consume, otra fracción tributa al estado y la última se ahorra. Este ahorro es lo que llamamos excedente.

Ambos competidores, los neoliberales pro producción y los neoliberales pro renta, van a Wall Street para financiarse o sea que compiten por el ahorro. Pero los neoliberales pro producción van con proyectos de inversión en el sector real de la economía, mientras que los otros van con un servicio de intermediación financiera como fondos de inversión.

En definitiva, estamos hablando de gente que se sientan todos a la misma mesa, pero que se sacan los ojos por ver quién se sienta a la cabecera de la mesa. Los neoliberales pro producción no necesitan remunerar los servicios de financial advisors o de asset management de Soros y compañía. A Soros lo podemos catalogar como coludido con el clan Rothschild, el clan Rockefeller y Goldman Sachs. Él opera políticamente a través las ONG de la sociedad civil, Rusia y Hungría ya reaccionaron y expulsaron a las ONG de sus países.

El gran reset es una receta de cocina, hay que seguir los pasos, los ingredientes, respetar las temperaturas y las proporciones de cada ingrediente. Este “Great Reset Dialogue(GRD)” fue promovido por el World Economic Forum, con cuartel general en Davos y encontró en la pandemia del Covid-19 un pretexto para una reestructuración económica, social, política y jurídica globales. Impulsando este proyecto están: GAFA y sus vasallos, el estado chino dependiente de la Inversión Extranjera Directa(IED) de estos, los multimedios de estas plataformas financieras y su empleado Joe Biden.

Ellos pretenden reconfigurar el modelo económico con régimen jurídico de propiedad privada capitalista, so pretexto del Covid-19, y la justificación para este reset va a ser el ambientalismo. La receta, los ingredientes y los cocineros ya estaban, faltaba solamente la orden para ponerse a cocinar. En 2008 ocurrió el primer US-China Industry Forum, bajo la administración de Obama, consistía en una reunión a puerta cerrada que funcionó hasta el 2015, nosotros la interpretamos como la negociación de la reestructuración de poder para dirimir quién va a conducir al capitalismo durante las dos próximas generaciones.

Hay que aclarar que estas colusiones de plataformas financieras tienen como estrategia ganar la competencia por la apropiación del excedente vía el control del sector público, para beneficiarse de bajos impuestos y de las compras gubernamentales. Ellos tienen una propuesta para reestructurar al mundo, en sus siguientes aspectos.

La reestructuración económica. Este modo de producción que conocemos es el responsable de todo y debemos cambiarlo a otro basado en una “utopía tecnológica”. La misma será administrada por un “estado de bienestar”, implementado por la tecnología 5G que conecta objetos físicos y vivos. En este escenario pasamos de ser una persona con un nombre y apellido a un n° de IP. Las cadenas de valor del hardware y el software necesarios para llevar adelante este proyecto existen y están en manos de cárteles integrados por pocos oferentes.

Hoy la inteligencia artificial nos permite procesar el agregado de las compras y ventas de la economía. Esto destruye la idea de “mano invisible” de Smith y de “orden espontaneo” de Hayek. Las decisiones de compra y venta en muchas organizaciones son tomadas ya hoy por un algoritmo.

La reestructuración social. Está basada en un conjunto de leyes de contenido social que buscan una oferta laboral, más numerosa, más barata y que ofrezca “un proceso productivo más rico”, enriquecido por las diferentes visiones. No hablamos de reducción de la jornada laboral, ni de la extensión de las vacaciones pagas, ni de la distribución más equitativa del ingreso. Hablamos de la no discriminación, cada individuo desde su individualidad aporta riqueza de mirada al proceso productivo. En China ya funciona un software biométrico que puede identificar a cada individuo y otro de seguimiento social tal que según sus opiniones políticas, puede otorgarle crédito económico y puntos sociales. Desde la sanción de la Constitución Nacional desde 1853, esta será la mayor pérdida de garantías individuales, si se llega a aplicar en la Argentina. El individuo va a ser completamente medido, en su salud y en su ideología.

La reestructuración política. Con el ataque a las Twin Towers Bush hijo les dio poder a las empresas cuyas tecnologías convergían en la tecnología de internet, para facilitar la cyber vigilancia. Como describimos en “Davos o Donald Trump” y en “El renacimiento desde Florencia hasta Silicon Valley y el emprendedor argentino”, la figura del mecenas que alquila el poder político y la comunicación social ya existía desde hace 9 siglos. El globalismo es la 5° teoría política y su sujeto político es la empresa transnacional (ETN).

Como las ETN necesitan para poder crecer que, país por país estandarice sus leyes, para que las leyes nacionales no sean un obstáculo para la IED y la transferencia de beneficios. Este alquiler de políticos se hace a través de ONG que aportan a otras ONG, que a su vez aportan a otra ONG que finalmente colabora con el político. En el futuro, veremos reformas constitucionales: Chile, Perú, próximamente Estados Unidos, en Argentina ya se está hablando. Nos referimos a reformas constitucionales pro GRD, consecuencia del impulso del ogneismo.

La reestructuración jurídica. Volvemos a la sección 230 de la Ley de Decencia de las Comunicaciones de 1996 al que nos habíamos referido en nuestro artículo “Davos o Donald Trump”. En esa ley hay una contradicción porque los websites y las social networks no publican contenido sino los usuarios de las mismas, pero pueden moderar contenido. Es decir, sí publican. A partir del 2016, se incrementa el debate sobre la manipulación vía fake news en los multimedios y es debido a que la vasalla de Soros Hillary Clinton, perdió las elecciones.

Es decir, los neoliberales pro renta le hacen pagar a Mark Zuckerberg su papel en la derrota electoral de Hillary Clinton. Acá vemos que un sector de la interna neoliberal jugó a favor de Trump para eliminar a la candidata del ala conducida por Soros. Por eso Zuckerberg tuvo que ir al Congreso a dar explicaciones.

En este escenario es que los neoliberales pro producción encontraron una herramienta útil en el Bitcoin y las criptomonedas para aspirar la masa de ahorro sin necesidad de la intermediación de los bancos alinieados con los neocons ni los gestores de activos (asset management o los neoliberales pro renta). Cada vez que leemos que aumenta el volumen de la inversión en las criptomonedas, es una victoria de los neoliberales pro producción y una derrota de los neoliberales pro renta. No podemos soslayar la alianza entre los neoliberales pro renta y el ala socialdemócrata laica. De ahí el TLC entre Europa y los Estados Unidos.

Sobre el papel de los economistas austríacos en este globalismo. En nuestro artículo “Tres austríacos, ocho traidores, un Rockefeller”, nos referimos a los economistas austríacos, pero fue en forma muy superficial. A continuación, voy a explicar un poco más en detalle. La única causa de inflación que reconocen los austríacos es la emisión monetaria. Le atribuyen al Banco Central(BC) la responsabilidad de la inflación. Por ende, si se cierra el BC se acaba la inflación.

De cerrarse el BC, entonces se acaba el prestamista de última instancia y una crisis de liquidez puede acabar con todo el sistema bancario, porque se torna una de solvencia. Cada banco privado va a emitir su propio dinero y la gente podrá elegir la moneda que quiera, encontraremos múltiples tipos de cambio y no sabemos cómo se administrará ese escenario. Muchos suponen que en Hispano América se elegirá el dólar, pero también es un aliento para las criptomonedas.

Sobre las jubilaciones piensan que la jubilación es un ahorro cuando es en realidad es el salario del trabajador pasivo. Entonces, se privatiza la jubilación para que cada trabajador ahorre libremente. Claro está que, si una persona comienza a trabajar a los 18 años, y se jubila a los 65, pero justo un día antes de jubilarse el fondo de jubilación o pensión quiebra, entonces pierde todo. Seguramente se trataba de un fondo de pensión o jubilación ineficiente.

Como el trabajador era libre y nadie lo obligó a elegir ese fondo de jubilación y pensión, tiene que asumir la responsabilidad por sus errores y puede volver al mercado laboral para vender su expertise y así sostenerse. Como el resultado de cerrar el BC y privatizar las jubilaciones se ve en cuestión de generaciones los realizadores de semejante transferencia de activos del sector público a algunos jugadores del sector privado estarán muertos cuando la sociedad se convenza de que esa política fracasó.