Sáb. Oct 24th, 2020

Neuralink, el proyecto de Elon Musk para fusionar cerebro y ordenador

Compartir

El fundador y director ejecutivo de la empresa TeslaElon Musk, ha lanzado una ‘start-up’ llamada Neuralink que tiene como objetivo desarrollar una tecnología que permita a los ordenadores fusionarse con cerebros humanos, según informa el ‘Wall Street Journal’ citando a fuentes conocedoras del proyecto.

Según sus planes, el prototipo podría ser implantado en un ser humano a finales del 2020. Esta semana, el visionario Musk anunció en su cuenta de Twitter que el próximo 28 de agosto, Neuralink, una de sus empresas fundada en 2016, y que tiene como objetivo ayudar a los humanos a mantenerse al día con los desarrollos de inteligencia artificial avanzada, proporcionará una actualización de su progreso. 

Según el sitio TechCrunch, la última actualización importante de Neuralink fue llevada a cabo hace un año, cuando informó al público en general que el proyecto utilizará un robot quirúrgico para lograr el implante de cables delgados en el cerebro de un ser humano, conectados a una unidad de procesamiento informático externa, dejando la puerta abierta para hacer una conexión inalámbrica entre ambos dispositivos, para otorgar máxima libertad y flexibilidad a la persona conectada. 

Neuralink conectará el cerebro humano con un ordenador

Foto: Neuralink


En el 2019, Musk había aclarado que esta conexión pretendía proporcionar al ser humano una interfaz, conectada directamente en territorio de la IA para oficiar de barrera, es decir, impedir el desarrollo de hostilidades de estos algoritmos de IA general avanzada no controlada y no regulada que podrían plantear un riesgo existencial para la humanidad en general.

Si bien parece ser sacado de una película futurista y que parece estar lejos de concretarse, diversos analistas insisten en que una conexión de estas características podría llevar a la autodestrucción de la humanidad. 

En la actualización de información del 2019, la empresa reveló que en el mes de junio de ese año ya se habían realizado pruebas exitosas de esta tecnología en ratones y simios, y que para el 2020 se estarían, si todo se desarrollaba como previsto, comenzado algunas pruebas en personas. 

 

¿QUÉ ES NEURALINK?

Si bien la parte que llama la atención es la de funcionar como barrera para las intenciones desconocidas de la IA o para «mejorar» a los humanos para que sean capaces de interactuar con los dispositivos de computación a la velocidad del pensamiento, Neuralink está, según sus creadores, enfocado principalmente en la medicina.En su primer evento, la empresa describió el desarrollo de un chip que, según sus investigadores, podría ayudar a mitigar los efectos de los desórdenes neurológicos en pacientes con impactos severos en la movilidad y otras funciones diarias otorgándole la posibilidad de controlar su teléfono inteligente o una computadora, directamente desde su cerebro y sin contacto.

La conexión sería segura, vía Bluetooth, con un enlace entre el chip y el exterior lo que permitiría al usuario desconectar el enlace y hacer actualizaciones y otras operaciones con facilidad.  

Primera presentación, en inglés de Neuraink

Pero según el mismísimo Musk, estas proyecciones están bastante lejos. En una nota dada hace algunos años sobre este tema, el magnate expresó que “estamos a unos 8 o 10 años de que una persona con discapacidad pueda usar un dispositivo de estas características. 

En el primer evento de presentación, a mediados de 2019, la compañía presentó el chip, bajo el nombre de N1. Este chip, que es lo que en definitiva iría insertado en el cerebro, mide cuatro por cuatro milímetros y contiene 1024 electrodos. La cantidad de electrodos fue en realidad la gran novedad pues los diseños existentes de chips de estas características, de uso médico, como por ejemplo los utilizados para tratar el Parkinson, cuentan con solamente 10 electrodos.

El N1 está sellado en un paquete hermético, que mide aproximadamente ocho milímetros de diámetro y un cuarto de milímetro de altura. Según lo explicado por sus creadores, se utilizan cuatro de estos chips en un paciente, tres en áreas motoras y uno en la corteza sensorial somática. El proceso de implante de estos cuatro dispositivos puede realizarse en menos de una hora mediante la utilización de un robot.