lun. Jul 22nd, 2019

Diario el Minuto

Obispo Durán en la mira por supuesto lavado de activos

“Una cosa es lo que pide Dios y otra es lo que piden los hombres, también una cosa es lo que promete Dios y otra la que prometen los hombres en nombre de Dios.  El Señor no tiene la culpa de que los hombres usemos mal su palabra.

Por eso procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.

En este artículo voy hablar del obispo Durán Castro y familia que está en la mira por SII, por los múltiples bienes del obispo y la eventual existencia de lavado de activos.

El obispo Duran en sus comienzos en la comunidad evangélica, fue empleado de la sociedad Bíblica. A comienzos de los años 90 asumió la dirección de las comunicaciones de la corporación Metodista Pentecostal y se transformó en un asesor cercano y también secretario personal del obispo Vázquez. A la muerte del obispo  Javier Vázquez, heredo el puesto de pastor, hasta llegar ser el mandamás de la catedral evangélica.

Como gobernante de la catedral evangélica, Duran de (76 años) tiene un Crecimiento patrimonial abismante, con sus propiedades, sociedades y empresas, donde hasta ahora el obispo no ha podido justificar el explosivo crecimiento de su patrimonio. Lo que huele azufre de infierno, se produce entre los bienes de la iglesia y lo que está a nombre suyo y de sus hijos.

Durán Castro a fines del año pasado, el patrimonio del pastor se componía de 12 propiedades cuyo avaluó fiscal sumaba $1.152 millonesDonde el obispo inició la venta de gran parte de esos bienes raíces y que su plan es conservar solo dos de ellos. También es propietario de ocho vehículos, entre los que ya no figura un Mercedes Benz S500, del que era dueño hasta el año pasado y cuyo valor comercial alcanza los $80 millones. También su informe comercial muestra que el 2 de agosto pasado el Banco BBVA le protestó un cheque por $100 millones.

El mandamás Durán, integra la sociedad comercial Innovaciones Descontaminantes Indesc Limitada, dedicada a la comercialización de productos para la minería y en la que posee un 25% (su capital es de $60 millones). También participó, hasta 2016, en la sociedad Transportes Jotabeche 40La ruta de los dineros que se recaudan con las múltiples actividades que realiza la iglesia del obispo Durán en la parcela de Isla de Maipo, y que figura inscrita a su nombre.

Lo mismo ocurre con el origen de los recursos con que sus hijos han iniciado rentables negocios en los últimos años. Una de esas empresas es Southern Waters, propiedad del hijo del obispo, el diputado Eduardo Alfredo Durán Salinas y de su hermana, Carolina Durán Salinas. Entre los bienes más rentables del obispo está su parcela de Isla de Maipo.

En 2009 pidió derechos para aprovechamiento de aguas subterráneas en su parcela de Isla de Maipo. De esos pozos, dicen feligreses de su iglesia, se extrae el agua que embotella la sociedad de sus hijos: Southern Waters. La firma produce varias marcas de agua, pero su producto estrella es “Agua Divina” que se comercializa principalmente entre los fieles evangélicos.

El patrimonio del hijo del obispo y diputado Eduardo Alfredo Durán Salinas, también ha sido objeto de reportes periodísticos. El Medio La Tercera informó que el avalúo fiscal de sus bienes raíces supera los $815 millones. Es socio con su hermana Carolina en cinco empresas: la Constructora Alfa Omega, la Minera Alfa OmegaProducciones Jotabeche, Southern Waters y Transportes Transfast.

Otros dos hijos del obispo, Eduardo Bladimir y Ana Luz,  participan de la sociedad Agrícola Fruto Gourmet (exportación de cerezas). Su hija Carolina también es socia de Manufacturas Durán y Mainat (confección de ropa) y de Servicios Gastronómicos Durán y Mainat.

Pero la máxima alerta para SII, fue la fusión entre la congregación propietaria de la Catedral Evangélica y la International Pentecostal Holiness Church (IPHC), una poderosa organización religiosa estadounidense que ya se ha visto involucrada en investigaciones por lavado de activos en Estados Unidos, Sudáfrica y Brasil. Donde el 4 de febrero pasado, se firmó un acuerdo de fusión entre la IPHC y la Primera Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, que lidera el obispo Durán

Castro. Fue suscrito por Douglas Beacham, superintendente general de la IPHC y el obispo Durán. Con esta “fusión por incorporación”, pasaron a formar parte del mayor conglomerado pentecostal del mundo.

En Tanto una entidad financiera Chilena emitió una alerta sobre grandes suma de dineros, desde y hacia Estados Unidos en cuentas relacionadas con Durán. A eso varios viajes del obispo a ese país, con su actual pareja, Alexia Fredes Nuñez.

La otra sospecha es el incremento del patrimonio de la nueva pareja del obispo, Alexia Fredes Núñez, se acrecientan entre los fieles de esa iglesia dado el poder que ella hoy ostenta en el círculo íntimo del pastor Durán.

La investigación del SII podría arrojar luces sobre los pagos que ha recibido Alexia Fredes de la iglesia. Fredes, Recibió una suma de $ 3 millones de pesos el 30 de octubre de 2017 por una boleta emitida a nombre de la primera iglesia metodista Pentecostal por “asesoría en relaciones internacionales y traducción” pero los fieles de la congregación “no tienen la menor idea”  cuáles son los trabajos que Alexia Fredes había hecho para la iglesia.

En tanto la fuente de ingresos conocida de Alexia Fredes es un pequeño bazar ubicado en calle Exposición (Estación Central). Será el SII y la Fiscalía Oriente los que diluciden si con esos ingresos pudo disponer de las UF 4.172 ($113 millones) para adquirir en 2007 un departamento situado en avenida Pocuro (Providencia), en el que hoy vive.

Aunque las entidades dedicadas al culto están exentas de tributación, algunas iglesias protestantes han iniciado negocios (ventas de artículos religiosos, medios de comunicación y producción de eventos masivos) que generan importantes ingresos y que, a juicio de la autoridad tributaria, debiesen pagar impuestos.

La mayoría  de las iglesias evangélicas, no cuentan con registros contables claros que permitan determinar los dineros que transfieren a sus pastores para solventar su subsistencia y la de sus familias. Los pastores no reciben liquidación de sueldo ni hacen boletas de honorarios, y la Dirección del Trabajo tampoco reconoce el vínculo entre ellos y sus fieles como una relación laboral. Todo esto hace muy difícil fiscalizar el origen de sus patrimonios.

Para regularizar la situación, el SII emitió en octubre de 2017 una circular para que las organizaciones sin fines de lucro –como las iglesias– que tengan ingresos anuales superiores a 12 mil UF (más de $327 millones), presenten una declaración jurada detallando ingresos, gastos y registros de contabilidad.