Lun. Nov 30th, 2020

Perú: Jóvenes Rebeldes Con Causa, No Más Corrupción

Luego de una resolución del Tribunal Constitucional, se genera una nueva controversia en el país incaico. La referida institución no reconoce como constitucional ni inconstitucional la acción congresal que vacó al ex presidente Martín Vizcarra.

Compartir

Perú, Jóvenes Rebeldes Con Causa, No Más Corrupción

Luego de una resolución del Tribunal Constitucional, se genera una nueva controversia en el país incaico. La referida institución no reconoce como constitucional ni inconstitucional la acción congresal que vacó al ex presidente Martín Vizcarra.


Escribe: Lorenzo Espinoza |Colaborador de El Minuto en Perú


Los analistas y opinión pública mayoritaria coinciden en que hubo una “lavada de manos” al estilo Poncio Pilatos de la gerontocracia burocrática, en fin, los jóvenes siguen atentos el acontecer sociopolítico y tal parece tienen energía de marcha para rato.

El hombre de leyes, analista y especialista en filosofía política, Lorenzo Espinoza, brinda sus alcances.

Luego del quebrantamiento del orden constitucional, por el uso y abuso de la vacancia presidencial -la vacancia express- parecía que el TC declararía fundada la demanda de contienda de competencia, hoy el TC decidió por mayoría no pronunciarse, por sustracción de la materia, aduce, al tenerse un gobierno distinto y de transición, carece de sentido pronunciarse, postergando una vez más zanjar el supuesto jurídico constitucional de la ilegible “incapacidad moral permanente”, que no sucede con autoridad pública alguna, donde para la vacancia y/o separación del cargo existen debidos procedimientos.

De otro lado, La Fiscalía inició la investigación a los responsables por los asesinatos de Bryan Pintado (22) e Inti Sotelo (24), así como las demás inconductas de Merino y quienes lo acompañaron.

El consenso, luego de algunos intentos fallidos para la transición política, fue elegir entre quienes no votaron por la vacancia express: El Ejecutivo a cargo de Francisco Sagasti del Partido Morado y del Legislativo con Mirtha Vásquez del Frente Amplio. Al parecer, no quedaba de otra, pues, eran las únicas organizaciones no comprometidas con el proyecto golpista de Merino.

No son gobiernos -en el Ejecutivo y Legislativo- de derecha, liberal ni conservador, tampoco de izquierda, comunista, antisistema y hasta subversivos. Si se quiere es el tiempo de la centro izquierda, no necesariamente socialista, como identidades políticas.

Sagasti, proviene de la academia, ha sido profesor universitario, con una labor en algunos organismos internacionales, tiene una postura ideológica que define como “republicanismo liberal y progresista” como identidad política, más de centro que de izquierda.

Quienes nos gobiernan, no deben declararse liberales ni conservadores -sí o sí- como identidad política, parece que se quisiera que sea lo políticamente correcto, algún matiz se puede tener. Más aún si la generación del Bicentenario, los protestantes y legítimos vencedores de la última batalla política, tienen una idea de cambio, aparte de lucha contra la corrupción, sin que ello los haga necesariamente socialistas. De seguro, hasta alguno o muchos, como se quiera, podrían reconocerse como liberales.

Vásquez, proviene de una organización alternativa a la izquierda tradicional, el Frente Amplio, FA, vinculada (ella) al activismo por los derechos humanos, parece que se reconoce socialista. El FA es reconocido por su activismo ecologista y si se quiere anti minería (en el buen sentido de la palabra), es respetable como toda postura: Primero el agua, luego el oro.

No se conoce a Vásquez -a diferencia de Rocío Silva Santisteban- como feminista, la otra bandera del socialismo como es el caso de España donde hasta existe un partido feminista: Unidas Podemos, pero con un líder varón, el actual vice presidente, Pablo Iglesias.

Empieza la transición, transición al Bicentenario, que como agenda principal tiene que enfrentar la pandemia, reactivar la economía y enfrentar a la corrupción; por lo pronto se debe incorporar a esta generación del Bicentenario al Acuerdo Nacional según propone Sagasti, con un gabinete seguro, plural y con el respaldo de todos, tal como sucedió en noviembre del 2020 con el Dr. Valentín Paniagua Corazao, demócrata cristiano desde su juventud y luego acciopopulista, es decir, con una identidad política.

Los ministros designados por el gobierno actual son cuadros técnicos. A manera de paridad de gobierno alternan titulares varones y mujeres, con identidades progresistas en gran medida, llamémoles de centro izquierda. Tienen como coordinador del gobierno de transición a una mujer y a otra -por primera vez- en el ministerio de Defensa, todo ad portas de las elecciones generales de abril 2021. Veremos …