Presidio efectivo a autores de homicidio y asociación ilícita de trafico armas

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Iquique condenó hoy lunes 22 de octubre Huber Alegría Riascos a la pena de presidio perpetuo;  Yeisson Asprilla Viveros a 15 años y un día; y al adolescente  J.A.L.M. a 10 años de internación en régimen cerrado con programa de reinserción social, como autores del delito de homicidio calificado de Mariam Rosalva Gómez Bejarano. Ilícito perpetrado en agosto del año pasado, en la ciudad.

En fallo unánime (causa rol 413-2018), el tribunal –integrado por los magistrados Andrés Provoste Valenzuela (presidente), Felipe Ortiz de Zárate Fernández y Juan Pozo Araya (redactor)– aplicó, además, de Alegría Riascos las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos por el tiempo de vida del penado y, sujeción a la vigilancia de la autoridad por el término de 5 años; y a Asprilla Viveros las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos e inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

En la causa, el tribunal también condenó a como autores del delito consumado de asociación ilícita, perpetrado desde 2015 y comienzos de 2017 a: Huber Alegría Riascos a 10 años de presidio, accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos e inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena;-Yeisson Asprilla Viveros, Silvio Angulo Preciado, Florencio García Alegría, Camilo Rodríguez Riascos, Andrés Vente Martínez, a la pena de 2 años de presidio;-Luis Ramírez Penagos  a un año presidio y la accesoria de suspensión de cargo u oficio público mientras dure la condena ,y-J.A.L.M. a la sanción de 541 días de libertad asistida especial con programa de reinserción social.

En tanto, por el delito de tráfico ilícito de estupefacientes, el tribunal condenó a:-Silvio Angulo Preciado Preciado, Florencio García Alegría y Camilo Rodríguez Riascos deberán purgar 3 años y un día de presidio, y las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos e inhabilitación absoluta para cargos u oficios públicos mientras dure la condena, más el pago de una multa 4 UTM, y -Manuel Girón Valencia a la pena de 5 años y un día de presidio, más accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos e inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, más el pago de una multa 4 UTM.

En el caso de Andrés Vente Martínez deberá cumplir la pena de 541 días de presidio y la accesoria de suspensión de cargo u oficio público, más una multa de 2 UTM, como autor del delito consumado de tráfico ilícito de estupefacientes en pequeñas cantidades.

Por delitos a la ley de control de armas, en tribunal condenó a: Silvio Angulo Preciado, Camilo Rodríguez Riascos y Manuel Girón Valencias a 3 años y un día de presidio y 541 de presidio, en calidad autores de los delito consumado de tenencia ilegal de arma de fuego y tenencia ilegal de municiones y cartuchos.

Por cumplir Andrés Vente Martínez  los requisitos del artículo 34 de la Ley 18.216, el tribunal le sustituye la pena corporal impuesta por la de expulsión del territorio nacional, quien no podrá regresar al país en un lapso de 10 años, contados desde la fecha en que la sentencia quede ejecutoriada.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda  a la toma de muestras biológicas de los sentenciados para determinar sus respectivas huellas genéticas e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Hechos acreditados
El tribunal dio por acreditados, más allá de toda duda razonable, que desde principios de 2017, la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones de Iquique mantenía antecedentes respecto de la existencia de una organización delictual dedicada al tráfico de drogas denominada “La Familia” o “Los Zapatones”, liderada por Luis Fernando Riascos González, apodado Zapatón, siendo su brazo operativo Huber Alegría Riascos, alias Tío Sam, quien impartía las órdenes para el cumplimiento de los fines espurios de esta asociación, disponiendo además del grupo humano, de diversos inmuebles, armas, municiones y vehículos al efecto.
 
Brigada que utilizando interceptaciones telefónicas y seguimientos discretos, logró determinar que la organización se dedicaba principalmente a internar droga al país para después venderla, especialmente en Iquique y Alto Hospicio. Asimismo, se logró establecer que los miembros del grupo delictivo cumplía funciones específicas: J. A.L.M. y Yeisson Asprilla Viveros cumplían labores de seguridad y sicariato; Camilo Andrés Rodríguez Riascos, participaba guardando armas y distribuyendo drogas; Luis Yolvani Ramírez Penagos realizaba funciones de transporte y distribución de drogas. En tanto, como colaboradores, almacenando drogas y armas, fungían Silvio Angulo Preciado, Florencio García Alegría, Andrés Felipe Vente Martínez, entre otros.

De acuerdo a las pruebas rendidas en el juicio, se logró establecer que los condenados mantenían problemas con una banda rival denominada “Los Chaparrones”, en particular con uno de sus integrantes: Edwin Javier Montaño García, alias El Pollo, quien en una compra anterior de droga a La Familia, habría pagado con dinero falso, razón por la cual, a modo de represalia, intentaron secuestrar el 6 de julio de 2017, no logrando dicho objetivo.

En tanto, el 28 de agosto de 2017, a requerimiento de los líderes de la banda, J.A.L.M. y Yeisson Asprilla Viveros, entre otros, realizaron acciones para vigilar y conseguir un arma para darle muerte a Edwin Montaño. En dicho contexto y, mediante engaño, logran que Montaño, quien estaba circunstancialmente acompañado por su pareja Mariam Rosalva Gómez Bejarano, se trasladara hasta un local que era utilizado por la banda, ubicado en Las Tomas Latinos Unidos, del Sector El Boro de Alto Hospicio.

En dicho contexto, un grupo se encargó de amarrar y subir a Edwin Montaño a un vehículo, alejándose del lugar, víctima que se encuentra actualmente desaparecido. En tanto, un segundo grupo, compuesto entre otros, por J.A.L.M., Huber Alegría Riascos y Yeisson Asprilla Viveros, amarran de pies y manos a Mariam Rosalva Gómez Bejarano, a la que subieron en uno de los autos de  la organización, trasladándola por el camino denominado Zig-Zag, Ruta A-616. Al llegar a la primera curva de bajada, traspasaron una barrera de concreto, lugar en que la posicionan de rodillas en el suelo, ejecutándola de un disparo en la cabeza.

Asimismo, alrededor de las 8.30 horas del 25 de septiembre de 2017, personal de la Policía de Investigaciones de Iquique en cumplimiento de una orden judicial de entrada, registro e incautación, ingresó al domicilio ubicado en Genaro Gallo N°2017, de la comuna de Iquique, encontraron debajo del estanque del baño del cuarto piso, un revólver, marca Ranger, modelo 102, calibre 38 especial, apta para el disparo; el que mantenía en la nuez 5 cartuchos calibre 38 especial, aptos para ser utilizados.

En tanto, en el dormitorio ocupado por Silvio Angulo Preciado, debajo del colchón de la cama, se halló una pistola marca Smith & Wesson, calibre 38 especial, apta para el disparo, junto a 6 municiones calibre 38, aptas para ser utilizadas, sin contar con autorización para la tenencia de arma de fuego. Además fueron encontradas dos bolsas contenedoras de 753.4 gramos netos de cocaína clorhidrato.

En el mismo domicilio estaba Florencio García Alegría, quien en una pieza tipo bodega, mantenía  al interior en una cubeta de plástico, 4 contenedores tipo ladrillo de marihuana, con un peso de 3984.11 gramos netos.

Finalmente, alrededor de las 8.55 horas del 25 de septiembre de 2017, la PDI de Iquique, en cumplimiento de una orden judicial de entrada, registro e incautación, ingreso al domicilio ubicado en el sector del Boro, Toma Latinos Unidos, Manzana N°2, sitio 10, comuna de Alto Hospicio, lugar conocido como la “Fábrica de Pan o Amasandería”, descubrió que en la habitación utilizada por Andrés Vente Martínez, mantenía al interior de un cofre una bolsa de papel con 24.29 gramos netos de marihuana y una balanza digital.

En una revisión posterior del mismo inmueble, ejecutada en horas de la tarde, previa información espontánea proporcionada por Camilo Rodríguez Riascos, se descubrió en la habitación de Manuel David Girón Valencia, enterrado en el suelo, debajo de una malla raschel, una bolsa plástica con 996.08 gramos netos de marihuana; un revólver, marca Pucara, calibre 38 especial, con cinco cartuchos calibre 38 especial, no apta para el disparo;  un revólver, marca Custer, calibre 38 especial, apta para el disparo con cinco cartuchos calibre 38 corto; un revólver, marca RG, calibre 38 especial modelo 39 con su número de serie borrado, apto para el disparo, en cuyo cilindro se encontraban 5 cartuchos calibre 38 corto y un cartucho calibre 38 especial; 8 cartuchos calibre 32 automático y 116 cartuchos calibre 9×19 milímetros, todas las municiones aptas de ser utilizadas en armas de fuego.