Procesados por tocamiento indebidos violación sexual

Dos correspondían a educandos de Bagua Grande y Cajaruro y un tercero de Rodríguez de Mendoza

En menos de una semana el Despacho Penal Colegiado, integrado por sus jueces titulares Luis Alberto Del Carpio Narváez, Segundo Gamaliel Canario Santa Cruz, y Eddy Martínez Chasquero, ha condenado a dos profesores de educación primaria de UTCUBAMBA y CAJARURO por TOCAMIENTOS INDEBIDOS EN AGRAVIO DE SUS ALUMNAS. Asimismo, contra un tercer sujeto del Distrito de Santa Rosa (Rodríguez de Mendoza) por delito de violación de menor de 06 años en grado de tentativa.

A) Al profesor CARLOS FALLAQUE COLLANTES, se le ha condenado como autor del delito de TOCAMIENTOS INDEBIDOS en agravio de su alumna de ocho años, hecho ocurrido en el mes de abril del año 2016, en el Colegio Particular Fernando Belaunde Terry de la ciudad de Bagua Grande, y como tal se le condenó a DIEZ AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD. El profesor que es natural de la ciudad de Chiclayo, ha sido detenido el mismo día del adelanto de fallo, esto es, el 25 septiembre de 2018, y hoy se encuentra purgando cárcel en el Penal de San Humberto. 


B) Al profesor y director del Colegio Nacional San Antonio de Cajaruro JORGE ANTONIO DIAZ PAREDES, se le ha condenado como autor del delito de TOCAMIENTOS INDEBIDOS en agravio de una alumna del quinto grado de primaria, hecho ocurrido en el mes de junio de 2017, y como tal se le ha condenado a DIEZ AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD. El profesor y director que venía purgando carcelería desde el año pasado en el Penal de San Humberto, fue sentenciado el viernes 28 de septiembre de 2018, purgará pena hasta el año 2027.

C) Y el día de hoy, 01 de octubre de 2018, se emite sentencia condenatoria contra SEGUNDO HILDEBRANDO TORRES BECERRIL por delito de VIOLACIÓN DE MENOR DE EDAD, en GRADO DE TENTATIVA en agravio de una pequeña niña de seis (06) años, y como tal se le IMPONE A TREINTA Y CINCO AÑOS (35) hecho ocurrido el día 13 de marzo del 2016, en el Caserío de Lejía Chico, Distrito de Omia, Rodríguez de Mendoza, en circunstancias que la madre de la indicada menor acudió a una iglesia evangelista a realizar sus oraciones. SE PRECISA, que la pena en estos delitos es de CADENA PERPETUA, pero por imperio de la ley tratándose de tentativa, es decir no se ha consumado el hecho, se IMPONE LA MÁXIMA SANCIÓN QUE SE ESTIPULA PARA ESTA CLASE DE DELITOS NO CONSUMADOS.